Connect with us

Hombre & Mujer

El árbol más remoto del planeta obligará a reescribir los libros de historia

Publicado

on

árbol
Compartir

El árbol más remoto del planeta obligará a reescribir los libros de historia: Los habitantes de la remota Isla Campbell, al sur de Nueva Zelanda, lo conocen como el árbol más solitario del mundo, y no les falta razón. El siguiente árbol más cercano está a 200 km, en las islas Auckland. Ahora, este gigante de más de 100 años se ha convertido en la clave para reescribir la historia de la humanidad.

El árbol es una pícea de Sitka (Picea sitchensis), una especie proveniente de la remota Alaska y la tercera variedad de conífera más grande del planeta. Alguien lo plantó en 1901. Desde entonces no ha parado de crecer a un ritmo aproximado de un centímetro al año. ¿Qué tiene que ver un árbol con los libros de historia? La respuesta está en sus anillos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Londres ha analizado la composición química y de radioisótopos de los anillos de este solitario árbol (practicando una pequeña incisión inofensiva para la planta). Con ella ha descubierto que la pícea de Isla Campbell es el clavo dorado que estaban buscando para delimitar de una vez por todas cuándo comenzó, en términos geológicos, la era del hombre o antropoceno.

  

Pero ¿qué es un clavo dorado en geología? El geólogo Oscar Ercilla lo explica así en su blog:

Los clavos dorados, o golden spike, son reconocimientos que otorga la Comisión internacional de Geología. El origen de estos clavos dorados se remonta a algo tan cercano y tan lejano a la geología como es el ferrocarril, en concreto a la construcción de las grandes líneas férreas que unieron y unen la costa este con la costa oeste de EEUU. El clavo dorado, o perno, constituía el último en colocarse en estas líneas y era el corte de cinta para las líneas más importantes del país.

El que un lugar en el mundo posea un clavo dorado se debe a que ese sitio posee unas condiciones geológicas especiales y muy bien definidas en este punto. Por lo tanto un clavo dorado suele definir un límite geocronológico de una manera precisa, de la manera más precisa existente en todo el planeta, pudiendo deberse este cambio de edad a aspectos íntimamente ligados con la geología y que abarcan varias de las especialidades de esta ciencia

Se trata, en definitiva del reconocimiento a una muestra única que permite determinar sin posibilidad de duda el cambio entre una era y otra. El clavo dorado del Holoceno, por ejemplo, es una muestra perforada en el hielo de la Antártida que permitió analizar los cambios en la atmósfera terrestre. El clavo dorado del Cretácico-Paleogeno es una roca hallada en Túnez que contiene trazas de Iridio a resultas del impacto del meteorito que mató a los dinosaurios. Hay 64 de estos clavos repartidos por el mundo.

¿Cuándo comenzó el antropoceno? ¿Con la revolución industrial? ¿La llegada del hombre a la Luna? ¿La primera prueba nuclear? Definir el momento exacto en el que los seres humanos comenzamos a dejar una huella imborrable en nuestro planeta a escala global no es algo que pueda elegirse arbitrariamente. Los geólogos necesitan datos consistentes que demuestren en qué momento el ser humano comenzó a definir el planeta en el que vivimos a escala global.

Prueba nuclear que se llevó a cabo en noviembre de 1952. (Foto: Wikimedia Commons)

Los períodos geológicos, en definitiva, no se determinan al azar, sino en función de hallazgos significativos, y el árbol de Isla Campbell lo es precisamente porque es el más remoto del mundo. En sus anillos hay trazas de cada una de las pruebas nucleares que el hombre ha realizado en el planeta pese a que estas estaban muy lejos.

Esas trazas aparecen por primera vez en 1963, justo el año en el que se prohibió en todo el planeta la realización de pruebas nucleares atmosféricas. La fecha marca, en definitiva, el clavo dorado del antropoceno, el momento en el que el ser humano comenzó a cambiar el planeta a escala global.

La prueba acaba de publicarse y la Comisión internacional de Geología ya la ha aceptado a trámite como la candidata perfecta a clavo dorado del antropoceno. Es la muestra que por fin permitirá incluir esta era con nombres y apellidos en la escala cronostatigráfica internacional. El mapa de las eras del planeta tiene una nueva capa, y todo gracias a un árbol solitario en una isla del Pacífico. [Nature vía BBC]

El tronco de los árboles prehistóricos era más extraño y complejo que el de los actuales, y no sabemos por qué

Un estudio concluye que la forma más barata de parar el cambio climático es… pagar a los propietarios de árboles

Nadie sabe por qué estos árboles nativos del trópico se inclinan hacia su hogar cuando crecen en otras latitudes

ACN/El autor d este artículo es Carlos Zahumenszky, Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. (“A veces llevo una espada”).

Carlos Zahumenszky: El árbol antiguamente estaba en un bosque pero se fue alejando lentamente por la cantidad de boludeces que escuchaba de los otros árboles (como por ejemplo discutían el color de las pelotas de tenis)…

No deje de leer: Despegó rumbo al planeta Marte el cohete más poderoso del mundo

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

Científicos “resucitaron” los cerebros de varios cerdos 4 horas después de muertos

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

Científicos de los Estados Unidos lograron resucitar los cerebros de varios cerdos; que cuatro horas antes habían sido sacrificados.

El estudio mostró que la muerte de las células cerebrales podía detenerse e incluso restablecer algunas conexiones en el órgano. Sin embargo, no había señales que indicaran que el cerebro tuviera conciencia.

Los sorpresivos hallazgos desafían la idea de que el cerebro entra en una fase irreversible; a pocos minutos de que pierde el flujo de sangre. Al mismo tiempo; alimenta el debate sobre qué se considera un ser vivo o muerto; y abre una nueva vía para investigar enfermedades como el alzhéimer.

¿Qué hicieron los investigadores?

En primera instancia, 32 cerebros de cerdos fueron recolectados de un matadero. Luego, cuatro horas más tarde, los órganos fueron conectados a un sistema creado por el equipo de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Los investigadores utilizaron solo las cabezas de cerdos que horas antes habían sido sacrificados. BBC

El equipo bombeaba rítmicamente (para imitar el pulso); un líquido especialmente diseñado hacia el cerebro; el cual contenía sangre sintética que transportaba oxígeno y medicamentos con el fin de retardar o revertir la muerte de las células cerebrales.

Los cerebros de los cerdos recibieron el cóctel durante seis horas.

¿Qué mostró el estudio?

El estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature; mostró una reducción en la muerte de las células cerebrales, restauración de vasos sanguíneos y un poco de actividad cerebral.

Los investigadores encontraron signos de sinapsis; es decir, de las conexiones a través de las cuales las células del cerebro se comunican.

Los cerebros también mostraron una respuesta normal a la medicación; y un consumo de oxígeno similar a la que requiere un cerebro en su estado normal. Esto ocurrió 10 horas después de que los cerdos fueron decapitados.

Los investigadores encontraron que la sinapsis (la conexión que se da en el cerebro) estaba activa en cierto grado. BBC

Asimismo, una prueba de electroencefalograma mostró que no había señales de actividad eléctrica en el cerebro que indicara que hubiera conciencia o percepción. Básicamente aún eran cerebros muertos.

¿Qué se pudo aprender?

La investigación tiene el potencial de transformar la idea sobre cómo muere el cerebro; un proceso que muchos piensan sucede de manera rápida e irreversible si no hay un suministro de oxígeno.

Nenad Sestan, profesor de neurociencia en la Universidad de Yale; dijo que “la muerte celular en el cerebro ocurre a través de una ventana de tiempo más larga de lo que pensábamos anteriormente”.

“Lo que estamos mostrando es que el proceso de muerte celular es un proceso gradual; paso a paso. Y algunos de esos procesos pueden posponerse, pausarse o incluso revertirse”, explicó.

¿Qué tan éticos son estos experimentos?

Los cerebros de cerdo empleados procedían de la industria porcina; por lo que los animales no fueron criados en un laboratorio para este experimento.

Pero los científicos de Yale dicen que estaban preocupados de que los cerdos pudieran recuperar la consciencia; por lo que les administraron medicamentos para reducir cualquier actividad cerebral.

La comunidad científica considera que el cerebro entra en una fase irreversible conforme pierde el flujo de sangre, como al producirse la muerte. BBC

Los monitoreaban constantemente para ver si había algún signo de funciones cerebrales superiores. En ese caso habrían utilizado anestesia y finalizado el experimento, aseguran.

Especialistas en ética, que escriben en Nature; dicen que se necesitan nuevas pautas para este campo de investigación, pues los animales utilizados estarían en un “área gris” en la que no están vivos, pero tampoco completamente muertos.

¿Para qué sirve esto?

El beneficio inmediato de este trabajo será para los científicos que estudian el cerebro y enfermedades como el alzhéimer.

El cerebro es la estructura más compleja del universo conocido; pero las técnicas como la congelación de secciones o el cultivo de colonias de células cerebrales no permiten a los investigadores explorar el cableado completo del cerebro.

Los investigadores esperan que sus hallazgos puedan ayudar a investigar enfermedades como la de Alzheimer. BBC

A largo plazo; los científicos esperan encontrar mejores formas de proteger el cerebro después de traumas como un derrame cerebral o la falta de oxígeno al nacer.

Andrea Beckel-Mitchener, de la Iniciativa Cerebro en el Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU; dijo que “esta línea de investigación podría conducir a una nueva forma de estudiar el cerebro post mortem”.

Sin embargo, los investigadores dicen que aún es demasiado pronto para que los hallazgos marquen una diferencia para los pacientes.

¿Cambia el significado de la muerte?

Por el momento no, pero algunos expertos en ética dicen que ahora debería haber un debate; ya que las personas con “muerte cerebral” son una fuente importante de órganos para trasplantes.

El profesor Dominic Wilkinson; profesor de ética médica y neonatólogo consultor de la Universidad de Oxford, dijo: “Una vez que alguien ha sido diagnosticado con ‘muerte cerebral’, de hecho no hay forma de que esa persona se recupere”.

“La persona que fue se ha ido para siempre. Si en el futuro fuera posible restaurar la función del cerebro después de la muerte; recuperar la mente y la personalidad de alguien, eso tendría por supuesto implicaciones importantes”, consideró. Con información: ACN/BBC

No deje leer: Prototipo de corazón humano impreso con tecnología 3D

Prototipo de corazón humano impreso con tecnología 3D

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído