Connect with us

Opinión

¡Bandera de Venezuela porque yo te quiero tanto!

Publicado

on

El drama del adulto - acn
Compartir
  • 5
    Shares

¡Bandera de Venezuela porque yo te quiero tanto!: Por María Auxiliadora Dubuc P.-Esta semana tuvo lugar una fecha muy especial, el Día de la Bandera. Para muchos como yo, lo celebramos el 12 de marzo, porque tradicionalmente ha sido así y lo aprendí en la escuela desde pequeña. Para mí no es un lugar común, sin embargo, no me queda claro si las banderas de otras patrias tienen una significación tan profunda como tiene para los venezolanos, nuestra Bandera Nacional.

Y es que nuestra Bandera ondeó en los campos de batalla y, ensanchándose cuán grande era, supo unir corazones y voluntades que hicieron nacer nuevas patrias. Desde allí se conoció por primera vez la palabra libertad, nuestra bandera es historia, un ícono que nos marcó, dejando una huella imborrable en el corazón de todos los compatriotas, para siempre.

En general, la Bandera Nacional es uno de los símbolos más importantes que tiene una Nación. Se utiliza para identificar o representar oficialmente a un país, es decir, es el pabellón nacional oficial y es indicativo de nacionalidad y soberanía. Pero para un venezolano, es algo especial, porque para nosotros portar la bandera es nacionalismo puro, símbolo de pertenencia, significa enarbolar el orgullo de ser venezolano, dado nuestro fuerte espíritu de lucha y amor a la patria.

Nuestra bandera  es uno de los tres símbolos patrios y está constituida por tres franjas horizontales de igual tamaño de colores: amarillo, que representa las riquezas del país, agricultura, oro, soberanía, armonía, justicia y sol como fuente de luz y energía; azul que representa el color de los mares que rodean nuestras costas; el cielo de Dios que protege a nuestra Patria; los ríos y los océanos que riegan nuestro territorio; el color rojo, que representa la sangre que nuestros Libertadores derramaron por amor a la patria para darle fuerza, progreso y conseguir el poder soberano. Tiene también un arco de ocho estrellas, dentro de la franja azul, que representan las provincias unidas que suscribieron el acta de proclamación de la independencia, el 19 de abril de 1810. Originalmente fueron siete: Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Mérida, Barcelona y Trujillo. Estas provincias formaban la “Confederación Americana de Venezuela en el Continente Meridional”. Desde el 9 de marzo de 2006, el estandarte nacional exhibe ocho estrellas por la inclusión de la Provincia de Guayana a la causa emancipadora reconocida en el Decreto de Simón Bolívar de fecha 20 de noviembre de 1817. Además, en la versión estatal, el Escudo de Armas se ubica a la izquierda de la misma dentro de la franja amarilla.

Tradicionalmente, el Día de la Bandera se celebraba el  12 de marzo en conmemoración del primer izado en 1806 de la misma, realizado por Francisco de Miranda en el puerto de Jacmel, a bordo del buque «Leander», que compró Miranda por 20 mil dólares a Samuel Odgen, para trasladar la bandera a Venezuela. Ese 12 de marzo, Miranda hace un juramento, ante la bandera amarilla, azul y roja que había diseñado, el cual reza así:

“Juro ser fiel y leal al pueblo libre de Sur América, independiente de España, y servirle honrada y lealmente contra todos sus enemigos y opositores, cualesquiera que sean; y observar y obedecer las órdenes del supremo gobierno de aquel país legalmente nombrado; y las órdenes del general y los oficiales que me sean dadas por ellos”.

La celebración fue movida en 2006 para el día 3 de agosto, fecha indicada por el ex presidente Hugo Chávez, en honor a Francisco de Miranda y a su expedición, que izó la bandera en suelo criollo por primera vez en la Vela de Coro el mismo año.

Y es que así como ha cambiado de fecha nuestra Bandera, así mismo nos han cambiado al país. Recuerdo con cuanta solemnidad se celebraba el día de la bandera en el colegio, cuanto respeto por ella y por nuestra Venezuela!… Me refiero a la otra Venezuela, la que era referencia para el resto de los países del mundo, la Venezuela rica en Petróleo, una de poderes independientes y respeto por la vida, una Venezuela en democracia.

Hoy vivimos en socialismo, o es lo que nos han hecho creer. Nuestros colores son grises por la tristeza, cargados de rabia gracias a la impunidad que campea, continuamos, observando cómo se concreta atrocidad tras atrocidad, con una hiperinflación que nos agobia, un desabastecimiento sin precedentes, en un país que muere de mengua y que es abandonado por sus nacionales en un éxodo sin control, un país pobre, pero no solo a nivel económico sino de espíritu, sin educación ni valores, un país saqueado y abandonado a su suerte.

Cuesta entender como hemos llegado hasta aquí. Como lo hemos permitido, impactada, la reflexión me conduce inexorablemente a continuar haciendo el mismo  llamado una y otra vez de manera indetenible: el llamado a la conciencia, al despertar, a reaccionar. Nuestra hermosa Nación está hoy en ruinas, y se hunde indefectible y lamentablemente, frente a la mirada indolente de todos, gobierno y oposición, ¿será que no les duele? Me pregunto una y otra vez, lo digo porque nadie hace nada por detener esta situación, gravísima en extremo. Nadie hace nada por salvarnos a todos, me refiero a hacer algo realmente contundente. Pienso que aun tenemos mucho que aprender, nos encontramos entrampados, rodeados de mucha ambición, soberbia, envidia, egoísmo y mucha viveza criolla, concluyo entonces, que es eso lo que no permite avanzar, no se puede tapar el sol con un dedo, nuestra realidad hoy día es que no hay unidad de corazón, esa que necesitamos para enfrentar y salir victoriosos, la fuerza y el poder de uno.

Mientras tanto el pueblo sufre la desidia, la gente clama por seguridad, calidad de vida, ya casi sin esperanzas, pero ocupados en hacer largas colas para obtener lo mínimo para subsistir y no morir en el intento. Ya ni denuncian, permaneciendo inmóviles ante tanta barbarie.

La verdad es que recordar es vivir, todos añoramos esa Venezuela generosa de otrora, cargada de sonrisas y colores, enrumbada hacia nuevos destinos, una Nación rica, plena de oportunidades, amable y generosa, prospera y feliz, en abundancia.

Esa Venezuela es la que hoy aspiramos regrese, por la que rezamos cada noche pidiéndole a Dios un milagro, esa Patria bonita de la que nos enamoramos al nacer, donde están nuestras raíces y yacen nuestros muertos.

Una Venezuela con la que soñamos todos los días, en la que arropados con nuestra bandera, bajo su cielo, podamos cobijarnos juntos, y gritar a voz en cuello con la emoción que significa ser nacionales de este país, que este es el mejor país del mundo porque es nuestro, de los venezolanos de pura cepa!

Por eso nuestro tricolor, nuestra bandera, significa mucho, significa todo, es estandarte y misión de vida, es un símbolo que sin duda llama a la reflexión, porque no se trata simplemente de uno patrio, una frase hecha, sino de nuestra propia identidad ciudadana, esa que han tratado de arrebatarnos estos últimos años, pero que emerge gloriosa en el recuerdo cada 12 de marzo, porque como dice la canción “Digo con mi canto lo que yo aprendí en la escuela, Bandera de Venezuela porque yo te quiero tanto”!

María Auxiliadora Dubuc P. – @mauxi1

No deje de leer: Spurs salen de mala racha al ganarle por paliza a Orlando

Comentarios de Facebook

Opinión

Obama, el presidente que fortaleció el comunismo

Publicado

on

Opinión del magistrado - acn
Compartir

Obama: el presidente que fortaleció el comunismo: Por Luis Velázquez Alvaray.-  La visita de Obama a Cuba fue una caricatura lamentable. No sólo fortaleció a los colonizadores comunistas, sino a quienes gobiernan en sus satélites: vale decir, Venezuela y Nicaragua.

La tiranías copionas de los procedimientos de los infames Castro, vieron como el Presidente de la primera democracia occidental, lavaba los pies de estos tiranos y estrechaba las manos llenas de sangre de altisonantes asesinos en serie.

Otorgó fuerza a los represores de la disidencia y manos libres para seguir expoliando a su colonia principal: Venezuela.

Cuba, recibe de la tiranía venezolana el 44% del volumen total de su comercio externo. Su ejército de ocupación disfrazado de médicos, enfermeras y maestros, cuestan a Venezuela más de 10.000 millones de dólares y  100.000 barriles diarios de petróleo, que junto con el que se llevan el resto de la “Chulería” Internacional, alcanza casi el 70% de la diezmada  producción del país.

Desde Cuba, además, se promociona el terrorismo internacional, que sorpresivamente Obama les perdonó, excluyéndoles de la lista de patrocinadores de crímenes en el mundo.

Cuba mantiene una organización delictual para reforzar desde Territorio venezolano el Cartel de la Droga más poderoso del Planeta.

Los crímenes de lesa Humanidad cometidos en Venezuela y en Nicaragua, también son responsabilidad del bandidaje cubano, que dirige ambos ejércitos y comercia, además del petróleo y la droga, oro, diamantes y el resto de riquezas que hoy sustentan al comité central gerontocrático y las élites de Ortega y el Chavismo.

Las tres Tiranías están en etapa terminal. Son un mundo viejo, sin ideas, que no sea “atacar el imperio”, donde les esperan para que respondan ante la Justicia, por utilizar cada uno de sus Estados, para establecer las mayores marcas de criminalidad del siglo XXI.

Castro, Ortega, Maduro y sus secuaces, deben responder por su malignidad.  La historia va a por ellos. Su protector Obama ya no está.

Correo electrónico cnp8964@outlook.com

No deje de leer: Éxodo de nicaragüenses podría ser similar al de Venezuela

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído