El cruento asesinato de Virginia Rojas | ACN El cruento
Connect with us

Opinión

El cruento asesinato de Virginia Rojas

Publicado

on

El cruento asesinato - acn
Compartir
  • 2
    Shares

El cruento asesinato de Virginia Rojas: Por Robert Alvarado.-

Me fui, me fui/Con mi cabeza llena de dudas, pero me fui/Y aquí estoy, creyendo en mí/Acordándome de todo aquello que un día fui ((Reymar Perdomo)

Veraz/Venezolanas en peligros: Debo reconocer que nuestra Venezuela es una potencia en mujeres hermosas, lo demostró Manuela Victoria Mujica Antich, y la siguieron Susana Duijm, Pilín León, Irene Sáez, Carmen María Montiel, Bárbara Palacios, Veruska Ramírez, Mónica Spear, Dayana Mendoza, Irene Esser, entre otras que pusieron el nombre de Venezuela en alto y lo han seguido haciendo durante varias décadas en medios internacionales.

La admiración se desbordaba cuando una venezolana triunfaba en certámenes de belleza, se resaltaba en todos los titulares de prensa, y a esa vencedora la recibía todo el pueblo venezolano con caravanas, hoy por hoy la crisis humanitaria del país generó una realidad del todo opuesta, hoy en cambio de alegrías hay tristezas por nuestras mujeres hermosas, que viéndose forzadas a dejar el país, en la búsqueda de un mejor porvenir muchas de ellas engrosan las páginas de sucesos en países como República Dominicana.

Recientemente los medios digitales reseñaron cómo la venezolana Virginia Rojas Collado fue asesinada en el apartamento donde residía en República Dominicana, apuñalada de manera brutal, dantesca, sin que ello haya generado mayor interés en las autoridades respectivas por aclarar el caso y hallar a los responsables, igualmente llama la atención el cerco comunicacional tendido en torno a este caso (http://www.el-nacional.com/noticias/latinoamerica/venezolana-anos-fue-asesinada-punaladas-santo-domingo_268956).  Cabe preguntarse ¿qué ocultan? ¿Qué intereses protegen?, aunque lo propio sería preguntar ¿a quién protegen con tanto celo?

La muerte de Virginia Rojas en República Dominicana es algo lamentable, considerando que se radicó en ese país en busca de un futuro mejor, obligada por circunstancias que conocemos de sobra, progresivamente supo superar los retos de trabajo, haciendo presagiar éxitos en su entorno laboral hasta el día de su muerte. Repentinamente dejó de existir envuelta en un manto de misterio y complicidad oficial con el control desmedido de investigaciones dirigidas a confundir el hecho trasladando la responsabilidad de ese cruento asesinato a la víctima.

Con Virginia Rojas son 4 las venezolanas que han sido asesinadas en circunstancias similares, solamente en República Dominicana, como para pensar que algo turbio está pasando, así lo sugiere la conducta poco convincente de los organismos competentes en la realización de las investigaciones, determinación de las responsabilidades y aprehensión de los responsables. Este patrón parece repetirse en otras latitudes, sin el descaro de las autoridades oficiales latente en República Dominicana.

Según El Nuevo Herald, existen más de 40 casos de venezolanas asesinadas en el exterior, reportados por distintos medios de América Latina en el último año y medio. Las jóvenes huyeron de la debacle económica en Venezuela, que se ha agudizado bajo el régimen de Nicolás Maduro, lejos de imaginarse el fatal destino que les esperaba. Algo preocupante está pasando con las venezolanas migrantes en diferentes partes de Latinoamérica, víctimas de crímenes atroces, sin que prácticamente nadie diga nada al respecto.

El sanguinario asesinato de Virginia Rojas devela el poco o nulo interés de las representaciones diplomáticas del régimen en velar por los derechos de todos los venezolanos diseminados por el mundo, especialmente de las mujeres dada su condición de mayor vulnerabilidad. Hay que decirlo, en las actuales circunstancias los venezolanos en el exterior no tienen a quien acudir, ya que nuestros representantes diplomáticos, bien por ineptitud o complejo de superioridad revuelto con la mezcolanza ideológica del Socialismo del Siglo XXI, muestran el mayor de los desprecios por sus conciudadanos, máxime en casos como el de Virginia Rojas.

La muerte de Virginia Rojas hay que verla como el resultado de la devastación del país aupada por el usurpador y su combo, esa es la razón, no hay otra, sólo así uno puede entender como la hija de un honorable médico venezolano, Virginia Rojas, encontró la muerte mientras huía de la perversión que amenaza con llevarnos a la tumba a todos, a eso debemos ponerle un parao sumándonos a la recuperación de la democracia en este momento, para que retornen todos esos jóvenes que son víctimas de  humillaciones y vejaciones en otros países. Virginia, descansa en paz.

robertveraz@hotmail.com  robertveraz@gmail.com  grsndz629@gmail.com – 0414-071-6704     www.robertveraz.galeon.com  – http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.htm – @robertveraz en twitter e Instagram.  YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!

No deje de Leer: Madre de Guaidó pidió a venezolanos retornar para reconstruir el país

 

Comentarios de Facebook
Continue Reading

Opinión

Melvin y Junior golpeados por la putrefacción judicial

Publicado

on

Vicios - acn
Compartir

Melvin y Junior golpeados por la putrefacción judicial:  Por José Luis Centeno S.- Melvin Farías y Junior Rojas se encuentran secuestrados en calabozos de la DGCIM. La causa, abuso de poder. El daño infligido a ellos resulta evidente, pues toda persona sometida a agresiones y vejámenes, experimenta perjuicios en la honra, el sufrimiento y el dolor que se derivan de la violación de sus derechos humanos, comenzando con su ilegal detención el 18/04/2018.

¿Es un caso de denegación de justicia prolongada en perjuicio de estos jóvenes y sus familiares? Falta de justicia e impunidad persistente en el caso sería la apreciación adecuada para irregularidades que confirman avanzados signos de putrefacción en el Poder Judicial, simbolizando la desaparición de su cualidad de justo, y eso explica que Melvin y Junior estén privados de libertad por el capricho de un capitoste.

El autor de tal aberración, Maikel Moreno, presidente del TSJ írrito, “tiene un prontuario que incluye dos procesos por homicidio” y “es traidor”, “estaba en la componenda para derrocar a Maduro”, “además de corrupto”, por tanto no debe sorprendernos esta crueldad suya, fraguada para suprimir los desafueros de su hijo Samuel, luego que uno de sus escoltas, Sergio Emilio Sánchez, en errada actitud de prevención y análisis equivocado del entorno arremetiera contra Junior Rojas con intenciones de asesinarlo.

Samuel y sus escoltar fueron los agresores, corrijo, victimarios, no víctimas de quienes actuaron en defensa propia; no obstante, la juez del caso, Hilda Rosa Villanueva Peralta, contra toda lógica jurídica más no política y de sobrevivencia, invirtió la realidad de los hechos para proteger a “Samuelito”, quien pone de manifiesto la ilegitimidad de su cualidad de víctima al no comparecer a los actos del proceso.

Extraño caso este en el que la víctima, “Samuelito”, no vela por sus derechos, su no comparecencia en nueve oportunidades a la Audiencia Preliminar representa el desistimiento o abandono del proceso, salvo mejor criterio; ahora bien, ese aparente desinterés se inscribe en graves violaciones a derechos humanos en las que existen sufrimientos ocasionados a Melvin y Junior en su esfera física, moral y psicológica con daños considerables.

En ese contexto, la demora no razonable en el proceso implicaría violación a los derechos humanos con responsabilidad internacional para el Estado venezolano derivada de la conducta deshonesta de Maikel Moreno y su hijo, Samuel Moreno, en complicidad con la juez Hilda Rosa Villanueva Peralta, ello motivó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a requerir información al régimen sobre el particular.

Yari, la hermana de Melvin Farías, abogada de profesión, precisó lo absurdo de este caso:

“Una mañana sales a trabajar y en la noche te encuentras en un calabozo de una institución militar por la falta de profesionalismo de un escolta y por el abuso de poder de un magistrado”.

Según una reseña periodística, Yari y su mamá, Ana, en unión de numerosas personas, han hecho protestas en Caracas, una de éstas en las inmediaciones del Palacio de Miraflores, y múltiples gestiones demandando la libertad de Melvin y Junior ante instancias nacionales e internacionales:

“Fue tan sorpresiva la protesta y causó tanto impacto que fueron recibidos en Miraflores y se comprometieron en resolver el caso. Todos sabemos que no resolverán nada por lo que la familia, vecinos y amigos se mantendrán muy firmes luchando.”

jolcesal@hotmail.com o por mi cuenta en twitter @jolcesal

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído