Connect with us

Opinión

La mano detrás de Jair Bolsonaro

Publicado

on

intervención - acn
Compartir
  • 2
    Shares

La mano detrás de Jair Bolsarano: Por Leopoldo Puchi.- De los resultados de las elecciones brasileñas no se pueden sacar conclusiones que reduzcan los hechos a una visión de ciclos en los que fuerzas de derecha y de izquierda sufren avances y retrocesos definitivos. En realidad, la disposición de fuerzas en el tablero es mucho mas variada y los avances y retrocesos no se dan de forma lineal.

Son numerosos los países del continente donde no existen consensos hegemónicos claros ni sociales ni políticos y en consecuencia las pugnas y rivalidades son intensas y buscan expresarse por medio de diversos liderazgos y partidos que irrumpen como novedades. Lo fue Alberto Fujimori en Perú y Vicente Fox en México hace algún tiempo. Un mundo en movimiento frente al cual no hay que sorprenderse, ya que no ha llegado el fin de la historia ni han desaparecido los intereses y las visiones contrapuestas en la sociedad.

El fin de la guerra fría dio paso a una distensión que creó las condiciones para que algunas de esas expresiones novedosas provenientes del campo denominado progresista se les permitiera acceder al poder por medio del voto sin la acostumbrada contención automática de parte de los factores de poder, los cuales incluso en ocasiones apostaron de alguna manera a su emergencia electoral.

En el caso brasileño, Lula ha representado una centroizquierda moderada, con ideas muy cercanas a la socialdemocracia europea, consustanciada con la democracia representativa y la distribución social de la riqueza. El Partido de los Trabajadores reunió juventudes y logró con el carisma de Lula darle una base popular a esos ideales, que hasta entonces circulaban con fuerza solo en núcleos universitarios. Todavía hoy, en medio del revés electoral, es una gran fuerza popular.

Que el PT haya perdido las elecciones puede considerarse como parte de la dinámica de la democracia representativa. Por lo general, un descenso en numero de votos se corresponde con gestiones ineficientes, que no han llenado las expectativas o se han visto involucradas en hechos de corrupción que las descalifican temporalmente.

En el caso del PT pudieran también tomarse en consideración las mutaciones de la sociedad brasileña y la fuerte penetración evangélica en las favelas, así como adicionalmente podría añadirse el distanciamiento del PT de sus bases sociales y el aire tecnocrático que asumió el gobierno de Dilma Rousseff.

Sin embargo, estas explicaciones resultan insuficientes. En verdad, lo que llama la atención en lo ocurrido no es la disminución de votantes del PT, que por lo demás no es dramática, sino la forma en que los hechos ocurrieron: el PT fue eyectado del sistema, y no solo de la presidencia,  mucho antes de las elecciones.

Importantes factores  de poder, de Brasil e internacionales, sintieron que podían perder el control del Estado y prefirieron ¨cortar por lo sano¨. Se adoptó la estrategia de la demolición y se encarceló a Lula. Y ahora el centinela que llegó al poder intentará poner fin a los avances sociales e imponer intolerancia y rigidez.

No deje de leer: El atraso chavista ante el avance del mundo

Comentarios de Facebook

Opinión

Obama, el presidente que fortaleció el comunismo

Publicado

on

Opinión del magistrado - acn
Compartir

Obama: el presidente que fortaleció el comunismo: Por Luis Velázquez Alvaray.-  La visita de Obama a Cuba fue una caricatura lamentable. No sólo fortaleció a los colonizadores comunistas, sino a quienes gobiernan en sus satélites: vale decir, Venezuela y Nicaragua.

La tiranías copionas de los procedimientos de los infames Castro, vieron como el Presidente de la primera democracia occidental, lavaba los pies de estos tiranos y estrechaba las manos llenas de sangre de altisonantes asesinos en serie.

Otorgó fuerza a los represores de la disidencia y manos libres para seguir expoliando a su colonia principal: Venezuela.

Cuba, recibe de la tiranía venezolana el 44% del volumen total de su comercio externo. Su ejército de ocupación disfrazado de médicos, enfermeras y maestros, cuestan a Venezuela más de 10.000 millones de dólares y  100.000 barriles diarios de petróleo, que junto con el que se llevan el resto de la “Chulería” Internacional, alcanza casi el 70% de la diezmada  producción del país.

Desde Cuba, además, se promociona el terrorismo internacional, que sorpresivamente Obama les perdonó, excluyéndoles de la lista de patrocinadores de crímenes en el mundo.

Cuba mantiene una organización delictual para reforzar desde Territorio venezolano el Cartel de la Droga más poderoso del Planeta.

Los crímenes de lesa Humanidad cometidos en Venezuela y en Nicaragua, también son responsabilidad del bandidaje cubano, que dirige ambos ejércitos y comercia, además del petróleo y la droga, oro, diamantes y el resto de riquezas que hoy sustentan al comité central gerontocrático y las élites de Ortega y el Chavismo.

Las tres Tiranías están en etapa terminal. Son un mundo viejo, sin ideas, que no sea “atacar el imperio”, donde les esperan para que respondan ante la Justicia, por utilizar cada uno de sus Estados, para establecer las mayores marcas de criminalidad del siglo XXI.

Castro, Ortega, Maduro y sus secuaces, deben responder por su malignidad.  La historia va a por ellos. Su protector Obama ya no está.

Correo electrónico cnp8964@outlook.com

No deje de leer: Éxodo de nicaragüenses podría ser similar al de Venezuela

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído