Connect with us

Opinión

El pepazo de Roy Chaderton mete miedo a los invasores

Publicado

on

hambre - acn
Compartir
  • 4
    Shares

El pepazo de Roy Chaderton mete miedo a los invasores: Por Coromoto Álvarez.- Jamás pensaron los socialcristianos en la Cancillería de Arístides Calvani durante el primer gobierno de Rafael Caldera que uno de sus aventajados discípulos de la talla de Roy Chaderton, al despojarse de su investidura diplomática sería capaz, rodilla en tierra, de meter miedo a los invasores con sus pepazos.

Altos funcionarios sorprendidos por los alardes de guapetonería del excanciller, eterno asesor de la política exterior del régimen, pegan un grito al cielo cuando desglosan las recientes declaraciones del Rufino Blanco Fombona del hombre nuevo, cuando éste advierte con sus pepazos, a la nueva corte de la CIA inmersa en sus análisis sobre Venezuela, pues si hay una invasión contra Maduro, en cada ventana de cada esquina del país, estará listo un francotirador, con las armas certeras de ´´la patria’’ y del ´´ pueblo’’ para disparar contra cualquiera que se atraviese.

Funcionarios muy competentes del servicio exterior informan en la antigua Casa Amarilla, la novedosa postura de nuestro hombre de carácter flemático que heredó de su origen inglés, acusan que por alguna razón in pectore, es decir  solo él conoce entre pecho y espalda, haya perdido el equilibrio que siempre le acompañaba a todo evento, al esgrimir su lanza en el puesto de combate que por ahora le asignan estudiosos del papel que asumieron los héroes independentistas de mil batallas que pertenecían a la Legión Británica.

-Mike Pompeo yo le vengo a decir, no quiero que nos invada, pues yo le quiero repetir, le daré su bofetada- apostillaría el viejo diplomático al servicio ‘’ del socialismo del siglo XXI’’ que dio un salto triple en el sueño que pudiese descifrar Jorge Rodríguez sobre el diván en su consultorio de psiquiatría.

La paciencia llegó a su límite en la cabeza fría de Míster Charderton, recalcan nuestras fuentes amarillentas dignas de todo crédito, cuando pudo leer en la víspera del Día de Doña Pepita y de Pepe Palomo que el ex ministro de Defensa y ex canciller Fernando Ochoa Antich le dirigiera una carta al ministro de armas tomar, Vladimir Padrino López, instándolo a que diera un paso al frente con la institución castrense para exigir a Maduro que convoque  elecciones presidenciales en diciembre próximo, las cuales deben estar adornadas por la transparencia solicitada en el mundo democrático para impedir un recalentamiento de las velas entre las almas benditas de los cuarteles.

El otro tornillo suelto que el flamante Secretario de Estado de Donald Trump busca como una aguja en un pajar de estos suelos tropicales, es quizá la pieza que Míster Danger pretende esconder    para evitar el jaque mate sobre el tablero de la geopolítica con sus mariscales de campo.

Se abusa entre los que salpican con sus pepazos las reputaciones consagradas de uno u otro bando, pero, en el caso que nos concierne, quizá ‘’ los francotiradores’’ aludidos por Míster Chaderton, constituiría apenas una bravuconada más que no pasaría de ser un pepazo fallido  de un adulto mayor de la reserva.

No deje de leer: Largas colas por crisis de transporte en Carabobo

Comentarios de Facebook

Opinión

Contradecir a Bachelet es no entender a la izquierda

Publicado

on

Contradecir a Bachelet - acn
Compartir
  • 2
    Shares

Contradecir a Bachelet es no entender a la izquierda: Por Sara y Agripina.- Bachelet siempre ha sido de izquierdas. Su padre, Alberto Bachelet, fue general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile;  y miembro del gobierno de Salvador Allende. Las fuerzas de Augusto Pinochet, le encarcelaron y falleció en prisión.

Contradecir a Bachelet es no entender a la izquierda latinoamericana. La 4T en verdad tiene serios problemas.

“Yo nací en esta ribera/ Del Arauca vibrador./ Soy hermano de la espuma,/ De las garzas, de las rosas./ Soy hermano de la espuma,/ De las garzas, de las rosas,/ Y del sol, Y del sol./ Y por eso tengo el alma,/ Como el alma primorosa./ Y por eso tengo el alma,/ Como el alma primorosa,/ Del cristal, Del cristal./ Amo, sueño, canto, río/ Con claveles de pasión,/ Con claveles de pasión. Alma llanera, (de Pedro Gutiérrez)

Breve historia

Verónica Michelle Bachelet fue la primera presidenta de Chile. Llego a ser tan bien evaluada que ocupó dos veces el Palacio de la Moneda, sede de la presidencia chilena. Hoy en día, como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, está brindando un informe sobre la crisis que se vive actualmente en Venezuela.

Cartas credenciales desde la izquierda

Bachelet siempre ha sido de izquierdas. Su padre, Alberto Bachelet, fue general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de Salvador Allende. Las fuerzas de Augusto Pinochet, le encarcelaron y falleció en prisión. Así, en 1975, (Verónica) Michelle y su madre fueron detenidas y torturadas por la dictadura. Una vez puestas en libertad, partieron de Chile en un exilio político.

Ella misma, desde que estudiaba medicina en la Universidad de Chile se afilió a las filas del Partido Socialista. Y las dos veces que buscó/fue electa como la presidenta de Chile, lo hizo por partidos de la izquierda chilena, con una ideología socialista.

Ya siendo presidenta enfrentó la “revolución de los pingüinos” (alumnos que por su vestimenta les decían pingüinos), un terremoto acompañado de tsunami, crisis y aun con todo lo anterior, logró elevar el nivel de bienestar de sus ciudadanos.

De lo más loable de su mandato: a pesar de su historia personal, llevó a la práctica la reconciliación con justicia de los chilenos.

Todo lo anterior para subrayar que Bachelet basa su carrera tanto en la teoría como en la práctica de la ideología socialista o de izquierda.

Su cargo actual y el informe

Michelle Bachelet es hoy la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. Como tal, fue invitada por el propio Nicolás Maduro a observar la situación actual en Venezuela y, con ello, poder decir de forma clara y objetiva lo que pensaba de un país tan musical.

Se presentó esta semana un avance del informe. En él, Bachelet denuncia la grave crisis de derechos humanos que azota a Venezuela, lo cual incluye el colapso de la educación, del sector médico y el éxodo (reciente, no habla de los anteriores) de más de 3 millones de venezolanos que buscan encontrar un mejor presente.

Para Bachelet, en consecuencia, un segundo y grave problema reside en que las autoridades venezolanas se niegan a ver la magnitud de la crisis humanitaria por la cual atraviesan.

Todo lo anterior no le impide señalar que las sanciones impuestas por los Estados Unidos naturalmente agravarán aún más la situación económica de Venezuela.

Bocetos de la desgracia

El denunciar torturas, asesinatos y la terrible crisis social y monetaria por la cual atraviesa Venezuela no la hace más o menos socialista. Tampoco, solo por señalar lo que está mal, miente sobre lo que hoy se vive allá.

En lo que se conoce del Informe, es una denuncia de torturas, asesinatos y una terrible crisis social en Venezuela. Bachelet narra sobre la represión, donde grupos de fuerza de seguridad venezolana, con “colectivos armados” y grupos paramilitares afines al desgobierno de Maduro, han reprimido la disidencia pacífica; incluyendo métodos disuasorios como: tortura, secuestro, aprehensión ilegal de la libertad y ejecuciones sumarias. En el documento solicita a Maduro aceptar la ayuda humanitaria y entender que hay una crisis en Venezuela que requiere intervención urgente.

Imposible descalificar

Hemos leído que miembros de la 4T como el diputado Gerardo Fernández Noroña o Yeidckol Polevnsky, hablan de lo bien que está Venezuela y niegan cualquier crisis. Quien dijera lo contrario recibía el anatema de no entender, ser mentiroso o neoliberal.

Hoy, que Bachelet, siendo un personaje íntegro del espectro ideológico de izquierdas a nivel mundial, señala la terrible situación que se vive en Venezuela, esperamos que no la descalifiquen o digan que ellos tienen otras cifras.

El respeto al derecho ajeno es la paz

Evocando a Benito Juárez, es imposible pensar que el gobierno de México apoye cualquier asomo de intervención gringa. ¡De ninguna manera! Lo que sí debe hacer nuestro canciller es adoptar las indicaciones del Informe de la ONU con respecto a Venezuela. Como lo mencionaba el benemérito, el respeto al derecho ajeno. Nótese, no hablaba de dictaduras o decisiones unilaterales, señala el derecho. Hoy no hay “Estado de Derecho” en Venezuela. México debe unirse a las naciones que solicitan de forma pacífica elecciones libres, realmente libres. Seguir apoyando a Maduro, es apoyar a un torturador, asesino, señalado como tal por la ONU. 4T, izquierdas recalcitrantes de México, Andrés Manuel, es momento de ser congruentes.

Sara y Agripina – @maloguzmanvero

No deje de leer: El tela de juicio visita de Bachelet a Venezuela

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído