Connect with us

Opinión

Socorro para Valencia

Publicado

on

Compartir
  • 27
    Shares

Socorro para Valencia: Por Delia Berastegui de Leon.- La imagen de la Virgen de Nuestra Señora del Socorro Valenciano, es nuestro tesoro por excelencia, relicario donde se ha guardado la protección de un pueblo creyente.

Fue una decisión divina que una confusión humana hiciera llegar a nuestra ciudad la imagen de la Virgen María Dolorosa como la virgen del Socorro para Valencia.

Es  admirable que los siglos apenas han marcado su fatal gravitación en la madera que cedió a la inspiración y en las líneas que con sobrada prodigalidad nos han figurado el Socorro de los Valencianos.

No es una devoción ocasional

Cada 13 de noviembre celebramos un aniversario más de la coronación de nuestra amada Virgen del Socorro y en esa  misma fecha  13 de noviembre celebro también el nacimiento de mi hijo mayor Amabilis Leon Berastegui.

Basta pasar unos momentos en la Catedral para convencerse que María Santísima del Socorro Valenciano no es una devoción ocasional, improvisada y fugaz. Hombre, mujeres, ancianos, niños y jóvenes hasta su altar llegan con la plegaria en los labios, nacida desde muy adentro y alentada por las suplicas que fluyen desde lo más íntimo de las familias Valencianas. Que Viva la Virgen del Socorro de Valencia

Delia Berastegui de Leon – @deliaBerastegui – deliaberasteguideleon@gmail.com

No deje de leer: Instalan en Carabobo Consejo para sanear Lago de Valencia

Comentarios de Facebook

Opinión

Política, propaganda, intervención

Publicado

on

Política, propaganda - acn
Compartir
  • 1
    Share

Política, propaganda, intervención: Por Leopoldo Puchi.– Los conflictos atraen la atención de multitudes y es común que el pulso se acelere cuando los escenarios de un día decisivo se sienten próximos. Todavía más si se dibuja una guerra, con toda la fascinación y los grandes temores que provoca. Hollywood ha moldeado al público con la simpleza de los buenos y los malos, escenas de coraje y destrucción, las batallas decisivas y los días “D”. Se pensaba que el 23 de febrero sería uno de ellos.

La tensión aumentaba porque se presentía que una operación política, la de la ayuda humanitaria, propia de las pautas de los manuales de propaganda, se podía convertir en la formulación enunciada por Klark von Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”.

INTERVENCIÓN

En realidad, no es extraño que se esté pensando en combates armados o en una guerra de verdad. Desde agosto de 2017 el mandatario estadounidense ha venido insistiendo en que no está descartada la opción militar. El Washington Examiner  ha informado del despliegue de fuerzas militares estadounidenses hacia Colombia.

En el mismo sentido, la Casa Blanca ha mostrado su determinación de cambiar el gobierno venezolano por cualquier medio. Y en días recientes, John Bolton, afirmó que sí podría haber una acción de los militares estadounidenses en la frontera venezolana, en el caso en que unidades militares bloquearan la entrega.

GOLPE PALACIEGO

Sin embargo, no es la intervención de fuerzas militares extranjeras en Venezuela la primera opción considerada por el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos. Antes de una intervención, se trabaja en función de que los propios militares venezolanos, sin bajas de soldados extranjeros que pudieran invadir el territorio venezolano, sean quienes procedan a cambiar al Presidente y al Gobierno, bien sea por medio de un golpe palaciego, una rebelión o una sublevación.

El evento político organizado en Cúcuta tenía ese propósito de presionar a los oficiales de la fuerza armada. Luego de lo ocurrido, posiblemente se encuentren otras modalidades para tal fin.

EL DIKTAT

Había quienes estimaban que la presión sobre los militares daría resultados de inmediato. Una suerte de deserción en estampida. Pero no ha sido así. Quizás porque detrás de la pesada capa de ligerezas y consumismo, yace todavía una vena de dignidad.

De ser así, el conflicto pudiera ser abordado como un asunto interno, resuelto entre venezolanos, y no como resultado de una presión política y militar extranjera ante la que rendirían sus armas los soldados venezolanos al aceptar un mandato, un diktat. Aunque luzca paradójico, sólo así, con reciedumbre disuasiva, se abriría el camino para la política, para los acuerdos.

No deje de leer: Graban a Arreaza de shopping en comercios de Beirut (+Video)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído