Abraham Agostini, un hombre humilde, con guáramo - ACN
Connect with us

Opinión

Abraham Agostini, un hombre humilde, con guáramo

Publicado

on

Un hombre humilde con guáramo - acn
Compartir

Abraham  Agostini, un hombre humilde, con guáramo: Por Alejandrina Salas.- Hace poco, Pedro A. Urruchurtu (@Urruchurtu) ante dudas sobre la actuación de Juan Guaidó, manifestó: “Usted está en todo su derecho de dudar. Es cierto. Sólo le recuerdo que la última vez que este país dudó demasiado, terminó en masacre en El Junquito; cuando se despejó la duda, ya era muy tarde”.

Esta cita me pareció apropiada para darles a conocer el relato biográfico de Abraham Agostini, ajusticiado en esa masacre, como me lo hicieron llegar sus familiares lo comparto con ustedes:

Abraham Israel Agostini Agostini nació el 23 octubre de 1984 en el estado Monagas. El segundo de 4 Hermanos y el único varón del matrimonio de Zeila y Juan Agostini. De niño siempre fue independiente, conversador, travieso, cariñoso y de muchos amigos. A la edad de 8 años sus padres se separan y empieza una nueva vida junto a su madre y hermanas en el estado Lara, donde se crió hasta la adultez. Fue una etapa muy crítica económicamente para la familia, pero gracias a la ayuda y colaboración de la iglesia Cristiana Evangélica pudieron salir adelante.

Con el tiempo sus hermanas y madre se mudan a trabajar y estudiar en Caracas, Abraham se mantuvo trabajando y produciendo tanto en Barquisimeto como en la capital de la República, aunque no logró cursar estudios superiores, era un hombre muy culto y de buenos modales. Ese tipo de personas con la que puedes amanecer hablando de cualquier tema, política, religión, geografía, historia, sin aburrirte. De apodo sus amigos le decían cariñosamente “Google”.

A la edad de 19 años se presentó al Batallón de Ingenieros Ferroviarios, a cumplir animosamente el servicio militar entre septiembre 2003 y septiembre 2004, ahí sufrió abusos y vejaciones, produciéndole una broncopulmonía que casi le cuesta la vida, por lo cual decidieron  darle de baja por motivos de salud.

Luego de eso se dedicó a trabajar, ejerció diferentes oficios, como funcionario de seguridad, comerciante, chofer, escolta, moto taxi, taxista, albañil, servicios generales, hasta agricultor. Era un hombre humilde, con guáramo, realizaba todo oficio en el buen sentido de la palabra. Leal y protector con su familia y amigos. No hay una persona que lo haya conocido que no lo recuerde con mucho cariño y afecto, se ganaba el aprecio de la gente con mucha facilidad.

Era un enamorado y elocuente seductor, producto de sus grandes amores dejo 4 hermosas florecitas Bárbara, Josneydis, Gabriela y Adriana, que sin duda al verles sus caritas dejó marcada su expresión y rasgos de su personalidad.

A medida que la crisis de país empezó a agravarse, su inconformidad fue creciendo también, inició una lucha silenciosa apoyando las protestas y el cierre de calles en una posición de resistencia. Estuvo muchos meses arriesgándose en la calle, viendo como poco a poco arreciaba la violencia desmedida del Estado contra los primeros caídos y estudiantes. Llegaba a casa cargado de ira e impotencia al ver el sufrimiento del pueblo, era de los que agarraba medio mercado y lo embalaba en una caja para dárselo a la vecina viuda del barrio.

Indignado, tomo la determinación y preocupación de alejarse de la casa donde vivía, y decirle a su señora madre sin muchos detalles que se alejaba porque se entregaba a una misión bastante arriesgada para ayudar a salvar a Venezuela de la Tiranía. “Madre sino nos volvemos a ver aquí en la tierra nos vemos en el cielo con nuestro señor Jesucristo”. Abraham no era de estar metido en un templo religioso, pero tenía claro sus principios Cristianos.

Todos en la familia quedamos en shock al enterarnos esa mañana su participación de lucha junto al ex piloto Oscar Pérez y los otros héroes caídos del movimiento Equilibrio Nacional. Su vida fue arrebata a la edad de 33 años. Pero su salvación es eterna. Fue su última voluntad,  el audio que le llegó a su mamá el 15 de enero de 2018, así lo confirmó, ya que se expresó muy tranquilo y sereno sobre lo que estaba aconteciendo. Su ancla de Fe cada vez que salía de casa era este versículo bíblico: “Y él dijo: Mi presencia ira contigo, y te daré descanso” Éxodo 33.14

No deje de leer: ¡Atrevida! La monjita que desertó del convento para ser actriz porno

 

Opinión

Comunicar, denunciar, opinar

Publicado

on

Se desvinculan de los papeles de Pandora - noticiacn
Compartir

Por Francisco Mayorga.-

No pretendo filosofar, más bien aprender y asimilar ideas nuevas, cuando las haya. En teoría de la comunicación hay muchas tendencias y el “verdadero” periodismo está en permanente evolución, así como la sectorización de la ética y la legislación de prensa. Comunicar es la clave.

No calificó ni pretendo enseñar nada, pero el periodismo se ha diversificado de un modo alarmante y  pasmoso, tanto como los canales de difusión. Todos son potencialmente comunicadores, pero  periodistas en pleno ejercicio de la profesión, muy pocos. Una gran mayoría de estos se han convertido en “escritores” y prefieren que así los llamen,  en lugar de periodistas…

La pluralidad comunicacional requiere de más fuerza, de una mayor  multiplicidad de posiciones, de un mayor número de plumas, por supuesto, sin exclusiones. El fundamento es comunicar.

Editorializo: Ser periodista no es simplemente una carrera universitaria, es una forma de ver la vida. Es hurgar en las causas de los males y las injusticias de una sociedad cada vez más compleja. Es una fuerza inquietante que impulsa la búsqueda de soluciones. Es un compromiso del que no es fácil escaparse y que hace que los sueños lleguen a materializarse.

¿Pero cómo?, con el cambio lento pero profundo de la mentalidad de los hombres. Con la apertura de posiciones contrarias que develen la verdad de las cosas y con la transparencia de los hechos sin otra intención que la honestidad. La objetividad debe ser uno de nuestros principios básicos.

Pero la función del comunicador social no debe limitarse sólo a la transmisión de información, porque sólo quedaría como un virtual repetidor de los ecos noticiosos. Por el contrario, debe generar a través de su trabajo la confrontación sana y amistosa que tenga como finalidad la solución concreta de los problemas, como por ejemplo, propiciar la movilización de las autoridades competentes para el buen funcionamiento de una escuela o un centro asistencial…

De allí el poder de la denuncia, vehículos del que se valen las comunidades y los más necesitados para intentar poner fin a su drama.

Y es entonces cuando aquel ciudadano crítico y pensante se convierte en un luchador social, en un periodista, desde cualquier plataforma y con la sola idea de cambiar un estado de cosas que perturban el sueño de una comunidad, o simplemente el sueño de un niño, de una madre o de cualquier hombre sobre la tierra.

Estos son los protagonistas. Eso quisiera, con el concurso responsable de reflexiones, como la suya, amigo lector y de otros que tengan la necesidad real de aportar conocimientos.

Yo sólo soy un periodista, pero reitero la potencialidad comunicacional de los ciudadanos y si me es permitido, todos contarían con un espacio para escribir sus opiniones, con valorada y segura publicación, así como también muchos otros que me han propuesto colaborar a través de sus artículos.

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.