Agarraron a periodista polaco y le destrozaron la cara a palos
Connect with us

Nacional

Agarraron a periodista polaco y le destrozaron la cara a palos

Publicado

on

Periodista acn

El periodista polaco Tomasz Surdel de la Gazeta Wyborcza le destrozaron el rostro después que el Faes lo apresara en Caracas.

El comunicador social se encontraba en las adyacencias de la urbanización Bello Monte cuando lo sorprendieron los policías. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció a que la vil agresión la ejecutaron agentes de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

Medios polacos reaccionaron con indignación. No se explican cómo en un país le destrocen la cara a cualquier persona y las autoridades no reaccionen.

Tomasz Surdel se encuentra en Venezuela desde hace dos meses. Cubre la crisis humanitaria que agobia a los ciudadanos venezolanos.  El diario para el cual labora Surdel exigió la “intervención urgente” de los servicios de diplomáticos de Polonia.

La víctima tiene el rostro masacrado, con los labios hinchados hasta tal punto que no puede hablar. Sin embargo contó que lo capturaron el pasado 14 de marzo cerca de las diez de la noche. Dijo que los uniformados al enterarse que se trataba de un periodista lo golpearon con saña. No querían que se divulgara en el extranjero lo que ocurre en Venezuela.

Periodistas en la mira

Con dificultad Surdel contó su odisea. “Me golpearon con un objeto contundente, principalmente en la cara. También recibí golpes en la costilla. Terminaron y me sacaron la cabeza del saco, vi el cañón de la pistola frente a mis ojos».

«Uno ordenó disparar el arma en mi cara. Él, riendo, apretó el gatillo. El arma no estaba cargada. Estaban con pasamontañas, se subieron a su camioneta y se fueron, dejándome golpeado en la vía», relató. El gremio periodístico venezolano condenó la brutal paliza que recibió el infortunado periodista.

Lee también: El video que picó a Maduro y provocó captura del periodista mexicano

Nacional

El canal de televisión colombiano NTN24 cierra su sede en Venezuela

Publicado

on

NTN24 - acn
Compartir

El canal de televisión colombiano NTN24, anunció el cierre de su oficina en Caracas, no obstante, mantendrá la corresponsalía en Venezuela.

La información la dio a conocer la periodista Maryorin Méndez, directora de contenidos de NTN24 en Venezuela.

La comunicadora escribió en su cuenta en Instagram: «La pandemia evidenció muchas cosas, entre ellas el Homework. Los micrófonos de los corresponsales estarán como siempre donde esté la noticia, pero la casita ya no será”.

Agradeció a los miembros del equipo, que ayudaron en el crecimiento del medio de comunicación en el país desde sus instalaciones en El Rosal, Chacao.

«Es el equipo más comprometido con la libertad que jamás conoceré y del cual me honró llevar el timón, a todos ellos toda la gloria”, expresó Méndez.

NTN24 cierra su sede en Venezuela

Cabe destacar que hace un año, Gonzalo Himiob, director de la ONG Foro Penal, informó sobre la liberación de periodistas de NTN24 y activistas de la ONG Fundaredes.

Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández quedaron detenidos cuando llegaron la población de La Victoria, en el estado Apure, para cubrir los enfrentamientos que ocurrían entonces en esa entidad.

Por su parte el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa en Venezuela (SNTP), a través de su cuenta en Twitter lamentó que NTN24 cerrara su sede, “Otra baja en el ecosistema de medios, de nuevo por razones económicas”, tuitearon.

“Del equipo de trabajo, permanecen dos reporteros para el seguimiento de la pauta diaria. Lamentamos la medida y abogamos porque pronto estén de vuelta éste y todos los medios que han cerrado o migrado en los últimos años”, finalmente dijeron.

ACN/ El Nacional

No dejes de leer: Movistar suelta un «bombazo» para usuarios de televisión satelital

Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.