Año convulsionado, remate triunfal | ACN Año convulsionado
Connect with us

Opinión

Año convulsionado, remate triunfal

Publicado

on

Territorio terrorista - acn
Compartir

Desde el Exilio/Año convulsionado- remate triunfal: Por José Gregorio Briceño Torrealba.

No se trata de un triunfo definitivo, sino de una lucha sin fin. – Nikos Kazantzakis

Los países del Nuevo Mundo, América específicamente;   fueron originariamente libres con pueblos primigenios guerreros con dominio soberano de sus espacios. Todos fueron dominados por extranjeros del Viejo Mundo;  ya que poseían armas letales de mayor alcance lo que los sometió;  a pesar de que nuestros nativos dieron todo por evitarlo.

A pesar de la mezcla con razas europeas;  en los hombres y mujeres de mi país como Miranda, Bolívar, Sucre, Bello, Páez;  renacieron esas simientes de libertad en esos hombres increíbles; con idearios que desbordaron las fronteras de Venezuela y se proyectaron en un hecho continental;  tomando el liderazgo del proceso de Independencia de la América del Sur hasta llevarlo a término. Desde aquel 19 de abril de 1810;  cuando se logra la independencia de nuestra  amada patria;  habiendo sido una provincia de los dominadores, una capitanía  de apenas 700.000 mil habitantes;  se desarrolló esa proeza que 208 años después aún nos deslumbra.

Año convulsionado remate triunfal

Como es que ahora que somos 32 millones de Venezolanos;  no vamos a poder lograr la libertad e independencia secuestrada por la secta satánica comunista que nos tiene oprimidos;  por más que sean crueles criminales terroristas al servicio del narcotráfico;  es nuestro deber exterminarlos por siempre  ya que  aun logrando su salida del poder esto debe ser una lucha sin fin. El comunismo es un bicho de mil cabezas y está empeñado en destruir lo que sea para perpetuarse en el poder.

De ser un pueblo dicharachero, alegre, parrandero, ocurrente, jodedor;  la herejía del comunismo nos ha trastocado la esencia de la idiosincrasia del venezolano;  y han convertido a buena parte de los habitantes del país en gente ensombrecida, conformista, mendiga, indiferentes, sin horizonte ni futuro. Ya somos casi 6 millones de Venezolanos quienes vivimos lejos de nuestra familias;  amigos y costumbres lo que nos enguayaba profundamente. Con los tropiezos y avances  de este año se lograron muchas cosas por el  trabajo  hecho desde la Asamblea Nacional; estamos confiados en que el año 2020 será el momento para rematar acciones;  que nos liberen definitivamente y lograr el triunfo para la Paz y el respeto a los Derechos Humanos en nuestro país.

A  pocos día de que se concluya el año, pudimos ver el oprobio;  que nos produce la familia presidencial y su entorno que rompe todos los récords de inmoralidad;  jamás vistos en la humanidad en éste 2019;  la familia Flores compra todas las casas de una calle completa;  en una Urbanización selecta del Este de Caracas;  como lo denunció con pruebas documentales un importante medio de Comunicación;  sin olvidarnos de los narcosobrinos que pagan una condena de 18 años en EEUU;  aparte de que Nicolás Maduro jamás ha enseñado la partida de nacimiento escondiendo su origen  Colombiano;  el  regreso de enfermedades ya eliminadas como la malaria con más de 500.000 casos;  comparado a los países africanos, o sea, regresamos a la época de año 1940;  de cada diez venezolanos, seis comen dos veces al día, los hospitales son campos de concentración al que llegan a morir y no a sanar;  y no podía faltar en el 2019 lo cruel y criminales que son, de lo que se pudo saber;  la vil, cobarde tortura y muerte del capitán Acosta Arévalo. No podemos dejar de recordar la cruel masacre en vivo de Oscar Pérez y su gente y la del concejal Fernando Albán.

Siete años en el exilio

Mañana cumplo siete años en el exilio,  desde que salí de mi adorado Estado Monagas,  el pueblo recordará como me persiguieron atrozmente, todo eso ordenado por el hoy habitante de la quinta paila del infierno, Hugo Chávez Frías, por enfrentarme a sus órdenes de no atentar contra la salud de los Maturinenses y negarme a mentirle a mi pueblo. Ese acecho fue tan bestial por sus malandros que nos allanaron las dependencias de la gobernación sin ninguna orden judicial, todo tipo de amedrentamiento, incluyendo un atentado contra mi vida en donde murió uno de mis guardaespaldas y un delincuente, hicieron todo eso con el objetivo de hacerme renunciar como gobernador del Estado

Pero mi reacción fue quedarme haciendo frente a los atropellos, haciendo cruzadas para alertar a mi gente de lo que lamentablemente iba a suceder, cruzadas para sacudir los sentimientos y entrañas del pueblo y que despertaran ante la barbarie que la dictadura imponía, mi reacción no fue irme del país y renunciar desde el exterior, por el contrario, apegado al mandato de gobierno que me otorgaron los monaguenses recorrí el estado durante 10 meses y 12 días y resistí al embate de estos pandilleros, especialmente el sanguinario y capo internacional, Diosdado Cabello Rondón, este ataque se extendió a mis familiares, colaboradores y funcionarios, dando la cara hasta cumplir responsablemente con el periodo ante mi respetada Monagas y dejé a un estado próspero, con buenas redes de vialidad, salud, educación y productividad que lamentablemente dejaron perder por la consabida ineficiencia, envidia y malísima gestión de la mano castrochavista delegada en nuestro estado.

En estos siete años se ha forjado aún más en mí la fuerza de voluntad para abrir frentes de denuncia contra la narcotiranía, aún persiste la impotencia, es dolorosa la pérdida de mis libertades, me agobia la lejanía de mis familiares y amigos, la soledad y la tristeza han templado aún más mi carácter y me dan la fortaleza para seguir, desde el destierro, luchando por mi patria. No niego que muchas veces siento un hondo dolor en el pecho por no poder estar en mi tierra amada, excluido, perseguido, amenazado, calumniado, traicionado e indefenso.

Recuerdos y sueños robados

Siento nostalgia por los recuerdos y sueños robados no solo a mí, sino al país entero;  lloro por esos muchachos que contra viento y marea huyen de la patria;  por el capricho y sed de riqueza de una banda de pillos narcotraficantes;  y aunque agradezco profundamente al pueblo de Costa Rica por la acogida que me han brindado;  no puedo dejar de añorar mi patria. Esa tierra alegre, fraterna y llena de ilusiones que los Carteles de la Droga se empeñan en desaparecer. Este exilio colectivo nos ha hecho comprender nuestra formación genético-cultural es de triunfadores;  tenemos en medio de este holocausto a miles de venezolanos dando lo mejor de nosotros en todas la latitudes;  cosechando éxitos, recibiendo premios, gritándole a todos que estamos hechos de coraje;  de una casta que a pesar de las circunstancias adversas mostramos lo mejor de nosotros. Dondequiera que hay un reto hay un venezolano buscando ganarlo o al menos dejar en alto nuestro gentilicio.

Deseo que en esta Navidad, Dios ilumine los hogares venezolanos;  y traiga de retorno la paz y la democracia que nos robaron. Desde aquí, con todo mi amor;  celebraré la llegada del nuevo año, honraré mis tradiciones con parrandas y aguinaldos;  y con especial sentimiento, acompañaré en mi corazón y mi alma a todos mis paisanos de mi amada Caicara;  en su ancestral Fiesta del Mono. Brindo por el regreso de la Venezuela cálida y fraterna que anhela una Patria Nueva.

Mi mayor agradecimiento a mis leales lectores;  de quienes me despido hasta finales del mes de enero del 2020, cuando seguiré dando la pelea y logrando fuerzas para luchar y aportar desde este necesario y resignado exilio con lo único que me queda MI PLUMA y MI PALABRA.

¡Felices fiestas de Navidad y Año Nuevo! – ¡Dios Bendiga a Venezuela!

José Gregorio «El Gato» Briceño Torrealba/Valeria Briceño – @josegbricenot /@valeriabricenot – @josegbricenot/ valeriabriceñot – José Gregorio El Gato Briceño – http://gatobriceno.blogspot.com/2019/12/ano-convulsionado-remate-triunfal.html

No deje de leer: Torturas a vox populi- asesinos al patíbulo(Opens in a new browser tab)

Opinión

El destierro anticipado de Juan Guevara

Publicado

on

Vicios - acn
Compartir

El destierro anticipado de Juan Guevara: Por José Luis Centeno S.  El 2004, año del “fraude electoral del 15 de agosto”; “la revolución bonita apuntó y disparó su artillería hacia dos blancos;  buscando así la destrucción absoluta de dos pilares fundamentales de nuestro sistema político;  justicia y democracia”.  Se encuadró el desastre de la justicia venezolana en;  a) el propósito de desmantelar cualquier forma de disidencia política y b) el pase de factura en Venezuela;  por medio de graves violaciones de Derechos Humanos.

Así las cosas, en Noviembre de ese año, el 20, Juan Guevara;  para la fecha ex funcionario de la extinta PTJ, fue secuestrado cuando llegaba a su residencia en Guatire;  desde entonces se encuentra desterrado del Estado de Derecho y de Justicia, proscrito del sistema de justicia venezolano;  fundamentado en los preceptos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela;  donde se circunscribe la tutela judicial y el debido proceso, que le han negado por más de 15 años de injusta prisión.

Los testimonios para condenar a Juan Guevara, también a sus primos Rolando y Otoniel, son falsos, te toda falsedad;  sus acusadores se encargaron de no dejar dudas sobre ese fingimiento; no así, aquellos testimonios que dan fe de su integridad y nobleza de hijo;  padre, esposo, amigo y servidor público respetuoso de la ley y la justicia;  incluso después de la mala hora en que pudieron de dejar sentido para él.

¿Destierro anticipado?

En la persona de Juan y sus primos, también de los policías metropolitanos y comisarios;  el Socialismo del Siglo XXI se adelantó en la supresión de derechos esenciales;  reflejada en la comprensión vivencial del aislamiento que ha significado estar presos durante tanto tiempo siendo inocentes;  fiel reflejo de un pueblo oprimido y desvalido en medio del desastre aberrante que vivimos todos.

Carmen Medina, esposa de Juan, nos confió aspectos poco conocidos de ese destierro;  de hecho, vive exilada en España junto a sus tres hijos;  dos de ellos no culminaron sus estudios universitarios ante el riesgo de correr la misma suerte de su padre o peor, “perder la vida”;  como ocurrió con muchos jóvenes sumados a las protestas al igual que ellos; por ella conocimos al hombre, el profesional y motivaciones del proceso penal político desarrollado con repercusiones desfavorables para toda la familia.

Juan Bautista Guevara Rodríguez, 57 años de edad, hijo de Juan Bautista Guevara Hernández y Carmen Del Valle Rodríguez Herrera, es el mayor de 8 hermanos, casado en primeras nupcias con Ingrid Zerpa, de dicha unión nacieron Yndira, Ronald y Carlos Eduardo, también en el exterior. Casado por segunda vez con Carmen Medina, con ella procreó a Andrés y Juan Vicente, asimismo es padre de crianza de Gabriela.

16 navidades tristes para toda la familia

“Seis hijos que tienen 15 años sin convivir con su papá y 16 navidades tristes para todos como familia, además cuatro nietos que conocen poco de lo que es el calor de su abuelo”, recalcó Carmen, quien agregó:

“Juan es un padre que no pudo compartir comuniones, graduaciones ni ninguna fecha de relevancia con sus hijos, la mayoría de ellos estaban muy pequeños para el momento de su secuestro y posterior detención. Siempre ha sido un padre cariñoso y amoroso y dedicado a sus hijos, un esposo excepcional, de buen carácter, calmado y muy paciente, muy colaborador y servicial. Es un buen hombre en todo el sentido de la palabra”.

Con la pérdida de la libertad de Juan, vinieron otros quebrantos: “Antes de comenzar este viacrucis llevábamos una vida normal, como cualquier pareja joven, con hijos que nunca les faltó nada y donde reinaba el amor, tuvimos que cambiar forzosamente la pasión de una relación por el entendimiento y la comprensión, en la actualidad tenemos 27 años juntos como pareja y 25 de casados, de los cuales tiene 15 preso. Nunca como familia pedimos nada de lo que estamos viviendo”.

El Estado tomo la Patria Potestad de sus hijos

La supresión de derechos se hizo sentir más allá de lo imaginable: “Juan perdió en su momento la patria potestad de nuestros hijos y la tomó el Estado, si yo quería llevar a mis hijos fuera del país, tenía un tribunal de menores que otorgarme un permiso para poder viajar y para algo tan básico como obtener un pasaporte, porque como pena accesoria de su condena ya su papa no podía ejercer su derecho”.

Carmen subrayó singulares consecuencias en este caso, aunque lo propio sería decir tribulaciones:

“Como familia también nos encontrábamos privados de libertad, no podía haber viajes largos o que abarcaran fines de semana, porque los sábados o domingo teníamos el deber y compromiso de estar en la visita, sin contar que siempre había alguien que dijera “tú de paseo y tu esposo preso”.

De 15 años, tuve 13 visitando tres cárceles, una peor que la otra, cárceles donde tanto el preso como el familiar éramos humillados, desde desnudarnos en un salón de reconocimiento en Digesim y que del otro lado estuviera el capitán de guardia viéndonos desnudas como en Yare, donde las custodias también te desnudan y te mandan a agacharte y pujar, quizás sea un procedimiento normal para el mundo pero para mí no lo era.

A todas esas visitas sólo íbamos mis pequeños hijos y yo, por lo menos una vez a la semana, porque también tenía que trabajar para sostener mi hogar y cubrir las necesidades de Juan. Sin ningún tipo de relevo, porque los “amigos” se alejaron casi todos despavoridos por temor a ser involucrados en el caso, además que nadie quería exponerse al bochorno de ser revisado o humillados por el tipo de revisión.

Dependiendo de las hormonas, del estado de ánimo o de lo que le apetezca al Jefe de Investigaciones, así son manejadas las visitas. Un día revisaban exhaustivamente otro día no revisaban y otro día te decían que ni el hielo podías pasar. Siempre todo lo hacían más difícil”.

La humillación y bochorno a que eran sometidos los conyugues o parejas cada 15 o 21 días, con ocasión de las visitas conyugales, no tienen parangón; sin embargo, en medio de tan tristes circunstancias, Carmen mantenía su firmeza:

“No había tiempo para llantos y quejas, tenía que ser fuerte para trasmitirle esa fortaleza a Juan y no decir todo lo que pasaba en casa para no sumar una mortificación más a todas las que él ya tenía”.

La conclusión no podía ser otra, por irónica que parezca:

“El caso Anderson nos cambió la vida de la noche a la mañana como familia, nunca nadie quiso verse en nuestro espejo, nadie nunca pensó que le podía pasar algo parecido, después de eso en tantos años vimos pasar en la visita a familiares de banqueros, militares, políticos, inclusive, aunque parezca un chiste, llegué a compartir con la familia del ministro Jessic Chacón, ya que su hermano y su cuñada se encontraban presos en El Helicoide…. Las vueltas que da el mundo, Jessic fue el Ministro de Interior y Justicia que se encargó del caso Anderson. Luego de eso nada sorprende, ya cualquiera era esposa, hermano o hermana, madre o padre, mujer o amante de un preso político. O un preso político”.

Artículo de opinión de José Luis Centeno S. (@jolcesal)

No deje de leer: Presos políticos y la usurpación(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído