Artículo Sandy Aveledo y Luis Gallo Ella dice Él dice: El carro de drácula | ACN
Connect with us

Opinión

Artículo Sandy Aveledo y Luis Gallo Ella dice Él dice: El carro de drácula

Publicado

on

Sandy-carro-dracula-acn
Compartir

Artículo Sandy Aveledo y Luis Gallo : “El Carro de Drácula” es un chiste del comediante Emilio Lovera que refleja de manera cómica el habla de un malandro caraqueño.  Con el nombre de ese chiste el gobernador Rafael Lacava ha lanzado una cruzada contra la corrupción ordenando la intervención  del mercado periférico y de la empresa ALIMCA, distribuidora de alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y producción (CLAPS,)  y ha tratado de mantener a raya a comerciantes acaparadores y toda suerte de revendedores que en Carabobo han hecho grandes negocios con el bachaqueo y la corrupción.

Quizá sea una casualidad que para algunas personas  la imagen de Rafael Lacava sea parecida a la del malandro caraqueño del chiste de Lovera. Después de todo el mandatario carabobeño es un personaje bastante pintoresco.  Pero se tiene que reconocer que en las primeras de cambio el gobernador ha arremetido contra los revendedores de boletos de los juegos de beisbol, los asaltantes que por años han vendido insumos médicos al frente de la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET,) las mafias del Mercado Periférico y contra los verdaderos  malandros  que son quienes se enriquecen con el bachaqueo, el acaparamiento y la especulación…

Artículo Sandy Aveledo y Luis Gallo

ELLA DICE…

Es muy pronto para analizar la gestión de Lacava en la gobernación de Carabobo, pues sólo tiene semanas, sin embargo el carro de Drácula es un tema del  que todos hablan. Lo vivo a diario en el programa de Unión Radio, las personas llaman y piden que el carro de Drácula se lleve a los bachaqueros  que de manera inescrupulosa juegan con el hambre y las necesidades del pueblo.

El carro de Drácula es el nombre operativos donde participan la policía de Carabobo, el CICPC y la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde,) que coordinados por el gobernador Lacava se han presentado en el estadio para impedir la reventa de entradas, en el Mercado Periférico, para mantener a raya a los especuladores y en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (Chet.) El Carro de Drácula también intervino en la empresa ALIMCA, ocasionando un impasse entre Lacava y el ex gobernador  Ameliach que algunos analistas atribuyen a una lucha por el control del PSUV en Carabobo.

A lo mejor lo ocurrido en ALIMCA y la Sala Situacional del PSUV es una pelea interna de Ameliach y Lacava, un conflicto de egos enfrentados, pero a los ciudadanos carabobeños lo que nos interesa es que el nuevo gobernador  haga una buena gestión porque su éxito será el de nuestro estado.  Así que ojalá que ese carro de Drácula acabe con tanta corrupción y todas esas mafias que han permanecido por tantos años enquistadas en el poder. El tiempo lo dirá. @SandyAveledoL

Artículo Sandy Aveledo y Luis Gallo

ÉL DICE…

Cuesta entender porque los últimos gobernadores que precedieron a Rafael Lacava no tomaron medidas contra las mafias del mercado periférico, los vendedores de insumos médicos apostados al frente de la CHET, los revendedores de boletos de los juegos de la Liga de Beisbol profesional y toda suerte de delincuentes que se han enriquecido por tanto tiempo a través de la especulación, el bachaqueo, el acaparamiento y la corrupción.

Mucha gente se burló de Lacava cuando, durante la campaña electoral, propuso luchar contra la corrupción  asomando la figura del  Carro de Drácula, inspirada seguramente en un viejo chiste del comediante Emilio Lovera o en alguna antigua serie de televisión. Pero en sus primeros días de gobierno el mandatario carabobeño ha emprendido lo que parece ser una guerra sin cuartel contra bachaqueros y especuladores, cruzada que tenemos que apoyar y aplaudir.

Estaremos pendientes para que en esta guerra tan necesaria contra la corrupción el “Carro de Drácula,” se lleve a los verdaderos malandros. Qué no termine convertido en un chiste, como el de Emilio Lovera. Y que  desde el Gobierno  de Carabobo se desarrollen políticas y procedimientos que pongan fin de una vez por todas a estas nefastas prácticas del bachaqueo, el acaparamiento y la especulación que distorsionan la economía, atentan contra el presupuesto familiar y, junto a una mala política económica, generan esa espantosa corrupción que menoscaba nuestros derechos humanos y nos mantiene hundidos en la miseria y el subdesarrollo. @LuisEGalloG

No dejes de leer: Artículo José Luis Centeno: El sesgo ideológico criminal de Luisa Ortega

Opinión

Bullaje

Publicado

on

Compartir

Bullaje: Por Josué D. Fernández A.– Los episodios de bullaje no requieren comprobaciones de decibelímetros o bullometros, porque pasan rápidamente de oídos a cerebro y demás órganos vitales, ocasionando sinnúmero de desarreglos físicos y mentales entre quienes los tienen que sufrir. Así, a menudo causa mucha ira la abusiva desconsideración de personas que producen ruidos perturbadores a sabiendas, sin el menor reparo del daño que ocasionan, y hasta con disposición a atacar a golpes si alguien les reclamara su falta de respeto a los derechos de los demás.

En los diccionarios se explica que el termino bullaje se refiere a una concurrencia, multitud, afluencia, asistencia de manera confusa, desorden, alboroto o gresca de muchas personas o que se forma una muchedumbre o un montón de gente. En tal sentido, los ruidosos episodios con la denominación señalada se podrían hallar en cualquier espacio abierto o cerrado destinado a la congregación de públicos, mítines. plazas, estadios, canchas, pistas, escuelas, cines, bares, discoteca, salas de sesiones, foros.

Sin embargo, los bullajes de mayor inmediatez para cualquier individuo ocurren en comunidades de edificaciones multifamiliares, donde promueven disputas entre vecinos, casi siempre en fines de semana, durante celebraciones con acompañamientos de potentes equipos de sonido, y consumo de productos que rompen los frenos de la convivencia, entre otros males. El éxito «Maldita Bulla» del dominicano Manny Malón, retrata bien el agotamiento de los que deben soportar las explosiones de decibelímetros, con poco remedio preventivo o curativo, aunque abunden las protestas, y las llamadas a la policía.

No obstante, ahora hay que lidiar con bullajes sobradamente peores, aún de carácter virtual, que proceden de la maléfica y estridente utilización de redes sociales activadas por Internet, amplificadas y masificadas con conexiones inalámbricas, al alcance de muchos. La gran invasión sin límites de lugares ni posibles restricciones de accesos, donde operan con impunidad los delincuentes del ciberespacio, falsificadores de identidades, piratas mercenarios de la información, ladrones financieros, igualados en el crimen cibernético con intrigantes de oficio, propagadores de noticias falsas, destructores de reputaciones, que cobran aplausos de consumidores del nuevo amarillismo de origen electrónico.

Por definición, el bullaje carece de signos positivos, pero tiene un atractivo especial para actores que muy pocos pagarían por verles o escucharles, en caso de tener que comprar boletos de entrada, o de un esfuerzo superior al de mirar la pantalla del dispositivo para superar aburrimientos. En cambio, la memoria de los aparatos, que les permite incontables repeticiones, a lo Narciso, al final les convencería de su extraordinario talento y posiblemente de la contribución al bienestar de los suyos, y del mundo entero, con ayuda de sus propios desvaríos, y la de otros frustrados que se refugian en la adulancia de quienes consideran superiores.

El bullaje nunca formó parte de una solución; al contrario, aumenta de volumen en situaciones críticas hasta hacerlas estallar, arrastrando de paso a los que prendieron la mecha. La catástrofe se transforma en hecatombe en Venezuela, donde de un lado existe una tiranía con bombas incendiarias, y del otro hay voluntarios con artefactos explosivos para apagar el fuego con más fuego. Como se trata de un país con petróleo, con el litro de combustible al menor precio en todo el mundo, quizá sea allí, de igual forma, donde haya más admiradores de Daddy Yankee, desde 2004, cuando se impuso con su estribillo de dame más gasolina, en el reguetón/rap con el que cierran los saldos de este sábado. Cuídense. Abrazos.

Oír narración completa y temas musicales editados

El artículo adosado forma parte de “SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 3:00 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional. En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

No deje de leer: Decretan estado de excepción en Chile por ola de vandalismo(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído