Así acabaron los dictadores en Latinoamérica | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Así acabaron los dictadores en Latinoamérica

Publicado

on

Así acabaron dictadores- acn
Compartir
  • 6
    Shares

Las alternativas de quienes optaron por ejercer el poder por encima de la democracia, no siempre fue trágico.  El destino final de los dictadores de América Latina fueron muy disimiles;   pero de una u otra manera terminaron presos, asesinados o en el exilio. Fueron condenados social o judicialmente por sus crímenes.

Ejercer el poder por encima de la democracia

En momentos en los que la situación venezolana parece acercarse hacia un desenlace;  no son pocos quienes se preguntan por el destino de Nicolás Maduro;  en caso de que el plan delineado por Juan Guaidó se concrete. ¿Qué pasará entonces en Venezuela tras el cese de la usurpación;  el gobierno de transición y las elecciones libres?

América Latina tiene una larga y triste historia que, casi en la totalidad de los países;  ha sido escrita por gobiernos dictatoriales. Sus destinos fueron muy disímiles;  ya sea porque esas dictaduras fueron derrotadas en las calles;  porque pasaron por un periodo de transición, o porque concluyeron a través del voto popular;  pero no han sido tan distintos los destinos de los hombres que personificaron esas dictaduras.

A continuación, una lista completa con los dictadores latinoamericanos y sus ¿inexorables? finales:

-Manuel Antonio Noriega (1983-1989) dictador nicaragüense

Manuel Antonio Noriega escribió uno de los capítulos más oscuros de la historia de Panamá. En los apenas seis años que ocupó el cargo;  de «líder máximo de la liberación nacional de Panamá»;  además de sus abusos de poder, fraudes, represión contra opositores, y violaciones de Derechos Humanos; Noriega se dedicó a aceitar sus vínculos con el narcotráfico colombiano y a incursionar en el tráfico de armas.

En 1992 fue juzgado en Estados Unidos y condenado a una pena de 40 años de reclusión; por sus vínculos con el cartel de Medellín. A principios de 2008, Francia solicitó su extradición, lo que le valió el traslado desde la prisión en Miami hacia una en París. En 2010 fue condenado por la justicia francesa que, sin embargo; le concedió en 2011 la prisión domiciliaria;  antes de ser extraditado a Panamá, donde fue juzgado nuevamente;  por causas vinculadas a los Derechos Humanos y cumplió condena hasta su muerte; a los 83 años, como consecuencia de un tumor cerebral.

-Augusto Pinochet (1974- 1990) dictador chileno

Chile estuvo bajo uno de los gobiernos militares más largos de América Latina;  desde que Augusto Pinochet comandó el golpe de Estado contra el gobierno de Salvador Allende. Una vez en el poder, proscribió los partidos políticos; disolvió el Congreso Nacional, restringió los derechos civiles y políticos e ilegalizó Unidad Popular; deteniendo a sus máximos líderes. Miles de personas fueron asesinadas o desaparecidas durante su Gobierno  que; tras asumir diferentes formas, terminó a través de un plebiscito;  celebrado en 1988 y en el que se impuso el «No» por casi el 56% de los votos.

Pese a la derrota, Pinochet continuó 8 años más al frente del Ejército chileno;  y estuvo protegido por una ley de Amnistía, que había sido votada al principio de su mandato. En 1998, asumió como senador vitalicio;  aunque las críticas internas y externas y la salida a la luz de los crímenes de la dictadura;  lo obligaron a mantenerse lejos de los flashes de política chilena. Acusado por su implicación en genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas;  Pinochet fue detenido en Londres y debió responder ante tribunales de ese país;  antes de su extradición a Chile, donde murió mientras cumplía prisión domiciliaria, en el año 2006.

-Jorge Rafael Videla (1976-1981) dictador argentino

Jorge Rafael Videla fue uno de los miembros de la Junta Militar que gobernó en Argentina hasta 1984;  después de perpetrar un golpe de Estado y durante un periodo;  en el que se cometieron una serie de violaciones a los derechos humanos que incluyeron asesinatos, desapariciones y torturas a miles de personas. Durante el primer gobierno democrático, a cargo de Raúl Alfonsín;  Videla fue juzgado y condenado a cadena perpetua, aunque posteriormente indultado. En 1998 fue detenido nuevamente por la causa de apropiación de menores;  y estuvo en prisión domiciliaria hasta 2008, cuando perdió ese beneficio.  Murió en prisión en el año 2013 a los 87 años de edad.

-Alberto Fujimori (1990-2000) dictador peruano

Pese a que llegó a la presidencia a través de elecciones libres en el año 1990; dos años más tarde Fujimori tomó el poder por la fuerza;  eliminando las garantías democráticas hasta el fin de su mandato, en el año 2000. Tras su renuncia vía fax y un periodo de autoexilio, intentó volver a Perú;  pero fue detenido en Chile, extraditado y condenado por delitos como asesinatos, secuestros, y lesiones; además de como responsable por una serie de matanzas. Actualmente se encuentra detenido, tras un indulto recibido por parte del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski;  pero rápidamente anulado. Por el momento, la justicia ha rechazado sus pedidos de prisión domiciliaria;  y cumple condena  en el penal Barbadillo, a sus 80 años.

-Alfredo Stroessner (1954-1989) dictador paraguayo

Los 35 años del gobierno de Alfredo Stroessner en Paraguay;  constituyeron el mandato a cargo de una sola persona más largo de la región;  posible a fuerza de una brutal represión policial, la implementación de escuadrones de la muerte;  y la imposición de la ley marcial. Corrupción, persecución, torturas y desapariciones a opositores fueron una marca de su gobierno; que terminó con un golpe de Estado en su contra comandado por su consuegro y hasta entonces mano derecha.  Tras su caída, sus opciones se redujeron y debió exiliarse en Brasil, donde vivió hasta su muerte en 2006, a los 93 años de edad. Aunque falleció en el exilio por no poder regresar a Paraguay, Stroessner nunca fue juzgado ni condenado por sus crímenes.

-Fulgencio Batista (1952-1959) dictador cubano

El dictador cubano Fulgencio Batista  llegó al poder  a través de un golpe de Estado;  tras el cual abolió la constitución en Cuba. Se alió con los latifundistas e incluso se vinculó con los negocios florecientes de ese entonces en la isla;  como la prostitución, el narcotráfico, y las apuestas. La aplicación de la censura, la represión y la persecución;  creció al ritmo que aumentaban las protestas y manifestaciones en su contra, hasta que finalmente fue derrocado en el año 1959 por el Movimiento 26 de Julio, liderado por Fidel Castro. Su exilio comenzó en República Dominicana, siguió en Portugal;  y terminó en España, donde murió a los 72 años.

-Juan María Bordaberry (1973-1976) dictador uruguayo

Juan María Bordaberry,  gobernó Uruguay primero como presidente electo, desde 1971;  y luego como dictador. En 1973 Bordaberry presidió el golpe a través de la disolución del Parlamento;  las organizaciones sociales, los partidos políticos y la supresión de las libertades civiles. Tres años después, sus discrepancias con el Ejército le valieron su destitución;  y en el año 2006 fue condenado por la justicia uruguaya por crímenes de lesa humanidad;  y desde entonces estuvo detenido. Falleció en el año 2011 cuando gozaba del beneficio de la prisión domiciliaria.

-François «Papa Doc» Duvalier (1957-1971) dictador haitiano

François “Papa Doc” Duvalier, dictador haitiano;  comenzó su carrera política siendo un médico popular y reconocido por su trabajo social en Haití. En 1957 fue elegido presidente con el respaldo del Ejército;  y una vez en el poder, se recostó en el misticismo vinculado a la religión vudú, muy difundida en el país. Tras desarticular supuestas conspiraciones militares para derrocarlo;  impuso un gobierno marcadamente represivo. Luego de ganar unos comicios en los que, según el escrutinio oficial, todos votaron por él;  se declaró presidente vitalicio en 1964. Según algunas estimaciones, más de 30 mil personas fueron asesinadas durante su gobierno. Murió el 21 de abril de 1971, a los 64 años, y como indicaba la Constitución;  fue sucedido por su hijo, Jean-Claude Baby Doc Duvalier, de apenas 19 años. Una rebelión derrocó al segundo Duvalier en febrero de 1986;  tras lo cual lo que quedaba del cuerpo de Papa Doc fue desenterrado;  y en un rito macabro, apaleado hasta el cansancio.

-Anastasio Somoza García, Luis Somoza Debayle y Anastasio Somoza Debayle, Nicaragua (1937-1979) dictador nicaragüense.

Tres miembros de la familia Somoza gobernaron Nicaragua en cinco periodos distintos;  en los años centrales del siglo XX, hasta que fueron derrotados y expulsados del poder por la Revolución Nicaragüense.  Durante todo ese periodo, los altos puestos militares y políticos estuvieron reservados para miembros, parientes;  y allegados de la familia Somoza.  Anastasio Somoza García murió 8 días después de ser atacado a disparos;  por un joven poeta en una fiesta de su partido. Tras un breve lapso en el que Luis Somoza Debayle asumió la presidencia;  intentado algunas reformas democráticas, Anastasio Somoza Debayle fue elegido presidente en 1967;  lo que años más tarde degeneró en una dictadura. En 1979 y ante el ascenso de la revolución sandinista;  renunció a su cargo y se exilió en Paraguay, donde fue asesinado ese mismo año.

-Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) dictador venezolano

Marcos Pérez Jiménez, dictador venezolano; gobernó Venezuela con una política altamente represiva;  que incluyó la prohibición de los sindicatos, disolución de partidos políticos, la censura en los medios de comunicación;  y el fraude para perpetrarse en el poder. Sin embargo, su gobierno terminó de la forma en la que había comenzado;  y fue un golpe de Estado perpetrado por sectores militares descontentos;  los que precipitaron su caída y su posterior exilio, primero a Estados Unidos y luego a España. Antes de su muerte, a los 87 años, en su casa de Madrid;  Pérez Jiménez había cumplido una condena de 4 años en Venezuela por corrupción;  y tras un intento, fue inhabilitado para ser candidato presidencial;  lo que lo obligó a retirarse definitivamente de la política.

ACN/Infobae

No deje de leer: El tela de juicio visita de Bachelet a Venezuela

Hombre & Mujer

Presentación del libro “Rebeldes de Catia” en Filven 2019

Publicado

on

Compartir

Normalmente cuando se presenta un libro, el autor entra directamente a disertar sobre su obra; carácter, justificación y otras consideraciones acerca de su trabajo; sin embargo en esta oportunidad, voy a dejar para después hablar de este libro “Rebeldes de Catia”; pues lo sucedido en nuestra Bolivia, la  hija predilecta de El Libertador, bien merece, algunas consideraciones  en este momento; señalo   Omar Barrientos, en la presentación del libro “Rebeldes de Catia” en la Filven 2019.

Condena categórica al golpe de estado en Bolivia

En primer lugar, Condenar categóricamente el golpe de estado; dado al presidente constitucional y auténtico, Evo Morales y sus instituciones; en la República Plurinacional de Bolivia.

En segundo lugar, la estrategia imperialista de ir erosionando el proceso bolivariano ha resultado exitosa; gracias a la existencia de movimientos fascistas locales, que en alianza con los mandos policiales y militares; y por supuesto con los empresarios capitalistas internacionales y bolivianos; aprovecharon el momento electoral y pos electoral para atacar directamente al gobierno de Evo Morales; cosa que por años venían haciendo mediante una lenta maniobra de zapa; no tan lenta en algunas oportunidades como cuando plantearon la famosa media luna.

En tercer lugar, Evo Morales, su gobierno, su partido, los indígenas y el pueblo boliviano en general; se preocuparon y ocuparon mucho en lograr un desarrollo en lo social y económico (cuestión muy loable); pero poco hicieron por cambiar el Estado.

Seguro habrá mucho por señalar al respecto.   La composición clasista de su fuerza policial y militar; donde los mandos permanecieron intactos, la mayoría de estos oficiales fueron formados en países con gobiernos al servicio del imperialismo y del gran capital. Los valores impartidos nada tenían; ni tienen que ver con la búsqueda de la transformación del país para beneficio de las inmensas mayorías irredentas; en especial de los grupos indígenas.

Ante la incapacidad de poseer una buena  formación militar propia; y en vez de formar oficiales en Chile, han podido enviar alumnos a  universidades y academias militares de otros países; como Venezuela, Cuba o Nicaragua o solicitar el envío de docentes militares de esos naciones a Bolivia.

En cuarto lugar, una tolerancia ciega con la oposición  fascista, permitió su prédica; desarrollo amparada en un falso concepto de democracia.  A una conspiración, le sucedía un perdón, que nuevamente era seguido por otra conspiración y otro perdón; tal como lo señaló el padre libertador Simón Bolívar en las causas de la pérdida de la primera república en nuestro país;  como por cierto, también ocurre en la Venezuela actual.

En fin hay muchas cosas por analizar, pero nosotros en nuestra Nación debemos ver en estos acontecimientos, como son; una expresión acabada de la lucha de clases, donde la clase capitalista e imperialista se imponen a sangre y fuego; sin respetar los derechos humanos, ni orden legal, ni nada frente a una democracia timorata.

El ejemplo boliviano debe hacernos reflexionar y actuar; se debe disminuir la tolerancia de los abusos y someter  prisión a los dirigentes de esta oprobiosa, traidora a la Patria; aliada al imperialismo y capitalismo mundial, propiciadores de actos violentos y hasta de posibles invasiones físicas al país.

Si invasión física, porque ya nos tienen invadidos a través de la educación, modas, usos sociales, consumismo, medios de comunicación (diarios, tv, radio, cine, redes sociales, etc.). Frente a esta invasión permanente hay que reaccionar.

Por supuesto, sin olvidar  las demás actividades para sacar el país adelante, de las cuales solo me referiré a:

1.- Tenemos y debemos mantenernos unidos totalmente alrededor del gobierno del presidente Nicolás Maduro, frente a las agresiones imperiales y de sus lacayos criollos. Nicolás Maduro, es  nuestro líder y presidente de nuestro gobierno en vías al socialismo. No lo podemos dejar perder. Los errores merecen críticas, claro que si, pero con lealtad, como lo decía el comandante supremo Hugo Chávez.

2.- Hay que luchar y lograr desplazar el Estado burgués actual con sus desviaciones y fallas, para irle dando paso, poco a poco, pero de seguido, al poder popular.

Se debe otorgar  a consejos comunales, comunas,  consejos de trabajadores y demás colectivos en general un poder real. Planificar, dirigir y administrar en las instancias que les corresponda, según su área geográfica y de competencias un poder real, debe hacerse cuestión de rutina, de  la vida diaria.

3.- Con grandes deseos y optimismo esperamos el momento, cuando se tomen medidas definitivas para acabar con la especulación e inflación inducida, y que a través del mecanismo del Petro, veamos restituido el auténtico valor de nuestro signo monetario, el bolívarDejo esta reflexión hasta aquí para entrar en el tema del libro:

Al indagar, entrevistar y escribir este libro “Los Rebeldes de Catia” pensé que era y es necesario dejar un testimonio escrito sobre las luchas emprendidas por una generación de jóvenes de las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, muy especialmente a sus objetivos y rigurosa auto disciplina consciente que llevó a unos a la muerte, a otros la tortura, el exilio  y la cárcel.

Una juventud honesta llena de amor por su pueblo, cargada de ideales para cambiar la sociedad por una más humana, honesta y solidaria, donde estuviera el ser humano como centro del actuar y del ser.

Una juventud dispuesta al sacrificio, en aras de beneficiar a la clase obrera, a los sectores populares, a los pobres, para los cuales, los sueños de justicia social, han de hacerse realidad con la lucha diaria por el socialismo.

Procedentes de estos sectores irredentos, los jóvenes se lanzan a un combate desigual contra las fuerzas del status y del capitalismo, representados por los gobiernos del Pacto de Punto Fijo de AD y Copei, que los llevó a transitar por los caminos de, la tortura,  la cárcel e incluso la muerte.

Esta generación de los años sesenta y setenta del siglo pasado es considerada y con mucha razón, como la más auténtica y honesta del siglo XX. Sus luchas los llevaron al sacrificio, a la muerte de unos y la tortura y cárcel para otros. “Intentaron tomar el cielo por asalto”. Tal como lo señalara el Che Guevara, pero fue derrotaos política y militarmente.

Las causas de dicho descalabro aún siguen en discusión, sin llega a tener una conclusión definitiva.

El puntofijismo, como lo denominó el comandante Hugo Chávez, gobernó el país por cuatro décadas, facilitando el despojo imperialista y el engorde de una burguesía parasitaria, a costa de las carencias de los sectores populares.

Pero como no hay mal que dure cien años, la nación logró enrumbarse hacia un destino mejor: el socialismo del siglo XXI, concretándose a través de los gobiernos del comandante Hugo Chávez y Nicolás Maduro, haciendo realidad los viejos sueños de aquellos luchadores.

Los diez personajes de esta obra son de carne y hueso, relataron en buena parte  su participación en las luchas de aquella época, desde la Juventud Comunista de Catia.

Algunos murieron ya como Dimas Negrín, antes de la publicación de esta obra.

Quienes aparecen en ella son Rafael Uzcátegui, Luis Morín, Gustavo Peña, Ramón Caro, Dimas Negrín, Jesús Villarroel, José Sánchez, Omar Mora, Julio Pellicer y Omar Barrientos, todos militantes de la Juventud Comunista de aquella época.

Si algo se debe resaltar de esta generación y que debiera  además de ser conocido, deban practicar  los militantes y simpatizantes del proceso bolivariano, sean del partido que sea, en cualquiera de sus instancias, bien sea en las catacumbas del pueblo o en cualquier responsabilidad del poder  son:

1.- La búsqueda del socialismo como única solución para los diversos problemas de nuestro pueblo y Patria.

2.- El desprendimiento, la constancia y la disciplina consciente en la acción política.

3.- La honestidad y solidaridad como un actuar permanente en todas partes y lugares, independientemente de la posición en donde se encuentren.

Finalmente, quero concluir, repitiendo una estrofa de un poema que le atribuyen a Mario Benedetti, pero cuyo autor no pude encontrar y a la cual me referí en el acto del teatro Duvai del  Central: ¡No te rindas. Por favor no cedas, aunque el frio queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños!.

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído