Asteroide gigante impactaría La Tierra en el 2023 | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Asteroide gigante impactaría La Tierra en el 2023

Publicado

on

asteroide gigante - acn
Compartir
  • 7
    Shares

Una gigante roca espacial podría golpear la Tierra en 62 fechas distintas;  según información de la NASA. La primera fecha calculada para que el objeto impacte nuestro planeta;  sería el 8 de agosto de 2023.

Asteroide gigante podría impactar la Tierra en 2023

En 2023, un asteroide de casi 700 pies de ancho podría impactar la Tierra;  según lo informaron miembros de la NASA citados por la web de noticias británica, Express.

La fecha de impacto potencial más cercana en el que la piedra espacial;  denominada, Asteroide 2018 LF16, podría impactar nuestro planeta;  es el 8 de agosto de 2023, según la información del medio.

Sin embargo, el asteroide podría cruzarse de nuevo con la órbita de la Tierra el 3 de agosto de 2024;  y el 1 de agosto de 2025. En total, hay 62 fechas en las que la roca espacial podría golpear la Tierra.

Según lo informó Express, el riesgo de que ocurra este cataclismo es bastante bajo. De acuerdo con  los cálculos de la NASA, existe una posibilidad entre 30 millones de que el LF16;  se estrelle contra nuestro planeta natal y hay una probabilidad del 99.9999967 % de que falle.

En la Escala de riesgo de impacto de Torino, este asteroide es un “Cero”;  lo que significa que la probabilidad de impacto es inexistente o lo más cerca posible del inexistente. Pero el tamaño y la cantidad de fechas de impacto potenciales;  hacen que sea un objeto increíblemente formidable para rastrear.

La mayoría de los asteroides se desintegran;  al entrar en contacto con la atmósfera de la Tierra.

En este momento, el asteroide está atravesando el espacio a más de 33,844 millas por hora. Los expertos de la NASA estiman que el asteroide tiene un diámetro;  de alrededor de 698.8 pies (213 m).

Según el portal de noticias, las dimensiones del asteroide equivalen a casi el doble de altura;  del Big Ben en Londres y el doble de la altura de la Estatua de la Libertad en Nueva York.

La NASA señaló que la fuerza de impacto de un objeto tan grande como este podría ser tan devastadora;  como la explosión de 50 Megatones del Tsar Bomba;  el dispositivo nuclear más poderoso jamás detonado en la superficie del planeta.

Afortunadamente, según la Agencia Espacial Europea (ESA), los asteroides de este tamaño tienden a golpear la Tierra menos de una vez cada mil años. Además se requeriría un asteroide mucho más más grande (más de seis millas de ancho) para presenciar un evento de extinción similar al del asteroide que –supuestamente– mató dinosaurios hace 65 millones de años.

Un representante de la ESA explicó a Express que algunos asteroides son muy grandes y podrían causar una enorme destrucción si se golpeara la Tierra, pero su población estimada en nuestro Sistema Solar es bastante pequeña. De hecho, se cree que más del 90 por ciento de estos se han descubierto y ninguno de estos supone ningún riesgo de impacto.

“Algunos son muy pequeños (menos de 10 m de diámetro) y solo se ha descubierto una pequeña fracción de la población estimada, pero cualquier impacto sería inofensivo”, comentó el miembro de la ESA citado por Mirror. “El principal desafío proviene de la población de objetos de tamaño medio, cuyos diámetros van desde decenas a cientos de metros”.

Muchos de estos asteroides existen en el vacío del espacio y el daño por impacto de una de estas rocas espaciales podría causar un daño significativo en ciudades o áreas pobladas.

ACN/ MiamiDiario/Telemundo

No deje de leer: Planeta Tierra en afelio se mueve más despacio

Hombre & Mujer

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova

Publicado

on

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova
Foto: fuentes.
Compartir

Científicos alemanes, han encontrado polvo cósmico en la nieve de la antártida que probablemente se originó en una supernova distante hace millones de años.

El viaje interestelar del polvo finalmente llevó el material a la Tierra, donde los investigadores los descubrieron en la nieve acumulada en el polo sur.

Este polvo, se destaca porque contiene un isótopo de hierro llamado hierro-60, que comúnmente es liberado por supernovas pero es muy raro en la Tierra (Los isótopos son versiones de elementos que difieren en la cantidad de neutrones en sus átomos).

En la búsqueda de polvo espacial evasivo, los científicos analizaron más de 1.100 libras. (500 kilogramos) de nieve superficial que recolectaron de una región de la Antártida a gran altitud, cerca de la estación alemana de Kohnen.

En ese lugar, la nieve estaría mayormente libre de contaminación del polvo terrestre, informaron los investigadores en un nuevo estudio.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Hierro-60: la marca de una supernova

Luego, los investigadores enviaron la nieve aún congelada a un laboratorio en Munich, donde fue derretida y filtrada para aislar las partículas de polvo que podrían contener rastros de material desde el espacio.

Cuando los científicos examinaron el polvo incinerado con un espectrómetro de masas acelerador, detectaron el raro isótopo de hierro 60, una reliquia de una antigua supernova.

El espacio es un lugar polvoriento, rico en partículas expulsadas por supernovas y desprendidas de planetas, asteroides y cometas.

Nuestro sistema solar está pasando actualmente a través de una gran nube de polvo espacial conocida como la Nube Interestelar Local (LIC), y los granos de esta nube que se encuentran en la Tierra podrían revelar mucho sobre cómo nuestro sol y sus planetas interactúan con el polvo cósmico.

Para averiguar si el polvo espacial provenía de una supernova distante, los científicos primero tuvieron que descartar si se originó dentro de nuestro sistema solar.

El polvo irradiado por los planetas y otros cuerpos puede contener hierro-60, pero la exposición a la radiación cósmica también crea otro isótopo: el manganeso-53.

Así que los investigadores, compararon las proporciones de hierro 60 y manganeso 53 en los granos antárticos, descubriendo que la cantidad de manganeso era mucho menor de lo que hubiera sido si el polvo fuera local.

¿Cómo supieron que el polvo no se originó en la Tierra?

Puede haber existido hierro-60 en nuestro planeta durante las etapas iniciales de su formación, pero este isótopo raro hace mucho que se descompuso en la Tierra, escribieron los investigadores en el estudio.

Las pruebas de bombas nucleares podrían haber creado y dispersado el hierro-60 en todo el planeta, pero los cálculos mostraron que la cantidad del isótopo producido por tales pruebas habría sido mucho menor; que la cantidad de hierro-60 encontrada en la nieve de la Antártida.

El hierro-60 también se produce en reactores nucleares; sin embargo, la cantidad de isótopos que generan los reactores es «insignificante»; y se limita a los reactores donde se fabrica, dijeron los científicos.

Solo pudo venir de una antigua supernova

Hasta la fecha, incluso los accidentes nucleares graves, como el desastre de la central nuclear de Fukushima ocurrido en 2011; no introdujeron hierro-60 en el medio ambiente en cantidades mensurables, según el estudio.

Anteriormente, el hierro-60 en la Tierra se había encontrado solo en antiguos depósitos de aguas profundas o en rocas que se originaron en el espacio, «como meteoritos o en la luna»; informaron los científicos en línea el 12 de agosto en la revista Physical Review Letters.

«Al descartar fuentes terrestres y cosmogénicas [formadas por rayos cósmicos], concluimos que hemos encontrado, por primera vez, hierro-60 reciente con origen interestelar en la Antártida», escribieron los investigadores.

Con información de: ACN|FoxNews|Redes

No dejes de leer: Un diamante es verdaderamente para siempre

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído