Buque hospital atenderá a colombianos y a migrantes venezolanos | ACN
Connect with us

Internacional

Buque hospital atenderá a colombianos y a migrantes venezolanos

Publicado

on

buque hospital- acn
Foto: Cortesía.
Compartir

El buque hospital proveniente de Estados Unidos USNS Comfort llegó a Santa Marta en Colombia; con el propósito de colaborar con las autoridades del vecino país; en la atención de ciudadanos colombianos y migrantes venezolanos.

La Embajada de los Estados Unidos en Bogotá, confirmó la llegada del barco mediante una publicación en su cuenta en Twitter. «El buque hospital brindará asistencia médica durante toda la semana como parte de la misión humanitaria #PromesaDuradera».

Los tripulantes, atenderán desde el 20 hasta el 25 de agosto, quienes esperan realizar un promedio de 20 cirugías. Además, ver a 1.000 pacientes por día, lo que significa un total de 100 cirugías y 5.000 pacientes atendidos.

Buque hospital: 12 salas de operación

El buque hospital, cuenta con 12 salas de operación, servicios radiológicos digitales, un laboratorio y una farmacia. Aunado a eso, tiene un helipuerto habilitado para el aterrizaje de aeronaves de gran tamaño.

En este sentido, la secretaria de Salud de Santa Marta, Linda Cabarcas, explicó que la atención incluirá cirugía ambulatoria general; cirugía oftalmológica, dermatología, evaluación y tratamiento médico.

Asimismo, medicina preventiva, exámenes y tratamiento dental, exámenes de optometría, distribución de lentes; pediatría, salud de la mujer y salud pública.

Sobre ello añadió, que «serán mil pacientes por día, para un total de 5.000 durante toda la jornada; y no solamente habrá oportunidad para la población migrante de Venezuela; sino para personas de todo el Departamento del Magdalena».

Logística preparada

También informaron, que en la zona urbana de Santa Marta se habilitarán dos sitios de atención; cada uno con una capacidad para atender a 500 pacientes por día.

«La población migrante tendrá transporte idea y vuelta desde Barranquilla hasta Santa Marta, por parte de nuestra organización; para que sean atendidos por especialistas médicos», señaló Juan Viloria, médico venezolano, miembro de Venezolanos en Barranquilla.

En este contexto indicó, que en esta jornada de atención masiva y prioritaria, participarán diferentes entidades de la sociedad civil; «todas con el objetivo de asistir la demanda en salud tan necesaria para los ciudadanos venezolanos”, detalló.

En este buque hospital, existen 272 metros de eslora y fue construido en 1976. Originalmente, iba a ser utilizado como buque de transporte, pero la Armada de los Estados Unidos lo compró en 1987.

Segundo viaje a Colombia

Este, es el segundo viaje que hace el buque hospital hacia Colombia en un año. En noviembre de 2018, había estado en Turbo y Riohacha.

Es de recordar, que en 2015 estuvo desplegado en el puerto de Buenaventura, en el suroeste de la nación neogranadina.

Durante la estadía del barco, el Ejército de Colombia será el encargado de la seguridad en tierra de la misión médica; y para ello ha preparado a más de 200 funcionarios que estarán en los puntos de atención.

ACN/El Nacional/Caracol Radio/Publimetro/Foto: Cortesía

No dejes de leer: Trump confirma su interés de comprar la isla de Groenlandia(Opens in a new browser tab)

Internacional

Pestes sobre la Tierra con atmosferas de emergencia

Publicado

on

Compartir

Un listado de Pandemias laboró la Organización mundial de la salud, los virus que tienen en vilo al mundo. En Siria y Venezuela resurgieron enfermedades que se creían ya anuladas.

La OMS elaboró un listado de entre 8 y 10 «enfermedades prioritarias» que podrían enfrentar con escenarios de emergencia.

Pandemias o peste amenazantes sobre el globo

Terminaba la Primera Guerra y el mundo, sin saberlo, se acercaba a otro capítulo letal de su historia, uno que dejaría millones de muertos más que la gran contienda.

La influenza irrumpió en marzo de 1918 en un campo de entrenamiento de soldados en Kansas; muchos de esos efectivos después fueron desplegados en Europa.

En los siguientes 18 meses, el virus había matado a 50 millones de personas, entre 1% y 2% de la población global. La intensidad de la enfermedad y su irrefrenable y rápida expansión descolocaron a científicos, gobernantes, pacientes; el mundo, ya paralizado por la guerra, quedó perplejo.

Fue la mayor pandemia del siglo XX y a esta centuria podría esperarle algo similar o peor. Un panel de expertos reunidos por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaban de advertir una enfermedad desconocida que puede hoy sorprender al mundo, desparramarse por todos sus rincones y matar a millones de personas.

El potencial impacto de esa enfermedad sin nombre es apocalíptico: 80 millones de muertos y un costo de 3 billones de dólares, 5% de la economía global. «El mundo no está preparado para esto», dijo el panel internacional, en un desesperado llamado de atención.

El descubrimiento que protege a millones contra el virus de papiloma humano

Pasaron 101 años y el salto cognitivo, tecnológico, sanitario y científico que dio la humanidad era inimaginable en 1918. Sin embargo, como en ese penoso momento de la historia, hoy el mundo enfrenta la misma amenaza, con otro nombre pero con la misma letalidad.

Ese fantasma no comprende solo un tema de salud. En su creación intervienen las guerras, las crisis, las migraciones masivas, la desconfianza en las instituciones, el cambio climático, las culturas sociales y las teorías conspirativas. Varias de esas condiciones existían en 1918; muchas otras son propias de este capítulo del siglo XXI.

Y los virus, como esas condiciones, también mutan, se reproducen y muchas veces le llevan la delantera a los investigadores.

Los virus evolucionan y cambian

El elemento de sorpresa es el mayor miedo de los organismos internacionales ante un masivo brote de un patógeno nuevo. Los virus evolucionan y cambian y, en varios casos, no hay suficiente investigación para identificarlo ni drogas para combatirlo ni planes sanitarios para contenerlo.

La OMS elaboró recientemente un listado de entre 8 y 10 “enfermedades prioritarias” que podrían enfrentar a ese organismo y al mundo entero con escenarios de emergencia, descontrol y muerte precisamente por la escasez de investigación, medicinas o planes de contingencia.

Algunos son conocidos y ya desafiaron a la humanidad. Todos se destacan por haber sido imprevisto cada uno en su momento; el elemento sorpresa es su rasgo más amenazante.

Entre ellos, el ébola acorraló África Occidental entre 2014 y 2016 y dejó miles de muertes, caos y economías devastadas; Sierra Leona, por ejemplo, perdió 20% de su PBI en 2015 por la enfermedad.

Por su parte, el zika tuvo en vilo a América del Sur en 2015. Transmitido por el mosquito Aedes Aegypti, surgió en Brasil y pudo extenderse a otros países, como Argentina y Colombia y dejó un rastro de microcefalia en la región.

Pestes amenazan al planeta con atmosferas de emergencia

El elemento sorpresa estuvo presente en 2003 y 2009 cuando irrumpieron las primeras pandemias de este siglo, la del SARS, en 2003, y la de la gripe A, en 2009, ninguna tan letal como la influenza. Pero la ciencia ya logró descifrar esas enfermedades, algo que no logró con todas y con una en especial, una que no conoce.

La “enfermedad X” está entre esas 8 o 10 prioritarias de la OMS. No es un patógeno específico, es un concepto, un nombre en código para describir lo desconocido y para alertar que ese virus altamente infeccioso puede aparecer de repente y volver locos a científicos, gobernantes, organismos internacionales, laboratorios y pacientes.

Esa es la enfermedad que, según el panel internacional, tiene el potencial de causar 80 millones de muertes. Y puede provenir de una serie de variables “naturales” o incluso ser el producto del bioterrorismo.

Las condiciones que expanden virus: guerras y crisis

Como en 1918, los escenarios en que se potencian y expanden los virus son las guerras o las crisis que imitan la devastación propia de una contienda bélica; son catástrofes humanitarias fértiles para los brotes infecciosos.

Aunque no al punto de ser fuente de pandemias, en Siria y Venezuela resurgieron enfermedades que se creían ya anuladas. Los organismos internacionales detectaron tuberculosis, sarampión y leishmaniasis entre los sirios que huyeron de su país. En tanto, en Venezuela reaparecieron también el sarampión, la difteria y la malaria.

En Congo, la pobreza y la falta de estructura sanitaria potenció el brote de ébola que cruzó la frontera hasta varios países africanos y dejó miles de muertes.

Sin embargo, hay algunas condiciones más propias del siglo XX. El transporte contemporáneo, sobre todo el aéreo, permite cruzar el planeta en poco más de un día, un fenómeno que acelera la reproducción de un virus. Esa facilidad de contagio se magnifica en las megas ciudades actuales, urbes superpobladas, en las que los amontonamientos son diarios.

Como en cada aspecto de la vida diaria global, el cambio climático también mete su mano en la amenaza de una pandemia única en la historia.

El calentamiento del planeta implica que los mosquitos –transmisores de enfermedades como el dengue o el zika– estén hoy en lugares donde hace décadas eran infrecuentes. Con las inundaciones o el aumento del nivel de los mares, llegan además las enfermedades relacionadas con el agua.

Los organismos internacionales y las ONG se alarman ante otro fenómeno que conspira contra la salud global. La creciente desconfianza ante las instituciones, sea en el país que fuera, hace que los alertas y recomendaciones sanitarias sean ignorados, lo que amplifica el peligro de contagio de un virus. Ese riesgoso rasgo cultural se expresa en otra cara, la del movimiento anticiencia. Como sucede en las guerras actuales, varios virus que comienzan a resurgir y expandirse a través de los grupos antivacunas.

ACN/EFE

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído