La Campora: fase superior del terrorismo argentino - ACN
Connect with us

Opinión

La Campora: fase superior del terrorismo argentino

Publicado

on

Compartir

La Cámpora: fase superior del terrorismo argentino: Por Luis Velázquez Alvaray.- La Cámpora es un dardo envenenado del Sao Paulismo. Es una organización personalizada de los Kirchner, algo así como el Castro Chavismo de Argentina.

La dirige un filibustero con mascarilla, Máximo Kirchner, hijo del matrimonio que destruyó el país y que ahora aparece pretendiendo ser el sucesor.

Buen alumno de las artimañas del desastre y el robo sin matices del erario público.

El grupo es invitado especial del intimidante Foro y obviamente es línea directa de la tiranía venezolana.

Allí también funcionan las asesorías en negro de los cubanos, que exigieron y lograron presionar al presidente Alberto Fernández, quien le entregó a los incondicionales de los Kirchner las estructuras más importantes del Estado, como la administración nacional de seguridad social (ANSES), que controla la caja más importante del país.

Es el botín que sirve para financiar la violencia mundial junto a Venezuela.

El PAMI, que es la institución de los jubilados, conforman organizaciones desvirtuadas como las señoras de la plaza de mayo, que desviaron una gran obra social hacia los cauces oscuros del totalitarismo internacional. ANSES lo dirige María Fernanda Reverta y el PAMI Volnovich, escuderos del colectivo Máximo, que coordina los diputados y todo este entramado que suma la comunidad Bonaerense con Kicillof y el “cuervo” Laroque, sicarios K.

También controlan las Aerolíneas y por exigencias directas de Raúl Castro, los organismos de Inteligencia, que siguen las instrucciones y ensayan en Cuba la persecución y el desmantelamiento de las Instituciones y protegen la estructura de los cuadernos, donde aparece el nombre Cristina en todas sus líneas. También le han puesto la mano a los yacimientos petrolíferos y fiscales.

REHEN K

El presidente Alberto Fernández es rehén de este azote y aunque trata de diferenciarse, la señora le amenaza constantemente con sus desplantes.

El presidente Guaidó agradeció al presidente Fernández, su posición favorable a la Venezuela democrática con su voto sobre el informe de la ONU.

La Cámpora ya ha jurado venganza y esperaran el momento preciso para actuar.

Es prácticamente imposible “oponerse a las verdades de un régimen actuante violador de derechos humanos”, dijo el mandatario legítimo Juan Guaidó.

Máximo es socio de los chavistas. De allá vienen las máquinas del atraco del CNE: robo de comisiones y robo de votos.

P.D.

– ÁLVARO URIBE VELEZ, guerrero de la democracia en su lucha por salvarla, ha sufrido todo tipo de persecución por parte del comunismo de Sao Paulo, que ha penetrado las Instituciones colombianas, destruyéndolas con guerrilleros y nihilistas durmientes.

– TIRANÍA DESMANTELA CVG ALCASA, desmontan las líneas III y IV, con capacidad de 170.000 toneladas de aluminio primario anual. Funden las partes y las venden como chatarra. El remate de un país. Denuncia el dirigente sindical Henry Arias.

– LA FALSA LEY ANTIBLOQUEO es una cartilla para concluir el desvalijamiento del país.

ACN/lva

No deje de leer: Niños venezolanos frente al coronavirus

Auto Europe Car Rental

Opinión

Antonio Garbi, doble secuestro

Publicado

on

Compartir

Antonio Garbi, doble secuestro: Por José Luis Centeno S.-

La pena de prisión sin condena que cumple Antonio José Garbi González viene a ser; en la dialéctica revolucionaria, sombría expresión del chantaje judicial; hecho a la sociedad venezolana que, inoculado en la administración de justicia; dio al traste en nuestro país con el sistema adversarial acusatorio; “que murió hace tiempo y nadie ni siquiera le prendió una vela”, según el jurista Leonardo Pereira Meléndez.

Primero fue el padre de este joven preso político; lo secuestran y desaparece entre exigencias de sus captores, un doloroso episodio; acentuado por efectivos militares que no dieron con su paradero después de recibir ingentes sumas de dinero; requeridas para garantizar el éxito de un rescate trastocado en timo; al igual que la causa penal iniciada contra Garbi González en Carabobo; radicada en Aragua -la “guillotina judicial”- y en veremos en la Sala de Casación Penal del TSJ.

El infortunio vuelve a perturbar la tranquilidad del hogar de Antonio José; cuando más de veinte efectivos policiales protagonizan otro secuestro, el suyo; un hecho irrefutable desde que dormía pegado al techo en un calabozo del CICPC; superando la sarna con medicina para perros y extorsiones continuadas en la cárcel de Tocuyito; sumadas a riesgos de muerte y enfermedades tan preocupantes; como las anomalías procesales que lo han mantenido tras las rejas por más de cinco años.

Secuestros con precedentes

De ambos secuestros existen precedentes, cada día más; no obstante, las causas y efectos se desvanecen en la cotidianidad de calamidades; surgidas de la situación país, que en el área penal son mayores con las Salas del TSJ publicando decisiones; incluso enfrentándose entre sí, violando su propia resolución No. 001-2020;  tocante a la suspensión de los procesos judiciales, mientras expedientes como el de Garbi espera en Sala Penal decisión del avocamiento solicitado por el Ministerio Público.

Si en cinco años el Poder Judicial en Fase del Juicio Oral; la de “mayor relevancia del proceso penal”, ha sido incapaz de materializar;  “plenariamente la prueba” que dice tener en contra de este muchacho; y de concretar principios como los de la “contradicción y de igualdad procesal”; notoriamente estamos ante un secuestro, cuyos responsables, a diferencia del sufrido por su padre; están identificados e insisten en prologar el cautiverio con violaciones de derechos humanos.

Decir secuestro, suena alarmante, aunque no causa el impacto emocional de otros tiempos; menos cuando las trasgresiones a las garantías procesales parecieran ser norma consuetudinaria; con la tendencia a ser admitidas como tales por la sociedad venezolana, implicando el peligro; de olvidar a quienes se les afecta el bien jurídico de la libertad; en un entramado judicial con más aristas políticas que jurídicas.

En este contexto, el secuestro de Antonio José Garbi González, como el de tantos presos políticos; es un atropello judicial, parte de aberraciones procesales adversadas con la solidaridad y tesón; en exigir libertad para los encarcelados por motivaciones políticas, algo que sin duda surte efectos positivos pese al desgaste propiciado por la putrefacción del Poder Judicial.

ACN/@jolcesal

No deje de leer: Con el fuego iluminado de Prometeo

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído