Caraqueño, arzobispo, cronista de Mérida y Cardenal | ACN
Connect with us

Opinión

Caraqueño, arzobispo, cronista de Mérida y Cardenal

Publicado

on

Compartir
  • 6
    Shares

Caraqueño, arzobispo, cronista de Mérida y Cardenal: Por Jesús Alfonzo Sánchez.- Baltazar Porra Cardozo, nació en Caracas el 10 de octubre de 1944,  estudio la primaria y secundaria en la capital de Venezuela, obtiene la licenciatura en teología en la universidad Pontificia de Salamanca, España en 1966, un año después el sacerdocio, luego obtiene el doctorado en Teología pastoral en 1977 en la Universidad de Salamanca, su carrera académica y pastoral es brillante y ejemplar ante el clero y la comunidad universitaria de ULA, Mérida y de Latinoamérica (…) entre su extenso resumen curricular.  Monseñor Porra siempre se ha distinguido de ser un ciudadano y hombre de fe cristiana con estilo pausado de pensamiento abierto y sabiduría de escuchar a la gente de cualquier condición humana. Además de buena pluma, cronista de la ciudad de los caballeros, articulista de periódicos y escritor de libros de contenido didáctico con visión crítica de la realidad social y expositor didáctico frente a feligreses, seminaristas y estudiantes universitarios, y en conversatorios en comunidades de paramos y aldeas rurales como también en curias ecuménicas.

Con mucha humildad recibió y expreso el nombramiento del Papa Francisco como  Cardenal de Venezuela, según la cual se confirma el cariño y amor que tiene Francisco por todos los venezolanos. El nuevo purpurado venezolano dijo: “Esto es una bendición no para mi persona sino para el país y que denota el cariño y al amor que el Papa Francisco tiene por nosotros, por la situación que atraviesa el país. Esto es un llamado a la esperanza y un llamado a la superación de la crisis en la cual está sumido nuestro país”, y prosiguió  “Más que un honor es una responsabilidad para que la luz de Jesucristo y el Evangelio sea la que ilumine la necesaria fraternidad y el entendimiento entre todos los venezolanos”

El Arzobispo caraqueño y cronista de la ciudad de Mérida envió un mensaje de paz y armonía a la nación venezolana: “Esto no es un premio personal sino es el llamado a que todos veamos con responsabilidad la necesidad de trabajar por el entendimiento de todos los venezolanos, por la superación de todo tipo de violencia que es lo que nos permitirá avisorar un futuro en paz, de armonía y entendimiento entre todos los venezolanos, más allá de cualquier diferencia que no puede ser para eliminarnos sino para complementarnos y enriquecernos mutuamente. En ello va nuestra fe en Jesús, en su Evangelio y en María Santísima para que nos acompañe siempre”

La trayectoria pastoral de Baltazar Porra Cardozo es encomiable: El papa Juan Pablo II nombró a Monseñor Porras obispo auxiliar de Mérida el 17 de septiembre de 1983 y lo consagró como Arzobispo de Mérida el 30 de octubre de 1991.  Entre 1999 – 2006 ejerció la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y de 2007 – 2011 asumió la vicepresidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Y otras responsabilidades docentes.

Como defensor por la Paz de Venezuela se recuerda que monseñor Baltazar Porras dialogó y acompañó al entonces presidente de la República Hugo Chávez en su temporal salida del poder el 11 y 12 de abril de 2002.

La designación de Baltazar Porras, arzobispo y cronista de Mérida como nuevo Cardenal es como una invitación a fortalecer el diálogo fraterno entre venezolanos, que está dividido por la polarización política y el odio social que nutre la corrupción administrativa, el fanatismo ideológico, la persecución política por pensar distinto con cárcel y exilio creando la crisis humanitaria sostenida sin clemencia por el régimen despótico de Nicolás y sus militares.

Monseñor Porra pasó de ser “el diablo bajo la sotana” en la época del galáctico -mandamás, Hugo Chávez a ser una de las personas que acompañó al fallecido mandatario, conversando con él como un corderito sin lana, cuando fue depuesto temporalmente por el indefinible golpe (militar -empresarial – sindical) de Estado en abril del 2002. La historia contada de Baltasar Porra en su libro 12 de Febrero 2002 refleja la cobardía y traición a la Patria del mandamás Chávez como el destructor de Venezuela en sociedad con los hermanos Castro de Cuba comunista. Hoy palpamos la cruda realidad, los venezolanos estamos sufriendo la crisis humanitaria con inseguridad jurídica y personal que nunca existió en Venezuela, acompañada de una hiperinflación y enfermedades, escasez de medicinas, alimentos e insumos como si viviéramos en una guerra convencional.

En resumen, hablar de las bondades y cualidades de Baltasar Porra Cardozo es difícil por su abundante recorrido de vida no solo en el campo religioso sino académico, social y de lucha política sin partidos políticos por el restablecimiento de la Democracia y la convivencia entre los venezolanos.

Monseñor Porra dio la cara como sacerdote demócrata y defensor de los humildes desde que llegaron los golpistas del 4F/1992 al poder por el voto electoral en 1998, y también dio la cara en los sucesos de la renuncia forzada del año 2002; cuando el mandamás, Hugo Chávez quedo desnudo de Poder militar-político y mostro su verdadera cobardía de todo militar sin coraza (vestimenta militar), quien lloraba agarrado en la sotana de Monseñor Porra en la Orchila clamando a grito ser deportado a CUBA, Isla de la felicidad de los hermanos Castro, y así garantizar su vida, su fortuna y de sus familiares como si nunca había renunciado ante el alto Mando militar que anuncio el general de tres soles, Lucas Rincón que goza hoy el privilegio de ser Embajador en la República de Portugal que ha sido más oscuro que túnel sin luz.

El día de la Juventud (12 de febrero) es símbolo de lucha y rebeldía,  Venezuela es gloriosa y heroica por sus estudiantes, trabajadores desde el grito de independencia hasta nuestros días.

El bravo pueblo de Venezuela demostrara de nuevo sin miedo y sin cobardía que Venezuela necesita instalar urgente un gobierno de Transición, de consenso nacional, de convivencia nacional, cubierto de Paz con Libertad plena y de Democracia alternativa.

¡Todos a la calle o todos en sus casas! Hasta que Nicolás Maduro y sus aliados corruptos renuncien o huyan a media noche como hizo el cobarde dictador militar Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958.

¡Gracias a la providencia! Venezuela cuenta con el Cardenal Porra para rato con proyección pontificia.  Así de las cosas.

@JASANCHEZ1945

No deje de leer: Caciques de Venezuela iniciará en febrero la Serie Mundial de Boxeo

Opinión

Virus de la incertidumbre ataca mercados financieros

Publicado

on

Compartir

El virus de la incertidumbre: Por José Manuel Muñoz Puigcerver .- La crisis de Wuhan muestra la velocidad con la que el miedo se extiende por la economía real y permea las empresas. Ningún virus se propaga tan rápido como la incertidumbre

La pandemia del coronavirus que se ha cobrado hasta la fecha casi 2.000 vidas y ha afectado a, prácticamente, otras 73.000 personas en todo el mundo es una muestra evidente de la infalibilidad de una de las máximas más certeras de la ciencia económica y de la que bien pueden dar cuenta los profesionales del sector financiero: la incertidumbre es la peor de las consejeras en lo que a negocios se refiere.

En el año 2002, el psicólogo estadounidense Daniel Kahneman fue galardonado con el premio Nobel de Economía (en un más que meritorio intento de integrar ambas disciplinas científicas para adoptar un enfoque holístico del procedimiento por el cual los individuos eligen entre diversas alternativas), precisamente, por demostrar que en presencia de incertidumbre los agentes económicos tienden a exacerbar su aversión al riesgo y a tomar decisiones distintas de las que, asumiendo el principio básico de racionalidad, llegarían a predecir los diferentes modelos econométricos.

La pandemia ataca mercados financieros

Tal y como señalamos, los mercados financieros son campo abonado para este tipo de teorías: en numerosas ocasiones, un falso rumor, una reacción exagerada a noticias negativas o, sencillamente, el temor a actuar al margen de las maniobras ejercidas por los principales actores pueden desencadenar el desplome del valor de los activos involucrados. No por casualidad, Charles P. Kindleberger, al escribir el que muy posiblemente sea el mejor libro de finanzas de todos los tiempos, juzgó oportuno brindarle el elocuente título de Manías, pánicos y cracs.

Sin embargo, en ocasiones como la que nos atañe, la incertidumbre se extiende por la economía real y el contagio llega a permear la práctica totalidad del tejido empresarial. En ese caso, si la crisis se expande globalmente, la economía mundial puede llegar a absorber dicho impacto a corto plazo gracias a las inercias que su propio dinamismo genera. Aun así, su prolongación en el tiempo puede comportar problemas mucho más serios no tanto por la amenaza real de infección alrededor del mundo, sino por la inseguridad generada acerca de su evolución. En una primera fase, cuando a finales del pasado mes de enero la Organización Mundial de la Salud decretó la emergencia sanitaria internacional, el fantasma de colapso económico planeaba sobre la ciudad china de Wuhan. No obstante, y a pesar de que la propia OMS ha insistido en que el brote presenta un índice de mortalidad inferior al que se originó en 2003 con el SARS y, a pesar también de su oposición reiterada a las restricciones tanto comerciales como turísticas a China, dicha amenaza ha dejado de ser una mera advertencia genérica para materializarse en una inquietud mucho más tangible.

Sin ir más lejos, España acaba de experimentar una afectación más que notoria: la cancelación del Mobile World Congress, tras la renuncia a participar de empresas de la relevancia de Intel, Facebook, McAffee, Orange, Nokia, LG, Ericsson, Amazon o Sony, ha dejado a Barcelona huérfana de un evento que cada año genera unos 500 millones de euros y crea alrededor de 14.000 puestos de trabajo temporales. Además, el Ibex35, arrastrado por las dudas imperantes en el resto de plazas (Apple ha anunciado que su volumen de ventas será inferior al previsto también como consecuencia del coronavirus) empieza ahora a recuperarse de la acometida sufrida a principios de año. Aun con todo, los organismos internacionales prevén que España saldrá prácticamente ilesa de estas dificultades.

Como es obvio, el país que más se está resintiendo es la propia China, y eso, cuando nos estamos refiriendo a una potencia que copa el 17% del PIB mundial, significa que la desaceleración global es casi inevitable. De hecho, JPMorgan ha corregido sus predicciones sobre el crecimiento chino en el primer trimestre de 2020 desde el 6,3% a tan solo el 1%. De cumplirse dicho pronóstico, la economía mundial podría ralentizarse a un ritmo mucho más acelerado que las cuatro décimas estimadas por Bloomberg Economics, en cuya opinión la tasa de crecimiento del PIB de China para los primeros cuatro meses de este año descendería tan solo del 6% al 4,5%.

El turismo sector más afectado

Por sectores, el turístico es, quizás, el que de manera más directa está padeciendo los efectos más negativos: ciudades enteras en cuarentena que totalizan varias decenas de millones de habitantes, vuelos cancelados, recomendaciones de países como Estados Unidos de no viajar a China (contraviniendo las recomendaciones de la OMS) o, incluso, la prohibición de entrada a ciudadanos chinos por parte de Rusia, son algunos de los ejemplos más destacados.

Mención aparte merece, también, el sector de materias primas por sus efectos sobre las cadenas de valor globales, ya que China es el principal consumidor de este tipo de productos. Países como Brasil, Sudáfrica o Australia han experimentado devaluaciones de sus monedas (con las consiguientes tensiones inflacionistas que ello comporta) debido al descenso de sus exportaciones con destino a China. El precio del cobre, principal termómetro de la economía mundial, ha descendido un 8%, perjudicando gravemente a Chile y a Perú, y ni siquiera Arabia Saudí sale indemne de la actual coyuntura, al tratarse del principal importador de petróleo del país asiático.

No cabe duda de que la gestión de esta crisis resultará crucial para apaciguar el temor que induce a los agentes económicos a paralizar inversiones y a posponer decisiones de consumo. Por supuesto, un elemento crucial para su óptimo desenlace será el descubrimiento de una vacuna efectiva que prevenga la enfermedad en el futuro. Y, aunque mientras tanto, el miedo al contagio seguirá rigiendo buena parte de la actividad económica internacional, podemos estar seguros de que la ciencia médica terminará por hallar un tratamiento efectivo. Por el contrario, no será tan sencillo refrenar la naturaleza humana: la vacuna contra el miedo irracional a la incertidumbre deberá esperar mucho más tiempo.

ACN/El Páis/jmmp

*José Manuel Muñoz Puigcerver  es Profesor de Economía Internacional en la Universidad Nebrija  

No deje de leer: Coronavirus pasa las 1.700 muertes y OMS llama al mundo a prepararse(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído