Carta abierta a Luisa Ortega Diaz después que manifestó
Connect with us

Opinión

Carta abierta a Luisa Ortega Díaz

Publicado

on

Vicios - acn
Compartir
  • 7
    Shares

Carta a Luisa Ortega Díaz: Por José Luis Centeno S. – Sra. Luisa Ortega Díaz, El pasado 2 de mayo, usted manifestó su propósito de “procesar a través de la justicia internacional a los jueces y fiscales que se están prestando para la persecución política en #Venezuela”. Este anuncio acrecienta las dudas sobre el ejercicio, desde un exilio dorado, de la acción penal, aplicada de modo quirúrgico a esbirros supuestamente inexistentes con anterioridad al mes de agosto de 2017, haciendo difícil digerir su “lucha por Venezuela”, por implicar el riesgo de aceptar, lo cual pareciera ser su única intención, que en Venezuela los abusos del Ministerio Público sólo serían imputables a la gestión de quien dirige la institución que usted abandonó al huir.

Como quiera que esos “jueces y fiscales” merezcan que recaiga sobre ellos todo el peso de la Ley, al señalarlos, usted revive extravíos igual de reprochables en su persona. A finales de junio de 2015, siendo Fiscal General, negó, ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, “los malos tratos sufridos por la juez Afiuni”, los hechos demostrativos de lo contrario, según su opinión, eran “verdades subjetivas, muchas de ellas falsedades o sustentadas en información no válida”, y usó documentos falsos para afianzar ese sentir. Le aclararon, ese “comportamiento no es consistente con el cargo de fiscal general ni con las normas de la ONU”, por ello acusó al Comité de “ser un tribunal” y mandó al “señor Ben Achour” a cerrar la boca.

El porque de la carta

Usted, Luisa, en esa oportunidad, como en tantas otras, abiertamente avaló al gobierno y a los autores materiales de las torturas y violación sexual que sufrió en prisión María Lourdes Afiuni. ¡Qué ironía! En Septiembre de 2017 divulgó su intención de acusar a fiscales del Ministerio Publico ante la justicia internacional “por enjuiciar a personas con pruebas y documentos falsos”. Para los incautos esto sería algo nuevo, por referirse a fiscales de la actual gestión de Tarek William Saab como Fiscal General. Nada que ver con Narda Sanabria, Franklin Nieves, Susana Barreiros, Jesús José Capote, Jimmy Goite, Samuel Lara Acuña, ni con usted misma, como Fiscal asignada al caso del Comisario Simonovis y los Policías Metropolitanos.

El 2 de mayo, con importantes tareas inconclusas, le añadió mayor sensacionalismo a la tentativa antes referida, proyectando “procesar a través de la justicia internacional a los jueces y fiscales que se están prestando para la persecución política en #Venezuela”, recalcando, “Deberán asumir su responsabilidad por autorizar procedimientos arbitrarios violatorios de los DDHH”. Desde esta perspectiva, esto debemos entenderlo sin visualizar la dimensión alto conocida de aberraciones propias de su gestión al frente de la vindicta pública, así lo sugieren sus actuaciones, dirigidas exclusivamente a jueces y fiscales del ciclo generado por usted al huir del país. En consecuencia, se avizora un “antes” y un “después”, fieles a la consigna de sumar y no restar, ese “antes” no contaría, sólo el “después” importa, a los fines de justificar su faceta justiciera.

Decidió borrar el «antes»

Definitivamente, usted está decidida a borrar el “antes”, pero incurre en contradicciones pueriles. El 2 de febrero de este año aseguró, “El gobierno tiene años tratando de reformar leyes penales para avalar arbitrariedades como la cometida esta madrugada contra @EAristeguieta. Desde mi posición siempre frené esas pretensiones inconstitucionales que hoy retoman al tener secuestrado al Ministerio Público”, enfatizando, “Esa es la nueva línea de los que asaltaron la institución, silenciar y ocultar la violación de DDHH”. Vale recordar su comportamiento ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2015, quedando en evidencia la magnitud de su cinismo, proporcional a la red de corrupción judicial que fraguó con su marido, Germán Ferrer.

Tomando en consideración estos escenarios, sería descabellado darle un voto de confianza, como me han pedido grandes amigos, algunos de ellos colaboradores suyos, por cuanto sus actuaciones trasmiten un peligroso mensaje, mostrando que tanto la ley como el sistema judicial le están fallando cruelmente a la víctimas de violación de derechos humanos, excluyendo a quienes, por órdenes suyas, fueron vilmente expuestos al escarnio público al tiempo que los privaban de libertad y sometían a procesos penales sin garantías ni derechos constitucionales y legales, la mayoría de ellos sufriendo aún los rigores carcelarios, enfermos y sin posibilidades de recuperar su libertad con este régimen.

Reconocimiento del fallo

“Fallé en no decir muchas cosas a tiempo”, es una de las mejores frases que le he escuchado señora Luisa, pero tengo la impresión de que ese enunciado sigue siendo el reflejo de sus contradicciones, porque el contenido es válido, “pero la autora es una renegada del ejército nazi promoviendo el juicio de Núremberg”; no obstante, espero que tenga éxitos y que los venezolanos encontremos una salida para restablecer la democracia con el enjuiciamiento de Maduro, un proceso de carácter penal que debe ser atendido por usted sin distracciones que rayan en lo absurdo por la carga de contradicciones que acentúan un hecho grave: estamos sin estado de derecho y estando usted en su Despacho de Parque Carabobo era igual.

A  @lortegadiaz  de parte de (@jolcesal)

Saludos Cordiales – [email protected] o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

No deje de leer: Unión Interparlamentaria visitará al país para corroborar denuncias

Opinión

El diputado Edgard Zambrano

Publicado

on

Derrumbar la tiranía - acn
Compartir

El diputado Edgard Zambrano: Por Luis Velázquez Alvaray.- La tiranía anda dislocada y no tiene compasión alguna. Son reincidentes en vulnerar los derechos humanos y nada les importa, que no sea preservar el poder para traficar ilícitos. Son una potencia criminal mundial.

Los presos de la tiranía son las principales víctimas, en un intento de callar a quienes se atreven a plantear simplemente el regreso a la democracia.

Un paladín de esas luchas es el Diputado Edgard Zambrano, a quien se puede definir como un hombre de paz. Sus esfuerzos en esa búsqueda de salvar el país, le ha llevado a asumir posiciones difíciles, para las cuáles se requiere mucho coraje y mucha convicción libertaria.

Es un demócrata militante, de búsqueda afanosa para lograr un camino, que extinga el sufrimiento de las mayorías. Sin gestos altisonantes, se dedica a evitar tanto sufrimiento, tanta violencia, esta imparable ola de salvajismo que encarna el chavismo, junto a los terroristas de todo el mundo, que  tienen en Venezuela, su cabeza de playa, protegidos por un Estado criminal y sanguinario.

Igual sucede con el Diputado Requesens, cruelmente torturado. El mismo esquema de sufrimiento le aplica a Zambrano y al millar de presos políticos civiles y militares, confirmando que a estos esbirros comunistas no les queda otro futuro, que la aplicación de la justicia por crímenes de lesa humanidad.

El caso de estos luchadores salvajemente torturados, es una demostración más que en Venezuela no hay Barbado posible. La única salvación para el país es la intervención militar Latinoamericana, que desaloje estas fuerzas del entorno criminal mundial.

El tirano y sus adláteres en un calabozo de la Haya, es la única vía posible para este pueblo asediado. Edgard Zambrano es el último trofeo que muestra el régimen en la cadena infinita de la ignominia, la perversión y el dislocamiento de los valores humanos.

Ante la ecuanimidad perdida, no queda otro camino que el antes señalado: la unificación militar latinoamericana, para salir de estos forajidos que acechan al mundo.

Frente a este nuevo atentado Chavista se impondrá la longanimidad de Zambrano y de todo un pueblo que espera justicia.

ACN/(@edgarzambranoad)

No deje de leer:Cavidea presentó siete líneas para reactivar el aparato productivo

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído