CIA tomó control de diplomacia norteamericana | ACN
Connect with us

Opinión

CIA tomó control de diplomacia norteamericana

Publicado

on

CIA
Compartir
  • 9
    Shares

CIA tomó control de diplomacia norteamericana: Por Sergio Márquez Paralta – El Monje de Camoruco.- La designación de Mike Pompeo como nuevo Secretario de Estado y el ascenso de Gina Haspel a la dirección de la CIA, tendrán serias consecuencias para América Latina; y en caso muy especial, para Venezuela. Según analistas internacionales, Donald Trump abrió la mayor crisis de su mandato.

A los pocos días de aceptar reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-Un,  el presidente de EEUU anunció la destitución fulminante de su secretario de Estado, Rex Tillerson, y en su lugar designó al hasta ahora director de la CIA Mike Pompeo (llamado “el halcón”); mientras que la jefatura de la CIA, será ocupada por  la Sra. Gina Haspel, quien fue objeto de investigaciones relacionadas a su presunta supervisión de torturas practicadas en cárceles secretas en el oriente asiático.

Con la salida de Tillerson, cuyo mandato ha sido inusualmente breve para un secretario de Estado, cae otro de los pesos pesados del sector moderado (la semana pasada fue el consejero económico, Gary Cohn) y se confirma una vez más la vertiginosa capacidad de Trump para quemar equipos. La caída de Tillerson tiene un significado estratégico, ya que pasado el primer año de mandato, el presidente afronta en noviembre unas elecciones claves a un tercio del Senado, la totalidad de la Cámara de Representantes y 39 gubernaturas.

Ante los previsibles vaivenes, Trump quiere reforzar el ala dura republicana y quitarse de encima a todo aquel que, como Cohn o Tillerson, frena su narrativa ultranacionalista. En el caso específico de América Latina, esta región puede estar a punto de descubrir la versión más fiel de la política del presidente de Estados Unidos. El reemplazo anunciado este martes del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, por el actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, augura una nueva etapa en la relación de Trump con sus vecinos del sur, según algunos expertos. Pompeo es un exponente de la línea dura republicana, que como director de la CIA habló de «riesgos políticos» en América Latina, expresó esperanza por un cambio de gobierno en Venezuela y dijo mirar de cerca la situación de México y otros países. Más aun, Pompeo es considerado alguien con una mirada de la región —y del mundo— que sintoniza mejor con Trump que la de Tillerson, quien a menudo tenía diferencias con el presidente y funcionaba como contrapeso de sus impulsos.

El propio Trump dijo que ha tenido «una muy buena química desde el comienzo» con Pompeo, cuyo nombramiento debe ser confirmado por el Senado. «Tillerson nunca estableció ese nivel de confianza con el presidente y no pudo entender, interpretar o implementar sus prioridades», sostiene Roger Noriega, jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica en el gobierno de George W. Bush que participó de una reciente charla con Pompeo en el American Enterprise Institute (AEI) de Washington. «Pompeo aprecia los problemas en las Américas como muy apremiantes», dice Noriega a BBC Mundo. Durante su visita al AEI en enero, Pompeo se refirió a América Latina. «Hay una serie de cosas que uno no debería categorizar como de segunda categoría aunque no estén en las noticias todos los días. Ciertamente, los riesgos políticos en Sudamérica son una de ellas», dijo. Pompeo aludió a la influencia que tuvo desde la CIA para que Trump se formara una opinión sobre el gobierno venezolano de Nicolás Maduro y dispusiera sanciones en base «a la propia inteligencia que habíamos entregado y él había solicitado».

«Venezuela podría convertirse en un riesgo para Estados Unidos», dijo Pompeo a la cadena televisiva Fox en agosto. «Los cubanos están ahí; los rusos están ahí, los iraníes, Hezbolá están ahí. Esto tiene el riesgo de llegar a un lugar muy malo, por lo que Estados Unidos debe tomarlo muy seriamente». Un mes antes, en julio, el director de la CIA había realizado unas declaraciones polémicas sobre Venezuela durante un foro de seguridad del Instituto Aspen, en Colorado.

«Tenemos muchas esperanzas de que pueda haber una transición en Venezuela y la CIA está haciendo lo mejor para entender la dinámica allí», dijo el exmilitar y excongresista de 54 años. «Estaba justo en Ciudad de México y Bogotá una semana antes de hablar por última vez sobre este mismo problema, tratando de ayudarlos a entender las cosas que podrían hacer para que puedan tener un mejor resultado para su parte del mundo y nuestra parte del mundo», agregó.

Este cambio en el Departamento de Estado ocurre en un momento especial de la relación entre Washington con América Latina, que según expertos alcanza niveles de recelo y apatía sin precedentes. Gobiernos de la región han criticado decisiones que Trump ha tomado en materia de inmigración o comercio, así como su idea de construir un muro en la frontera con México o su comentario del año pasado sobre una posible «opción militar» en Venezuela. Sin embargo, la Casa Blanca anunció el viernes que Trump realizará su primera visita como presidente a Latinoamérica en abril, cuando asista a la Cumbre de las Américas en Perú y luego realice una escala en Colombia.

Por lo pronto, el vicepresidente estadounidense Mike Pence, expondrá las prioridades hemisféricas de su administración durante un discurso que pronunciará el 21 de marzo ante los 34 países que integran la Organización de Estados Americanos (OEA), donde seguramente pedirá a los países del hemisferio incrementar la presión sobre Venezuela para que el mandatario Nicolás Maduro responda por la crisis humanitaria actual, libere a los presos políticos, celebre elecciones “justas” y restaure las instituciones democráticas. Mientras esto ocurre en otras latitudes, el encargado de negocios norteamericano, Todd Robinsón, se pasea libremente por el territorio nacional ante la mirada de “Tirios y Troyanos”. Fuentes: El Nacional, EFE, BBC y UP.

Crisis de falta de  efectivo paraliza al país

Sin ánimo de crear caos y con la intención de exhortar a la rápida solución de este grave problema, queremos referirnos nuevamente a la falta del efectivo a lo largo y ancho del territorio nacional. Quizás el sector transporte sea uno de los más afectados por la falta de billetes; decimos esto, porque los transportistas no disponen de puntos de ventas móviles que les facilite la prestación del servicio, lo que incide en que muchos propietarios de buses, busetas y taxis han decidido trabajar en otras áreas disminuyendo notablemente el parque automotor. Otros sectores que se ven seriamente afectados son: panaderías, farmacias, vendedores de periódicos, mesoneros, cuidadores de vehículos, personal de estacionamientos, expendedores al aire libre, entre otros. Ojalá las autoridades competentes diseñen una estrategia que permita afrontar este inconveniente que poco a poco está paralizando las actividades comerciales en Venezuela. Hasta nuestra próxima entrega apreciados lectores.

No deje de leer: Detenidos decenas de militares por conspirar contra Maduro

Opinión

Tregua para levantar sanciones

Publicado

on

La Hiperinflación
Compartir

Tregua para levantar sanciones: Por  Luis Vicente León.-

Sin recursos frescos, no inorgánicos;  cualquier aumento de gasto público para atender necesidades vitales de la población; incluyendo económicas y de salud;  presionará devaluación e inflación severa.  Por eso es indispensable resolver las limitaciones al financiamiento internacional.  La obtención de recursos internacionales, financieros y de ayuda;  está condicionada a lograr un acuerdo político entre gobierno en control territorial y oposición institucional.  Es la única forma de validar y legitimar las solicitudes de Venezuela como un todo. Una tregua para levantar sanciones que nos perjudican.

Medidas de supervivencia

Para una economía enferma, como la venezolana, son necesarias medidas iniciales de supervivencia;  flexibilización tributaria, reducción de encaje, combustible, liberación operativa; pero sólo la salva una cirugía, acuerdo político para validar financiamiento y liberar sanciones.

Las sanciones generales que se han impuesto desde el Gobierno de EEUU a la administración chavista son totalmente diferentes a las individuales y que cuando ya comienzan a afectar a la población, el sancionador debe revisar lo que está haciendo. Las sanciones generales, petroleras y económicas, son totalmente diferentes a las sanciones individuales, que son para personas que han cometido crímenes de lesa humanidad. Es obvio que una sanción no busca castigar a un pueblo sino a un gobierno. Cuando las sanciones dejan de tener impacto directo en el gobierno y comienzan a afectar a la población, su objetivo no está cumplido y el sancionador debe revisar lo que está haciendo.

Acuerdo político para liberar sanciones

Se necesita un acuerdo político para liberar las sanciones, al saber que en una economía enferma como la venezolana son necesarias medidas iniciales de supervivencia. La coyuntura que se vive en el país alrededor de la crisis, cambió la realidad, y que no es la misma cuando se planteó la primera sanción.

La población quiere resolver sus problemas y quiere tener la seguridad de que el coronavirus no va a matar a sus abuelos, padres o enfermos; quiere ir al supermercado y poder abastecerse; quiere que los hospitales tengan los kits. La población no cambia su deseo mayoritario de cambio. En las condiciones actuales, el país tiene una inmunodeficiencia obvia para poder enfrentar esta situación.

ACN/Luis Vicente León, Presidente de Datanálisis y Profesor en Universidad Católica Andrés Bello y del Instituto de Estudios Superiores de Administración

No deje de leer:  «Nos enfrentamos al Cartel de Maduro» afirma Guaidó

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído