De complot contra China a virus colombiano: narrativa venezolana
Connect with us

Nacional

Narrativa venezolana: De complot contra China a un virus colombiano

Publicado

on

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN
Sector de Petare, donde residen miles de colombianos. (Foto: EFE)
Compartir

De complot contra China a virus colombiano. En Venezuela, donde todo es susceptible de ser utilizado como herramienta política, el COVID-19 no ha sido una excepción.

En el Gobierno no dudaron en considerarlo un complot contra China para acabar volviendo a una narrativa xenófoba que lo califica de «virus colombiano»; espejo de la oposición donde, al soplido de Donald Trump, lo califican de «virus chino».

Es un país que parece un nuevo tablero de ajedrez de la vieja Guerra Fría; por eso las acusaciones se cruzan sin posibilidad de réplica.

Los nombres de Rusia, China y Estados Unidos, omnipresente cuando se trata de América Latina; se multiplican en Venezuela para referirse a un virus y una enfermedad que nada tiene que ver con política, que contagia y mata.

De complot contra China a virus colombiano

Estas son algunas claves de la narrativa que tratan de imponer las partes sobre el COVID-19.

Un «Arma de Guerra contra china»; remontarse al final de febrero es tanto como tratar de adentrarse en una era anterior de la humanidad cuando su recuerdo comienza a desdibujarse.

Sin embargo, acudir al comienzo de la pandemia, es necesario para ver las raíces de la narrativa del Gobierno venezolano sobre el coronavirus SARS-CoV-2.

Primero fueron los medios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); los que dieron pábulo a teorías de la conspiración.

De las columnas de opinión de esos medios, la paranoia tardó poco en saltar a las autoridades y en llegar al propio presidente, Nicolás Maduro; que en el final del segundo mes del año del oprobio aseveró: «Hay muchos análisis en el mundo ya que demuestran que el coronavirus puede ser una cepa creada para la guerra biológica contra China».

«Ya son muchos los elementos que se ven en el análisis mundial y hay que alzar al voz, llamar la atención y tocar la campana, alerta que no sea el coronavirus un arma de guerra que se esté utilizando contra la China y ahora contra los pueblos del mundo en general«;llegó a decir el mandatario con su peculiar entonación.

Si se cambia apenas una preposición, «contra» por «desde»; la teoría concuerda con la de otros conspiracionistas surgidos de los más recónditos rincones de la extrema derecha oculta en internet junto a terraplanistas, esquizoides del 5G y otros difusores de bulos y paparruchas en general.

Para ellos, el COVID-19 es un virus creado en laboratorios chinos para atacar al mundo.

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN

Entrada de un restaurante de comida colombiana en Petare, Caracas. (Foto: EFE)

El retorno a Venezuela

De complot contra China a virus colombiano.Cuando las teorías de la conspiración contra China campaban a sus anchas, el nuevo coronavirus apenas había superado sus fronteras; al hacerlo, el discurso cambió radicalmente.

En Venezuela, los ciudadanos miraban con miedo un virus que podía sembrar el terror en un país con un sistema de salud en cuidados intensivos; pero conscientes de que estaban (casi) completamente aislados del mundo.

La falta de viajeros internacionales y de contacto con el exterior en general atrasaron la llegada del virus; junto a las medidas radicales de cierre de aeropuertos y vías de ingreso al país. Ya sólo quedaba un acceso para el COVID-19: los migrantes retornados.

Así como se marcharon cerca de 5 millones en busca de un presente mejor, miles de venezolanos han retornado al país, la mayoría de ellos a pie; lo que ha dejado apenas una puerta abierta al virus: la frontera de 2.200 kilómetros con Colombia, una porosa línea limítrofe que no ha parado de dar dolores de cabeza a ambas naciones.

Como un péndulo, en los buenos años de Venezuela y los pésimos de Colombia, era Caracas quien sufría la situación en la frontera, pero al invertirse las tornas, es Bogotá quien padece.

Por esas sendas a veces irregulares han entrado al país, oficialmente, más de 70.000 migrantes venezolanos que antes de cruzar el limes habían recorrido miles de kilómetros a pie; habían dormido a la intemperie; se habían juntado con otros ciudadanos sin controles de bioseguridad y en definitiva, habían estado en contacto constante con el virus.

Maduro puso en ellos el punto de mira y en Colombia la responsabilidad de la llegada del nuevo coronavirus.

Antiguo enemigo interno: una nueva xenofobia

Venenezuela, panacea para los migrantes en el siglo XX; acogió a millones de italianos, portugueses, españoles, alemanes, colombianos, haitianos, peruanos o ecuatorianos.

Como en todos lados, el color de la piel y la clase social en la que eran recibidos fue fundamental en su acogida y, tanto por número como por tipo de trabajos ejercidos; los colombianos acabaron siendo el principal objeto de xenofobia de quienes debían acogerles.

Todavía hoy se escuchan viejos estigmas de la xenofobia contra los colombianos de una Venezuela que ya no existe.

A sus vecinos les acusan de importar nuevas formas de violencia y criminalidad u oficios humildes, como las ventas informales o el «mototaxismo».

Ahora que se han intercambiado las realidades, las acusaciones han cambiado de bando y cada vez más colombianos acusan a los venezolanos emigrados de lo mismo; de lo que fueron acusados cuando a ellos no les quedó otra alternativa que emigrar.

Cabalgando esa ola popular de rechazo al diferente, Maduro bautizó al SARS-CoV-2 como «el virus colombiano».

«Nosotros tenemos el ataque del virus colombiano que manda (el presidente de Colombia) Iván Duque con los trocheros»; dijo Maduro a mediados de julio apuntando a su otro enemigo favorito, el uribismo, su némesis, de cuyas filas salió el actual presidente colombiano.

Curiosamente, Maduro ha sufrido más que ningún otro esa xenofobia y, por sus orígenes maternos, algunos sectores de la oposición han tratado de considerarle colombiano, no solo porque la Constitución prohíba a quienes han nacido fuera llegar a la Presidencia, sino porque «colombiano» puede ser utilizado casi como insulto en Venezuela.

Sin ir más lejos, en las últimas sesiones virtuales de la oposición parlamentaria varios diputados se han referido a Maduro como «el colombiano» sin que nadie les censurara.

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN

Club Social Chino de Caracas. (Foto: EFE)

El virus chino de la oposición

El historiador y columnista Elías Pino Iturrieta le puso el cascabel al gato, o nombre al creciente extremismo de la oposición: «El trumpismo venezolano».

Y si Donald Trump llama al COVID-19 «virus chino», sus acólitos en Venezuela corren a imitarlo; sin hacerse muchas preguntas acerca de las similitudes entre esa denominación y la de «virus colombiano» que usa su teórico antagonista, tan cercano en la retórica.

El concepto se hizo tan popular que incluso dio título a columnas de opinión y se hizo viral en Twitter; donde muchos heraldos venezolanos del presidente estadounidense no utilizan otro nombre para referirse a un tema tan serio que se ha cobrado la vida de centenares de miles de personas en el mundo.

Resonó tanto el trumpismo venezolano, que la Embajada de China en Venezuela llegó a responder en las mismas redes sociales: «En este momento crucial del combate contra COVID-19, sugerimos que algunas personas también tomen en serio el ‘virus político’. Ya están muy enfermos de esto».

El virus como arma política, herramienta para enconar el enfrentamiento y acrecentar el abismo que separa a los venezolanos. Sin importar el dolor y la muerte que causa.

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: A 48 años de la promulgación de la ley del ejercicio del periodismo

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Nacional

ICIJ: Bancos ayudan a sacar dinero de supuesta corrupción venezolana

Publicado

on

Bancos ayudan a sacar dinero de corrupción - noticiasACN
Compartir

Bancos ayudan a sacar dinero de corrupción venezolana que llegaron a bolsillos de empresarios simpatizantes del Gobierno; según desveló este lunes el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Los datos proceden de los archivos FinCEN, obtenidos originalmente por BuzzFeed News, que muestran cómo los «boligarcas», nombre con el que se conoce a empresarios cercanos a la revolución bolivariana; movieron «vastas sumas de dólares de dinero público fuera de Venezuela».

Esas cantidades incluyen dinero que debía de ser destinado a programas públicos de vivienda para las clases más humildes del país y otros servicios básicos; según desvela ICIJ.

Los archivos FinCEN incluyen más de 2.100 actividades sospechosas que fueron reportadas por los bancos a una agencia del Departamento del Tesoro de los EEUU; conocida como «Financial Crimes Enforcement Network» (Red de Control de Delitos Financieros).

Bancos ayudan a sacar dinero de corrupción

Entre los casos desvelados está Alejandro Ceballos Jiménez; un magnate de la construcción con buenas conexiones con el Gobierno que secretamente sacó del país, al menos, 116 millones de dólares que debían ir destinados a programas públicos de construcción de vivienda.

Ese dinero, en cambio, fue desviado a distintos destinatarios, incluidos compañías «offshore» y cuentas bancarias de sus parientes; según desvela el ICIJ.

Los contratos estaban destinados a la construcción de un complejo de viviendas; que forma parte de un gran plan para la construcción de millones de hogares de bajo costo denominado Plan Vivienda.

Ceballos es uno de los siete «boligarcas»; cuyos acuerdos financieros con los Gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro quedan revelados gracias a los documentos.

Dichos documentos también permiten apreciar el rol fundamental de bancos de Europa y EEUU para facilitar la salida del dinero; pese a las notables alertas que pesaban sobre ellos.

Entidades de EEUU y Europa

Entre los bancos que ayudaron a sacar el dinero están los suizos CBH Compagnie Bancaire Helvétique y Julius Baer Group; Banco Espirito Santo de Portugal; pero también JPMorgan Chase, con sede en Nueva York, o Standard Chartered, cuya base central está en Londres.

Estos últimos procesaron «cuestionables transacciones» como «bancos corresponsales», un rol intermedio en el que los multinacionales conectan a los prestamistas más pequeños al sistema financiero global, siempre según el informe de la ICIJ.

En total, los bancos reportaron más de 4.800 millones de dólares entre 2009 y 2017 de transacciones sospechosas que tenían vínculos con Venezuela; según el análisis del consorcio.

Dineros de Min-economía o PDVSA

El 70 % de ellos involucraban dinero público que partía de una entidad venezolana como el Ministerio de Economía o la petrolera estatal PDVSA.

El dinero con un origen presuntamente ilícito no salpica solo a bancos suizos y centros financieros «offshore»; sino que buena parte involucra a dos capitales económicas mundiales como Nueva York y Londres. En particular, el ICIJ destaca que Wall Street «juega un rol vital».

Eso es debido a que la Reserva Federal garantiza a los bancos más grandes un poder especial; el de cambiar dinero de distintas monedas a dólares y mandarlo a otros bancos o empresas. Este servicio permite a bancos pequeños y regionales, a cambio de una pequeña tasa, mantener los engranajes de la economía mundial en marcha, según la corporación.

Además, el reporte del ICIJ concluye que se están sumando nuevos destinos elegidos por los «boligarcas» para mandar su dinero, entre los que se encuentran Hong Kong, Chipre y Turquía. 

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: ¡Luego de seis meses! Colombia reanuda los vuelos internacionales

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído