Cosas inutiles - ACN Cosas inutiles como ojales de solapa
Connect with us

Opinión

Cosas inutiles

Publicado

on

cosas inútiles - acn
Compartir
  • 3
    Compartidos

Cosas inútiles: Por Josué D. Fernández A.– Desmerecen del todo las chapuceras denuncias dentro del PSUV, después de compartir irresponsabilidades por 18 años de desmadres comunistas, bajo batuta cubana,  alineación de  boinas y cachuchas de uniformados, con la sumisión indispensable de cómplices civiles.

Son habituales como ojales de solapas, cosas inútiles, se saben inservibles de antemano, y ni si quiera se perforan para calzar botón alguno; una rutina posiblemente equivalente a las muestras de culpas entre enquistados en el régimen de Venezuela, intentando separaciones sospechosas de última hora, después de compartir irresponsabilidades por dieciocho años de desmadres comunistas bajo batuta cubana,  alineación de  boinas y cachuchas de uniformados, con la sumisión indispensable de cómplices civiles. En efecto, en estos días está creciendo el muestrario de botones fuera de lugar, tan inservibles como los ojales sin abrir, en las que se anotan extrañas declaraciones de Freddy Bernal, de Francisco Arias Cárdenas, y una rara disposición solidaria en el canal propagandístico de “Telesur”, todas de reconocimiento a carencias agravadas entre la población más pobre.

 

A la fecha, ya debidamente aclarado  que no se trata de arrepentimientos y mucho menos de rectificaciones en el camino equivocado que hunde al país en precipicio de mayor profundidad a medida que pasan los meses y los años, este arrebato separatista de Freddy Bernal, según palabras posteriores, es asunto de malsanas interpretaciones.  Para los que se perdieron el siguiente capítulo del culebrón,  la bola “ha picado, pica, y se ha extendido” porque “la derecha maltrecha, la que controla los grandes medios de información, quiere ahora ponerme a mí como un desleal a la revolución, quiere ponerme ahora a mí que yo quiero saltar la talanquera, que estoy siendo disidente del presidente, Nicolás Maduro, pues aprovecho para decirles que me importa un pito los aplausos de la derecha, yo no necesito tarima ni aplausos de la derecha maltrecha, ni nacional ni internacional”.

Por sus antecedentes, resulta  bastante difícil concederle a Freddy Bernal el beneficio de una lucidez temporal, cuando dijo “Me da hasta vergüenza, hemos perdido incluso hasta la gobernabilidad. Hay que decirlo. Y somos responsables de ello. No es responsable la cuarta república, no. No es responsable Carlos Andrés Pérez, no. Somos responsables nosotros porque tenemos 19 años en revolución, y ya somos responsables de lo bueno y de lo malo en este país”. Pero, Bernal no está solo, y otras voces también formarían el coro de los pocos que  despiertan ahora de una larga embriaguez, con estrofas de Julio Escalona, David Paravisini, Earle Herrera, Jesús Farías, Elias Jaua, Rodrigo Cabezas, Maripili Hernández, Miguel Ángel Pérez Pirela, y las ya anotadas al principio. Con música a la mano, quizás Albert Hamond, y su versión de “Échame a mí la culpa” revelaría el trasfondo de los últimos acontecimientos. Escuchemos esa historia.

El reconocimiento de la culpa podría ser un buen comienzo, un simple buen comienzo para enmendar errores, cuando viene acompañado de acciones concretas para rectificaciones, y luego, a fuerza de repetidas demostraciones del cambio percibido como irreversible, permiten restaurar la credibilidad y la confianza perdidas. En textos especializados se lee que el sentimiento de culpa se definiría como una percepción de que se ha hecho, dicho, pensado o sentido algo que resulta censurable, a la luz de un determinado sistema de valores. Sin embargo, la expresión de culpa es insuficiente  si no se acompaña de hechos concretos como garantía del cumplimiento  de la promesa por delante. Al final, ese reconocimiento de culpa no sirve básicamente para nada, cuando se queda en palabras.

Los casos de reincidencias en vicios y bajas pasiones guardan lugar en las vidas de innumerables personas, las cuales se han quedado secas como “momias del Faraón”,  a la espera de la mejor parte de una declaración de culpa que sería la demostración en el tiempo de la firme decisión de no repetir errores y de repararlos para siempre. Es precisamente lo opuesto a la respuesta de Freddy Bernal, con su cuento de la momia del faraón para esa despreciable derecha que le dedicaba aplausos a su aparente furor de sinceridad. Para la vergüenza que le pueda quedar a Freddy Bernal, tal vez haya un lamento por su desconocimiento de la frase del escritor español Jacinto Benavente, cuando sentenció  que “Como en las deudas, no cabe con las culpas otra honradez que pagarlas”.

Quedaría pendiente para la semana que viene, después del Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), cuántos dirigentes oficialistas definirán su desacuerdo con el caos imperante, o aclamarán como  grandes cosas las ampliamente publicadas iniciativas fundamentales de Freddy Bernal para la cría de conejos en hogares, o los establos domésticos de cabras alpinas, o el plan “Techos Verdes” en los urbanismos de la Gran Misión Vivienda”. No obstante, el exministro chavista y exmiembrode la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Héctor Navarro, ha declarado en redes que el IV Congreso del partido de Gobierno convocado para hoy  “es una mampara, una maniobra para buscar legitimidad porque el ejercicio del poder se les está complicando. Las bases del Psuv están desencantadas y frustradas porque la convocatoria no ha sido genuina. “Las propuestas vienen elaboradas desde arriba”, dijo.

Experiencias Mayores se despide, con el saludo de fin de semana, y un agregado  de  “Culpas”,  en las voces de Luis Fonsi, y Demi Lovato, quien actualmente se repone de hospitalización inesperada por sobredosis después de un traspié en su plan de regeneración…

El artículo forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube.  – [email protected] – https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/2018/07/cosas-inutiles.html

No deje de leer: Freddy Bernal aconsejó a los venezolanos criar cabras en sus casas (video)

Opinión

El “Tiembla Mora” y su patrón Pancho

Publicado

on

Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El “Tiembla Mora”.  Surge súbitamente el frágil “Tiembla”Mora, quien pretende exhibirse ante Carabobo como un compendio de eficiencia y capacidad. Tal vez los promotores de la amarga Mora, los que se agazapan detrás de su casi famélica figura, han llegado a creer que este pueblo olvidó no solo el nefasto paso de “Tiembla” Mora por el andino estado Táchira, sino que los que pudieron y nada hicieron llegan a creer que en la memoria del colectivo se desvaneció el mal

recuerdo del tránsito gubernamental de Pancho con su delictivo séquito por más de 4 años en esta entidad federal. “Tiembla” Mora ofende y ataca, contraviniendo las normas partidistas que imponen un cuerdo proceder. Pero este patológico comportamiento de “Tiembla” Mora no es de nueva data. Cómo no recordar sus andanzas en la intentona golpista del 2002, cuando como presidente del Aeropuerto Simón Bolívar, se ponía a la entera disposición de los conjurados, un acechante pánico hacía temblar sus esqueléticas piernas, dejando así tirado en los anchos pasillos del terminal aeroportuario aquel irrenunciable compromiso con el proceso revolucionario y el presidente Chávez. Pero las ambigüedades de la amarga Mora continuaron y en su condición de gobernador del Táchira, era nuevamente agobiado por sus personales espantos e irremediables temores que le hacían temblequear todo su chupado cuerpo ante los contantes movimientos de abierta conspiración contra el gobierno nacional y el presidente Nicolás Maduro durante el periodo 2013 y 2017. “Tiembla” Mora nuevamente claudicaba y exigía, con los nervios de punta, al mismísimo presidente Maduro, la inmediata liberación de los principales promotores de la revueltas y guarimbas, Leopoldo López e Iván Simonovis, culminando su cobarde faena confiriéndole la Orden al Merito del Estado Táchira al dirigente opositor Henrique Capriles. “Tiembla” Mora, el asustadizo centauro, señala con descaro y atrevimiento que es predilecto hijo de Bolívar y Chávez. Finalmente nos llega una categórica solicitud por parte de la población de Palo Gordo en el estado Táchira dirigida al encogido “Tiembla” Mora para la inmediata devolución de la réplica de la espada del Padre Bolívar, que les fue conferida por el presidente Nicolás Maduro. Ni siquiera la icónica espada se salvó de la codicia y enfermiza ambición de “Tiembla Mora”.

Pancho y su ilícito séquito. La convocatoria es diaria a la acogedora casona de Pancho en el municipio San Diego. “Tiembla” Mora con su orientador lazarillo para que pueda llegar a cualquier lugar o evento por su despejado desconocimiento del territorio carabobeño, a pesar de haber sido electo diputado a la AN. Pero “Tiembla” Mora llegaba a la cita a muy tempranas horas de la mañana. Allí lo esperaban los mismos de siempre, los que hicieron de la gestión gubernamental del pasado un deshonesto festín de verdaderas depravaciones administrativas. Sentado en el espacioso zaguán se encontraba “El Bodeguero”, el custodio y guardián de aquellos galpones repletos de productos alimenticios para ser distribuidos entre  los sectores necesitados de nuestro estado, pero que fueron desviados para ejercer y con mañosa habilidad la censurable práctica del bachaqueo. “El Bodeguero” el perpetuo aspirante o candidato a todo, cuenta con la protección y tutelaje de Pancho, quien ha sido el responsable de impedir que su predilecto pupilo no hubiese sido confinado a un recinto penitenciario. En el matinal encuentro también se encontraba “Glory la exploradora” con su extenso patrimonio gestado con el “Ingeniero Pequi” y después como secretaria de Desarrollo Social en la fatídica administración regional pasada. Mientras se desarrollaba la amena y tempranera conversación donde aguardaban la presencia de Pancho, que aún le quedaban 3 horas de reparador sueño y había dado estrictas instrucciones de no interrumpir el ejercicio de su placido dormir, entraba inesperadamente un video llamada por parte del prófugo “El Boticario” el mismo que convirtió a Insalud en su personal y lucrativa quincalla. “El Boticario” desde el exterior manifestaba su adhesión a las aspiraciones de “Tiembla” Mora y llegaba hasta ofrecer  financiamiento con esos mismos recursos que se apropió en su impúdico paso por Insalud, donde conformó un familiar cártel de verdaderos rufianes. Se podría señalar que en ese vetusto zaguán de la formidable casona de Pancho se encontraban los “castos” y elevados miembros del comando de campaña del huidizo “Tiembla Mora”.

La meridiana aparición de Pancho. Se habían vaciado, en el zaguán, varias jarras de  café, aturdidos los presentes por el incesante asedio de los zancudos, despejada la bandeja donde habían colocado algunos emparedados para saciar el hambre y palear la larga espera. Pero al fin, cuando el reloj del cercano templo señalaba con retumbantes campanadas el arribo del mediodía, se lograba divisar a lo lejos la gruesa figura de Pancho, quien con una blanca franelilla, hacia los lógicos estiramientos, con las legañas aún incrustadas en sus ojos y frotándose de forma circular su amplio abdomen después de engullir un generoso almuerzo. Pancho observaba con desprecio e indiferencia a sus fieles acólitos, quienes al unísono exclamaban “Buenos días jefe” y un pálido “Tiembla” Mora agregaba con su desesperante tartamudeo “Que buen semblante tiene comandante”. Pancho no respondía a la tediosa lisonja y colocaba en la mesa las carpetas que contenían no solo el plan para la diaria afrenta y descalificación contra quien será el seguro vencedor de las elecciones del 8A, donde votamos todos, sino igualmente el diseño de la conocida treta y el pretendido fraude para el próximo 8A. Pancho lo había aplicado con éxito en el circuito número 5 del sur de Valencia en las primarias organizadas por la oposición en aquel 2015 para seleccionar los candidatos a los comicios parlamentarios. Es allí donde surge el error o dislate de Pancho, ya que en esta oportunidad estarán vigilando celosamente no solo un calificado equipo de organización, sino que estará todo un pueblo que no aceptará que se trate de confiscar los logros alcanzados en los últimos 4 años, que por personal capricho se pretenda arrebatar la esperanza por un mejor porvenir y futuro. Se vuelven a equivocar los fallidos, no retornarán a Carabobo para someterlo nuevamente al oprobioso olvido, al inaceptable saqueo. Por ello el domingo 8A es la impostergable cita. Saldremos al encuentro y sellaremos nuestro compromiso con  Carabobo. El 8A VOTAMOS TODOS. Carabobo no se rinde, que viva Carabobo carajo.!! Y esa es la verdad.

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.