¿Con qué se come eso de crímenes de lesa humanidad? | ACN
Connect with us

Opinión

¿Con qué se come eso de crímenes de lesa humanidad?

Publicado

on

Parlamentarios vacilando - acn
Compartir
  • 1
    Share

Veraz…/¿Con qué se come eso de crímenes de lesa humanidad?: Por Robert Alvarado.- La seguridad y la justicia no significan solamente que se castigue a las personas que hayan cometido crímenes. Igual de importante es que nunca nos demos por vencidos.» (Henning Mankell)

Recuerdo cuando Luís Miquilena lanzó la célebre frase “¿Con qué se come eso?” Para referirse al reclamo de la sociedad civil en su esfuerzo por suspender las elecciones del 28 de mayo de 2000. Retomo de nuevo esa expresión ante el huracán de información con respecto de la crisis política  que se vive en Venezuela y que conocen los órganos internacionales, tales como la Organización de Estados Americanos (OEA), que logró determinar la comisión de crímenes de lesa humanidad por parte de once funcionarios del Gobierno venezolano.

Ese documento fue llevado ante la Corte Penal Internacional (CPI) por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y después seis países piden a la CPI investigar a Maduro por esos crímenes. Cinco países de las Américas que hicieron oficial esta semana una petición para que la Fiscalía de la CPI investigue supuestos crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Vale diferenciar que pidieron investigar a Maduro y su combo no al Estado Venezolano, pues en esa instancia no proceden averiguaciones contra los Estados miembros sino contra personas.

Muchos se preguntan ¿qué son crímenes de lesa humanidad? Según el derecho internacional público y tal como lo establece Estatuto de Roma de la CPI es todo aquel acto tipificado como asesinato, exterminio, esclavitud, deportación o traslado forzoso de población, encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales del derecho internacional.

Son diversas las acciones reconocidas en el mundo como inaceptables con arreglo al derecho internacional, la desaparición forzada de personas, el crimen de apartheid u otro acto inhumano de carácter similar que cause grandes sufrimientos intencionales o atenten de gravedad contra la integridad física o la salud mental cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.

Acciones de esa naturaleza le están atribuyendo a Nicolás Maduro y su camarilla, no al Estado Venezolano, hay que estar claros en eso. Por esa razón, Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá presentaron en los márgenes de la Asamblea General de la ONU una carta suscrita (https://goo.gl/2gkBQc) por los líderes de esos países solicitando la actuación decidida de la CPI ante evidencias que revelan los múltiples crímenes de lesa humanidad por los cuales deberá ser juzgado Maduro y compañía.

Como saben que esa es una papa caliente que la Fiscal de la CPI agarró con disimulo, los gobiernos de los países denunciantes se pronuncian hoy con firmeza, ejerciendo un medio de presión válida y legítima que contribuya al restablecimiento del orden y el respeto de los derechos ciudadanos en Venezuela. Este hito histórico representa serios cuestionamientos de principios como el de soberanía, utilizado por las dictaduras tales como la de Maduro y los Castro, para evitar el escrutinio externo ante la violación de los derechos humanos y la comisión de crímenes de lesa humanidad.

La actuación de Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá en contra del régimen ha sido tan significativa que los mismos izquierdosos de Latinoamérica piden que se respete la decisión de esos 6 países de denunciar a Maduro ante de la CPI, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas, fue elocuente: “Son decisiones que ellos toman como gobierno y que uno tiene que respetar”. Además dijo que el tribunal encargado deberá decidir si acoge o no esa solicitud, en vista que la petrochequera se quedó sin fondos se puede hablar de pronóstico reservado.

Los seis países antes nombrados hicieron un planteamiento sencillo pero muy profundo al demandar al régimen de Maduro por genocidio contra el pueblo venezolano. Siendo un hecho inédito, de alcances insospechados. Les recuerdo a los funcionarios señalados de cometer delitos de Lesa de Humanidad que gritan que no le van hacer nada, haciendo suyas las palabras de Miquilena, “Con qué se come eso”, aquella frase del ex presidente Luis Herrera Campins, “A comprar alpargatas porque lo que viene es joropo”.

[email protected]  [email protected]  [email protected] – teléfono 0414-071-6704 –  www.robertveraz.galeon.  http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html – @robertveraz ¡Hasta la próxima semana, Dios  bendiga a Venezuela!

No deje de leer: Fiscalía de la CPI congela posible denuncia de la OEA a Venezuela

Opinión

Calidad de vida, primer mundo y tercermundismo

Publicado

on

Hacia el rescate - acn
Compartir

Calidad de vida, primer mundo y tercermundismo: Por Cora Páez de Topel.-  No es un término abstracto referente a la calidad de vida cuando lo expresamos, es más bien una condición social que se manifiesta en todos los aspectos de la vida diaria de las personas en los que denominamos países del primer mundo, en los que habita una tercera parte de la Humanidad, o por el contrario, países del tercermundismo poblado por las dos terceras partes de seres humanos que viven al margen del desarrollo en comunidades carentes de los recursos básicos,  pobreza no sólo material sino también mental y  espiritual.  Medir la calidad de vida por la dotación o falta de esos recursos  es indispensable:  el dinero, la vivienda, el trabajo, la luz, el agua, las comunicaciones, el transporte,  la seguridad.

El primer país del mundo desarrollado es Estados Unidos, no por ser un país capitalista sino por los avances sociales logrados a lo largo de su historia, ratificados a partir de la Independencia en la Constitución firmada el 17 de Septiembre de 1787 en el Congreso,  por el Presidente George Washington y los diputados de los doce estados  presentes, estableciendo que para formar una perfecta unión debe establecerse la Justicia, asegurar la tranquilidad doméstica, promover la defensa común, el bienestar general y asegurar las bendiciones de la Libertad.  En su totalidad, esos preceptos se respetan y la Constitución sigue vigente, sólo con algo más de veinte enmiendas.

En América del Norte, Canadá es también un país del primer mundo, con los avances sociales que disfrutan sus habitantes y una democracia bien representada.  Los países europeos han logrado igualmente alcanzar el desarrollo, después de haber pasado por tantas guerras y sufrimientos, pero la mayoría de sus habitantes son personas cultas, exigentes de sus derechos y cumplidoras de sus deberes, so pena de ser penalizados por el Estado  encargado de administrar justicia.  En los países nórdicos: Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia el bienestar se manifiesta en el alto grado de evolución social, respeto al ciudadano y servicios públicos eficientes.

Es particularmente en los países localizados en  África,  Asia  y América Latina en  donde las desigualdades sociales se hacen más evidentes, puesto que en esa parte del mundo no todos los habitantes tienen el mismo grado de desarrollo, evidenciándose los contrastes de una manera clara tanto en la infraestructura física como en la forma de vida de la   población, debido quizás a la corrupción de sus gobernantes y a las dictaduras que en pleno s. XXI siguen vigentes: militarismo, teocracia, comunismo,  por lo que el Estado de Derecho es débil,  impidiendo que los ciudadanos se expresen libremente para exigir sus derechos y en numerosas ocasiones faltando a sus deberes.

No se corresponde la antigüedad de esos países  con el grado de bienestar de su población.   Si bien hay progreso por una parte,  el atraso es generalizado, con los grandes cinturones de miseria que se extienden por las zonas más deprimidas.  La emigración de sus habitantes es numerosa, en busca de refugio en países del primer mundo, que en ocasiones los rechazan, como lo vemos actualmente en Mexico, Honduras, Nicaragua y Guatemala con la intención del presidente Donald Trump de levantar el muro fronterizo entre Estados Unidos y esos países para impedirles el libre acceso.  Lo vemos también en Europa cerrándole el paso a los refugiados de Sudán, Yemen, Libia, Irán,  Afghanistan  y otros países asiáticos y africanos sometidos a  dictaduras.

Lo vemos actualmente en Venezuela, país de grandes contrastes, encaminado en el siglo XX hacia el desarrollo, gracias a su riqueza petrolera y al establecimiento de la democracia, luego de sufrir dos dictaduras que fueron derrocadas, pero que lamentablemente a comienzos del s. XXI  cayó bajo el poder de un gobierno militarizado de corte comunista y dictatorial, lo que ha provocado el éxodo de 4 millones de venezolanos en busca de mayor calidad de vida.  La lucha no se detiene, en espera de retomar la senda del progreso material y espiritual  propio del primer mundo.

ACN/CPdT

No deje de leer: Carabobeños pernoctan para surtirse de gasolina

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído