Cuatro miserables dólares | ACN Cuatro miserables
Connect with us

Opinión

Cuatro miserables dólares

Publicado

on

Compartir

Cuatro miserables dólares: Por José Guerra.-  La semana que está concluyendo evidenció una caída en picada del valor del bolívar con relación al dólar. El lunes 15 de julio el precio del dólar se ubicó en Bs 8.800 para luego saltar el 19 de julio hasta Bs 10.500 lo que refleja un aumento de aproximadamente 20%. Esta pérdida del valor del bolívar se expresa en una depauperación de las condiciones de vida de los venezolanos. De esta manera, actualmente el salario mínimo equivale a menos de cuatro dólares, el más bajo del planeta. Para alguien que observe este dato le resulta incomprensible que un ciudadano pueda vivir con ese ingreso.

Ello ha sido el resultado de un modelo económico disfuncional y de una política económica absurda que han destruido lo más importante para que una moneda detente el estatus de tal, la confianza. Así, cuando los venezolanos reciben bolívares por cualquier transacción en lo primero que piensan es en su conversión a dólares y ello resulta fatal para la estabilidad de la economía. Por tanto, para que el precio del dólar haya escalado como lo ha hecho recientemente ha tenido que haber los bolívares para adquirirlo. Ello parece contradictorio con el hecho que el BCV mantenga una política de encaje de 100% sobre los depósitos de la banca, lo que se traduce en una reducción de la capacidad del sistema financiero para prestar. Esta situación está creando una aparente paradoja derivada del hecho de que a pesar de la astringencia monetaria el bolívar se deprecia a un ritmo acelerado y de allí que es muy probable que en los próximos meses veamos un rebrote de la inflación.

Se configura así un cuadro terrible de severa contracción de la economía, significativa pérdida de valor del bolívar y en consecuencia una aceleración de la inflación, con lo cual las remuneraciones de los venezolanos continuarán cayendo, lamentablemente. Con un salario de apenas cuatro dólares es imposible que la economía se recupere porque la demanda agregada siempre será insuficiente. Así, estamos en un círculo vicioso que demanda un cambio de modelo económico y político de manera urgente y en eso se concentran los esfuerzos del Plan País.

El socialismo del siglo XXI ha destruido a Venezuela. Recuperar la actividad económica tiene que hacerse al unísono con la eliminación de la hiperinflación y pare ello resulta fundamental un menú de políticas que solamente un nuevo gobierno estará en condiciones de hacer ante el estado catatónico en que se encuentra el régimen de Maduro, incapaz de adoptar cualquier política sensata. Los venezolanos de hoy estamos obligados a luchar por mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas para que no sigan devengando estos miserables cuatro dólares.

ACN/@JoséAGuerra

No deje de leer:Fiscales quieren decomisarle al Chapo Guzmán 12.600 millones de dólares

Opinión

El gobierno debería…

Publicado

on

Compartir

El gobierno debería…: Por Luis Fuenmayor Toro.- Escribo esta nota no para señalarle al gobierno lo que debería hacer;  para convertirse en un buen gobierno, para gobernar en función de las necesidades del país y de su población;  para establecer políticas, programas y acciones dirigidas a nuestro despegue;  del subdesarrollo y del atraso en que nos encontramos;  lo cual sí nos conduciría a ser una Venezuela realmente independiente y soberana.  Objetivos presentes en el discurso gubernamental;  pero totalmente ausentes en sus intenciones y muy escasas realizaciones.  No. No es eso lo que quiero, pues sería como pedirle “peras al horno”;  expresión de un “filósofo” zuliano, quien fue candidato presidencial;  y sigue campante en el escenario y los negocios políticos.

Lamentablemente, como todo el mundo sabe, quienes nos gobiernan;  no están interesados en hacer un buen gobierno.  Nunca lo estuvieron, ni antes con Chávez ni ahora con Maduro.  Sólo les interesa mantenerse en el poder a como dé lugar;  y para ello utilizan todas las armas posibles;  desde las pacíficas, como la propagandística;  la demagogia, la mentira y la calumnia, el soborno y la corrupción, hasta las violentas;  como las que se expresan en la utilización de los tribunales, las cárceles;  y las acciones delictivas de los llamados cuerpos de seguridad del Estado, de los tristemente famosos colectivos;  supuestamente revolucionarios y populares;  y los grupos armados provenientes del narco Estado colombiano.

Como salir mejor parado de lasituación…

Escribo para decirle al gobierno lo que pienso debe hacer o por lo menos tomar en cuenta para salir lo mejor parado de la situación actual, pero sobre todo para que el pueblo venezolano, el pobre pueblo venezolano, vislumbre una salida, que le permita dejar de sufrir tan intensamente el desgobierno existente y las consecuencias de los enfrentamientos con una oposición que iguala o supera al régimen en sectarismo, violencia e indolencia. Escribo para tratar que se entienda que estamos transitando el camino de la disolución de la república, de nuestra desaparición como nación. Sólo quedarán escombros como premio al ganador de la confrontación, si es que hay realmente un ganador y no somos todos simplemente perdedores.

La oposición guaidoista no tiene fuerza interna suficiente para derrotar al gobierno de Maduro. Sus posibilidades electorales derivan del amplio rechazo de la población al régimen, que la llevaría a votar por alguno de sus partidos o por una coalición de éstos, si considera que tienen posibilidades de triunfar electoralmente. La fuerza fundamental de Guaidó radica en el apoyo estadounidense, en el respaldo del gobierno de Trump, que arrastra el de otros 58 países. En la aplicación de las sanciones contra el país, en el estrangulamiento económico y diplomático de Venezuela, lo cual no es poca cosa y no puede ser derrotada sólo con el apoyo de Rusia y China. El soporte gringo a Guaidó no es nada despreciable y no se debe subestimar.

Elecciones con un nuevo CNE

La forma de enfrentar esta política es la realización de elecciones legislativas con un CNE que tenga el respaldo de la mayoría de las fuerzas políticas existentes, lo que debería incluir a AD, UNT y la fracción de Capriles de Primero Justicia. El intento de designar el CNE en la Asamblea Nacional era políticamente correcto. De haberse hecho se habría desmontado toda la conspiración internacional contra el gobierno y el país estaría en la vía de su institucionalización. No se pudo o no se hizo el suficiente esfuerzo en ese sentido. No lo quería Guaidó, pues sellaba su derrota y la de Trump; no lo quiso tampoco el gobierno, producto de sus miedos a un descalabro en unas elecciones con mayor participación.

O el gobierno asume una posición sincera y valiente en función de unas elecciones legislativas equitativas y transparentes, con un CNE difícil de ser objetado, con la más amplia participación de partidos y otras organizaciones, con una distribución de los curules legislativos apegada estrictamente a la proporcionalidad electoral establecida en la Constitución, sin el ventajismo descarado usual y sin el uso de los recursos del Estado por parte del PSUV, o se profundizará y eternizará la pesadilla de la situación actual.

ACN/lft

No deje de leer:

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído