Cuatro signos de que tu inteligencia emocional es alta | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Cuatro signos de que tu inteligencia emocional es alta

Publicado

on

Compartir

La capacidad de entender y gestionar las emociones; es crucial para la salud mental y para funcionar socialmente. Si no se tiene, es posible desarrollarla.

La inteligencia emocional es la capacidad;  de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones.

La Inteligencia Emocional (IE) puede significar la diferencia entre comportarse;  de una manera socialmente aceptable y estar fuera de lugar;  en una situación social determinada.

Es decir, puede marcar la diferencia entre un buen o un mal funcionamiento social. Aunque la mayoría de la gente habrá oído hablar de la IE;  pocos saben cómo detectarla, ni en sí mismos ni en los demás.

Esencialmente, la inteligencia emocional es la capacidad;  de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones. Y es importante porque cuanto más comprendamos estos aspectos;  de nosotros mismos, mejor serán nuestra salud mental y nuestro desarrollo social.

Puede que usted crea ser una de esas personas capaces de desarrollar estas cualidades;  sin tener conciencia de ello. O puede que usted ya sepa, o aún no, que necesita desarrollar estas destrezas.

En cualquier caso, si mejora su IE notará que habrá sido muy útil hacerlo; en diferentes tipos de circunstancias, ya sea en el trabajo, en casa, en la escuela;  o incluso cuando esté socializando con sus amigos.

Así que si usted quiere saber si es emocionalmente inteligente o no;  simplemente chequee la siguiente lista sobre cuatro signos que denotan una adecuada IE.

  1. Pensar en sus reacciones

Ante determinadas circunstancias;  como por ejemplo una discrepancia que termina en una discusión;  la IE puede marcar la diferencia entre distintas reacciones; la buena sería tratar de no tomárselo como algo personal; y la mala sería dejarse llevar por el enfado y terminar faltando el respeto a su interlocutor.

Efectivamente, las emociones pueden contener información útil;  para el funcionamiento personal y social, pero a veces estas emociones;  también pueden abrumarnos y hacernos actuar de maneras que después lamentamos.

Dejarse llevar por el enfado no es una buena señal.

Las personas que carecen de inteligencia emocional;  raramente suelen pensar bien en situaciones como la descrita; y son más propensas a reaccionar sin darse el tiempo necesario;  para sopesar los pros y los contras de cómo afrontar esa situación.

Las personas menos capacitadas para regular sus sentimientos negativos también son más propensas a tener dificultades para funcionar socialmente, lo cual puede exacerbar los sentimientos depresivos.

Las personas con depresión severa han demostrado tener dificultades para comprender y manejar sus emociones. La investigación también muestra que hay más síntomas depresivos en personas con menor IE, aunque no estén clínicamente deprimidas.

  1. Ver las situaciones como un desafío

Si somos capaces de reconocer las emociones negativas en nosotros mismos y de ver las situaciones difíciles como un reto —centrándonos en las emociones positivas y perseverando— lo más probable es que tengamos una alta IE.

Las personas con depresión severa han demostrado tener dificultades para comprender y manejar sus emociones

Por un momento, imagínese que su puesto de trabajo peligra; pues bien, ante esta incertidumbre laboral, una persona emocionalmente inteligente puede percibir un incremento de su ansiedad y dejar de preocuparse y empezar a ocuparse de esta situación (fíjense que basta quitar el prefijo «pre» para empezar a lidiar con la ansiedad mentalmente); en este caso, su IE le ayudaría a regular su ansiedad y a tratar de superar este desafío.

Sin embargo, si tuviese escasa IE, ante esta misma situación podría empezar a rumiar sobre su incertidumbre laboral, comenzando una espiral de desesperanza, constante preocupación hasta caer en una depresión.

  1. Modificar sus emociones

Por supuesto, hay momentos en que las emociones pueden quitarnos lo mejor de nosotros mismos, pero si es una persona emocionalmente inteligente es probable que cuando esto suceda tenga las habilidades necesarias para controlarse.

Las personas emocionalmente inteligentes saben que necesitan regular el nivel de activación de sus emociones

Por ejemplo, en el caso anterior de la ansiedad ante la incertidumbre laboral, mientras que un nivel moderadamente bajo de ansiedad puede mejorar el desempeño cognitivo, aumentando la concentración y la motivación para afrontar esa situación, un nivel muy bajo de ansiedad no ayudaría a motivarse y un elevado nivel de ansiedad nos dificultaría mantenernos concentrados por la constante preocupación.

Conocer el valor adaptativo de los niveles moderados y bajos de ansiedad para afrontar los desafíos de la vida puede ser útil. Así que, si puede modificar su ansiedad, llevándola a niveles moderados, sabrá que tiene más posibilidades de lidiar con la situación que le generó incertidumbre.

Las personas emocionalmente inteligentes saben que necesitan regular el nivel de activación de sus emociones de forma apropiada. Por esta razón, se ha evidenciado que una adecuada IE está relacionada con niveles más bajos de ansiedad.

  1. Ponerse en el lugar del otro

Si usted es capaz de extender estas habilidades más allá de su propio funcionamiento personal, entonces esa es otra señal de que tiene altos niveles de inteligencia emocional.

La IE puede ser particularmente importante en puestos que requieren de un intenso «trabajo emocional», como la atención al cliente, un desempeño profesional en el que los trabajadores deben gestionar sus emociones y las de los clientes de acuerdo con las normas de la empresa. Aunque, en ocasiones un cliente decepcionado les esté gritando.

Si descubriste que la tuya es baja, no te preocupes, la IE es una competencia cognitiva que se puede mejorar

Por esta razón, el entrenamiento en inteligencia emocional en el puesto de trabajo es ahora algo habitual.

El entrenamiento en IE más efectivo se centra en la gestión y en la expresión de las emociones, las cuales están directamente vinculadas a un buen desempeño laboral y a una mejora de la comunicación con clientes y compañeros de trabajo.

También merece la pena señalar que la IE es una competencia cognitiva que puede mejorar a lo largo del ciclo vital.

Así que si cree que no tiene ninguna de estas cuatro capacidades, no tema, porque todavía está a tiempo de trabajar y desarrollar su inteligencia emocional.

*Este artículo fue publicado en The Conversation. Haz clic aquí para leeHaz clic aquí para leer la versión original. José M. Mestre es profesor de Emoción y Motivación de la Universidad de Cádiz, España. Kimberly A. Barchard es profesora adjunta de Psicología cuantitativa de la Universidad de Nevada, Las Vegas, Estados Unidos.

ACN/BBC

Hombre & Mujer

Presentación del libro “Rebeldes de Catia” en Filven 2019

Publicado

on

Compartir

Normalmente cuando se presenta un libro, el autor entra directamente a disertar sobre su obra; carácter, justificación y otras consideraciones acerca de su trabajo; sin embargo en esta oportunidad, voy a dejar para después hablar de este libro “Rebeldes de Catia”; pues lo sucedido en nuestra Bolivia, la  hija predilecta de El Libertador, bien merece, algunas consideraciones  en este momento; señalo   Omar Barrientos, en la presentación del libro “Rebeldes de Catia” en la Filven 2019.

Condena categórica al golpe de estado en Bolivia

En primer lugar, Condenar categóricamente el golpe de estado; dado al presidente constitucional y auténtico, Evo Morales y sus instituciones; en la República Plurinacional de Bolivia.

En segundo lugar, la estrategia imperialista de ir erosionando el proceso bolivariano ha resultado exitosa; gracias a la existencia de movimientos fascistas locales, que en alianza con los mandos policiales y militares; y por supuesto con los empresarios capitalistas internacionales y bolivianos; aprovecharon el momento electoral y pos electoral para atacar directamente al gobierno de Evo Morales; cosa que por años venían haciendo mediante una lenta maniobra de zapa; no tan lenta en algunas oportunidades como cuando plantearon la famosa media luna.

En tercer lugar, Evo Morales, su gobierno, su partido, los indígenas y el pueblo boliviano en general; se preocuparon y ocuparon mucho en lograr un desarrollo en lo social y económico (cuestión muy loable); pero poco hicieron por cambiar el Estado.

Seguro habrá mucho por señalar al respecto.   La composición clasista de su fuerza policial y militar; donde los mandos permanecieron intactos, la mayoría de estos oficiales fueron formados en países con gobiernos al servicio del imperialismo y del gran capital. Los valores impartidos nada tenían; ni tienen que ver con la búsqueda de la transformación del país para beneficio de las inmensas mayorías irredentas; en especial de los grupos indígenas.

Ante la incapacidad de poseer una buena  formación militar propia; y en vez de formar oficiales en Chile, han podido enviar alumnos a  universidades y academias militares de otros países; como Venezuela, Cuba o Nicaragua o solicitar el envío de docentes militares de esos naciones a Bolivia.

En cuarto lugar, una tolerancia ciega con la oposición  fascista, permitió su prédica; desarrollo amparada en un falso concepto de democracia.  A una conspiración, le sucedía un perdón, que nuevamente era seguido por otra conspiración y otro perdón; tal como lo señaló el padre libertador Simón Bolívar en las causas de la pérdida de la primera república en nuestro país;  como por cierto, también ocurre en la Venezuela actual.

En fin hay muchas cosas por analizar, pero nosotros en nuestra Nación debemos ver en estos acontecimientos, como son; una expresión acabada de la lucha de clases, donde la clase capitalista e imperialista se imponen a sangre y fuego; sin respetar los derechos humanos, ni orden legal, ni nada frente a una democracia timorata.

El ejemplo boliviano debe hacernos reflexionar y actuar; se debe disminuir la tolerancia de los abusos y someter  prisión a los dirigentes de esta oprobiosa, traidora a la Patria; aliada al imperialismo y capitalismo mundial, propiciadores de actos violentos y hasta de posibles invasiones físicas al país.

Si invasión física, porque ya nos tienen invadidos a través de la educación, modas, usos sociales, consumismo, medios de comunicación (diarios, tv, radio, cine, redes sociales, etc.). Frente a esta invasión permanente hay que reaccionar.

Por supuesto, sin olvidar  las demás actividades para sacar el país adelante, de las cuales solo me referiré a:

1.- Tenemos y debemos mantenernos unidos totalmente alrededor del gobierno del presidente Nicolás Maduro, frente a las agresiones imperiales y de sus lacayos criollos. Nicolás Maduro, es  nuestro líder y presidente de nuestro gobierno en vías al socialismo. No lo podemos dejar perder. Los errores merecen críticas, claro que si, pero con lealtad, como lo decía el comandante supremo Hugo Chávez.

2.- Hay que luchar y lograr desplazar el Estado burgués actual con sus desviaciones y fallas, para irle dando paso, poco a poco, pero de seguido, al poder popular.

Se debe otorgar  a consejos comunales, comunas,  consejos de trabajadores y demás colectivos en general un poder real. Planificar, dirigir y administrar en las instancias que les corresponda, según su área geográfica y de competencias un poder real, debe hacerse cuestión de rutina, de  la vida diaria.

3.- Con grandes deseos y optimismo esperamos el momento, cuando se tomen medidas definitivas para acabar con la especulación e inflación inducida, y que a través del mecanismo del Petro, veamos restituido el auténtico valor de nuestro signo monetario, el bolívarDejo esta reflexión hasta aquí para entrar en el tema del libro:

Al indagar, entrevistar y escribir este libro “Los Rebeldes de Catia” pensé que era y es necesario dejar un testimonio escrito sobre las luchas emprendidas por una generación de jóvenes de las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, muy especialmente a sus objetivos y rigurosa auto disciplina consciente que llevó a unos a la muerte, a otros la tortura, el exilio  y la cárcel.

Una juventud honesta llena de amor por su pueblo, cargada de ideales para cambiar la sociedad por una más humana, honesta y solidaria, donde estuviera el ser humano como centro del actuar y del ser.

Una juventud dispuesta al sacrificio, en aras de beneficiar a la clase obrera, a los sectores populares, a los pobres, para los cuales, los sueños de justicia social, han de hacerse realidad con la lucha diaria por el socialismo.

Procedentes de estos sectores irredentos, los jóvenes se lanzan a un combate desigual contra las fuerzas del status y del capitalismo, representados por los gobiernos del Pacto de Punto Fijo de AD y Copei, que los llevó a transitar por los caminos de, la tortura,  la cárcel e incluso la muerte.

Esta generación de los años sesenta y setenta del siglo pasado es considerada y con mucha razón, como la más auténtica y honesta del siglo XX. Sus luchas los llevaron al sacrificio, a la muerte de unos y la tortura y cárcel para otros. “Intentaron tomar el cielo por asalto”. Tal como lo señalara el Che Guevara, pero fue derrotaos política y militarmente.

Las causas de dicho descalabro aún siguen en discusión, sin llega a tener una conclusión definitiva.

El puntofijismo, como lo denominó el comandante Hugo Chávez, gobernó el país por cuatro décadas, facilitando el despojo imperialista y el engorde de una burguesía parasitaria, a costa de las carencias de los sectores populares.

Pero como no hay mal que dure cien años, la nación logró enrumbarse hacia un destino mejor: el socialismo del siglo XXI, concretándose a través de los gobiernos del comandante Hugo Chávez y Nicolás Maduro, haciendo realidad los viejos sueños de aquellos luchadores.

Los diez personajes de esta obra son de carne y hueso, relataron en buena parte  su participación en las luchas de aquella época, desde la Juventud Comunista de Catia.

Algunos murieron ya como Dimas Negrín, antes de la publicación de esta obra.

Quienes aparecen en ella son Rafael Uzcátegui, Luis Morín, Gustavo Peña, Ramón Caro, Dimas Negrín, Jesús Villarroel, José Sánchez, Omar Mora, Julio Pellicer y Omar Barrientos, todos militantes de la Juventud Comunista de aquella época.

Si algo se debe resaltar de esta generación y que debiera  además de ser conocido, deban practicar  los militantes y simpatizantes del proceso bolivariano, sean del partido que sea, en cualquiera de sus instancias, bien sea en las catacumbas del pueblo o en cualquier responsabilidad del poder  son:

1.- La búsqueda del socialismo como única solución para los diversos problemas de nuestro pueblo y Patria.

2.- El desprendimiento, la constancia y la disciplina consciente en la acción política.

3.- La honestidad y solidaridad como un actuar permanente en todas partes y lugares, independientemente de la posición en donde se encuentren.

Finalmente, quero concluir, repitiendo una estrofa de un poema que le atribuyen a Mario Benedetti, pero cuyo autor no pude encontrar y a la cual me referí en el acto del teatro Duvai del  Central: ¡No te rindas. Por favor no cedas, aunque el frio queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños!.

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído