Una antigua daga egipcia que es un arma mortal y una rareza astronómica
Connect with us

Hombre & Mujer

Una antigua daga egipcia que es un arma mortal y una rareza astronómica

Publicado

on

Una antigua daga egipcia que es un arma mortal y una rareza astronómica
Foto: Fuentes.
Compartir

Dentro de los envoltorios de la momia sepultada del rey egipcio Tutankamón, oculta para servir al joven gobernante durante su viaje al más allá, había una daga. El mango de la daga, rematado por un pomo de cristal de cuarzo; era de oro elaborado de manera intrincada. Pero la parte más notable de la daga fue la propia hoja de 33 centímetros, que resulto ser toda una rareza astronómica.

En gran parte intacta, luego de los 3.200 años transcurridos desde la muerte de Tutankamón; la hoja se trabajó con mucha pericia a partir de un metal que los egipcios no empezarían a fundir mucho tiempo después: el hierro.

Fue hasta 2016, que un equipo dirigido por Daniela Comelli del Departamento de Física de la Universidad Politécnica de Milán, finalmente puso fin a la cuestión de la procedencia del metal de la daga. Las altas concentraciones de níquel y rastros de cobalto no dejaron ninguna duda: la hoja estaba hecha del hierro de un meteorito.


Antigua daga egipcia que es toda una rareza astronómica

Los artefactos egipcios hechos de hierro meteorítico, se remontan a 2.000 años antes de Tutankamón; y los primeros textos egipcios utilizan el término hierro para referirse a algunos aspectos del cielo.

Pero alrededor de la época de Tutankhamón, apareció una nueva palabra. Traducido literalmente, el raro metal ahora era «hierro del cielo».

Como tantas civilizaciones, los egipcios dinásticos imaginaron dioses y diosas viviendo en los cielos. Una roca que caía del cielo era un regalo mágico; adecuado para la vida futura de un rey.

Se perdieron grandes cantidades de conocimiento con el declive del mundo antiguo. Los europeos medievales se preocuparon poco por tales cosas; hasta que volvió a despertar la curiosidad intelectual que inició la Era de la Razón.

Luego, en parte inspirado por varias caídas de meteoritos bien observadas en los últimos años del siglo XVIII; una nueva generación de científicos dirigió su atención al extraño fenómeno.

A menudo denominados «piedras de trueno», algunos pensaban que los meteoritos provenían de «nubes ígneas» en el cielo, lanzadas hacia el suelo por un rayo. La idea parecía descabellada incluso en ese momento.

Rareza astronómica: La ciencia encontró la respuesta del origen de la daga egipcia

La ciencia moderna de los meteoritos cobró fuerza en el siglo XIX cuando los científicos comenzaron a clasificar los meteoritos y estudiar sus composiciones.

Con el nacimiento de la física nuclear, los meteoritos se convirtieron en clave para comprender la edad y la historia temprana del sistema solar. Usando espectroscopía y dinámica, los astrónomos conectaron meteoritos con los asteroides de los que surgieron.

Hoy en día, los meteoritos son clave para las teorías sobre los procesos que comenzaron en el interior de las estrellas y finalmente dieron origen a nuestro mundo natal.

Hemos recorrido un largo camino desde que los antiguos egipcios martillaban dagas ceremoniales con un extraño metal celestial o los europeos hablaban de piedras de trueno.

[Fuentes]: ACN | Astronomy Magazine | La Razón | Redes

No dejes de leer: ¡80 kilos! Buque holandés incautó cocaína en velero frente a aguas venezolanas

* Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Hombre & Mujer

«Enjambre» de terremotos duró varios años: los científicos finalmente saben porqué

Publicado

on

En junio de 2020, aprovechando el confinamiento y teletrabajo originado por la pandemia, se obtuvo uno de los mapeos de mas alta resolución del enjambre sísmico 2016 hasta el momento. Foto: Cortesía/ MSN
Foto: Cortesía/ MSN
Compartir

A principios de 2016, un enjambre de terremotos inició en el sur de California (EEUU). Los temblores no ocurrieron todos los días, y la mayoría fueron demasiado pequeños para que los humanos los sintieran, pero mes tras mes los temblores continuaron ocurriendo y multiplicándose,sin que nadie supiera el porque.

Luego en 2018, miles de pequeños terremotos del mismo enjambre se activaron en la misma zona, algunos lo suficientemente grandes como para hacer oscilar las lámparas y poner nerviosos a los residentes de las ciudades cercanas. En los últimos cuatro años ha habido más de 22.000 temblores. Sin embargo, el origen detrás de toda esta actividad continuó un misterio, hasta ahora.

En junio de 2020, aprovechando el confinamiento y teletrabajo originado por la pandemia, se obtuvo un mapa de muy alta resolución del enjambre sísmico 2016 hasta el momento, lo que ha permitido que los científicos se concentren en una causa probable.



El análisis del enjambre 2016, utilizó un algoritmo informático para determinar las ubicaciones y el momento de los pequeños temblores, creando una imagen asombrosamente detallada de la actividad sísmica a medida que se desarrollaba.

El misterioso enjambre de terremotos de California

El estudio geológico, sugiere que el grupo de terremotos fue provocado por fluidos que se inyectaron naturalmente en el sistema de fallas. El trabajo insinúa que los fluidos pueden jugar un papel en otros enjambres detectados en todo el mundo, y el método utilizado podría resultar útil para mejorar el análisis sísmico global.

«El detalle aquí es increíble», dice la sismóloga Elizabeth Vanacore de la Red Sísmica de Puerto Rico en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez. «Este tipo de trabajo es de vanguardia y realmente hacia dónde se dirige la ciencia».

Por otra parte, a lo largo de una línea de falla, las fisuras en la corteza terrestre alguna vez se imaginaron como estructuras simples, pero «en realidad, las zonas de falla son lugares muy complicados», afirma Emily Roland, sismóloga marina de la Universidad de Washington.

Según Roland: «Algunas fallas pueden doblarse. Otras se entrecruzan bajo tierra. Las fallas analizadas en el nuevo estudio se entrelazan en un laberinto subterráneo que se extiende a lo largo de varias millas».

El enjambre de terremotos que reveló esta intrincada estructura subterránea, pasó desapercibido hasta 2017, cuando un correo electrónico de un ciudadano curioso llegó al buzón de correo de la Southern California Seismic Network (SCSN). Ese correo electrónico solicitaba información sobre un enjambre de pequeños terremotos en un tramo escasamente poblado del estado.

El estudio geológico, sugiere que el enjambre de terremotos fue provocado por fluidos que se inyectaron naturalmente en un sistema de microfallas subterráneas. Foto: Cortesía/ Strangesounds.org

El estudio geológico, sugiere que el enjambre de terremotos fue provocado por fluidos que se inyectaron naturalmente en un sistema de microfallas subterráneas. Foto: Cortesía/ Strangesounds.org

Estructura subterránea de microfallas

Una mirada superficial a la región no reveló nada extraordinario, afirma Zachary Ross, geofísico del Instituto de Tecnología de California (CalTech) que dirigió el estudio, publicado el 18 de junio en la revista Science. Ubicada la zona altamente activa de fallas de San Jacinto, el área a menudo está sujeta a pequeños temblores.

Pero al profundizar en la historia sísmica de la región, los investigadores se dieron cuenta de que el autor del correo electrónico tenía razón: casi un año antes, en 2016, un enjambre de pequeños terremotos se había extendido a lo largo del borde de la reserva indígena «Cahuilla».

Los enjambres de terremotos tienen un comportamiento misterioso. La mayoría de los enjambres ocurren como una proliferación de cientos o miles de temblores durante horas, días o incluso meses. En Puerto Rico, donde los enjambres son particularmente comunes, los eventos tienden a durar entre 36 y 48 horas, afirma la sismóloga Vanacore.

Si bien muchos enjambres están asociados con volcanes, otros se mueven por paisajes lejos de cualquier actividad importante. El potencial de destrucción de estos eventos varía ampliamente. El enjambre de Cahuilla provocó terremotos desde principios de 2016 hasta el año pasado, pero todos los temblores fueron mínimos y nunca generaron daños significativos durante cuatro años.

La conclusión del estudio, hace que los geólogos se centren en identificar las estructuras de microfallas descubierta en California y en Puerto Rico, para poder medir y pronosticar de una manera mas precisa la ocurrencia de estos raros fenómenos sísmicos en todo en planeta.

[Fuentes] ACN | NatGeo | Reuters | MSN | Redes

No dejes de leer: Sismo de magnitud 3.9 despertó a habitantes de Nueva Esparta

* Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído