Daniel, un sicario adolescente de pelo catire rebelde
Connect with us

Hombre & Mujer

Daniel un sicario adolescente (Cuento)

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

Daniel, un sicario adolescente: Por Francisco Mayorga.- Daniel tiene ocho años, es más bien pequeño para su edad, de pelo catire rebelde que se contradice con su mirada, clara y dulce  como la miel de las aricas, pero abrasiva como un tizón de candela. Cuando fue capturado en uno de los cinco pueblos del Valle, en Cartago, después de matar por primera vez, le contó a un juez de menores que “fue por un juguete que me quería tumbar otro pelao y yo no me dejé”.

Los otros cuatro pueblos que junto a Cartago conforman un pentagrama en el Valle son Roldenillo, Zarzal, La Unión y el Dovio. En esta geografía están ubicados clandestinamente, por supuesto, las escuelas del sicariato. Un jarabe explosivo de narcotráfico, paramilitares y bandas de delincuentes conviven en la región produciendo niveles de violencia muy altos, aún para los estándares de Colombia.

Treinta muertos tenía Daniel en su haber a los dieciséis años  cumplidos. A todos los mató con un cuchillo, no usar balas era su estilo de trabajo, del cual se enorgullecía en la tertulia de la perversidad del norte del Valle.

“Siempre los hería en el pulmón, los veía a los ojos cuando estaban muriendo y ahí me sentía poderoso como si fuera Dios”, quedó trascrito en su expediente.

Este sicario graduado fue asesinado tres horas después de haber salido libre del Centro de Menores Infractores, pero su testimonio es un reflejo perfecto de la guerra  sistemática y brutal que vive esta región colombiana, alimentada con la carne de cañón de muchachos humildes de los barrios.

La mayoría de los asesinatos son cometidos por niños y jóvenes colombianos que cambiaron los salones de clases por campos de entrenamiento de pistoleros de los narcos, sobre todo después de la crisis cafetera que arrancó en 1999, según establecieron las autoridades de Cartago.

Escuelas de sicarios se han detectado en las áreas rurales de Ansermanuevo y El Cairo en Valle, y La Virginia, en Risaralda. Daniel llegó a una de ellas a través de un compañero de colegio. Para conseguir el permiso en su casa le dijo a su mamá que lo habían contratado en una finca mientras duraba la cosecha.

La graduación como sicario exigía asesinar a una persona cualquiera, pero “empezamos matando perros en las fincas y asi nos iban examinando” contó Daniel en su testimonio. “La condición para matar era que implicara algún grado de riesgo y exposición”.

A Daniel le asignaron a un hombre al que siguió durante cuatro días y a quien mató en el parque principal. Luego tuvo que asistir al entierro para constatar que nadie lo había visto cometiendo el crimen. Cumplidos estos trámites, el niño ya era un sicario profesional.

Sólo siete años y treinta muertos duró Daniel en el oficio. Un grupo de hombres armados llegó a su casa de Medellín una húmeda tarde en agosto del 2003. Lo acribillaron enfrente de su mamá, de nada sirvió que la sufrida mujer se arrodillara ante los verdugos  y les suplicara por su hijo. “Mamá, no pida más, le dijo el propio Daniel, aquí no hay nada que hacer”.

El destino, inexorable, se cumple, y  los niños sicarios lo conocen. “Duran uno o dos años como guardaespaldas de los narcos, reveló un defensor de menores de Cali, allí les pagan entre mil quinientos y dos mil dólares mensuales, ero después los mismos jefes los manan a matar para guardar sus secretos”.

Muchos niños en Colombia siguen el camino de la violencia. Indicios y comparaciones revelan que muchos niños y adolescentes en Venezuela están imitando, inducido o seducidos por narcos, a sus vecinos. Los entrenan, los usan y luego les quitan la vida.

…y la Ley perpleja e impotente para guardarnos.

FM/ [email protected] – @mayo16

No deje de leer: Lo agarraron con un escopetín escondido entre las ropas 

Auto Europe Car Rental

Hombre & Mujer

Dulce de coco y leche, una delicia criolla sencillita de preparar

Publicado

on

Dulce de Coco y Leche
Compartir

La dulcería criolla venezolana es muy extensa y variada. En los andes venezolanos tenemos una receta sencillita pero deliciosa que realmente cautiva, se trata del dulce de coco con leche.

Estos son unos dulcitos de coco que saben al arequipe y se envuelven en papel plástico formando óvalos gorditos.

Resultaron halagadores al paladar y sencillos de preparar, para endulzar una tarde cualquiera resultan maravillosos; y en estos tiempos donde necesitamos sonreír ante la vida y volvernos más solidarios y cercanos resultan un presente dulce y delicado que siempre será bienvenido por familiares y amigos.

Ingredientes para el dulce de Coco y Leche

  • 4 tazas de azúcar
  • 2 tazas de agua
  • tazas de leche en polvo 2
  • 2 tazas de coco salvaje
  • 1 cucharada de vainilla
  • esencia de coco

Preparación para el dulce de coco y leche

Primero prepare el coco extráigale el agua y resérvela, pele y ralle el coco por el lado fino del rallo, reserve.

Aparte el agua con el azúcar, deje hervir y cuando empiece a espesar apague el fuego; incorpore el coco y revuelva constantemente por cinco minutos.

En el agua de coco disuelva la leche en polvo y agregue a la mezcla anterior, lleve de nuevo al fuego revolviendo constantemente; añada la vainilla y la esencia de coco, apague y siga batiendo.

Esta mezcla se vacía en porciones pequeñas en papel envoplast y se enrolla una punta hacia un lado y la otra hacia el otro.

ACN/Venezuela Tuya

No dejes de leer: Occidente de Carabobo: Producción se ubica entre un 20 y 30%

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído