Delincuentes se llevaron comida del programa Olla Solidaria en la iglesia Inmaculada | ACN
Connect with us

Sucesos

Delincuentes se llevaron comida del programa Olla Solidaria en la iglesia Inmaculada

Publicado

on

Compartir
La madrugada de este miércoles ocurrió un hecho delictivo en la iglesia Inmaculada de Camoruco ubicada en la avenida Bolívar de Valencia, los delincuentes que ingresaron se llevaron alimentos que forman parte del programa Olla Solidaria con el que se sirven más de 1200 platos de comida semanal.
Para las personas que asisten al centro religioso martes, miércoles y viernes a buscar un plato de comida, este aporte representa un gran apoyo, desde las 7:30 de la mañana comienzan a hacer la cola para pasar a comer a las 11:30. Con el hurto de varios kilos de alimentos se afectan al menos tres días de servicio.
El señor Sabino Moreno de 63 años dijo que acudió a hacer la cola por la falta de alimentación balanceada en su casa producto de la hiperinflación por la que atraviesa el país, mientras que el señor Freddy Ojeda, extrabajador de una transnacional automotriz indicó que vio la cola y se enteró que en esa iglesia daban comida y ya tiene dos semanas yendo, «he perdido como 8 kilos por la situación del país».
Para Óscar Alcalá de 76 años quien se encuentra en situación de calle, este plato de comida es fundamental, a su lado, estaba la señora María Jiménez de 79 años, ella relató que en su casa o se come arepa o salado.
El padre Pitter Fernández comentó que 85% de las personas que asisten son de la tercera edad, algunos en situación de calle y otros que en sus casas no tienen la posibilidad de tener una comida, también acuden al menos 40 niños que van con sus abuelos ya que sus padres se han ido del país buscando mejores oportunidades.
El sacerdote acotó que en abril de 2018 comenzaron ofreciendo 50 platos de comida una vez a la semana, actualmente dan 400 platos martes, miércoles y viernes.
Fernández destacó que algunas personas piden comida para poder llevarle el resto de sus familiares.

Sin categoría

Fuerzas de seguridad de Maduro han ejecutado 18 mil personas desde 2016

Publicado

on

Fuerzas de seguridad - ACN
Compartir

Por la presunta «resistencia a la autoridad» las fuerzas de seguridad del régimen de Maduro ha ejecutado a 18.000 personas desde el año 2016.

Según la oenegé internacional ONG Human Rights Watch (HRW) la mayoría de las víctimas cayeron en manos de las temidas  Fuerzas de Acciones Especiales (Faes).

Sin embargo, el Ministerio Público chavista guarda silencio. Un comunicado divulgado por HRW refiere que 5.995 personas cayeron abatidas en 2016, 4.998 en 2017 y 6.856 en 2018. Y los primeros cinco meses de 2019 la cifra sigue en aumento.

El número incluye las numerosas ejecuciones extrajudiciales realizadas por las Fuerzas de Seguridad, las Faes y otros grupos leales al chavismo. «Desde que se crearon las Faes, como parte de la Policía Nacional Bolivariana, agentes de esta fuerza han cometido impunemente graves violaciones de derechos humanos», indica el informe de HRW.

Entre los homicidios se cuentan aquellos cometidos por los llamados colectivos armados. Las ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias se concentran en comunidades de bajos recursos que le dieron la espalda al régimen de Maduro.

Fuerzas de seguridad se llevan las caraotas

«En un país donde el sistema de justicia se emplea para perseguir a opositores en lugar de investigar delitos, las fuerzas de seguridad venezolanas están haciendo justicia por mano propia. Matan y detienen de manera arbitraria a quienes acusan de cometer delitos, sin mostrar ninguna evidencia», explicó José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas.

En todos los casos que Human Rights Watch investigó, agentes armados de las Faes vestían uniformes negros del cuerpo policial. En varios casos, llevaban la cara tapada. Llegaron en camionetas negras sin matrícula e irrumpieron en viviendas en vecindarios de bajos ingresos. Los agentes con frecuencia obligaban a los familiares de las víctimas a salir antes de llevar a cabo las ejecuciones. En varios casos, también robaron alimentos y otros artículos difíciles de conseguir en Venezuela debido a la crisis económica y humanitaria.

Las fuerzas de seguridad de Maduro cargan con caraotas, arroz, harina de maíz y todo lo que consiguen. Las víctimas acuden al Cicpc, pero allí también se hacen loe desentendidos.

La ONG subrayó que en todos los casos de ejecuciones investigados, hubo familiares que dijeron que las Faes alteraron el lugar del homicidio. Y además manipularon las evidencias. «Los agentes colocaron armas y drogas para incriminar a las víctimas o efectuaron disparos contra las paredes o al aire para sugerir que las víctimas se habían ‘resistido a la autoridad’. En algunos casos, los familiares dijeron que después de las ejecuciones tuvieron dificultades para obtener los cuerpos de sus seres queridos, los informes de la autopsia o los certificados de defunción», denunció HRW.

La mayoría de las ejecuciones examinadas por Human Rights Watch coinciden con las prácticas policiales abusivas. Entre 2015 y 2017, las fuerzas de seguridad venezolanas realizaron redadas en comunidades de bajos ingresos en el marco de la OLP. Entre las fuerzas de seguridad participantes se encontraban la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana (PNB), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y fuerzas de policía de los estados.

Felicitan a las Faes

Cuando se crearon las Fuerzas de Acciones Especiales en 2017, Maduro indicó que su finalidad era combatir el crimen y el terrorismo y «proteger al pueblo» frente a «las bandas criminales y las bandas terroristas alentadas por la derecha criminal». El organismo del cual dependen, la PNB, es parte del Ministerio de Interior de Venezuela, que está a cargo de Néstor Reverol desde 2016.

En lugar de investigar los numerosos señalamientos de violaciones de derechos humanos cometidas por integrantes de FAES, las autoridades venezolanas han defendido su actuación, concluyó Human Rights Watch. El 17 de julio de 2019, Maduro dijo «¡Que viva el FAES!» y expresó su pleno apoyo «para el FAES en su labor diaria».

Lee también: Se lanzó al vacío y un policía lo agarró de una pierna (Video)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído