Descubren una enorme masa metálica enterrada en la Luna
Connect with us

Hombre & Mujer

Descubren una enorme masa metálica enterrada en la Luna

Publicado

on

Descubren una enorme masa metálica enterrada en la Luna
Foto: fuentes.
Compartir

Recientemente se supo, que el lado oscuro de la luna esconde un colosal secreto debajo de la superficie de un enorme cráter, en el Polo Sur-Aitken.

Por el momento, nadie está seguro de lo que es. La explicación más precisa que han podido indicar los investigadores es que existe una enorme masa metálica bajo la superficie lunar.

La misteriosa masa detectada, se encuentra a decenas de kilómetros bajo un cráter de impacto de unos 2500 kilómetros de ancho, el cual es llamado la “Cuenca del Polo Sur-Aitken”, que no puede ser visto desde la Tierra, por encontrase en la cara oculta de la Luna.

Enorme masa metálica en la cuenca Polo Sur-Aitken de la Luna. Imágenes: NASA.

Enorme masa metálica en la cuenca Polo Sur-Aitken de la Luna. Imágenes: NASA.

Teorías acerca de la masa metálica

Las ideas de lo que pudiera ser la misteriosa masa, incluyen: el núcleo salpicado de un asteroide metálico gigante, o bien un océano de magma al rojo vivo que se solidificó lentamente en ese lugar.

Masa metálica detectada bajo el Polo Sur de la Luna. Imágenes: NASA.

Masa metálica detectada bajo el Polo Sur de la Luna. Imágenes: NASA.

Peter B. James, geocientífico de la Universidad de Baylor, expreso: «Imagine tomar un montón de metal cinco veces más grande que la Isla Grande de Hawai y enterrarlo bajo el Polo Sur de la Luna». «Eso es aproximadamente la cantidad de masa inesperada que detectamos».

James, es uno de los pocos científicos estadounidenses que anunciaron su descubrimiento, en un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Fuerza gravitacional descomunal

La fuerza gravitacional, «sea lo que sea, de donde venga» dijo James, es tan grande hizo descender el piso de la cuenca por casi un kilometro.

Cuenca lunar "Polo Sur-Aitken". Imágenes: NASA.

Cuenca lunar «Polo Sur-Aitken». Imágenes: NASA.

Se cree que la Cuenca del Polo Sur-Aitken, es el sitio de una terrible colisión que ocurrió aproximadamente 500 millones de años, después de que se formó la Luna. También, se cree que es el cráter impacto más grande y antiguo que aun existe en el sistema solar.

Lo que formó la cuenca, hace unos 4 mil millones de años aun sigue siendo un misterio, pero el golpe fue tan fuerte que probablemente atravesó la corteza de la Luna y levantó grandes cantidades de material lunar (capa geológicas más profundas), hacia la superficie.

Anomalía detectada mediante datos de la NASA

Por estas razones, los geólogos están ansiosos por explorar la cuenca para obtener pistas sobre la formación y composición de la Luna.

De hecho, China recientemente realizó su misión «Chang’e 4» allí (específicamente dentro de un cráter de aproximadamente 180 kilómetros de ancho llamado Von Kármán), para estudiar parte de la cuenca.

James y sus colegas descubrieron la anomalía debajo de la cuenca al combinar datos de dos misiones de la NASA en la Luna.

Una de esa misiones es el Orbitador de Reconocimiento Lunar, que continúa fotografiando constantemente la superficie lunar y ha permitido elaborar mapas de elevación de superficie de alta definición.

ACN/BBC/businessinsider.com/Nasa

No dejes de leer: La cara oculta de la Luna, alunizada por primera vez en la historia

Hombre & Mujer

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova

Publicado

on

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova
Foto: fuentes.
Compartir

Científicos alemanes, han encontrado polvo cósmico en la nieve de la antártida que probablemente se originó en una supernova distante hace millones de años.

El viaje interestelar del polvo finalmente llevó el material a la Tierra, donde los investigadores los descubrieron en la nieve acumulada en el polo sur.

Este polvo, se destaca porque contiene un isótopo de hierro llamado hierro-60, que comúnmente es liberado por supernovas pero es muy raro en la Tierra (Los isótopos son versiones de elementos que difieren en la cantidad de neutrones en sus átomos).

En la búsqueda de polvo espacial evasivo, los científicos analizaron más de 1.100 libras. (500 kilogramos) de nieve superficial que recolectaron de una región de la Antártida a gran altitud, cerca de la estación alemana de Kohnen.

En ese lugar, la nieve estaría mayormente libre de contaminación del polvo terrestre, informaron los investigadores en un nuevo estudio.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Hierro-60: la marca de una supernova

Luego, los investigadores enviaron la nieve aún congelada a un laboratorio en Munich, donde fue derretida y filtrada para aislar las partículas de polvo que podrían contener rastros de material desde el espacio.

Cuando los científicos examinaron el polvo incinerado con un espectrómetro de masas acelerador, detectaron el raro isótopo de hierro 60, una reliquia de una antigua supernova.

El espacio es un lugar polvoriento, rico en partículas expulsadas por supernovas y desprendidas de planetas, asteroides y cometas.

Nuestro sistema solar está pasando actualmente a través de una gran nube de polvo espacial conocida como la Nube Interestelar Local (LIC), y los granos de esta nube que se encuentran en la Tierra podrían revelar mucho sobre cómo nuestro sol y sus planetas interactúan con el polvo cósmico.

Para averiguar si el polvo espacial provenía de una supernova distante, los científicos primero tuvieron que descartar si se originó dentro de nuestro sistema solar.

El polvo irradiado por los planetas y otros cuerpos puede contener hierro-60, pero la exposición a la radiación cósmica también crea otro isótopo: el manganeso-53.

Así que los investigadores, compararon las proporciones de hierro 60 y manganeso 53 en los granos antárticos, descubriendo que la cantidad de manganeso era mucho menor de lo que hubiera sido si el polvo fuera local.

¿Cómo supieron que el polvo no se originó en la Tierra?

Puede haber existido hierro-60 en nuestro planeta durante las etapas iniciales de su formación, pero este isótopo raro hace mucho que se descompuso en la Tierra, escribieron los investigadores en el estudio.

Las pruebas de bombas nucleares podrían haber creado y dispersado el hierro-60 en todo el planeta, pero los cálculos mostraron que la cantidad del isótopo producido por tales pruebas habría sido mucho menor; que la cantidad de hierro-60 encontrada en la nieve de la Antártida.

El hierro-60 también se produce en reactores nucleares; sin embargo, la cantidad de isótopos que generan los reactores es «insignificante»; y se limita a los reactores donde se fabrica, dijeron los científicos.

Solo pudo venir de una antigua supernova

Hasta la fecha, incluso los accidentes nucleares graves, como el desastre de la central nuclear de Fukushima ocurrido en 2011; no introdujeron hierro-60 en el medio ambiente en cantidades mensurables, según el estudio.

Anteriormente, el hierro-60 en la Tierra se había encontrado solo en antiguos depósitos de aguas profundas o en rocas que se originaron en el espacio, «como meteoritos o en la luna»; informaron los científicos en línea el 12 de agosto en la revista Physical Review Letters.

«Al descartar fuentes terrestres y cosmogénicas [formadas por rayos cósmicos], concluimos que hemos encontrado, por primera vez, hierro-60 reciente con origen interestelar en la Antártida», escribieron los investigadores.

Con información de: ACN|FoxNews|Redes

No dejes de leer: Un diamante es verdaderamente para siempre

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído