Un diamante es verdaderamente para siempre | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Un diamante es verdaderamente para siempre

Publicado

on

Diamantes encontrados en meteoritos en la Tierra, podrían provenir de algún antiguo planeta desaparecido, posiblemente del tamaño de Mercurio o Marte
Compartir

Diamantes encontrados en meteoritos en la Tierra, podrían provenir de algún antiguo planeta desaparecido; posiblemente del tamaño de Mercurio o Marte. Según un estudio reciente, estas podrían ser las primeras reliquias conocidas de estos mundos que dejaron de existir.

Los científicos examinaron una ureilita, que es un tipo de meteorito que es rico en carbono y que a veces incluso posee diamantes.

Hasta la fecha, se han descubierto más de 480 ureilitas, dice el autor principal del estudio, Farhang Nabiei, científico de materiales y microscopista electrónico en el Instituto Federal de Tecnología de Suiza en Lausana.

Diamantes Meteoricos

Los científicos estudiaron el “Almahata Sitta ureilite”, un meteorito que cayó a la Tierra en el 2008; específicamente en el Desierto de Nubia en Sudán.

Los científicos, analizaron los diamantes dentro de la ureilita, que eran de unas pocas docenas a unos cientos de micrones (un cabello humano promedio tiene alrededor de 100 micrones de ancho).

Diamantes encontrados en meteoritos en la Tierra, podrían provenir de algún antiguo planeta desaparecido; posiblemente del tamaño de Mercurio o Marte.

Diamantes encontrados en meteoritos en la Tierra, podrían provenir de algún antiguo planeta desaparecido; posiblemente del tamaño de Mercurio o Marte. Foto: fuentes.

Según explicaciones anteriores, estos los diamantes dentro de las ureilita se originaban en impactos poderosos; por ejemplo: colisiones entre los asteroides. La presión de tales impactos, podría haber transformado el grafito, la forma del carbono que se usa a menudo en los lápices.

El gran tamaño de algunos diamantes encontrados dentro de las ureilitas, indican que puede haber tomado más que la presión de un impacto cósmico para crearlos.

Microscopio de electrones

Ahora, utilizando microscopio de electrones, Nabiei y sus colegas descubrieron partículas cristalinas hechas de hierro y azufre; dentro de los diamantes en la ureilita Almahata Sitta. Estás partículas, llamadas «inclusiones», solo se encuentran en diamantes formados bajo altas presiones sostenidas de más de 20 gigapascales.

Su presencia en los meteoritos, sugiere que estos diamantes solo pudieron haberse formado dentro de las presiones aplastantes que se encuentran en el interior de algunos planetas rocosos . «No esperábamos ver estas inclusiones en absoluto»; declaró Nabiei.

El planeta perdido

Los investigadores, sugirieron que los ureilitas se originaron dentro de un protoplaneta, cuyo tamaño se ubicaría entre el de Mercurio y Marte; docenas de los cuales existieron en los primeros 10 millones de años del sistema solar.

Tales embriones planetarios, fueron los bloques de construcción de los planetas rocosos que ahora se ven en el sistema solar interior. Los urilitas pueden ser los últimos remanentes de estos cuerpos celestes desaparecidos; siendo las primeras reliquias conocidas de protoplanetas perdidos.

«Me interesa lo que las inclusiones de solo decenas de nanómetros (mil millonésimas de metro); pueden decirnos sobre protoplanetas (que tenían] unos 6.000 kilómetros de diámetro)», indicó Nabiei.

Las investigaciones futuras, pueden examinar otras ureilitas para detectar inclusiones dentro de los diamantes. Estas investigaciones, pueden revelar más sobre el mundo perdido del que provienen; ya que los diamantes duran verdaderamente para siempre, dice Nabiei. Él y sus colegas detallaron sus hallazgos el pasado 17 de abril en la revista Nature.

ACN/Astronomy.com/@AstronomyMag/Discovermagazine.com

No dejes de leer: Mision TESS de la NASA encuentra nuevo planeta

Hombre & Mujer

El agujero de la capa de ozono alcanzó su mínimo en décadas

Publicado

on

El agujero de la capa de ozono alcanzó su mínimo en décadas
Foto: fuentes.
Compartir

El agujero de ozono sobre la Antártida este año podría haber alcanzado el nivel mínimo desde que se ha monitoreado activamente hace tres décadas, según afirman los científicos.

Las observaciones del agotamiento del gas ozono en la atmósfera, demuestran que el “agujero” no se ha abierto de la forma en que normalmente lo hace durante el año 2019.

El Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico (CAMS) de la Unión Europea (UE), informó que la perturbación atmosférica actualmente se encuentra muy por debajo de la mitad del área que generalmente se ve a mediados de septiembre.

El agujero se aleja del polo sur

Los expertos de CAMS, con sede en Reading, Reino Unido, proyectan niveles estables de ozono o un aumento modesto en los próximos días.

El ozono es una molécula que se compone de tres átomos de oxígeno. Es responsable de filtrar la dañina radiación ultravioleta del sol.

El gas se produce y destruye constantemente en la estratosfera, a unos 20-30 km sobre la Tierra.

En una atmósfera no contaminada, este ciclo de producción y descomposición está en equilibrio.

Pero el cloro y los productos químicos que contienen bromo liberados por la actividad humana han desequilibrado el proceso, lo que resulta en una pérdida de ozono que es máxima en la primavera antártica en septiembre/octubre.

El Protocolo de Montreal firmado por los gobiernos en 1987 ha tratado de recuperar la situación al prohibir la producción y el uso de los productos químicos más dañinos.

Buena tasa de recuperación genera optimismo

La semana pasada ha visto el área de cubierta de adelgazamiento profundo de poco más de cinco millones de kilómetros cuadrados.

Esta vez, el año pasado, superó los 20 millones de kilómetros cuadrados, aunque en 2017 superó los 10 millones de kilómetros cuadrados. En otras palabras, hay un buen grado de variabilidad de año en año.

Las condiciones para el adelgazamiento ocurren anualmente justo cuando la Antártida emerge del invierno. Las reacciones que funcionan para destruir el ozono en la estratosfera fría se inician por el regreso del sol a altas latitudes.

Los científicos dicen que si bien las pérdidas comenzaron antes de lo normal este año, se vieron truncadas por un repentino calentamiento que elevó las temperaturas en la estratosfera en 20-30 grados. Esto desestabilizó el proceso de destrucción del ozono.

Richard Engelen el subdirector del CAMS, dice que el pequeño tamaño visto en lo que va del año es alentador. Sin embargo no son resultados concluyentes.

«En este momento, creo que deberíamos ver esto como una anomalía interesante. Necesitamos saber más sobre lo que lo causó». Aseguró Engelen a BBC News.

Con información de: ACN|BBC|Redes

No dejes de leer: Científicos publican la primera imagen de un agujero negro

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído