Ecuador le movió la silla a Moreno y se quitó la correa de la dictadura
Connect with us

Opinión

Ecuador le movió la silla a Moreno y se quitó la correa de la dictadura

Publicado

on

hambre - acn
Compartir
  • 7
    Shares

Ecuador le movió la silla a Moreno y se quitó la correa de la dictadura: Por Coromoto Álvarez.– No solamente en Quito y Guayaquil sino en el resto de la mitad del mundo, Ecuador le movió la silla al presidente Lenin Moreno y se quitó de encima la correa de la dictadura que ahorcaba la democracia, ante la amenaza del mandatario anterior que pese a estar en el banquillo como uno de los corruptos de Iberoamérica,  sueña como su vecino Evo Morales de Bolivia y otros sepultureros del ideal civilista bolivariano con la reelección indefinida para perpetuarse en el poder.

En el análisis preliminar sobre las siete palabras que encerraba la consulta popular para despejar el camino del sucesor del antiguo dictadorzuelo, destaca el pronunciamiento de casi dos tercios de los electores para derribar la estatua del narcisista que tiró al muladar, es decir, en el cesto de la basura,  el título que obtuvo en una universidad estadounidense tras ser reclutado por Hugo Chávez con sus frases comunes  tales como: por ahora, golpe de Estado y procedimiento inconstitucional que esbozó en Telesur durante la noche de su derrota, so pretexto de esconder en su morral de Bruselas las prédicas del tirano Fidel Castro en el foro de Sao Paulo, luego de su fracaso en Chile con Salvador Allende, pues si América le cerraba el paso a las armas para conquistar el poder como ocurrió en Cuba, abriría otro boquete a la luz del cuestionado intento del jefe de la guerrilla en Colombia en las próximas elecciones presidenciales para despojar para siempre a los Santos y a los que no son santos de la alternancia en el palacio de Nariño.

La referencia ecuatoriana es oportuna tanto más cuanto que en Venezuela, Nicaragua y en cualquier latitud es tan peligroso el mandato eterno del déspota con ciudadanos sin sus derechos sometidos a la esclavitud, al hambre y la miseria, según pregonaba  Simón Bolívar   en su utopía libertadora vislumbrando los pasos perdidos de sus herederos atrapados por la anti historia.

De acuerdo con el examen de las escaramuzas consultivas que recién le dan a Lenin Moreno mayor espacio y capacidad de maniobra ejecutiva para impulsar el desarrollo y el crecimiento de la economía con políticas públicas de consenso, el recuento reciente indica que a Rafael Correa lo esperan en los tribunales de justicia  Cristina Fernández en Argentina, Lula Da Silva en Brasil y otros flautistas del concierto orquestado por el magnate carioca de la construcción Marcelo Odebrecht que cautivó a más de un gobernante de la región con escándalos de sobornos para ampliar su audiencia.

Estudiosos del tema cuyas versiones  cabalgan sobre el tremedal observan que en Ecuador las dictaduras recibieron un duro golpe.—Solo Dios es eterno. Por tanto los pueblos son sabios a la hora de rectificar para garantizar su bienestar con las bendiciones de la Providencia- dijo  el historiador Samuel Gudiño en Guayaquil mientras esta noticia política de tanta importancia para el futuro de su país es difundida en el mundo.

No deje de leer: La escasez de efectivo es el calvario del venezolano

Opinión

El llantén

Publicado

on

Compartir

El llantén: Josué D. Fernández A.- Al tomar cualquier acera con resguardo para franjas de grama, y después bajar la vista, comúnmente también se detecta otra hierba llamada “llantén”, que levanta unos 20 centímetros, con  hojas de forma de cuchara sopera, alrededor de varias espigas de altura superior. El mismo nombre de “llantén” a veces se usa por igual para calificar las interminables cantaletas diarias sobre lo mal que van las cosas, nada más tropezarse con vecinos al salir de casa. El primer llantén nombrado tiene de bueno sus efectos curativos como planta medicinal, el segundo solo podría causar irritación de la garganta, y deshidratación debido a lágrimas, y gastos de saliva en tanto blablablá.

La situación actual no tendría solución ante explicaciones de cada uno para seguir sollozante, a la espera del milagro que desarmará militares, al castro comunismo cubano que se resignará a entregar su rentable enclave, a los políticos que moderarán sus ambiciones de poder y de acceso a presupuestos públicos, a los terroristas de redes sociales que cancelarán complicidades con corruptos y ganancias crecientes en aguas turbias. Sí, ya te aviso chirulí. Las propuestas de articulación comunitaria, de nueva narrativa, no le compete a las mayorías, y apenas alcanzan para convencer a élites dolientes y preparadas, pero en protestas restringidas de salones.

La saludable terapia ocasional de desahogo entre personas cercanas,  le ha dado paso a un vicio de más de 20 años, en el caso venezolano como referencia de ahora, donde el pueblo de uno y otro lado, enchufados a la dictadura o perseguidos de la oposición, todos han visto venirse abajo bienestar y esperanzas que una vez les alegraron, y por lo que se le van  sus horas en puro llorar. Sin tequilas de por medio, suena el “Cucurrucú Paloma” en las voces de María Dolores Pradera y Paloma San Basilio.

El 30 de abril de 2019, temprano en la mañana, Juan Guaidó y  Leopoldo López liberado por los custodios de su arresto domiciliario, aparecieron juntos en la cercanía de la base militar de La Carlota, invitando a los caraqueños a manifestarse desde allí contra la dictadura. La convocatoria  fue equivalente a la de reunión de junta de condominio, donde a la hora de la verdad sobran excusas para justificar ausencias, aquí con excepción de militantes partidistas cercanos al dúo, de  unos jóvenes que dejaron la cobija a regañadientes, y de madrugadores de la tercera edad siempre llenos de nostalgia de  tiempos distintos guardados en sueños.

El hecho quedó escrito en el papel con el cual se frotó las manos la dictadura, convencida de que la ausencia en La Carlota representó un sólido apoyo a su régimen, o  lo que fue igual una victoria de sus amenazas, persecuciones y represión, que aumentarán si hiciera falta, aunque haya protestas institucionales de adentro y afuera por violaciones de derechos humanos, y delitos de lesa humanidad a los ojos de todos.

Resultaría vital decir ¡Ya basta! y dejar el llantén, cuando se quiere mirar con claridad. “La Lupe” cantó “Yo no lloro más” por razones distintas, pero en la realidad de hoy mantiene vigencia el suponer sufrimientos al mayor entre los que deciden marcharse al extranjero a padecer humillaciones, maltratos y trabas migratorias. Dejar la dictadura a sus anchas, no parecería el mejor remedio para los males de muchos emigrantes, que renuncian al aprecio de familiares y amigos, a pesar de ser requeridos en su tierra. Con “La Lupe” nos despedimos por esta tarde…

Narración completa y temas musicales editados, en grabación por:

El artículo adosado forma parte de“SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 4:30 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

Ampliaciones al pinchar imágenes de abajo

ACN/Josué D. Fernández A., comunicólogo

No deje de leer: Patrañas.21

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído