El fatídico 6 de diciembre de 1998 - ACN El fatídico 6
Connect with us

Opinión

El fatídico 6 de diciembre de 1998

Publicado

on

El fatídico 6 de diciembre
Compartir
  • 2
    Shares

El fatídico 6 de diciembre de 1998: Por Javier Antonio Vivas Santana.-   El 6 de diciembre de 2018 se cumplieron 20 años en que Hugo Chávez llegó a la presidencia de la República en elecciones libres, y enterró políticamente al status quo de la época, es decir, Acción Democrática (AD) y el Comité Político Electoral Independiente (Copei), sin obviar, que el elegido mandatario nacional en esa fecha fue objeto de un sobreseimiento por parte de Rafael Caldera en 1994, dos años después de haber comandado un intento de golpe de Estado contra el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, aquella madrugada del 4 de Febrero de 1992.

Desde que Hugo Chávez llegó al poder, más allá de las críticas que pudiesen generarse sobre su modo de gobernar, la verdad es que el nivel de vida de los venezolanos mejoró de manera trascendente en sus distintos niveles sociales, y aunque los detractores de sus políticas de gobierno, intenten achacarle que fue durante sus períodos en Miraflores que se originaron parte de los problemas que azotan a la República, bastaría revisar las propias cifras de los organismos internacionales para comprobar que la realidad fue positiva durante esos años.

Desgraciadamente, la muerte de Hugo Chávez que para muchos fue objeto de un fallecimiento inducido, desembocó en la mayor de las tragedias para Venezuela. En efecto, la posterior llegada de Nicolás Maduro al poder como su sucesor, originó la traición y el asesinato del chavismo. De hecho, bastó un sexenio para ver el cómo lo que había logrado el líder de la revolución bolivariana en beneficio del pueblo del Libertador, todo, absolutamente todo ha sido destruido por el madurismo.

Trascurridas dos décadas en que Hugo Chávez junto con el pueblo lograron derrotar a las mafias políticas del bipartidismo, la realidad para los venezolanos está cada día peor. Cuando Hugo Chávez llegó al poder, la inflación estaba en promedio del 30%, hoy la hiperinflación bordea cifras millonarias, o sea, superiores al 1.000.000%. La pobreza estaba alrededor del 50% y disminuyó con Chávez hasta colocarse en cifras cercanas al 20% del país, en la actualidad el 80% de la población está en condiciones miserables, al punto que el salario mínimo ni siquiera alcanza los 10 dólares mensuales, y apenas si permite comprar un kilo de carne, uno de azúcar y un cartón de huevos.

Mientras en el chavismo, los venezolanos presentaban altas tasas de viajes al exterior en turismo internacional, con el madurismo cifras conservadoras sitúan en no menos de tres millones de venezolanos que han abandonado el país por razones de destrucción política y económica. Con Chávez los niveles de educación y salud alcanzaron niveles envidiables de desarrollo, el madurismo ha condenado al país con altas tasas de deserción estudiantil y docente, mientras que nuestros niños mueren en los hospitales por falta de medicamentos.

Durante el gobierno de Chávez se rompieron los registros en la compra de vehículos nuevos e inmuebles, lo cual beneficiaba de manera directa a la clase media, hoy con Maduro, no solamente lo que queda de clase «media» emigra a diario en cantidades importantes de la población, sino que esa misma clase social prácticamente ha desaparecido desde 2013.

La espantosa corrupción que no podemos negar se originó con Hugo Chávez dejando una oscura mancha en su gobierno, ha sido con el madurismo que ésta se ha exacerbado, al punto que la cúpula del partido oficialista vive en lujosas mansiones, se desplazan en camionetas último modelo, sus hijos estudian en el exterior, y ninguno de ellos, o sea, quienes controlan el poder nos muestra públicamente sus cuentas bancarias porque en definitiva se han concentrado en saquear las arcas públicas, a costa del hambre de los más desposeídos.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder, y el barril de petróleo se encontraba en 7 dólares, los venezolanos tenían ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas. 20 años después con Maduro en el poder, y el barril de petróleo sobre 50 dólares por barril, éste sólo funciona para que los integrantes de la cúpula madurista se conviertan en magnates económicos, aplicando el terror político sobre el pueblo.

Hace 20 años nació un proyecto de Constitución que fue apoyado por el 72% de la población en legítimo referendo. 20 años después los asesores y defensores del madurismo son hasta «juristas», «constituyentes» y «articulistas» que juraban sacar a Chávez a patadas, o muerto de Miraflores, y sólo buscan derogar la Constitución de 1999 para perpetuarse en el poder, mientras ríen de ver al pueblo en la pobreza y miseria más espantosa, cuando vemos que hasta un ministro del «trabajo» se ufana públicamente que el salario mínimo sólo alcance para comprar «medio kilo de queso».

Hace 20 años el chavismo fue una esperanza para Venezuela y los pueblos de América Latina. 20 años después, el madurismo representa la bazofia política más putrefacta y degradante de la historia de Venezuela, y la vergüenza más grande que pueda tener la llamada izquierda en la propia región latinoamericana. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

20 años después de aquel 6 de diciembre de 1998, el madurismo traicionó y asesinó al chavismo (A propósito de ser ciego)

Titulares de prensa sobre la fecha

-Venezuela al borde del precipicio luego de 20 años de gobierno chavista. Las consecuencias de estas dos décadas de mandato se pueden comprobar con la crisis que vive el país y la diáspora masiva que se ha extendido por el … (El Nacional.com)

-20 años después de aquel 6 de diciembre de 1998, el madurismo traicionó y asesinó al chavismo. Este 6 de diciembre de 2018 se cumplen 20 años en que Hugo Chávez llegó a la presidencia de la República en elecciones libres, y enterró políticamente al … (Aporrea)

No deje de leer:

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído