El llantén | ACNEl llantén crece 20 centimetros en las aceras
Connect with us

Opinión

El llantén

Publicado

on

Compartir

El llantén: Josué D. Fernández A.- Al tomar cualquier acera con resguardo para franjas de grama, y después bajar la vista, comúnmente también se detecta otra hierba llamada “llantén”, que levanta unos 20 centímetros, con  hojas de forma de cuchara sopera, alrededor de varias espigas de altura superior. El mismo nombre de “llantén” a veces se usa por igual para calificar las interminables cantaletas diarias sobre lo mal que van las cosas, nada más tropezarse con vecinos al salir de casa. El primer llantén nombrado tiene de bueno sus efectos curativos como planta medicinal, el segundo solo podría causar irritación de la garganta, y deshidratación debido a lágrimas, y gastos de saliva en tanto blablablá.

La situación actual no tendría solución ante explicaciones de cada uno para seguir sollozante, a la espera del milagro que desarmará militares, al castro comunismo cubano que se resignará a entregar su rentable enclave, a los políticos que moderarán sus ambiciones de poder y de acceso a presupuestos públicos, a los terroristas de redes sociales que cancelarán complicidades con corruptos y ganancias crecientes en aguas turbias. Sí, ya te aviso chirulí. Las propuestas de articulación comunitaria, de nueva narrativa, no le compete a las mayorías, y apenas alcanzan para convencer a élites dolientes y preparadas, pero en protestas restringidas de salones.

La saludable terapia ocasional de desahogo entre personas cercanas,  le ha dado paso a un vicio de más de 20 años, en el caso venezolano como referencia de ahora, donde el pueblo de uno y otro lado, enchufados a la dictadura o perseguidos de la oposición, todos han visto venirse abajo bienestar y esperanzas que una vez les alegraron, y por lo que se le van  sus horas en puro llorar. Sin tequilas de por medio, suena el “Cucurrucú Paloma” en las voces de María Dolores Pradera y Paloma San Basilio.

El 30 de abril de 2019, temprano en la mañana, Juan Guaidó y  Leopoldo López liberado por los custodios de su arresto domiciliario, aparecieron juntos en la cercanía de la base militar de La Carlota, invitando a los caraqueños a manifestarse desde allí contra la dictadura. La convocatoria  fue equivalente a la de reunión de junta de condominio, donde a la hora de la verdad sobran excusas para justificar ausencias, aquí con excepción de militantes partidistas cercanos al dúo, de  unos jóvenes que dejaron la cobija a regañadientes, y de madrugadores de la tercera edad siempre llenos de nostalgia de  tiempos distintos guardados en sueños.

El hecho quedó escrito en el papel con el cual se frotó las manos la dictadura, convencida de que la ausencia en La Carlota representó un sólido apoyo a su régimen, o  lo que fue igual una victoria de sus amenazas, persecuciones y represión, que aumentarán si hiciera falta, aunque haya protestas institucionales de adentro y afuera por violaciones de derechos humanos, y delitos de lesa humanidad a los ojos de todos.

Resultaría vital decir ¡Ya basta! y dejar el llantén, cuando se quiere mirar con claridad. “La Lupe” cantó “Yo no lloro más” por razones distintas, pero en la realidad de hoy mantiene vigencia el suponer sufrimientos al mayor entre los que deciden marcharse al extranjero a padecer humillaciones, maltratos y trabas migratorias. Dejar la dictadura a sus anchas, no parecería el mejor remedio para los males de muchos emigrantes, que renuncian al aprecio de familiares y amigos, a pesar de ser requeridos en su tierra. Con “La Lupe” nos despedimos por esta tarde…

Narración completa y temas musicales editados, en grabación por:

El artículo adosado forma parte de“SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 4:30 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

Ampliaciones al pinchar imágenes de abajo

ACN/Josué D. Fernández A., comunicólogo

No deje de leer: Patrañas.21

Opinión

Sancochos

Publicado

on

Compartir

Sancochos: Por Josué D. Fernández  A.- El sancocho es un compuesto nutritivo que se sirve en muchos países de América Latina, y que solo tiene  de singular ese modo que le otorga la Real Academia Española (RAE), al presentar el vocablo en su diccionario. En realidad, con diferencias “sustantivas” en significado, sin considerar su parecido con “salcocho”, la palabra es usada en Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela. Sin embargo, aunque el nombre también es conocido en Cuba, allí se usa como despectivo, como comida mal preparada, insulsa, pobre en ingredientes, e incluso así se tildan los desechos que se utilizan como alimento para cerdos.

Así, lo más parecido en Latino-américa a la invitación a preparar  y comer sancocho, se ilustra hoy en las proposiciones ambiguas de diálogo con la dictadura anclada en Venezuela desde hace 20 años, movida por cerebros con ideas fijas de perpetuidad en el poder, según aliento comunista cubano, de rusos y chinos, coros uruguayos, nicaragüenses, bolivianos y hasta mexicanos, junto con otros voceros desinformados o de extraña buena fe. Como los sancochos latinoamericanos carentes de receta única, así serían igualmente esos llamamientos a conversar sin condiciones -o ingredientes específicos para mantener el símil gastronómico-, entre la parte dominante de afilados colmillos, y la contraparte simplemente empeñada en liberarse del yugo.

Un supuesto diálogo sin claros fines, en vez del sabroso sancocho que se escuchó,  terminará en «guiso podrido» muy acorde con el despectivo cubano, pues a cada mención de diálogo como salvación del país, la dictadura bailará en un pie por la  nueva prórroga que fortalece los rugidos de su extendida corrupción, el abandono de los servicios básicos de luz y agua, los estrangulamientos con privaciones de alimentos, medicinas y atención hospitalaria, persecuciones, cárcel  y  hechos sangrientos en aumento.

El daño del diálogo-sancocho acumula los crímenes políticos de Óscar Pérez, Fernando Albán, y del capitán de corbeta Rafael Acosta, ocurridos en los 18 meses anteriores. Tiempo mucho menor que el malgastado, excepto por el alto costo acarreado, por el mediador José Luis Rodríguez Zapatero, quien se jacta de haber visitado a la nación sudamericana en 37 ocasiones durante los últimos cuatro años,  con saldos  de importancia quizás, únicamente que en cuentas bancarias de paraísos fiscales.

Por ahora, las conversaciones con la dictadura tan solo dejan ver el crecimiento de desafueros, la usurpación continuada del poder, y la represión con cárcel, armas de torturas y muertes.  Los diálogos por fuera de patrones conocidos y los sancochos de fórmulas extrañas tienen coincidencias con el preparado de “güesito”,  descrito en la canción merengue de FEDERICO GAERSTE, nacido en Puerto Cabello, a cargo de Alfredo Sadel para cerrar por hoy. Regresamos en una semana.

Narración completa y temas musicales editados, en grabación por:

El artículo adosado forma parte de“SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 4:30 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/ Ampliaciones al pinchar imágenes de abajo

ACN/Josué D. Fernández A., comunicólogo – Crónicas, Corporativas y más…

No deje de leer: Poderosos tornados azotan la costa este de EE.UU.

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído