El militar es leal hasta que se revela | ACN
Connect with us

Opinión

El militar es leal hasta que se revela

Publicado

on

militar es leal hasta - acn
Compartir
  • 5
    Shares

El militar es leal hasta que se revela:  Por Jesús Alfonso Sánchez.-  ¿Por qué rendir pleitesía a militares del régimen chavista cubano? Ellos son el soporte sin escrúpulos de la corrupción criminal del régimen de Nicolás Maduro y socios directos de países explotadores de nuestra riqueza petrolera y de minerales. Hoy los militares están como el pimentón en todos los guisos del gobierno, ocupan los más importantes cargos de la administración pública sin credenciales ni eficiencia en el desempeño, y sus cuentas a rendir nadie las conocen porque no existe con transparencia el ente contralor de la república.

Venezuela vive una profunda tristeza por el sufrimiento de tanta gente que padece de enfermedades sin asistencia médica y servicios hospitalarios, hambruna, miseria, pobreza sin límite de clases con el gran éxodo de conciudadanos sin destino cierto por todos los países de la región y del mundo entero. No somos tarados ni enclenques para darnos cuenta del comportamiento vil de las FANB contra el pueblo indefenso de Venezuela y elevar el más rotundo repudio colectivamente contra los militares corruptos que han entregado el país como colonia a los militares y comunistas cubanos. Cuba es una Isla miserable bajo un régimen comunista dictatorial chulo de los hermanos Castro quienes llevan más de 60 años de dominio absoluto contra el sacrificado pueblo civil cubano.

La FANB no son digna de tanta consideración que solicitan algunos conciudadanos que veneran a uniformados de ayer, solo basta evaluar la última actuación del 23F2019 contra la Ayuda Humanitaria y la desfachatez del Ministro Padrino López que mancillo el cargo de ministro de defensa cuando dijo: “por encina de sus cadáveres entrara la ayuda humanitaria para los pobres y enfermos venezolanos”. Esta actitud y aptitud significa: traición a la Patria y delito de lesa humanidad. En consecuencia no son acreedores de ser beneficiarios de la ley de amnistía decretada por la AN y anunciada por el diputado Juan Guaidó presidente interino de Venezuela.

Hugo Chávez Frías el soldado golpista 4F es el culpable de haber despertado de nuevo el maldito militarismo perverso que tanto daño le ha causado en la historia republicana de Venezuela. Basta evaluar. En 1830 se separa Venezuela de la Gran Colombia por traición al proyecto integracionista del Libertador Simón Bolívar, y es así que el primer Presidente de la República de Venezuela es el general J.A Páez, general de alpargatas pero hombre de montar el caballo en pelo con la lanza en la mano, feroz guerrero de valor indomable que se glorificó en la batalla de Carabobo que sello la independencia de Venezuela derrotando al ejércitos realista de la corona de España. Desde entonces el mando del poder Ejecutivo en Venezuela ha descansado bajo el símbolo de la bota, garrote, machete y bayoneta con el disfraz de militar o coraza para regir el mando con patente de corso y ejerce el Poder Nacional con prerrogativas y abuso de mando y beneficio ilimitado de almacenar riqueza mal habida de la nación que son de los venezolanos y no de la casta o peste que el escritor Manuel Caballero llamo: la peste militar.

No hay que olvidar que son más de veinte año de la caída de la democracia de 40 años consecutivos 1958 a 1998 regidas por civiles por mandato del voto popular.  Desde 1999 los golpistas militares del 4F contaminaron las tropas de los cuarteles venezolanos y han sido sometidos a un proceso constante de adoctrinamiento premeditado y planificado  desde Cuba de los dictadores Castro y el círculo de corrupción del Foro de Saulo Pablo. Como se ve, el foro maligno estaba centrado en la peste militar. El chavismo militar es inviable, no tiene ni el respaldo interno ni el externo del país, ni credulidad en la sociedad civil que está semi destruida en lo estructural, moral y valores humanos.

Para reconstruir y recuperar el país es necesario el concurso de los hombres y mujeres con capacidad y voluntad de trabajo en las tareas a emprender con ahínco y sacrificio. Veamos el cuadro dramático de la situación actual a vencer: las reservas internacionales del país se ubican actualmente en 8.332 millones de dólares según datos oficiales publicados esta semana por el Banco Central de Venezuela en su sitio de Internet, “el nivel más bajo en 21 años cuando entonces Venezuela podía contar hasta con 28 mil millones de dólares”. La producción petrolera venezolana se ubicaba en 1998 en tres millones de barriles diarios. “Hoy está en menos en 1 millón 148 mil barriles por día según la OPEP, por un proceso de desinversión, perdida de capital humano y problemas gerenciales.

En los últimos 20 años han ingresado al país por concepto de renta petrolera cerca de 975 mil millones de dólares como contraste, la pobreza que para 1998 estaba en 45%, al cierre de 2017 es del 87%, según datos de la encuestadora Nacional de Condiciones de Vida (Encovi).

El gobierno está acorralado y caído de verdad. Ahora si o si contra viento y marea va a entrar la ayuda humanitaria. Va a continuar entrando por aire, tierra y mar, de acuerdo al plan del presidente interino Juan Guaidó. El plan continúa por fronteras con Colombia, Brasil, Guyana y por las costas venezolanas. El gobierno dictatorial de Maduro no posee control militar del mar Caribe que domina la marina de EEUU por tradición en defensa de sus intereses económicos y control militar. ¿Cómo evitar la entrada de ayuda humanitaria por las patrullas venezolanas que no han podido controlar Nunca el contrabando de gasolina y la pesca de arrastre con comercio ilegal en la plataforma marítima venezolana? ¿Serán los militares los contrabandistas camuflados y socios de comerciantes extranjeros de alta mar?

El crimen que cometió el régimen dictatorial de Maduro con la quema del camión cargado de medicina y de alimentos para el pueblo en hambruna y enfermos terminales fue la gota que derramo el vaso de la discordia ejecutado por colectivos y los pranes de las cárceles que dirige la indeseable ministra Iris Valera que se presento en Ureña con francotiradores y antimotin de la GNB.

Maduro cada día se derrite mas por falta de liderazgo que jamás tuvo porque la sombra del demente Chávez nunca permitió el relevo en el poder perpetuo que el mismo idealizo con el hombre nuevo del socialismo siglo XXI y de la inmortalidad de su destino que vino para hacer historia por 1000 año más que el imperio romano o la utopía del tirano Hitler.

Venezuela aspiraba un mesías que nunca apareció ni para remedio. Y lo que apareció fue un outsider porque los políticos tradicionales se iban reduciendo más y más por carecer de credibilidad de liderazgo producto de corrupción partidista y traición a la militancia por defender a ultranza las sociedades mercantiles en cada una de la cúpula partidista.

Los outsiders salen de donde menos los esperas, y Juan Guaidó no estaba ni en la lista más extensa de posibilidades de los líderes de su generación del 2007. Pero resulta que este actor político activista de Voluntad Popular VP casi desconocido, resultó tener coraje y decisión en metas como las condiciones del outsider que esperábamos en el momento perfecto.

El diputado Juan Guaidó le vino su oportunidad de oro por carambola. Era un líder de la generación 2007 inteligente, exitoso y trabajador, pero sin proyección pública. Su partido VP es la cuarta fuerza en la AN y por lo tanto le tocó asumir la presidencia al cuarto año del triunfo opositor del 6D/2015. Dentro de su propio partido, no era el heredero natural,  sin contar con el líder fundamental, Leopoldo López; correspondía por jerarquía partidista, Carlos Vechio (en EEUU), el segundo Freddy Guevara, hoy asilado en la embajada de Chile, el diputado Luis Florido, expulsado del partido por ambición y diferencias irreconciliables con dirección nacional de VP. Así, pues llega Juan Guaidó a la presidencia de la AN en un momento estelar en que Nicolás Maduro el usurpador toma posesión para un segundo mandato inconstitucional, en medio del rechazo contundente de la oposición democrática y el desconocimiento masivo de su legitimidad de origen por parte de más de 50 países democráticos, encabezados por EEUU, Europa y el Grupo de Lima (sin Uruguay y México).

En consecuencia, Guaidó es ingeniero egresado de la UCAB, líder político joven y fresco que los ciudadanos venezolanos y del mundo democrático no lo vincula ni con el pasado ni con su propio partido VP ni con políticos de partidos tradicionales en Venezuela. Se convierte en pocos días en un verdadero líder mundial sin sombras, con popularidad dentro y fuera del país. Un líder tímido pero con carisma de pocas palabras rimbombantes sin demagogia consuetudinaria pero capaz de mover masas populares sobretodo media y altas, reorganizar y reconciliar a la oposición democrática dividida en pedazos por las ambiciones desmedidas y zancadillas en sus propias organizaciones partidistas.

Hay que decidir cuanto antes sin reconcomio pero con certeza el asunto del llamado a los militares que apoyan al Usurpador Nicolás Maduro para que depongan las armas que son del pueblo soberano, y menos aun usarlas contra los ciudadanos civiles. Están expuestos al castigo severo y repudio del soberano por desobediencia a las leyes y a la Constitución Nacional vigente. Hay que recordar que los militares son leales hasta que se revelan. Así de las cosas.

No deje de leer:  Maduro se tambalea por la hambruna, pero Rusia lo mantiene apadrinado

Opinión

¿Esto se entiende en Perú (y en Venezuela y…)?

Publicado

on

Compartir

¿Esto se entiende en Perú (y en México y en Venezuela y en Argentina y…)?: Por Eliezer Budasoff.

Este artículo forma parte de Times Insider, una serie que retrata la vida de la redacción y la intimidad del trabajo periodístico detrás de los artículos, reportajes y columnas de opinión en The New York Times.

Desde que comenzó el proyecto de The New York Times en Español, en febrero de 2016, una de las preguntas más constantes que recibimos (dentro y fuera del Times) es cómo elegimos los artículos que traducimos. Se trata de una discusión que los editores del sitio en español mantenemos todos los días amablemente y que ha sido inseparable de otra discusión, a menudo más visceral y menos amable: ¿cómo los traducimos?

Desde Los Ángeles hasta Buenos Aires y desde las Islas Galápagos hasta Barcelona, el español que hablan nuestros lectores varía ampliamente. Solo en América Latina hay más de quince formas distintas de llamar a las palomitas de maíz (en mi ciudad natal es pororó), existen al menos trece formas de referirse a los sorbetes y hay diez maneras distintas de llamar a una vaquita de San Antonio (esos bichitos rojos con lunares negros a los que la superstición popular atribuye buena suerte), tantas como los nombres que se usan para los botines de fútbol. Un deporte que, de hecho, se escribe con acento o sin acento según el país en el que vivas, al igual que “cartel”, “panel” y “video”. La palabra coloquial que usan los venezolanos para decir que están furiosos es la misma que usan los peruanos o los colombianos para decir que están embargados por el deseo. Tenemos distintos nombres para las frutas, para los cortes de carne y para hablar de una ruptura amorosa. Y, por supuesto, todos los lectores están convencidos de que su forma de usar el idioma es la correcta.

EXPLORA NYTIMES.COM/ES

Los Cabos, un destino generoso y aventurero

Todos los editores que hacemos el Times en Español somos hispanohablantes nativos de México, Argentina y Venezuela, y varios hemos estudiado o trabajado en otros países como Perú, España, Paraguay y Estados Unidos.

The New York Times en Español publica entre cuarenta y cincuenta traducciones por semana, además de artículos de opinión y reportajes producidos originalmente en español. Incluso cuando seleccionar, traducir y editar artículos ocupa una gran parte de nuestro tiempo, el corazón de nuestra misión no es traducir textos a otro idioma, sino traducir una marca, una tradición periodística reconocida por su precisión, su imparcialidad y su calidad, a nuevos lectores.

Dar forma a la voz del Times en español implicó crear un nuevo estándar para el uso del idioma: desde el inicio nos dimos cuenta de que no podíamos traducir los textos a un español neutro —un español que no habla absolutamente nadie—, sino que debíamos encontrar maneras de reflejar la riqueza y la diversidad del idioma sin perder legibilidad. Nuestra tarea, tal como la vemos, es hacer entender a los lectores en castellano de distintas regiones que el periodismo del Times es para ellos y que les habla a ellos. Este principio atraviesa nuestro proceso de trabajo desde que elegimos los textos para traducir hasta que discutimos los titulares, y también es el origen de nuestros dilemas y aprendizajes.

Cuando no se trata de noticias de último momento, la mayoría de los artículos que decidimos publicar en español se envían a una agencia de traducción que trabaja con nosotros desde el inicio del proyecto y que ha adaptado su trabajo a nuestras decisiones de estilo. Una vez que el texto está traducido, la regla general es que pase por dos capas de edición (y, en una situación ideal, que los dos editores que trabajan un texto tengan una experiencia distinta del idioma).

Este proceso permite aprovechar nuestra propia diversidad para reducir los malentendidos. Lograr que ciertos usos o construcciones gramaticales que pueden ser naturales para un país o una región salten a la vista de un editor habituado a otros usos del español, y encontrar la solución intermedia más precisa y que mejor suene para todos. Una de las preguntas más repetidas que hacemos en la redacción, de hecho, es: “¿Esto se entiende en Perú (o en Argentina o en México o en Venezuela…)?”.

Muchas veces, resolver nuestras diferencias y dudas deriva en un proceso de investigación y consulta con libros especializados o instituciones rectoras del idioma como las academias de la lengua o Fundéu —dedicada a impulsar el buen uso del español en los medios— que lleva adelante Paulina Chavira, nuestra editora especialista en el uso y las reglas del español. Paulina es nuestra gurú del idioma y es también la responsable de actualizar nuestro manual de estilo, una tarea en elaboración y evolución permanente.

La autoridad y el entusiasmo de Paulina por el español exceden las fronteras de la redacción: su cuenta de Twitter es una fuente de consulta y asesoramiento para sus seguidores y, entre otras cosas, ha logrado que la Selección Mexicana de Fútbol corrigiera las camisetas de sus jugadores antes del Mundial de Rusia 2018 para incluir acentos en los apellidos, una omisión histórica que las hacía ortográficamente incorrectas.

En algunas ocasiones, este proceso nos ha llevado a crear reglas o incluso palabras para traducir de la mejor manera la mirada del Times. Como cuando decidimos usar “elle”, una adaptación al español de un pronombre sin marca de género (a diferencia de él/ella), para poder traducir adecuadamente este Lens sobre personas de género fluido o no binario; o cuando se decidió utilizar una regla flexible para acentuar palabras como fútbol o cártel —o no: futbol y cartel— para respetar el uso común en el país o la región a la que se refiere un artículo (lo que explica por qué los artículos sobre Pablo Escobar se refieren a su organización como “el Cartel de Medellín”, y aquellos sobre Joaquín “el Chapo” Guzmán hablan de “el Cártel de Sinaloa”).

Algunas de estas discusiones y sus soluciones, que surgen de nuestro propio trabajo o de consultas de los lectores, se han convertido de hecho en una sección de nuestro boletín (al que puedes suscribirte aquí) y en nuestra página web, donde compartimos con nuestros lectores algunas decisiones de estilo y Paulina ofrece actualizaciones que se hacen a las reglas ortográficas del español.

No existen algoritmos o diccionarios o herramientas de inteligencia artificial a prueba de errores que puedan resolver los esfuerzos de traducción que hacemos todos los días. Eso significa que dependemos de escucharnos entre nosotros y a nuestros lectores, de reconocer y valorar nuestros diferentes usos y experiencias y la pluralidad del idioma que compartimos.

El puente que hemos construido para llegar a nuestra audiencia (el puente que nosotros cruzamos cuando elegimos qué traducir y cómo hacerlo de la mejor manera), descansa en cuatro pilares básicos: no subestimamos los intereses ni la curiosidad de nuestros lectores; ofrecemos un periodismo global que ayude a entender las realidades locales; cuidamos de la riqueza del lenguaje y sus matices, y nunca dejamos de lado nuestra propia sensibilidad como lectores.

ACN/Álvaro Domínguez

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído