El rio turbio del Sebin (I) | ACN
Connect with us

Opinión

El rio turbio del Sebin (I)

Publicado

on

La tortura - acn
Compartir
  • 3
    Shares

El rio turbio del Sebin (I) Por Luis Velázquez Alvaray.- Los periodistas (verbigracia Sebastiana Barraez et al) se han encargado de explicarnos el oscuro recorrido de grupos mafiosos en la policía política de Venezuela. No solo hay asesinos, abunda un variopinto bandidaje que resume al régimen.

Un organismo bestial, capaz de lanzar desde un décimo piso una persona ya muerta por las torturas. Ante la ausencia del crimen perfecto, los voceros se equivocaron de ventanas. Dos versiones de una sola infamia. Se equivocaron de ventana. Han escogido la del infierno y allí se resumirán sus vidas implacablemente. Las de los asesinos directos y las de los indirectos. Y asesino es asesino.

Se equivocaron de blanco. Escogieron un hombre de corazón limpio, incapaz de una tropelía. Un creyente del ejército de Dios, que es distinto al ejército de sátrapas que nos gobierna: torturan, asesinan y mienten. El Concejal Fernando Albán se dedicó al bien, a la búsqueda de la justicia. Para él primero siempre fue la justicia.

Allí en ese desaguadero turbio que es el Sebin, se sabe todo lo que pasó, motivado a la guerra interna que libran la dirección de inteligencia y la dirección de investigaciones penales y estratégicas. Militares   contra Comisarios de carrera.  Después de 9 horas de fallecido informaron al sátrapa mayor en Miraflores y este envió al tenebroso Jorge Rodríguez, quien organizó la coartada desde las 7 de la mañana. Al concejal lo mataron dos veces. Los esbirros en la noche y el psiquiatra rojo de día.  Muerte de noche y muerte de día.

Nombres para Tamara Suju y su memoria histórica ante los organismos internacionales.

Manos manchadas de rojo en este nuevo crimen:

-General José Gregorio Gómez Lárez, director de contrainteligencia. Dirigió las operaciones en la noche. Siempre actúa en la oscuridad. Allí recuerdan el episodio de dos patrullas de contrainteligencia con 588 kg de cocaína el 2 de diciembre de 2017, fueron capturados dos oficiales del poderoso despacho en la frontera del estado Zulia.

-Richard Centeno alias “Pachuco”. Comisario Truhan y repetitivo en estas lides, junto a Carlos Calderón y el Almirante  Lastracco Lucena, todos bajo la dirección Del General González López, conocido como el “Pinochet rojo” o “el sabueso”.

En el putrefacto organismo se han repartido el botín:

-los jefes de la droga, comandados por el ya nombrado Gómez Lárez.

-Los extorsionistas que comanda con MaKled  el comisario Calderón.

-La del secuestro exprés capitaneada por Richard Centeno, “Pachuco”, Integrada además por Roni González, Carlos González y el comisario Raga. Increíble: el jefe de todos es Walid Makled, preso de oro del chavismo.

En el oriente del país, la acción depredadora la dirige el Comisario Miguel Muñoz. Reverol recibe de casi todos, fundamentalmente de” los soles”. Hay muchos en el organismo que están en desacuerdo con este hampoducto . Un comisario jefe tiene todos los detalles. Algún día se encargará de contarlos a los tribunales competentes.

Los que actuaron en el día pertenecen a la jerga civil, cuya tribu dirige Jorge Rodríguez, planificador de la coartada del “suicidio”.

Todo esto será clarificado, de allí las palabras del escritor francés Pierre Lamaitrew en su novela “tres días y una vida: “un asesino no logra sortear el peso de su conciencia” y “cuando no hay juez el asesino se convierte en su propio verdugo”.

“Tarde o temprano los criminales serán juzgados. Que nadie lo dude: serán juzgados y enrejados” (Nelson Rivera en el ciclope totalitario). Maravillosa obra que enseña justicia.

No deje de leer: Aniquilan a homicida de vocera comunal y capturan asesino de Comisario

Opinión

El éxito de la política de Guaidó

Publicado

on

Compartir

El éxito de la política de Guaidó: Por Luis Fuenmayor Toro.- Dupla EEUU-Guaidó adelanta su política con éxito. Hace una semana atrás, todo el equipo gubernamental de Nicolás Maduro incluyendo a Diosdado Cabello, declaraba con fuerza que “nadie los levantaría de la mesa de negociaciones”, que permanecerían sentados en ella, pues eran amantes de la paz, el diálogo y la obtención de acuerdos políticos para superar los actuales enfrentamientos. Prácticamente afirmaban estar atornillados a las sillas de la mesa de negociación de Barbados, y denunciaban a Trump y a Guaidó como promotores del fracaso de las negociaciones. Éste era el escenario de la posición gubernamental, que puede revisarse retrospectivamente para corroborar si estoy distorsionándolo de algún modo.

En la acera de enfrente se encontraban los funcionarios de la administración Trump, quienes venían reiteradamente señalando que el diálogo en Oslo y en Barbados era una perdedera de tiempo, que no era un diálogo serio, que Maduro simplemente tenía que abandonar la Presidencia y que no podía haber elecciones con Maduro gobernando. Ratificaban además que EEUU era independiente para tomar las medidas que quisiera y cuando quisiera, sin importar lo que se conversara y los acuerdos a qué se llegara en Barbados. Guaidó coincidía con esta línea de acción gringa; no en vano es “Presidente”, no como Franco quien era “Caudillo de España por la gracia de Dios”, sino por la gracia de Trump.

Siguiendo sus políticas, el Departamento de Estado extiende y profundiza las sanciones a Venezuela, como forma de sabotear el avance del diálogo, lo que sugiere que algunos acuerdos podrían haberse estado gestando. Esta última posibilidad era bienvenida por quienes no quieren una guerra, ni más sanciones contra el pueblo, ni más deterioro, sino desean un desenlace en paz, dentro del texto constitucional, que permita reconstruir el país y que  protagonicen los venezolanos y no los marines estadounidenses u otros actores. Hemos dicho claramente que el diálogo debe nacionalizarse, ampliarse a otros sectores y que rechazamos firmemente los padroteos, sean estos del imperio gringo, del gobierno colombiano o de Cuba, que son quienes los han llevado adelante.

Ante este despropósito estadounidense, criticado claramente por sus aliados europeos, y el apoyo de Guaidó al mismo, la respuesta del régimen ha sido la de levantarse de la mesa de diálogo, en lugar de asistir a ésta y colocar el punto de la extensión de las sanciones como único a debatir en este momento. Sucumbieron ante la provocación gringa guaidoista e hicieron lo que éstos querían: parar las negociaciones y pasar en forma inmediata a una ampliación de la política agresiva contra Venezuela. Aplican la misma política de sanciones económicas que tienen en Irán, Siria y Cuba, países donde siguen mandando los mismos que mandaban cuando las sanciones se iniciaron. Clara evidencia de fracaso.

Las sanciones han sido utilizadas por la claque gobernante para unificarse y unificar a sus seguidores, sin que se haya generado ninguna fractura importante en la FANB, institución vital en el mantenimiento del poder por Maduro. La alta jerarquía no va a sufrir en lo personal el efecto de la extensión de las sanciones, como no han sufrido realmente hasta ahora el efecto de ninguna de estas medidas. Los efectos los vamos a sentir los venezolanos comunes, los que no tienen enchufe, los que no se manejan en dólares, quienes no reciben remesas importantes, los asalariados y los productores y comerciantes pequeños. Y comenzarán a sentirlo también aquéllos que se manejan en dólares (15% de la población) y que hasta ahora siguen llenando los restaurantes, comprando exquisiteces en bodegones y haciendo turismo nacional e internacional.

El gobierno ha decidido enfrentar también esta nueva etapa. Ya lo han dicho y es de esperarse que la ANC suba el tono de la represión a niveles mucho mayores. “Si quieren pelea, tendrán pelea” ha dicho Diosdado Cabello; y ha sentenciado también que “Los únicos que pueden garantizar la paz en el país son los revolucionarios”, por lo que el futuro será simplemente un desastre. Si dejar a Guaidó libre tiene los mismos efectos que apresarlo, pues lo apresarán al no tener ya más nada que perder. Si esto era lo que querían el Departamento de Estado y Juan Guaidó, pues lo consiguieron o por lo menos están a punto de conseguirlo. Sólo una rectificación inteligente del régimen podría impedirlo, pero ésta no parece ser la respuesta que se dará.

Peores cosas que las ya vividas parecen ser las que vendrán en los tiempos por venir, y la salida de la crisis, lejos de acercarse, se hará más lejana y sombría. Hasta ahora, el gobierno se ha caracterizado por haber sido más inteligente que la oposición y sus más de 20 años en el poder así lo demuestran. Pareciera que esa etapa está por terminar y lamentablemente no  en la forma más feliz posible, sino en la más trágica.

ACN/lft

No deje de leer: Maduro se aferra al poder y espera darle la mano a Trump(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído