En picada y cuestionada la democracia en EE.UU. - ACN
Connect with us

Opinión

En picada y cuestionada la democracia en EE.UU.

Publicado

on

Compartir

Democracia en bancarrota

¿Una democracia en bancarrota? Es el desarrollo de una nota titulada “Trump puede triunfar ¿y entonces?” (05-09-2020) que fue publicada hace dos meses  en un espacio editorial.

Los dos propósitos de la nota

La primera, para alertar a los lectores acerca de las dudas que suscitaban las encuestas; que en su aplastante mayoría pronosticaban una victoria avasallante de Joe Biden y el Partido Demócrata.

La segunda, para intentar sacar  a la luz el siguiente planteamiento;  si bien es cierto que una oposición tiene que realizar el trabajo que le corresponde en democracia; hay que considerar que la actitud del Partido Demócrata hacia el presidente Trump; aun antes del día en que fue juramentado para el cargo; ha ido más allá de lo razonable, conduciendo a una grave fragmentación del consenso político y del tejido mismo de la sociedad norteamericana.

Todavía se desconoce quién será el nuevo presidente de Estados Unidos y mucho menos si el que resulte proclamado se sostendrá en el cargo; en vista de las denuncias de fraude electoral, acompañadas de lo que promete convertirse en una feroz controversia legal que podría alcanzar la Corte Suprema del país.

Un buen chiste de Maduro

Hay que admitir que Nicolás Maduro hizo al respecto y por vez primera un buen chiste, cuando se preguntó: ¿dónde está Luis Almagro?, dadas las presuntas irregularidades y la aguda polémica que rodea las elecciones del pasado 3 de noviembre.

No obstante, dos aspectos del asunto están muy claros. En primer término, que las encuestas volvieron a equivocarse seriamente, y que Trump logró un resultado que desbordó con creces las previsiones y expectativas creadas por la mayoría de los medios de comunicación. No se produjo ni de lejos la avalancha victoriosa que Biden y el Partido Demócrata esperaban.

En segundo lugar, y dentro de lo que hasta el momento se ha podido conocer, pareciera que efectivamente se registraron hechos irregulares; para decir lo mínimo, durante el proceso electoral. No  es tiempo de formular ahora juicios acerca de la validez final de tales conjeturas; ni sobre la hipótesis de que estas, aunque se comprueben, sean capaces de cambiar los resultados hasta el presente anunciados.

No es ese el problema  en cuestión  en esta ocasión. Lo que realmente inquieta es la mala salud de la democracia estadounidense y sus perspectivas.

Los eventos precedentes

Estos pasados cuatro años han ocurrido, entre otros muchos, los siguientes eventos, remarcados  por su importancia.

-1 Aun antes de que Trump asumiese el cargo para el cual fue electo legal y legítimamente; y durante la propia campaña electoral de 2016, comenzaron a forjarse conjuras destinadas a deslegitimarle y sacarle de la Casa Blanca a como diese lugar.

Una revisión de la voluminosa información generada por el proceso denominado “Russiagate”; así como los resultados y conclusiones de la comisión investigadora; muestran de manera inequívoca que se trató de una pésimamente fraguada; pero bien orientada conspiración, montada sobre bases amañadas y reportes inventados para destruir a Trump en el plano político; acusándole falsamente de haber cooperado con un poder extranjero que a su vez se encargó de corromper las elecciones de noviembre de 2016.

-2  La señora Nancy Pelosi, desoyendo consejos más prudentes, se sacó de la manga un juicio político atrabiliario y sustentado sobre motivaciones estrictamente parcializadas, que debe haberle confirmado a Trump el carácter implacable, de guerra total, adelantada por sus adversarios.

-3 En tiempos más recientes se observaron los esfuerzos de buena parte de los medios de comunicación estadounidenses; y de grandes centros de redes sociales como Twitter y Facebook; dirigidos no solo a encubrir en toda la medida de lo posible acusaciones acerca de presuntas actividades ilícitas de un hijo de Joe Biden; sino también a censurar activamente al presidente, violando de esa manera la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos; y su mandato sobre la libertad de pensamiento e información.

Todos contra Trump

Todo lo anterior ha ocurrido sin que se haya exigido responsabilidad alguna, o se haya acusado formalmente a personas vinculadas con los asuntos mencionados, en los casos de los que puedan inferirse implicaciones penales,  exceptuando por tanto el juicio político.

La participación de funcionarios de agencias gubernamentales como el FBI y la CIA, entre otras; fue un elemento integral de toda la trama del “Russiagate”, y sin embargo esas acciones delictivas no han tenido consecuencia alguna.

En cuanto al fracasado juicio político al presidente, lo que el Partido Demócrata logró fue en todo caso fortalecerle, y mostrar a sus seguidores que Trump fue señalado, desde el principio, como un objetivo contra el cual casi todo ha estado y está permitido.

¿Y qué decir de unos medios de comunicación que han dejado de lado su misión de informar con veracidad y equilibrio, para transformarse en militantes obsesivos de una causa política?

En función de lo expuesto, ¿cabe acaso sorprenderse ante las denuncias sobre posibles irregularidades electorales que está formulando Trump; y cuya gestión ha puesto en manos de un nutrido equipo de abogados?

Si tales irregularidades, o algunas de ellas, llegasen a comprobarse; la democracia estadounidense seguirá transitando un rumbo de deterioro; que tal vez  tiene una raíz fundamental; la derrota, nunca superada, de Hillary Clinton en 2016; y la decisión consecuente por parte del Partido Demócrata de acabar con Trump a toda costa.

Esta decisión ha envenenado cuatro años de vida política en Estados Unidos, hasta el día de hoy, abriendo heridas que, nos tememos, en lugar de sanar van a abrirse todavía más, pase lo que pase en última instancia con los resultados electorales y las denuncias de Trump.

ACN/El Nacional/Getty Images

No deje de leer: Tercera noche de escrutinios sin ganador en USA

Opinión

La Música en el Tiempo

Publicado

on

Escuela de Musica Sebastián Echeverría Lozano
Compartir

Por: Cora Paez de Topel

La música deja oir sus acordes para deleitar los oídos  al resaltar las notas musicales,  interpretadas por los ejecutantes de los instrumentos que poseen el arte de combinar los sonidos,  cuyo manejo se controla tras  cientos de horas  de aprendizaje y dominio.  En los conciertos, el público mantiene el silencio, atento al programa previamente coordinado para la presentación.  En Valencia tenemos la dicha de contar con varias escuelas de música, dirigidas por calificados profesionales.

Una preocupación, no obstante, surge al abordar el tema  referido a la Escuela de Musica Sebastián Echeverría Lozano, la cual continúa cerrada acatando  la orden de desalojo que les llegó el 1º. de Diciembre 2020,   de parte de la Secretaría de Educación,  para notificarles  el traslado de la institución que por 41 años había estado ubicada en un inmueble en la Urb. Las Acacias, argumentando que el dueño de la propiedad  se niega a seguir arrendándola.  La infausta noticia les llegó  cuando se preparaban los directores, docentes, alumnos, padres y representantes a celebrar la Navidad.

Hasta el presente, las propuestas  de  la Secretaría de Educación de otras instalaciones,  para garantizar con éxito el proceso de enseñanza-aprendizaje no han sido las adecuadas, por lo que la Escuela sigue sin sede.  La directiva,  emitió un comunicado manifestando que no les dieron  la prórroga legal.  Violentan sus derechos, lo cual va en detrimento de la cultura y educación.  Piden una sede propia y digna.  La institución tiene 83 años de fundada, es la primera del estado Carabobo, con alto nivel artístico.  Son más de 500 personas, entre estudiantes, personal académico y administrativo.   La orden de desalojo violenta sus derechos,  en detrimento de la cultura y educación.  La música se mantiene apagada en ese espacio, hasta tanto logre abrirse una vez más, lo cual es el más ferviente deseo de los valencianos.

Para nuestra dicha, la Madre de las Orquestas, la Sinfónica Carabobo, fundada por el  recordado Maestro José Calabrese y actualmente dirigida por su hijo José Carmelo Calabrese, mantiene el primer puesto en el escenario musical de nuestro estado con el alto nivel de los músicos que la integran y de su Director.

Otras academias y escenarios artísticos en Valencia continúan activos, brindándonos momentos de gran regocijo.  Uno de esos momentos memorables lo vivimos en días pasados en el Teatro Municipal, oyendo el Recital de Piano en Intimo, presentado por el Festival de Piano de Valencia, bajo la dirección de Stalin Linares y Francisco Hernández, quienes animan a niños, jóvenes y adultos al estudio de este maravilloso instrumento.  Las teclas responden a la habilidad de los dedos que, con la maestría del conocimiento de las notas musicales, producen los ritmos y cadencias de los más variados compositores.

El Conservatorio de Música de Carabobo, ubicado en la Urb. El Recreo  Norte,  bajo la administración  de la directora María Vadell,  mantiene altos estándares de formación musical.  El  Abogado y Profesor  Juan Vicent  Vadell se mantiene al frente de la dirección.  Con frecuencia presentan recitales en diversos escenarios, entre los cuales los hoteles de la ciudad, como el Hotel Hesperia y el Cristal Park, al igual que el club Italo Venezolano,  brindan sus amplios espacios para el numeroso público asistente. La flauta, el fagot, el violín, el cello, el contrabajo, el piano son ejecutados con maestría por los intérpretes de las más variadas composiciones musicales.

La Academia Juan Sebastian Bach, con más de 40 años dedicada a la enseñanza del piano y del acordeón, bajo la dirección de dos grandes de la música:  Manuela Rodriguez y Marta Infante, al igual que en otras audiencias reseñadas,  se presentó tambien en el ya nombrado Recital de Piano en Intimo en el Teatro Municipal, mostrando los talentos de los alumnos,  desde pequeños de 4, 5 y 6 años, hasta jóvenes y adultos.  Así también tuvo otra presentación  el pasado Domingo 12 de Junio en la Galería Braulio Salazar de la Plaza Fabián de Jesús Díaz, en Prebo.

Con beneplácito vemos las variadas actividades culturales y artísticas que se presentan a diario, días y noches, en el reactivado  Teatro Municipal, bajo la dirección de su Presidente Lic. Juan Piñero y de su Director Artístico Jesús Aular, quienes mantienen una apretada agenda en la programación de eventos atrayentes, tanto en las artes escénicas como musicales.  Fundado a finales del s. XIX,  por el gobernador Hermógenes López, el Teatro Municipal continúa siendo un ícono de la cultura valenciana.

Al concluir este escrito resaltando los logros musicales y artísticos en nuestra ciudad, pedimos una vez más una nueva sede para la Escuela ¨Sebastián Echeverría Lozano¨.  Es el deseo ferviente de los valencianos.

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.