Esta película tiene que terminar - ACN Esta película
Connect with us

Opinión

Esta película tiene que terminar

Publicado

on

Esta película - acn
Compartir
  • 3
    Compartidos

Esta película tiene que terminar: Por José Luis Centeno S.- Esta película tiene que terminar, no puede seguir como la de Siria insinuada por los usurpadores, eso sería hablar de una guerra civil. El problema venezolano es atípico, favorecido bajo una planificación injerencista, con un blindaje, y la única manera de desarticularlo era en un escenario de alianza internacional, donde ahora están tentados a comerse la luz roja, porque con todo y respaldo mundial no han logrado suprimir la tendencia al desencanto en la sociedad venezolana.

Por la efusividad levantada por Juan Guaidó existen contextos similares a un juego de pelota, pero más complicado porque el trasero del ciudadano común es el que está ardiendo, no es problema de pérdidas en los partidos políticos, es cuestión de las afectaciones en la población generadas por fieras que se sienten acorralados y no tienen otra alternativa que defenderse, el reciente apagón es el mejor ejemplo de una huida hacia adelante con consecuencias nefastas sólo para el “soberano”.

Bajo todo argumento, estrategias de desaliento o de guerra sucia, insisten en hacer ver que uno de los dos factores, oficialismo u oposición, no es ganador, cuando en realidad perdedor es el pueblo, lo demuestran los muertos, heridos, situaciones extremas de pérdidas económicas, servicios públicos deteriorados, una letanía interminable que demanda mayor diligencia en la realización de elecciones libres.

Hablando por mí, ese escenario no se ha querido vender con mucha fuerza, el de las elecciones libres, siempre haciendo la salvedad de que todo aquel que generó esta crisis no puede o no tiene autoridad moral para convocarlas; debemos reclamar la pronta materialización del tercer cometido guaidodiano, mandándole el mensaje al mundo entero, teniendo captada su atención, de que sea el pueblo quien decida quién se queda y quién se va, más allá de iniciativas como la de la ayuda humanitaria cuya eficacia está en vilo.

Debemos reivindicar que sea el pueblo, que está comiéndose un cable, el que decida quiénes van a llevar las riendas de este país, entonces el mejor escenario será bajo un arbitraje que posibilite el llamado a elecciones libres controladas por organismos internacionales, bajo reglas normales, no hay que inventarlas, a todo evento urge la integración de todos quienes hoy le reconocen legitimidad al gobierno interino, para que en el corto plazo se haga ese llamado.

La propuesta más lógica en este momento es esa, ¿a quién hay que hacerle el llamado? Al pueblo para que apoye esa propuesta, invertir el orden de los factores guaidodianos en el ánimo de salir de los usurpadores, y nosotros, que somos los más interesados, los que estamos sufriendo un estado de calamidad cada día mayor, tenemos que impulsar esta propuesta, obligar a que los organismos internacionales coadyuven a materializarla.

Cuando venga de abajo la aprobación a esa propuesta, cuando venga del boca a boca en la calle, será al pueblo que le corresponderá definir esto como lo manda el texto constitucional, apoyado, eso sí, por los mismos organismos internacionales que han mostrado excesiva cautela ante otras opciones, elecciones libres no habrían de causar mayor recelo, implicando que los poderes constituidos no han hecho su trabajo para que eso sea posible.

Ante la disyuntiva que vivimos, inconveniente para todos, gritar que queremos elecciones libres con los mismos árbitros internacionales que confirmaron la tendencia criminal de la narcodictadura el 23F, debe calar para desarticular los intereses personales y partidistas en juego de los dos equipos que están copando la escena política del país relegando la voluntad del pueblo. Asumamos el reto sin seguir esperando salvadores foráneos.

[email protected] – @jolcesal

No deje de leer: Gobierno de transición elecciones libres

Opinión

Hagamos un mundo sin limitaciones para los discapacitados

Publicado

on

discapacitados
Compartir
Con criterio

Un video viral de una hermosa joven en silla de rueda denunciando que el personal de seguridad no la dejó entrar en una tienda por tener una discapacidad ha dejado al descubierto la incultura reinante en Venezuela para ayudar a construir un mundo sin limitaciones, se dice que una persona tiene una discapacidad si ésta encuentra alguna dificultad o imposibilidad para realizar una o más actividades de la vida cotidiana, por ello la necesidad de adecuar las infraestructuras en las ciudades de dispositivos que permitan la incorporación de los discapacitados en el ritmo normal de la urbe, un joven influencer Venezolano hizo un experimento social y alquilo una silla de ruedas y salió a las calles de la ciudad, allí se encontró que ningún camionetero se paró para que pudiera subirse a la unidad de transporte publico, no podía bajar al subterráneo para subirse al metro, pues no hay acceso para discapacitados, tuvo que esperar que la empatía de unos ciudadanos lo bajaran a pulso por las escaleras.
Tampoco podía transitar libremente por las aceras y quedo atrapado sin tener rampa para bajar de la acera.

La Ley del Discapacitado, regula los medios y mecanismos que garantizan el desarrollo integral de las personas con discapacidad de manera plena y autónoma de acuerdo con sus capacidades, para lograr su integración a la vida familiar y comunitaria mediante su participación directa como ciudadanos y ciudadanas plenos de derecho y la participación solidaria de la sociedad y la familia.

Es de obligatorio cumplimiento que los órganos y entes de la Administración Pública Nacional, Estadal y Municipal, así como las empresas públicas, privadas o mixtas, incorporen a sus planteles de trabajo no menos de un cinco por ciento (5%) de personas con discapacidad permanente de su nómina total, sean ellos ejecutivos, empleados, obreros u obreras.
Eso sí, los cargos que se asignen a personas con discapacidad no deben impedir su desempeño, ni presentar obstáculos para su acceso al puesto de trabajo, ni exceder de la capacidad para desempeñarlo. Los trabajadores o las trabajadoras con discapacidad no están obligados a ejecutar tareas que resulten riesgosas por el tipo de discapacidad que tengan.

Las comunidades deben centrar gran parte de sus esfuerzos en exigir que las ciudades donde viven estén dotadas de una infraestructura física que les permita a los discapacitados desplazarse sin problemas. Siendo ello responsabilidad tanto del sector privado como del gobierno, quienes se unan para proveerles un cúmulo de facilidades que les permitan desarrollarse como seres humanos y adaptarse, sin ningún tipo de limitaciones, al ritmo de vida ciudadana. Además de ayudarlos en su inserción social y laboral, actualmente las sociedades desarrolladas tienen todas las comodidades para su desenvolvimiento normal.

Las empresas públicas y privadas, los particulares que presenten servicios de transporte colectivo de pasajero y pasajeras debe destinar en cada una de sus unidades, por lo menos, un puesto adaptado para personas con discapacidad con seguridad de sujeción inmovilizadora, estribos, escalones y agarraderos, así como rampas o sistemas de elevación y señalizaciones auditivas y visuales, que garanticen plena accesibilidad, seguridad, información y orientación a las personas con discapacidad. Las unidades de transporte colectivo de fabricación nacional deben contar con los accesorios descritos antes de entrar en circulación.

Los cines deben tener áreas exclusivas para estos ciudadanos. Lo mismo las universidades, centros comerciales, gimnasios, estadios, velódromos, bancos y otros para que podamos juntos decir que vivimos en un mundo sin limitaciones

Juan Carlos León-Berástegui

@abocorporativo

No dejes de leer: Ilustrísimo Monseñor Jorge Urosa Savino

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.