¡Estado de necesidad, ha llegado el momento de hablar del estado
Connect with us

Opinión

Estado de necesidad

Publicado

on

camino
Compartir

¡Hasta cuándo!/Estado de necesidad: Por Pablo Aure.- Ha llegado el momento de hablar sobre el estado de necesidad que estamos presenciando y que se acentuará en los próximos meses como una dimensión más oscura del ya sombrío panorama.

Regresamos a la ley de la selva donde el más fuerte sobrevive. En eso han convertido a nuestra amada Venezuela.

La doctrina nos dice que el estado de necesidad se da cuando los intereses legítimos de un sujeto se encuentran en un estado de peligro, y solo pueden ser salvados mediante la lesión de los intereses legítimos de otra persona.

¿Qué significa esto para los venezolanos en la actualidad? En primer lugar, debido a que el interés y al mismo tiempo derecho natural y legítimo de toda la población de alimentarse, se está viendo seriamente amenazado, llegará un terrible momento donde muchos (más de lo que ya hemos visto) tratarán de conseguir alimentos como sea, sin importar que lesionen los derechos de otras personas.

Y no hay ninguna institución que ponga orden, pues los poderes públicos desaparecieron y se transformaron en cuevas o escondites concebidos para planificar cualquier tipo de aberración inimaginable en un mundo civilizado.

Convocar o planificar protestas contra este régimen salvaje no tiene ninguna acogida en este momento. La gente manifiesta su descontento de manera espontánea, por desgracia hemos llegado a esta situación. Cada quien actúa de acuerdo a sus necesidades. Claro que creo en las protestas, pero también sé que lo que veremos en las próximas semanas no serán de la misma naturaleza a las que hemos participado en el pasado.

Veremos saqueos más intensos, algo que es incompatible con la conducta de los demócratas, pero ese debate de lo que está bien y lo que está mal, pasa a un segundo o tercer plano cuando el ciudadano de a pie ve en peligro su vida por hambre. Por eso es imposible que podamos evitarlos. No debe llamarse revolución, sino canibalismo del siglo XXI aupado por la plaga roja.

Si medianamente alguien tiene resueltas sus necesidades básicas estará tranquilo y evita salir a la calle para no correr un peligro adicional al que corre sin protestar. En estos tiempos ser protagonista en una actividad en contra del régimen representa casi un suicidio. Es exponerse a muchas cosas: juicio, cárcel y hasta a la muerte. Lo veo de esa manera. Venezuela está dominada por una especie de “pranato” dividido en espacios o regiones, en los cuales los “gobernantes” se reparten -y respetan- el dominio, si alguien distinto a ellos se le ocurre invadírselos o quitárselos vienen los enfrentamientos.

Vendrán momentos más difíciles.-

Decir esto no es sencillo, especialmente después del año 2017, donde vimos cosas inimaginables. Hemos llegado a lo peor y si tenemos intenciones de ser solidarios con el necesitado, pues entonces, seamos inteligentes, pensemos en ellos y en nosotros. Es momento de hacer lo que está en nuestras manos, planificar para hoy y para el mañana.

Unámonos a las iglesias, a las casas de ayuda y de beneficencia. Vendrán momentos más difíciles que los que padecemos, todo seguirá complicándose y descomponiéndose.

Basta de continuar con la jugarreta electoral. Quien no quiera ver la realidad que no la vea, pero la decisión o el poder de imponer el orden no está en los civiles porque estamos apuntados por criminales. No es fácil aceptar lo que escribo, pero es como lo siento. Sin reacción militar -porque son ellos quienes tienen el monopolio de las armas- es imposible sospechar en restituir el orden constitucional.

Es más, también se requeriría la ayuda de fuerzas extranjeras que entiendan la situación. Que conste: jamás apostaría por un ejército de ocupación, aunque sí con la humanitaria e indispensable colaboración.

El capítulo final.-

Este es el último capítulo de esta trágica y tenebrosa película cuyo guión está basado en la doctrina del “Socialismo del Siglo XXI” y ese final puede ser triste o muy alegre, todo dependerá de nuestra comprensión e inteligencia.

Lo primero que tenemos que tener claro es que no podemos hacer algo para lo cual no estamos preparados. En esos asuntos de emplear la fuerza bruta, no tenemos nada que buscar. Absurdo y demencial seguir repitiendo lo mismo que hemos realizado durante casi dos décadas para tratar de salir de esta tiranía. La estrategia debe ser otra. Organización, inteligencia y coherencia.

Los que hasta ahora nos hemos quedado en el país, sobrevivimos y nos resistimos a darnos por vencidos. Por eso el trabajador sigue yendo a su trabajo a sabiendas que el sueldo no le alcanza para nada, el comerciante sigue abriendo su negocio entendiendo el peligro al que se somete. Los estudiantes con dificultades y con muchas deserciones van a las universidades a pesar del oscuro panorama que se vislumbra en los campus. Vivimos en una preocupación permanente, nos preguntamos ¿hasta cuándo aguantaremos?

Estas líneas no deben ser entendidas como un lamento sino como una fotografía de la situación nacional.

Tampoco es un llamado a la resignación, mi intención es transmitir una preocupación, pero a la vez, también es un grito sobre la advertencia de que aquí debe pasar algo. Eso sí, nada pasará si no se provoca. Pongan a correr su imaginación para que ese algo se materialice y recuerden, cada quien a lo suyo, infórmenle a los militares cuál es el rol que deben cumplir cuando el hilo constitucional se rompe y la delincuencia se desborda.

Pablo Aure/ [email protected] – @pabloaure

No deje de leer: Abogado venezolano fija posición ante declaraciones de Rex Tillerson

Opinión

¡Que tarde piaste pajarito!

Publicado

on

hambre - acn
Compartir

“¡Qué tarde piaste pajarito!” le cantan al foro comunista: Por Coromoto Álvarez.-

El bautizo del libro “Autobiografía Imaginaria de Andrés Eloy Blanco” del académico Eduardo Morales Gil- tributo que se le rinde al mejor parlamentario del país, al poeta del pueblo venezolano- congregó a una nutrida concurrencia que desató las amarras de una embarcación pirata cuya tripulación, allende los mares, tropieza en sus parajes con la firme resistencia de los demócratas del mundo que le cantan al Foro Comunista de Sao Paulo: ¡ “ Qué tarde piaste pajarito!”.

Con esta frase quijotesca del caballero andante de La Mancha, despierta la oposición unitaria de Venezuela para adversar las travesuras de los colonizadores de viejo cuño que, bajo la mampara del engaño y de la demagogia más barata, no dejan de ocultar el rostro criminal y perverso del tirano Fidel Castro, megalómano que se reía del “ iluminado” Hugo Chávez y apartaba de su camino tenebroso al Secretario General del Partido Comunista de Cuba, Aníbal Escalante, so pretexto de despojarle su “mandomanía” y promover al mismo tiempo la ambición desbocada de un grupo minoritario de jefes políticos para asaltar y perpetuarse en el poder con votos fraudulentos o con el uso las balas.

Este criterio compartido por la dirigencia pluripartidista tuvo su eco de resonancia en el recinto del Colegio de Ingenieros en Caracas, a propósito de la nueva obra de Morales Gil, no solamente para estimular la presencia y el recuerdo de los héroes civiles de la literatura, la historia y la política en su más justa dimensión, sino también para abrir los ojos en defensa de la libertad frente al atajo del Foro de Sao Paulo que, en plena decadencia por sus desafueros tormentosos, pretende aún desenvainar la espada de

la mediocridad con su aspiración de destruir la mente, el estómago y el bolsillo del pobre sometido a la esclavitud más repugnante de la prehistoria, en abierto desafío al supuesto diálogo de Barbados cuyas resultantes sintetiza Diosdado Cabello, la otra cara de Nicolás Maduro, tras advertir con su “ mazo dando” que en la patria de Simón Bolívar nos olvidemos de una nueva convocatoria electoral.

Este fue el cuadro que pintaron con Morales Gil los admiradores del autor de “ Angelitos Negros” y de “La Renuncia” con el perfil de la ingeniería humanística requerida en estos momentos de crisis para no apartarse de la realidad imperante, a sabiendas de que los visitantes de Sao Paulo en Caracas, intentarán con la señal de costumbre y su afán diabólico, mantener a distancia “ al ciego junto al libro abierto” y “ el niño pobre ante el juguete caro”, con los grillos sobre los pies del bardo cumanés que, sin lugar a dudas,

resucitaría apelando a la frase en boca del jinete manchego frente a su escudero Sancho Panza: “¡ Qué tarde piaste pajarito”!…

Lo demás debe interpretarse con la más severa investigación reporteril que pudiera partir de “La Rebelión de los Náufragos” escrita por Mirta Rivero con las aproximaciones a que hubiese lugar para descubrir las diferencias de la autenticidad sobre las vidas paralelas, no las de Plutarco, sino los desencuentros entre quienes aman la libertad y la coexistencia y los que se hunden con sus pasos en el tremedal del despotismo más cruel de la humanidad.

ACN/CA

No deje de leer: 44 personas desaparecidas tras colapso de edifico en Sao Paulo

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído