FANB detuvo a siete hombres con drogas en Barinas
Connect with us

Sucesos

FANB detiene a siete personas con drogas en Barinas

Publicado

on


Nasar Dagga

FANB detuvo a siete hombres con drogas - noticiacn
Foto: @dhernandezlarez.
Compartir

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB detuvo a siete hombres con drogas, vinculados a grupos narcotraficantes de origen colombiano, por transportar cocaína en el estado Barinas; informó este sábado 26 de noviembre el comandante estratégico de la institución militar, Domingo Hernández Lárez.

«FANB detiene a siete sujetos incautos con 26 panelas de droga, captados por grupos tancol para ser mulas de su micro tráfico, sin embargo, serán sancionados severamente con todo el peso de la ley por narcotraficantes»; escribió Hernández Lárez en su cuenta de Twitter, sin precisar los kilos de estupefacientes decomisados.

«Tancol» es un acrónimo inventado por el Ejecutivo que no hace alusión a ninguna banda en específico y que significa «terroristas armados narcotraficantes colombianos».

FANB detuvo a siete hombres con drogas en Barinas

En otro operativo, en el estado Táchira, Hernández Lárez informó de la detención de una persona con 700 gramos de cocaína; también vinculado a los «tancol».

El pasado 21 de noviembre, el funcionario anunció el arresto de cuatro hombres que transportaban 2,14 kilos de cocaína en el estado Táchira.

Los capturados tenían la droga oculta dentro de un vehículo, con el que intentaban «burlar a las autoridades venezolanas y traspasar el territorio nacional»; dijo el funcionario en su cuenta de Twitter, donde compartió fotografías del material incautado, que incluyó también teléfonos celulares.

«FANB desmantela en el estado Anzoátegui grupo delincuencial armado dedicado al tráfico de drogas. Venezuela lucha contra las redes del narcotráfico, esas no son costumbres venezolanas»; fue otro de los mensajes que colgó el funcionario castrense en su cuenta de Twitter.

Desde inicios de año hasta el 29 de septiembre, las autoridades incautaron 41 toneladas de drogas entre cocaína y marihuana en todo el territorio nacional; indicó entonces Hernández Lárez.

ACN/MAS/Agencias

No deje de leer: Polivalencia aprehendió a un profesor de educación física por acoso sexual a dos estudiantes

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Condesa

Sucesos

Denuncian los familiares: Un preso se quitó la vida para no volver al calabozo del CICPC

Publicado

on

preso se quitó la vida CICPC
Compartir

Denuncian los familiares: Un preso se quitó la vida para no volver al calabozo del CICPC en el estado Lara.

Como un verdadero infierno describen los presos sus estadías en los calabozos policiales de Venezuela.

y para Julio César Pineda Flores, de 47 años de edad, no era diferente.

Este hombre prefirió acabar con su vida antes de regresar a un centro de reclusión.

¿Pero qué llevó a este hombre a tomar esta decisión? Es la pregunta que se hacen muchas personas, sobre todos quienes lo llegaron a conocer.

La familia de Julio Cesar relató al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) que los tratos recibidos por parte de funcionarios y otros reclusos lo indujeron a quitarse la vida, porque no quería regresar.

Este suceso ocurrió a la 1 de la tarde del 2 de febrero en las instalaciones del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, estado Lara, cuando el privado de libertad se lanzó del 4to piso de dicho centro asistencial.

preso se quitó la vida CICPC

“Yo no me quiero morir en los calabozos, allá me van a matar. No me dejes regresar”, fue lo que conversó Julio César con sus familiares horas antes de tomar la fatídica decisión.

Este hombre era un detenido del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de la subdelegación de Carora, ubicado en el municipio Torres, de la región larense.

El hombre que se quitó la vida para no volver al CICPC estaba privado de su libertad desde el mes de octubre del 2022

Julio César era hipertenso y diabético insulinodependiente.

Cuando fue detenido, lo evaluó una médico forense que supuestamente pidió a los familiares 300 dólares para darle un informe y así conseguir un arresto domiciliario.

Como la familia no pagó, el informe fue negado.

“Por esta misma doctora mi hermano no era atendido en el Hospital de Carora, por lo que se debía llevar a diario en la mañana y en la noche a administrar su insulina en un Centro de Diagnóstico Integral (CDI)».

«Como era puesta a deshoras, se descompuso y fue una de sus primeras hospitalizaciones, tras esto ordenaron llevarlo a las 8am y 8pm”, explicó un familiar al OVP.

A su vez manifestó que Julio César, quien estaba imputado por un delito contra la mujer, no era aceptado en los calabozos por los reclusos y cuando lo mantenían allí los otros presos lo obligaban a dormir en el baño y parado.

Esta situación hacía que la presión arterial se elevara.

Los familiares del privado de libertad manifestaron que la solución que consiguieron los funcionarios del CICPC fue dejarlo en un pasillo

Esto no fue gratis, para mantenerlo allí los familiares debieron cancelar 200 dólares.

Este recluso también padeció una neumonía a consecuencia del COVID-19, pero su diagnóstico fue completamente descartado al ser evaluado por un neumonólogo privado porque en el CDI no había especialista.

Aunado a esto, los familiares intentaron solicitar una medida humanitaria, pero la misma fue negada en al menos dos oportunidades.

Los familiares de Julio César también denunciaron al equipo de OVP que en lo que va 2023 los funcionarios ya pidieron más dinero para mantenerlo en el pasillo.

En esta oportunidad el pago requerido era de 300 dólares, pero este dinero no fue cancelado, por lo que el detenido fue regresado a los calabozos con al menos 17 presos más.

EL 16 de enero el recluso presentó un fuerte dolor en el pecho que se le extendía al brazo y la pierna, como producto de la tortura a la que estaba siendo sometido.

Tras hacerle unos exámenes indicaron que era una angina de pecho y su tensión se manejó con unos valores de 240-110.

Desde ese día hasta el 31 de enero se mantuvo en el Hospital Pastor Oropeza de Carora, y mientras estaban allí los funcionarios le recalcaban “que lo de él era una mentira, que no tenía nada y que era psicológico. Además le decían que lo iban a regresar al calabozo”.

Así lo relatan los familiares de Julio César, quienes aseguran que la presión fue tanta que nuevamente los valores de tensión y azúcar se subieron, por lo que debió ser referido al Hospital Central de Barquisimeto.

Para el traslado al principal centro asistencial de la ciudad le pedían a la familia que fuera la que se encargara de pagar la ambulancia. Tras algunas diligencias con la juez lograron el traslado.

Durante los días que estuvo en Barquisimeto sus seres queridos cuentan que quien lo cuidaba no paraba de decirle que lo iban a regresar a los calabozos y que no lo iban a sacar cuando empezara con sus “mentiras de dolores”.

Julio César se sentía muy triste y presionado, había dejado de comer y no estaba durmiendo, no hacía más que pensar en qué pasaría si regresaba a los calabozos.

El funcionario que lo cuidaba ese mismo día en la mañana le había dicho que tenía que regresar “porque los estaba haciendo gastar mucha plata y tiempo por cuidarlo allí”.

En vista de la situación de que el privado de libertad no mejoraba y todos sus valores estaban empeorando, esa mañana le fueron a hacer un cateterismo, pero el que tenían no servía y mandaron a comprar otro.

“Yo salí a comprar el catéter, cuando me fui el funcionario estaba allí y Julio estaba esposado, por eso me fui tranquila. Cuando regresé no estaba el funcionario, lo vi que estaba acostado de lado mirando hacia la ventana, salí a conversar con el doctor que me estaba explicando su situación y escuché gritos. Decían que se había caído, pensé que de la cama y cuando corrí se había lanzado por la ventana”, relató el familiar, quien a la vez comentó que es responsabilidad del funcionario que no se encontraba en el lugar y que además le había quitado las esposas.

“No entiendo, tanto que yo le decía que le quitaran las esposas aunque sea para comer y no lo hacían, siempre estuvo esposado en la cama y ese día casualmente se las quitó y se fue».

«Ellos con todo lo que le decían hicieron que se matara”, comentó el familiar a OVP en medio de su dolor.

El privado de libertad estaba en condición de procesado, su última audiencia preliminar fue diferida y precisamente en ella esperaban una libertad porque la presunta víctima nunca apareció durante todo el proceso judicial.

Con la muerte de Julio Cesar dos niñas de 15 y 4 años de edad quedaron huérfanas.

Nota de prensa

No dejes de leer

Emilio Lovera convertirá a El Hatillo en una fiesta de humor

Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN    

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Multimax Store

Facebook

Carabobo

Multimax Store Nasar Dagga

Sucesos

Nasar Dagga

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.