Indiderencia ante los íconos de mi ciudad, las estatuas
Connect with us

Opinión

Indiferencia ante los íconos de mi ciudad

Publicado

on

Salario mínimo - acn
Compartir

Con Criterio/ Indiferencia ante iconos de mi ciudad: Por Juan Carlos Leòn-Beràstegui.-  Las  estatuas son obras  escultórica elaborada a imitación de la imagen natural, generalmente dedicadas  evocar a dioses, personajes, conceptos como la libertad o la justicia,pueden ser esculpidas, talladas, o elaboradas con otras técnicas, como el vertido de  bronce en molde. Las estatuas han sido un elemento constante en muchas culturas y sociedades.

Pero en Valencia por indiferencia o por ignorancia  las mayoría de las estatuas han desaparecido o  han quedado relegadas a un lado del tráfico; o han sido mutiladas por robo o abandono, en un recorrido por la ciudad se puede observar que la estatua del General Rafael Urdaneta que estuvo ubicada al inicio de la Avenida con el mismo apellido hace un tiempo fue removida de allí y no hay noticias sobre su reubicación, el busto dedicado al Generalísimo Francisco de Miranda frente a la Quinta La Isabela (llamado Palacio de los Iturriza) luce allí abandonado, en medio del trafico como olvidado por todos, igual suerte corre la estatua del  Indio Guacamaya instalado en la Urbanización Carabobo cuyo cemento de esa escultura fue mezclado con arenas del río Cabriales.

La peregrina estatua de la libertad  que llego a Valencia en el año 1895 realizada en Nueva York por Giovanni Turini, con una estructura metálica dentro, tal como la hizo Eiffel, y una lámina finísima de cobre por fuera que es lo que le da forma se encuentra ubicada en la Avenida 137 de Prebo sin vigilancia y sin iluminación .La estatua ecuestre dedicada al General Jose Antonio Paez que estuvo ubicada en el distribuidor la Florida luego de ser derribada, fue restaurada pero no ha sido reubicada  en ningún espacio público para la admiración de los ciudadanos.

En la Plazoleta frente al rectorado de la Universidad de Carabobo, se encuentraba desde el año 1987, la estatua dedicada al General Celestino Hernandez, amigo de Valencia, que igualmente se encuentra como olvidada y en riesgo de desaparecer.  Recientemente una monumental estatua en bronce desapareció de la plazoleta del inmigrante ubicada en la urbanización Prebo, la escultura dedicada al Monseñor Montes de Oca mártir Venezolano ubicada en Guaparo también sufrió mutilaciones victimas del vandalismo, la Bacante emblemática obra de nuestra valencia ubicada en el trigal igualmente fue agredida y mutilada. El debate sobre la desaparición y deterioro de los iconos de la ciudad está abierto.-

@leonberastegui

No deje de leer:Cofradía Nuestra Señora del Socorro cumple 402 años de existencia

Opinión

Comunicar, denunciar, opinar

Publicado

on

Se desvinculan de los papeles de Pandora - noticiacn
Compartir

Por Francisco Mayorga.-

No pretendo filosofar, más bien aprender y asimilar ideas nuevas, cuando las haya. En teoría de la comunicación hay muchas tendencias y el “verdadero” periodismo está en permanente evolución, así como la sectorización de la ética y la legislación de prensa. Comunicar es la clave.

No calificó ni pretendo enseñar nada, pero el periodismo se ha diversificado de un modo alarmante y  pasmoso, tanto como los canales de difusión. Todos son potencialmente comunicadores, pero  periodistas en pleno ejercicio de la profesión, muy pocos. Una gran mayoría de estos se han convertido en “escritores” y prefieren que así los llamen,  en lugar de periodistas…

La pluralidad comunicacional requiere de más fuerza, de una mayor  multiplicidad de posiciones, de un mayor número de plumas, por supuesto, sin exclusiones. El fundamento es comunicar.

Editorializo: Ser periodista no es simplemente una carrera universitaria, es una forma de ver la vida. Es hurgar en las causas de los males y las injusticias de una sociedad cada vez más compleja. Es una fuerza inquietante que impulsa la búsqueda de soluciones. Es un compromiso del que no es fácil escaparse y que hace que los sueños lleguen a materializarse.

¿Pero cómo?, con el cambio lento pero profundo de la mentalidad de los hombres. Con la apertura de posiciones contrarias que develen la verdad de las cosas y con la transparencia de los hechos sin otra intención que la honestidad. La objetividad debe ser uno de nuestros principios básicos.

Pero la función del comunicador social no debe limitarse sólo a la transmisión de información, porque sólo quedaría como un virtual repetidor de los ecos noticiosos. Por el contrario, debe generar a través de su trabajo la confrontación sana y amistosa que tenga como finalidad la solución concreta de los problemas, como por ejemplo, propiciar la movilización de las autoridades competentes para el buen funcionamiento de una escuela o un centro asistencial…

De allí el poder de la denuncia, vehículos del que se valen las comunidades y los más necesitados para intentar poner fin a su drama.

Y es entonces cuando aquel ciudadano crítico y pensante se convierte en un luchador social, en un periodista, desde cualquier plataforma y con la sola idea de cambiar un estado de cosas que perturban el sueño de una comunidad, o simplemente el sueño de un niño, de una madre o de cualquier hombre sobre la tierra.

Estos son los protagonistas. Eso quisiera, con el concurso responsable de reflexiones, como la suya, amigo lector y de otros que tengan la necesidad real de aportar conocimientos.

Yo sólo soy un periodista, pero reitero la potencialidad comunicacional de los ciudadanos y si me es permitido, todos contarían con un espacio para escribir sus opiniones, con valorada y segura publicación, así como también muchos otros que me han propuesto colaborar a través de sus artículos.

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.