La Interpretación de la historia - ACN historia y su interpretación
Connect with us

Opinión

La Interpretación de la historia

Publicado

on

Hacia el rescate - acn
Compartir

La interpretación de la historia: Por Cora Páez de Topel.-  La historia se escribe con hechos del pasado relacionados con personalidades de influencia tal  que logran cambiar el curso de los acontecimientos, importantes  o no según la trascendencia que tengan para el devenir nacional o internacional, por lo que la historia fija los registros a partir de las acciones humanas dirigidas hacia fines determinados, encausados unos hacia el bien común, otros hacia la satisfacción de las ambiciones personales, o tras la búsqueda de nuevos caminos para continuar la senda hacia el futuro.

La historia está estrechamente relacionada con la política, poderoso engranaje de acción pública, conductor del hilo gubernamental al que se aferran muchos para alcanzar sus objetivos de ocupar puestos de dirección, desde una presidencia de estado, ministerio público, gobernación o alcaldía.  Si bien las Humanidades, la Ciencia y la Tecnología determinan de igual manera el curso de los acontecimientos que afectan la dinámica social, es al poder público al que le corresponde la dirección a seguir de los estados. Desde los antiguos imperios hasta las modernas repúblicas, la historia se ha escrito con la tinta de las convulsiones sociales, las guerras, las tiranías, o con el establecimiento del sistema democrático como modelo a seguir .  Líderes mesiánicos, dictadores, fundadores de partidos políticos y de doctrinas sociales han figurado en la escena pública en los diversos períodos históricos, pasando a la posteridad en mayor o menor grado de relevancia, cimentada en la influencia que ejercieron en sus acciones colectivas.

La historia sentencia a quienes traicionan los ideales patrios sometiendo a los pueblos a la miseria y a la opresión bajo el lema de la redención social a los pobres, recurso manoseado por los políticos que se alzan en campaña para ganar adeptos.  En ningún caso los absolverá de la culpa ni del engaño. Aquel famoso alegato:  “La Historia me absolverá”,  pronunciado por  el líder cubano Fidel Castro al derrocar la dictadura de Fulgencio Batista en 1959,  e iniciar la  revolución izquierdista, anti norteamericana y anti imperialista, apoyada por la Unión Soviética con las prácticas similares de expropiación de tierras y de empresas productivas, ofreciendo una redención social a los campesinos y al pobre pueblo cubano deseoso de libertad y progreso, que en un principio lo siguieron hasta que el régimen mostró su verdadero rostro de tiranía comunista, pérdida de la libertad y de la propiedad privada.  Millones de cubanos salieron hacia los Estados Unidos de Norteamérica, dejando sus bienes a merced del Estado y quienes permanecen en la isla sufren los rigores de la pobreza y la falta de libertad.

El alzamiento militar del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías en Feb. 1992 para derrocar al gobierno legítimo de Carlos Andrés Pérez, aprovechándose de cierto descontento popular y su posterior candidatura para la presidencia de la República y elección nacional en 1998, han conducido al país por el derrotero de la ruina, que el sucesor del militar golpista, Nicolás Maduro, sigue ahondando hasta acabar con la estabilidad democrática de Venezuela, que ya los sentenció como los primeros tiranos del s. XXI.         Valerosos jóvenes, por el contrario, han dejado sus nombres grabados en las páginas de la historia patria de este siglo, como ejemplos de firmeza y voluntad, guiados por el ejemplo de nuestros libertadores,  para retomar el rumbo de una República que nació para ser libre y soberana.

Valencia, 16 de Julio del 2018.

No deje de leer:La crudeza del encierro la revela el rostro de los hermanos León Ramírez

Opinión

Donald Trump no está sobre la ley

Publicado

on

expresidente de EEUU Donald Trump
Compartir

Por: Cora Paez de Topel

El editorial suscrito por el Cuerpo Editorial del periódico New York Times el pasado  28 de Agosto 2022 es un cuerpo de opinión de periodistas, cuyos puntos de vista son informados por experiencia, debate y ciertos valores permanentes.  Está separado de la oficina de las noticias.  En el presente  artículo, me permito tomar  aspectos interesantes de un caso que ha conmovido al sector político de la nación del Norte, relatados en el  mencionado documento.

En el curso del verano del 2022 la nación norteamericana fue forzada por las autoridades del selecto Comité de la Casa sobre los eventos del 6 de Enero 2021, o si Donald Trump tendría que rendir cuentas por lo que sucedió ese día.  El Departamento de Justicia permaneció silencioso acerca de la investigación del anterior Presidente, hasta el mes de Agosto 2022, cuando el FBI investigó su residencia en Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, en un caso relacionado con el manejo de documentos clasificados.  El espectáculo del ex-Presidente esperando investigación criminal levanta interrogantes profundas acerca de la democracia americana, las cuales demandan respuestas dignas de debatir.

Los detalles recogidos en el Comité del  6/01 dejan pocas dudas sobre la intención de Donald Trump de subvertir la Constitución y voltear el deseo del pueblo norteamericano. El ex-Presidente, derrotado en las encuestas del 2020,  trató por la fuerza la posibilidad de volver al poder enlistando a las autoridades de la Ley Federal, a los oficiales del Estado y a los Administradores.  Cuando todo eso falló,  él levantó a la multitud armada que asaltó el Capitolio el 06/01/2021.  El Departamento de Justicia está examinando la conducta de DT,  de llevarse a casa los documentos clasificados.

Si el Fiscal General Merrick Garland y su personal encuentran que hay suficiente evidencia para establecer la culpabilidad de Trump, se hará una acusación formal.  Los seguidores y aliados  de Donald Trump sostienen que si continúan con la investigación que siga con un juicio al ex-Presidente, podría haber peleas en las calles y ellos rechazan la violencia.  Por otra parte es mayor riesgo no hacer nada,  si el uso del poder está sobre la ley, lo que daría  licencia a futuros presidentes para hacer lo que ellos quieran.

El Cuerpo de Investigación Criminal no está seguro si es conveniente seguir el proceso.  Ningún presidente americano ha sido juzgado criminalmente luego de dejar la presidencia.  El escándalo de Watergate durante el gobierno de Richard Nixon en 1972-74 fue acallado por su sucesor Gerald Ford, asegurando que una persecución criminal levantaría las bajas pasiones, empeorando la polarización política.

Las teorías de conspiración que Trump trata de levantar podrían inflamar la división política hasta el punto de un levantamiento civil.  Hay otras acusaciones serias contra las irregularidades que él  cometió, aparte del ataque al Capitolio, en el que están involucrados los líderes de la milicia de la extrema derecha que participaron en el ataque al Capitolio.

 

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.