Intervención y oposición interna | ACNIntervención
Connect with us

Opinión

Intervención y oposición interna

Publicado

on

intervención - acn
Compartir
  • 1
    Share

Intervención y oposición interna: Por Leopoldo Puchi.- El conflicto venezolano entra en un nuevo ciclo, luego de haber fracasado el intento de cambio de gobierno que tuvo su momento culminante el sábado 23 de febrero. La estrategia trazada apuntaba a presionar al estamento militar para que tuviera lugar un golpe o una sublevación.

Durante esas pocas semanas transcurrieron numerosos momentos de gran intensidad, en los que resalta la emergencia de la imagen de un poder dual sustentada básicamente en la acción de reconocimiento de Juan Guaidó, realizada por varios países.

La operación política de cambio de gobierno ha cabalgado sobre el caldo de cultivo de una situación económica y social muy deteriorada y caracterizada por la hiperinflación y el descenso de la producción nacional, a su vez consecuencia de erradas políticas económicas y de la ineficiente gestión pública.

INTERVENCIÓN POLÍTICA

Ahora bien, el signo distintivo de los acontecimientos que han tenido lugar en Venezuela durante este año corresponde a una intervención política extranjera, lo que ha prevalecido sobre la dinámica nacional. Incluso, se ha organizado una coalición de países para alcanzar ese objetivo de forma forzada y a través del enfrentamiento.

Como se sabe, en la legislación internacional está completamente prohibido que uno o varios paises realice acciones dirigidas a cambiar el gobierno de otro país. Sin embargo está normativa muy poco se respeta, y en el caso venezolano se ha llegado al punto en que ha sido planteada la opción de una intervención militar extranjera para alcanzar ese fin.

INTERVENCIÓN MILITAR

Ya en agosto de 2017 Donald Trump anunciaba que no descartaba la opción de una intervención armada en Venezuela. A partir de entonces, lo ha repetido en varias oportunidades, así como lo han hecho distintas figuras clave de su administración, como el consejero de seguridad John Bolton o el senador Marco Rubio, lo que se corresponde con la política exterior de su país y el interés de reinsertar a Venezuela en el dispositivo geopolítica occidental.

Sin embargo, esta opción es ampliamente rechazada por la comunidad internacional. Tanto Rusia, la Unión Europea, China como los propios países que integran el Grupo de Lima han mostrado su desacuerdo con el uso de la fuerza.

LA OPOSICIÓN INTERNA

En contraste, en el interior de Venezuela, el principal vocero de la oposición y de sus organizaciones políticas, Juan Guaidó, ha declarado que no descarta la intervención de Estados Unidos “de ser necesario”. Una posición que lo sitúa fuera de los principios de patriotismo propios de cualquier nación, y en particular de las suramericanas, fundadas en la gesta independentista. Y lo que llama más la atención es que hasta el momento públicamente ningún dirigente de oposición haya contestado esa declaración.

No deje de leer: El militar es leal hasta que se revela

Opinión

Carlos Millán: Claves para entender la crisis chilena

Publicado

on

carlos millan chile -ACN
Compartir

Las crisis tienen un elemento gatillante, en Chile fue el aumento del pasaje, pero no necesariamente el análisis se debe centrar solo en ese elemento porque no es un hecho aislado sino que tiene un contexto.

En este artículo realizaré una aproximación al contexto y luego las posibles consecuencias:

El primer elemento es el histórico, Chile es un país dividido en su perspectiva histórica en cuanto a los periodos de Allende y Pinochet, hay muchas heridas abiertas y esto genera resentimiento. Pinochet fue quien terminó instaurando las instituciones formales chilenas a punta de sangre y fuego, este tipo de instituciones, que según Douglass North son las reglas del juego, siempre han de necesitar consenso para que sean duraderas en el tiempo, eso se logró en cierta medida con la concertación chilena pero en la actualidad han sido criticadas. Lo que hay que resaltar es la falta de consenso en cuanto al periodo de Allende y Pinochet.

En segundo lugar podemos hablar de lo que una profesora llama «la promesa del desarrollo», a pesar de que los índices macroeconómicos chilenos son envidiables existen problemas que generan y profundizan la desigualdad, hay una eterna solicitud chilena de educación universitaria pública que fue aliviada en el gobierno de Bachelet con la llamada «gratuidad» después de fuertes jornadas de protestas estudiantiles, hay también un descontento en cuanto a las bajas pensiones que en algunos casos no llegan a la mitad del sueldo mínimo, hay deficiencias en cuanto al sistema de salud y por último hay una frustración en cuanto al anhelo y la promesa de desarrollo que hicieron los actores políticos y que algunos sectores populares tienen la percepción de que fue incumplida, hay demandas populares latentes.

El último elemento es el político, ha habido por supuesto grupos que han estimulado y organizado la crisis, grupos que hunden sus raíces en liceos y universidades, que serían la vanguardia, acá es importante lo de la división en cuanto a la perspectiva histórica porque estos jóvenes por supuesto no vivieron ni el gobierno de Allende ni el de Pinochet y por ende no le tienen temor a la crisis económica que y son temerarios ante la posible represión política. A esto le agregamos que ha habido un mal manejo comunicativo por sectores del gobierno a la hora de atender solicitudes, la gente reclama la falta de empatía con los ciudadanos por declaraciones poco políticas que han generado malestar.

En cuanto a las posibles consecuencias podríamos decir que existen dos escenarios, en conjunto con sus grises, en el primero habría un cambio en la política y se buscaría la estabilidad del sistema, conservando instituciones centrales pero cambiando algunas condiciones, este sería el mejor escenario porque Chile conservaría elementos que lo sigan empujando al desarrollo, la clave para que esto se dé es que todos los actores claves del espectro político se pongan de acuerdo en la conservación del mismo sistema.

El peor escenario sería que esta crisis degenere en un colapso del sistema político y económico, que traiga a su vez una fuerte inestabilidad que afecte la democracia chilena, las instituciones serían desmanteladas poco a poco y habría un riesgo latente de un régimen con características autoritarias.

El último capítulo de la crisis será determinado por las decisiones de los actores políticos y dependerá de si estos colocan los intereses del estado por encima de los personales y políticos.

No dejes de leer: Inces Carabobo inicia formación de Técnicos en Embutidos

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído