José Antonio Páez "el Centauro de los Llanos" deja un legado
Connect with us

Hombre & Mujer

«El Centauro de los Llanos» General José Antonio Páez

Publicado

on

José Antonio Páez - acn
Compartir
  • 2
    Compartidos

Hoy, a los  228 años de su nacimiento,  José Antonio Páez deja un legado de lucha y perseverancia por la independencia de los oprimidos. Páez, oriundo de Curpa en el estado Portuguesa, Venezuela; fue un héroe en los procesos de independencia, rol que ejerció con gallardía y temple militar.

José Antonio Páez Herrera nace en Curpa en el estado Portuguesa en Venezuela, el 13 de junio de 1790, proveniente de una familia numerosa, humilde y de origen canario.

Páez fue un prócer de la independencia de Venezuela, fungió como prolijo general;  jefe del Ejército Nacional y jefe militar del Departamento de Venezuela.

Líder indiscutible del movimiento independentista de La Cosiata;  al que Venezuela debe su carácter de nación independiente y soberana, pues esta organización ideada y presidida por Páez;  logró separar de manera definitiva al país suramericano de la Gran Colombia en 1830.

La Revolución de los Morrocoyes

La Cosiata, fue conocida como la Revolución de los Morrocoyes;  un movimiento político que se organizó el 30 de abril de 1826;  con la finalidad de separar a Venezuela de la Gran Colombia.

Páez tuvo gran participación en las batallas que dieron la libertad a Venezuela;  junto al Libertador Simón Bolívar y otros próceres de alto rango.

La Batalla de Las Queseras del Medio, es considerada el triunfo bélico más resonante de la carrera de Páez;  allí empleó su famosa táctica de «Vuelvan Caras»;  que junto a la Batalla de Carabobo le permitieron ejercer sus alcances como estratega y dirigente de tropas.

Páez asumió de primera mano la transición a la Venezuela independiente;  que se constituyó en República y lo eligió como primer presidente para el periodo de 1831 a 1835.

 

Este líder poseía un gran carisma y una personalidad indomable;  misma que muchas veces lo llevó a desafiar las jerarquías de mando y saltárselas cuando le era útil en batalla;  esto le permitió ganar adeptos en su escalada hacia la posición de máximo caudillo.

El 6 de mayo de 1873 murió en Nueva York. Sus restos fueron repatriados y sepultados en el Panteón Nacional, el 19 de abril de 1888.

ACN/Telesur/diarios

No deje de leer: La «Mannschaft» ALEMANIA favorita a revalidar el título por derecho propio

Auto Europe Car Rental

Hombre & Mujer

Una antigua daga egipcia que es un arma mortal y una rareza astronómica

Publicado

on

Una antigua daga egipcia que es un arma mortal y una rareza astronómica
Foto: Fuentes.
Compartir

Dentro de los envoltorios de la momia sepultada del rey egipcio Tutankamón, oculta para servir al joven gobernante durante su viaje al más allá, había una daga. El mango de la daga, rematado por un pomo de cristal de cuarzo; era de oro elaborado de manera intrincada. Pero la parte más notable de la daga fue la propia hoja de 33 centímetros, que resulto ser toda una rareza astronómica.

En gran parte intacta, luego de los 3.200 años transcurridos desde la muerte de Tutankamón; la hoja se trabajó con mucha pericia a partir de un metal que los egipcios no empezarían a fundir mucho tiempo después: el hierro.

Fue hasta 2016, que un equipo dirigido por Daniela Comelli del Departamento de Física de la Universidad Politécnica de Milán, finalmente puso fin a la cuestión de la procedencia del metal de la daga. Las altas concentraciones de níquel y rastros de cobalto no dejaron ninguna duda: la hoja estaba hecha del hierro de un meteorito.


Antigua daga egipcia que es toda una rareza astronómica

Los artefactos egipcios hechos de hierro meteorítico, se remontan a 2.000 años antes de Tutankamón; y los primeros textos egipcios utilizan el término hierro para referirse a algunos aspectos del cielo.

Pero alrededor de la época de Tutankhamón, apareció una nueva palabra. Traducido literalmente, el raro metal ahora era «hierro del cielo».

Como tantas civilizaciones, los egipcios dinásticos imaginaron dioses y diosas viviendo en los cielos. Una roca que caía del cielo era un regalo mágico; adecuado para la vida futura de un rey.

Se perdieron grandes cantidades de conocimiento con el declive del mundo antiguo. Los europeos medievales se preocuparon poco por tales cosas; hasta que volvió a despertar la curiosidad intelectual que inició la Era de la Razón.

Luego, en parte inspirado por varias caídas de meteoritos bien observadas en los últimos años del siglo XVIII; una nueva generación de científicos dirigió su atención al extraño fenómeno.

A menudo denominados «piedras de trueno», algunos pensaban que los meteoritos provenían de «nubes ígneas» en el cielo, lanzadas hacia el suelo por un rayo. La idea parecía descabellada incluso en ese momento.

Rareza astronómica: La ciencia encontró la respuesta del origen de la daga egipcia

La ciencia moderna de los meteoritos cobró fuerza en el siglo XIX cuando los científicos comenzaron a clasificar los meteoritos y estudiar sus composiciones.

Con el nacimiento de la física nuclear, los meteoritos se convirtieron en clave para comprender la edad y la historia temprana del sistema solar. Usando espectroscopía y dinámica, los astrónomos conectaron meteoritos con los asteroides de los que surgieron.

Hoy en día, los meteoritos son clave para las teorías sobre los procesos que comenzaron en el interior de las estrellas y finalmente dieron origen a nuestro mundo natal.

Hemos recorrido un largo camino desde que los antiguos egipcios martillaban dagas ceremoniales con un extraño metal celestial o los europeos hablaban de piedras de trueno.

[Fuentes]: ACN | Astronomy Magazine | La Razón | Redes

No dejes de leer: ¡80 kilos! Buque holandés incautó cocaína en velero frente a aguas venezolanas

* Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído