José Luis Centeno: ¿Navidades felices de los presos políticos? - ACN
Connect with us

Opinión

José Luis Centeno: ¿Navidades felices de los presos políticos?

Publicado

on

José Luis Centeno, presos políticos-acn
Foto cortesía
Compartir
  • 5
    Compartidos

Me atrevo a asegurar que este 2017 ha sido el peor diciembre que han conocido todos los presos políticos, aquellos en libertad sujetos a medidas cautelares y los que permanecen en las cárceles, porque se hizo más que evidente «un inmenso fango asqueroso: gobierno y oposición», inmersos en un «esquema colaboracionista». El consenso político del diálogo generó servidumbre voluntaria dando lugar a la escalofriante propuesta de que Timoteo Zambrano sea el nuevo presidente de la Asamblea Nacional. A menos que el objetivo sea enterrar a la oposición venezolana. No hubo ruptura moral en la MUD, ¡No!, desde siempre han sido unos inmorales, «son marionetas acopladas al paso del amo que los pone, quita y mueve».

En este contexto, lo que le sucede a los presos políticos es crítico, así como dejan morir a los niños los están dejando morir a ellos, consecuencia de desvirtuar la facultad jurisdiccional de castigar, hecho denunciado por @acciónporlalibertad: «José Gámez, recluido en #Guárico. Recientemente sufrió un ACV y es víctima de muchas torturas, una de ellas cuando el régimen dio la orden de que «se pudriera en la cárcel». Otros ejemplos son Vilca Fernández, los generales Vivas y Ramón Lozada, el alcalde Alfredo Ramos, Daniel Ceballos, Carmen Andarcia, el Prof. Santiago Guevara, Carlos Julio Velasco, Kamel Salame, para quienes se pide con insistencia libertad y atención médica, negándoles ostensiblemente el derecho a la salud y disminuyendo sus perspectivas de vida. Si a esto se le suma que el Fiscal General de la República es un alterado que ofrece golpes por Twitter, queda claro que la Ley del Odio tiene como objetivo fomentarlo en vez de combatirlo.

No dejes de leer: «Alexis Coronel Roche: Conclusiones del diálogo»

La MUD usa el tema de los presos políticos como el del canal humanitario, insisten en ellos como prioridades pero sin ánimo de concretar nada que no sean los intereses personales de quienes secuestraron a la alianza opositora. Poco sirve pedir sensatez y unidad a la dirigencia política, el deterioro de esa dirigencia en los últimos meses es tan vertiginoso que resulta difícil explicarlo incluso a quienes tras las rejas siguen teniendo esperanzas en ellos, subestimando la capacidad de destrucción que han asimilado de sus pares de la izquierda que los absolvieron, manifestando que no son más que fascistas enemigos de la libertad, ante ellos no existe otra alternativa que conservar la dignidad y actuar en conciencia porque la lección y el escarmiento han sido de marca imborrable.

¿Navidades felices de los presos políticos? Las perspectivas derivadas del contexto político nos hacen dudar. Enrique Aristeguieta es lapidario al respecto: “Se reunirán de nuevo, pero de allí no saldrá nada que favorezca al país ni a sus habitantes. En realidad, aquí no hay nada sobre que dialogar, como no sea poner fin a este horror llamado Socialismo del SXXI», y el Padre Luis Ugalde expresa la tragedia nacional que nos arrastra junto al régimen: «La verdad de nuestra Navidad es que el omnipotente gobierno se derrumba porque con él mueren los niños, se llenan las cárceles, se derrumban los hospitales y se van errantes los jóvenes». Distintas percepciones de una realidad que sigue dejando a los presos políticos sin derechos ni garantías y con pocas esperanzas de ser redimidos por los líderes del G5MUD.

Por José Luis Centeno

Opinión

El Prontuario de un Ladrón (II)

Publicado

on

Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

Los 800 estafados del Ladrón. Ha transcurrido más de una década del anuncio de lo que se convertiría en la mayor estafa serial cometido en contra de centenares de personas que creyeron en un proyecto promovido por el astuto “Malandrín” en su condición de depravado y codicioso alcalde del noble municipio San Diego. Se trataba de la construcción de un moderno Terminal Turístico de Tránsito Terrestre, el cual contaría con el “blindado” soporte económico de la alcaldía de San Diego y que cuestión de pocos meses sería una de las principales obras de envergadura de la región. Pero el tiempo transcurría y el flamante Terminal Turístico  tan solo existía en roídos planos o embaucadoras maquetas que mantenían viva la esperanza de todas aquellas personas que habían sido seducidas por el elaborado timo gestado por el libertino “Malandrín” en connivencia con su fatídico Clan o Mafia familiar y la incondicionalidad de altos funcionarios del ayuntamiento que se prestaron para la estafa y que se apropiaron descaradamente del patrimonio de más de 800 familias. Administraciones municipales pasaban, la cónyuge del delincuente “Malandrín”, Rosa Brandonisio de Scarano en su condición de alcaldesa e intimidada por las estridentes instrucciones criminales del hampón, llegaba a jurar ante la mismísima Iglesia parroquial de San Diego, que el Terminal Turístico sería una realidad mucho antes de culminar su gestión al frente del apabullado municipio San Diego, simultáneamente el entonces síndico municipal, León Jurado llegada hasta suscribir en nombre de la alcaldía las incontables transacciones de venta con las inocentes e ingenuas victimas que llegaron a creer, luego de desembolsar trabajados capitales, que eran los orgullosos propietarios de los inexistentes locales u oficinas que supuestamente le proporcionarían actividad comercial al nuevo Terminal Turístico. Posteriormente y ante la rauda huida del asustadizo “Malandrín” con la excusa de que era asechado por sus propios demonios y temores para asentarse en una lujosa residencia  en el exterior, ante la dorada ausencia tomaba las riendas de San Diego un tímido y sumiso León Jurado, cuya mayor responsabilidad consiste en  enviar mensualmente una abultada remesa para satisfacer las básicas necesidades del Clan o Mafia familiar radicada en el extranjero. Un tembloroso alcalde Jurado, a la sazón ex síndico municipal cuando se concretó el insolente desfalco, ha hecho caso omiso a los diarios reclamos de las víctimas del imaginario Terminal Turístico. Hemos adelantado diligencias ante el órgano contralor regional para saber el estatus de la causa abierta por esta delictiva actitud y vocación que forma parte del “Prontuario del Ladrón”  y donde al parecer se establecen responsabilidades a connotados miembros del Clan o Mafia Familiar y a altos funcionarios de la alcaldía de San Diego. La próxima semana presentaremos los nombres de cada una de las personas que configuraron este esquema criminal contra más de 800 familias carabobeñas.

El dopado y sus alucinaciones. La pasada semana se llevó a cabo una cerrada reunión  en un reconocido restaurante de gastronomía china ubicado al norte de la ciudad. En medio del desarrollo del estricto cónclave, donde los representantes de Henrique Capriles, Henry Ramos, Manuel Rosales y Leopoldo López, los mismos de la artrítica manito de la MUD, hacían duros cuestionamientos al depravado “Malandrín” y lanzaban la dramática amenaza “Los candidatos somos nosotros, no aceptaremos ninguna modificación o sustituciones, no se te ocurra ninguna treta, nosotros te conocemos”. Un sorprendido “Malandrín” soltaba los cubiertos del gigantesco plato de arroz chino que habían ordenado y que literalmente engullía conjuntamente con el buen Gordo Santafé. Pero en medio de la refriega y pugilato, se produjo la intempestiva entrada de un exaltado Carlos Lozano, quien abría abruptamente la puerta del recinto y exclamaba, levantando su rosada bufanda “Que viva la vida, soy feliz”. Algunos de los presentes susurraban “Carlos debe estar bajo los efectos de una recreativa droga”, mientras otros señalaban “Déjate de vainas, eso es perico barranquillero”. Injustas afirmaciones contra su compañero de luchas, ya que es conocido que Carlos Lozano, está sometido a un tratamiento de devastadora medicación por el terrible padecimiento del síndrome del Trastorno Explosivo Intermitente (TEI) que incluye diarias dosis de litio y otros poderosas drogas alucinógenas. Pero la conducta eufórica del paciente Lozano continuaba y en una suerte de complicada pirueta saltaba las gruesas y voluminosas figuras del preocupado “Malandrín” y Carlos Santafé para colocarse en el centro de la mesa y empezar a exclamar repetidamente a través de incontrolables alaridos “Aquí hay unidad, si o no” y con su característico sombrero llegaba a golpear a todos y cada uno de los asistentes de la secreta velada. En válido estado de preocupación, la dirigente Mariela Domínguez tomó por su inquieto brazo a Carlos Lozano, cuya mandíbula presentaba signos de notoria inestabilidad y con tono casi maternal le señalaba “Vente Carlitos, vamos a tomarnos un vaso de agua y después te llevamos a tu casa”. De esa manera culminaba la jornada de la MUD, de la agarrotada manito. Se comenta que en horas de esa misma noche, la junta médica que le hace seguimiento al trastorno psiquiátrico de Carlos Lozano ordenó la aplicación inmediata de una cura de sueño para poder equilibrar, al menos por horas, su impredecible comportamiento.

La blanca tarjeta. Nos asalta la sorpresa al observar los últimos estudios de opinión, de serias encuestas que revelan la alarmante situación que atraviesa la dividida y destartalada oposición. Las principales expresiones partidistas se encuentran reducidas a minúsculos o imperceptibles porcentajes. Sin embargo dentro de este desolador escenario surge como única excepción el partido Acción Democrática (AD), el de Rómulo, de Gallegos y Andrés Eloy, el de la tarjeta blanca de Pan, Tierra y Trabajo, el que logro alcanzar varios escaños en las pasadas elecciones para la Asamblea Nacional  y que logra mantenerse con cierto grado de aceptación dentro de los consultados para ubicarse como la válida opción dentro del ámbito opositor ante la inoperancia de las otras toldas políticas. “Adelante a luchar milicianos” parece ser la consigna que seguirá guiando a los fieles militantes de AD. Y esa es la verdad.

Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.