Julio Castillo: Carta abierta a mis amigos chavistas | ACN
Connect with us

Opinión

Julio Castillo: Carta abierta a mis amigos chavistas

Publicado

on

chavistas-naguanagua-acn
Foto: Cortesía
Compartir
  • 4
    Shares

El artículo de esta semana es una CARTA ABIERTA A MIS AMIGOS CHAVISTAS. ¡Si! Tengo muchos amigos chavistas. La mayoría de quienes cuya amistad he conservado, por encima de las diferencias, son pobres. Bueno, en Venezuela todos somos pobres ahora pero quiero decir no son de los que se han enriquecido obscenamente en este régimen. La mayoría de estos últimos me han bloqueado en las redes sociales en respuesta a artículos y noticias que les enviaba en los que se ponía de manifiesto el desastre y la pesadilla en la que este gobierno ha convertido a Venezuela, o sea, ya no son amigos.

No dejes de leer: El Monje de Camoruco: ¿Lorenzo Mendoza candidato presidencial?

Con la mayor parte de ustedes, compartimos el sueño de un país y una sociedad libre de las taras de la injusticia, la corrupción, el irrespeto a los derechos de los ciudadanos y la esperanza de un mundo en paz y solidaridad.
Nos unía la íntima convicción de que los culpables de los entuertos del mundo eran los poderosos. Los que tenían más dinero y más poder politico y por eso, modelaban a Venezuela y al planeta a su antojo, llevándose por delante los derechos de las grandes mayorías.

Abominamos sus lujos, su insensibilidad, la maldad con la que procedían contra quienes queríamos cambiar las cosas. Luchamos por la libertad de los presos políticos, contra la negación de las libertades y para que todos tuviéramos los mismos derechos.

Ya sé que muchos de ustedes vieron, de buena fe, en el gobierno de Chávez la oportunidad de una gran revancha social y una posibilidad de que cambiaran las cosas.

La pregunta es ¿Cómo se sienten ahora? Ahora que la pobreza atroz y la pobreza extrema han llegado a tocar con su mano despiadada a más de la mitad de la población. Ahora que hay niños muriendo por desnutrición. Ahora que millones de venezolanos comen de la basura.

¿Pensaron alguna vez que los dirigentes del Socialismo del Siglo XXI iban a vivir como los potentados de los que abominaron y que tendrían en sus cuentas los millones de dólares que hoy faltan para las medicinas y vacunas de nuestros hijos y de nuestros nietos?

¿Cómo se sienten cuando ven que el gobierno entrega el Arco Minero a empresa piratas y a militares para desguacen nuestra Amazonia y se lleven, sin ningún, control nuestras riquezas naturales o cuando entregamos nuestro petróleo y nuestra refinerías a los imperios rusos y chinos en contratos secretos, hipotecando nuestra soberanía?

¿Qué sensación tienen cuando ven a los sobrinos presidenciales condenados por narcotráfico y a todas las policías del mundo declarando delincuentes a los dirigentes del partido de gobierno?

¿Ha valido la pena? ¿Qué discurso prefabricado contra la burguesía o el imperio ha quedado de pie aun frente a las tropelías de vuestros jefes?

¿No era todo una gran farsa? ¿No era una tapadera el discurso revolucionario para poder saquear el país mientras se decían defenderlo?

Hay una gran cantidad de antiguallas y mentiras políticas e ideológicas en el discurso socialista. Pero convengamos que todos tienen derecho a creer en lo que se quiera creer. Ustedes tienen el derecho de seguir creyendo en sus sueños y tienen el derecho de organizarse sin bandidos en sus filas.

Lidiar contra los bandidos, en todos los bandos, (incluyendo en el que esta quien esto escribe) es una de las claves para que hagamos un país decente y donde todos quepamos.
Agarremos la escoba.

JULIO CASTILLO SAGARZAZU

Opinión

El Pesebre arraigado en Venezuela

Publicado

on

Compartir

El arraigo del pesebre en Venezuela: Por Francisco Mayorga.-

El Pesebre o nacimiento navideño es un arraigo profundo en Venezuela. Por caro que resulte montarlo;  no hay hogar venezolano que no lo intente. Es la fe y la significación, evidente con los años;  que le trae a todos los feligreses… un presagio de tiempos mejores y buena suerte.

Su leyenda d 800 años

El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza, en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra, quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio, y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén, y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”, y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad, y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

El primer nacimiento

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer: El Papa se compromete firmemente a luchar contra los abusos(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído