Julio Castillo: Carta abierta a mis amigos chavistas | ACN
Connect with us

Opinión

Julio Castillo: Carta abierta a mis amigos chavistas

Publicado

on

chavistas-naguanagua-acn
Foto: Cortesía
Compartir
  • 4
    Shares

El artículo de esta semana es una CARTA ABIERTA A MIS AMIGOS CHAVISTAS. ¡Si! Tengo muchos amigos chavistas. La mayoría de quienes cuya amistad he conservado, por encima de las diferencias, son pobres. Bueno, en Venezuela todos somos pobres ahora pero quiero decir no son de los que se han enriquecido obscenamente en este régimen. La mayoría de estos últimos me han bloqueado en las redes sociales en respuesta a artículos y noticias que les enviaba en los que se ponía de manifiesto el desastre y la pesadilla en la que este gobierno ha convertido a Venezuela, o sea, ya no son amigos.

No dejes de leer: El Monje de Camoruco: ¿Lorenzo Mendoza candidato presidencial?

Con la mayor parte de ustedes, compartimos el sueño de un país y una sociedad libre de las taras de la injusticia, la corrupción, el irrespeto a los derechos de los ciudadanos y la esperanza de un mundo en paz y solidaridad.
Nos unía la íntima convicción de que los culpables de los entuertos del mundo eran los poderosos. Los que tenían más dinero y más poder politico y por eso, modelaban a Venezuela y al planeta a su antojo, llevándose por delante los derechos de las grandes mayorías.

Abominamos sus lujos, su insensibilidad, la maldad con la que procedían contra quienes queríamos cambiar las cosas. Luchamos por la libertad de los presos políticos, contra la negación de las libertades y para que todos tuviéramos los mismos derechos.

Ya sé que muchos de ustedes vieron, de buena fe, en el gobierno de Chávez la oportunidad de una gran revancha social y una posibilidad de que cambiaran las cosas.

La pregunta es ¿Cómo se sienten ahora? Ahora que la pobreza atroz y la pobreza extrema han llegado a tocar con su mano despiadada a más de la mitad de la población. Ahora que hay niños muriendo por desnutrición. Ahora que millones de venezolanos comen de la basura.

¿Pensaron alguna vez que los dirigentes del Socialismo del Siglo XXI iban a vivir como los potentados de los que abominaron y que tendrían en sus cuentas los millones de dólares que hoy faltan para las medicinas y vacunas de nuestros hijos y de nuestros nietos?

¿Cómo se sienten cuando ven que el gobierno entrega el Arco Minero a empresa piratas y a militares para desguacen nuestra Amazonia y se lleven, sin ningún, control nuestras riquezas naturales o cuando entregamos nuestro petróleo y nuestra refinerías a los imperios rusos y chinos en contratos secretos, hipotecando nuestra soberanía?

¿Qué sensación tienen cuando ven a los sobrinos presidenciales condenados por narcotráfico y a todas las policías del mundo declarando delincuentes a los dirigentes del partido de gobierno?

¿Ha valido la pena? ¿Qué discurso prefabricado contra la burguesía o el imperio ha quedado de pie aun frente a las tropelías de vuestros jefes?

¿No era todo una gran farsa? ¿No era una tapadera el discurso revolucionario para poder saquear el país mientras se decían defenderlo?

Hay una gran cantidad de antiguallas y mentiras políticas e ideológicas en el discurso socialista. Pero convengamos que todos tienen derecho a creer en lo que se quiera creer. Ustedes tienen el derecho de seguir creyendo en sus sueños y tienen el derecho de organizarse sin bandidos en sus filas.

Lidiar contra los bandidos, en todos los bandos, (incluyendo en el que esta quien esto escribe) es una de las claves para que hagamos un país decente y donde todos quepamos.
Agarremos la escoba.

JULIO CASTILLO SAGARZAZU

Opinión

¡Jaque a la existencia!

Publicado

on

cambios hormonales cuarentena
Compartir

Jaque a la existencia: Por Leonardo Morales.- Venezuela no la tiene fácil para enfrentar la emergencia sanitaria internacional que ha sido denominada como Covid-19.  Desde China el coronavirus viene sacudiendo naciones enteras;  dejando un saldo lamentable de vidas.  El drama de Italia que parece extenderse a España y a otros países europeos;  ponen de relieve el reto que tiene la comunidad científica de conseguir una vacuna;  que pueda, en corto plazo, bajar la letalidad y el número de contagios;  que hasta ahora se ha observado.

La responsabilidad de los gobiernos

Mientras la comunidad científica y los grandes laboratorios hacen su trabajo;  el liderazgo político tiene una enorme responsabilidad;  por un lado, adoptar medidas para que, una vez superada la emergencia sanitaria internacional;  la vida económica, que evidentemente terminará seriamente afectada;  pueda recuperarse para ofrecer bienestar colectivo.  Por el otro, están en la obligación de conducir las acciones de acuerdo a las recomendaciones;  de organizaciones multilaterales como la Organización Mundial de la Salud;  para evitar la propagación exponencial del virus.  Así como la acción cooperativa entre distintos actores internacionales es indispensable;  también tiene su correlato en la necesaria concertación de los actores fundamentales de una nación;  gobierno y demás poderes, organizaciones políticas, sociedad civil y los distintos gremios.

Desde hace bastante tiempo, quizá demasiado;  Venezuela es un país dislocado, inmerso en una lucha por el poder;  unos por quererlo y otros por mantenerlo.  En todo ese tiempo las instituciones se han debilitado sensiblemente dejando al ciudadano indefenso.  En la actual emergencia nadie está a salvo.  Todos, cada venezolano puede ser afectado por la pandemia;  bien por infección o por la escasa capacidad de sobrevivir a las medidas necesarias para impedir su expansión: cuarentena, aislamiento social, acceso a bienes esenciales, etc.

La profundadebilidad del sistema sanitario

En ese proceso de dislocamiento institucional, el sistema sanitario nacional revela una profunda debilidad para poder atender los requerimientos que exigirían los ciudadanos a la hora de ser infectados por el virus. Es una realidad inocultable, aun cuando el gobierno pretenda hacer ver lo contrario. La presencia de personal cubano y de cualquier otra nación pone de relieve la verruga frente a todos.

No es posible edificar una nueva nación sobre las cenizas. Si esperamos por eso no quedará nadie que coloque la primera piedra de la nueva nación. El mundo, no un país ni una nación, ha entendido que solo a partir de la cooperación y de acuerdos multilaterales será posible enfrentar con éxito la emergencia sanitaria internacional. Con las debilidades institucionales y financieras de Venezuela será inviable superar la amenaza que nos acecha con el devenir de los días.

La guerrilla filipina hizo un alto al fuego. La ONU pide un alto al fuego en el mundo. Todos buscan unir esfuerzos frente al enemigo común: el Covid-19. Voces sensatas se dejan oír por estos días: Ricardo Cussano, presidente de Fedecámaras ofrece un plan para enfrentar la crisis del ahora y del más tarde. Henri Falcón convoca al acuerdo nacional. Henrique Capriles muestra su preocupación y hace lo propio. Los alcaldes mirandinos del Área Metropolitana, junto al gobernador Héctor Rodríguez, unifican esfuerzos y cooperan por encima de las diferencias.

No son tiempos de mostrarse solo ante los partidarios, de andar exponiendo cuan incisivo se puede ser frente al adversario, sino de exhibirle al gran país un liderazgo político dispuesto a enfrentar lo intangible, lo no visible, para evitar que el jaque se convierta en mate.

ACN/Amigos Y La Zona  – [email protected]

No deje de leer: Venezuela presentó segunda muerte por COVID-19

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído