Julio Castillo: ¿Remake o reseteo? | ACN
Connect with us

Opinión

Julio Castillo: ¿Remake o reseteo?

Publicado

on

Remake, artículo Julio Castillo-acn
Foto cortesía
Compartir
  • 2
    Shares
En el chavismo no se ha producido un “reseteo”, como dicen algunos, si así fuera estarían comenzando de cero, revisándose y planteando cosas nuevas. Lo que está en curso es un “remake”. Un “remake” es lo que los productores de películas hacen con viejos títulos que alguna vez fueron exitosos y que dejaron de tener audiencia. Los filman de nuevo con otros protagonistas, otras técnicas, pero dejando el argumento y el guion prácticamente intocables.
¿Dónde se expresa esta nueva conducta? Pues fue muy evidente en las pasadas elecciones regionales. Si usted viajaba de Caracas hasta Valencia (por esa autopista oscura y llena de huecos) podría advertirlo en las vallas y avisos de los candidatos chavistas. De todos habían desaparecidos los ojitos de Chávez, las menciones al socialismo. Hasta el color rojo, ya desteñido en los avisos viejos, se había ido. Y algo más significativo, el bacalao de Maduro no estaba en ninguna parte.
Este fenómeno es una demostración evidente del fracaso de un proyecto que se ha hecho impresentable, pero lo es también de que el propósito de revisión, mejor dicho, de constricción, por los males que le han causado al país, se ha quedado a mitad de camino o, lo que sería peor, se limita a un simple cambio de protagonistas dejando el guion intacto.
En este espacio hemos insistido en que el país deberá reconciliarse para poder salir del foso y para eso lo primero se haga justicia y se sancione a los responsables del sufrimiento de nuestro pueblo y que luego quienes pretendan defender las ideas originales del chavismo, puedan hacerlo con las libertades que se han negado a la oposición.
Si mantenemos el clima de polarización y no se produce una reconversión de las direcciones políticas para convivir en una República de iguales, una eventual salida de Maduro será solo momentánea, después ese, o cualquier otro populismo civil o militar, regresará con mayor saña y mayor capacidad de destrucción.
¿Es posible que del seno del chavismo salgan fuerzas diferentes a lo que hasta ahora ha dirigido el país? Teóricamente sí. Es un proceso hasta normal en la historia que de una misma dirección política se desprendan elementos que replanteen con éxito salidas distintas a las que habían venido ejecutando. El caso de Emmanuel Macron, ministro de Hollande, es quizás el más reciente y exitoso de un dirigente que, con un extraordinario sentido del timing, sale de un gobierno a formar (de la nada) EN MARCHE, un movimiento que pulverizo electoralmente a los viejos e históricos partidos. Claro, lo de Macron, no fue un “remake”, fue una apuesta clara por una nueva visión de país y de hacer política.
En la oposición venezolana deberá ocurrir otro tanto. La MUD, una vez cumplido su ciclo de luces y sombras, deberá dar paso a una nueva dirección política. Una dirección que se deshaga de quienes no tienen en su proyecto la superación del régimen sino la convivencia con él y la presentación de una propuesta atractiva y seria para superar la crisis y avanzar en la reconstrucción y la reconciliación nacional. No es un “remake” de oposición y gobierno lo que necesitamos entonces sino un verdadero “reseteo” nacional. Las grandes mayorías nacionales no se reconocen ni en el chavismo decadente, ni en la oposición tal como ha venido existiendo. Como diría nuestro brillante paisano Carlos Cruz Diez, luego de esta destrucción monumental se abre una etapa fascinante. “Todo está por hacer en Venezuela”

Opinión

El diputado Edgard Zambrano

Publicado

on

Derrumbar la tiranía - acn
Compartir

El diputado Edgard Zambrano: Por Luis Velázquez Alvaray.- La tiranía anda dislocada y no tiene compasión alguna. Son reincidentes en vulnerar los derechos humanos y nada les importa, que no sea preservar el poder para traficar ilícitos. Son una potencia criminal mundial.

Los presos de la tiranía son las principales víctimas, en un intento de callar a quienes se atreven a plantear simplemente el regreso a la democracia.

Un paladín de esas luchas es el Diputado Edgard Zambrano, a quien se puede definir como un hombre de paz. Sus esfuerzos en esa búsqueda de salvar el país, le ha llevado a asumir posiciones difíciles, para las cuáles se requiere mucho coraje y mucha convicción libertaria.

Es un demócrata militante, de búsqueda afanosa para lograr un camino, que extinga el sufrimiento de las mayorías. Sin gestos altisonantes, se dedica a evitar tanto sufrimiento, tanta violencia, esta imparable ola de salvajismo que encarna el chavismo, junto a los terroristas de todo el mundo, que  tienen en Venezuela, su cabeza de playa, protegidos por un Estado criminal y sanguinario.

Igual sucede con el Diputado Requesens, cruelmente torturado. El mismo esquema de sufrimiento le aplica a Zambrano y al millar de presos políticos civiles y militares, confirmando que a estos esbirros comunistas no les queda otro futuro, que la aplicación de la justicia por crímenes de lesa humanidad.

El caso de estos luchadores salvajemente torturados, es una demostración más que en Venezuela no hay Barbado posible. La única salvación para el país es la intervención militar Latinoamericana, que desaloje estas fuerzas del entorno criminal mundial.

El tirano y sus adláteres en un calabozo de la Haya, es la única vía posible para este pueblo asediado. Edgard Zambrano es el último trofeo que muestra el régimen en la cadena infinita de la ignominia, la perversión y el dislocamiento de los valores humanos.

Ante la ecuanimidad perdida, no queda otro camino que el antes señalado: la unificación militar latinoamericana, para salir de estos forajidos que acechan al mundo.

Frente a este nuevo atentado Chavista se impondrá la longanimidad de Zambrano y de todo un pueblo que espera justicia.

ACN/(@edgarzambranoad)

No deje de leer:Cavidea presentó siete líneas para reactivar el aparato productivo

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído