“…Juran que el TSJ en el exilio es puro e inmaculado” - ACN
Connect with us

Opinión

“…Juran que el TSJ en el exilio es puro e inmaculado”

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir
  • 3
    Compartidos

“…Juran que el TSJ en el exilio es puro e inmaculado”: Por José Luis Centeno S.-  Algo pasó. El TSJ en el exilio ¿Adulteró o cambió? ¿Corrigió o aclaró? ¿Rectificó o ratificó? ¿Fue error material, desafuero o ligereza mencionar a Capriles en el Acta de audiencia de juicio donde se condenó a Maduro? “…a nivel de la percepción ciudadana, en la calle”, donde sitúo mis análisis, surgieron diversas interpretaciones que recojo en este artículo, no sin antes recordar que he venido insistiendo en la “Legitimidad poco eficaz” de este ente, en caso contrario, sus actuaciones y desempeño no darían lugar a dudas.

“¿Quién fue el responsable?” Si sucedió algo, eso no se hizo solo, es un órgano colegiado, y no hablamos de cualquier pulpería de pueblo, en fase de extinción, sino del máximo tribunal, surgiendo la necesidad de identificar al o los responsables de un hecho, en apariencia inexistente como la sentencia aludida, pero que adquirió una dimensión superior por el momento crítico que vivimos acarreando dudas.

Buscando responsables, se sugirió un“infiltrado”, afirmándose, “no es de extrañar que algún magistrado esté jugando sucio”, sería un “quinta columna” o “la mano peluda que metió a Capriles”, según Leopoldo Castillo. Se aseguró, “hay una mala semilla allí adentro”, “un Caballo de Troya”, pasando de lo individual a lo múltiple, “alimañas azuzando diatribas convenientes al régimen”, “traidores”,con matices de “virus político” o “parcialidad política” concedida como“la mano que mece la cuna”.

No es cuestión de posiciones de apoyo directo o de manchar el nombre del @TSJ_Legitimo, para el ciudadano de a pie hubo “gato encerrao” o “metida de pata”, los entendidos sugirieron un“desaguisado”, “incidente” o “impase”, a los radicales les resultó “increíble un pelón de esas proporciones” y los moderados no dieron crédito a nada de lo anterior porque “es simplemente una investigación de oficio, una investigación abierta”, sin dejar de preguntarse “¿Dónde está la corrección?”

Particularmente, yo no entiendo esa manera de caerle a palos a los que pidieron una investigación. Pareciera que el objetivo era matar dos pájaros de un solo tiro, desacreditar a Capriles y al mismo @TSJ_Legitimo. Eso está como el indulto otorgado por el Honorable Presidente Ramón J. Velázquez a un narco en 1993.

Cuando las interpretaciones subieron de tono, empañar a ese máximo tribunal se hizo imperioso, la macula no esperó, “Desmeritó la sentencia a Maduro”. Cabe preguntarse ¿cuál sentencia? A juicio de eruditos, que faltaran otros en el acta de la audiencia de juicio, aunque lo hicieron el meollo del asunto, no justificaba hablar de“Justicia selectiva” ni pone en duda la seriedad del ente y la transparencia de sus funciones; no obstante, connotados opinadores y escribidores hicieron ver lo contrario, subrayando que los magistrados “quedaban muy mal parados ante la comunidad internacional que ha seguido con atención el juicio”.

Asistimos a un “Juicio sumarísimo” y“La reputación del TSJ fue la que quedó en entredicho”, “solidaridades automáticas”, haciéndose eco de supuestas voces internas, manifestando cosas como “Estamos haciendo el rídiculo”, así como solicitar“rectificación de la sentencia”, contribuyeron a ello. No falta quien diga: “Se doblaron para no partirse”,“solo fomentan frustración”, “son una banda de buitres, casi como el TSJ del régimen”, tratando de imponerse a quienes piden: “no manchen lo único limpio que tenemos el tsj legítimo”. Privó lo visceral, sino pregúntenle a Ibéyise Pacheco.

Reinó la confusión, hablar de una sentencia no publicada es la mayor prueba. El Magistrado Rafael Ortega Matos lo hizo, al igual que Américo Martín, Omar Estacio, Carlos Blanco, Juan Sosa Azpúrua, Víctor Maldonado y José Vicente Haro, entre otros, entre quienes se contaría al mismísimo Luis Almagro. El doctor Carlos Ramírez López advirtió ese desliz, preocupándole además que aparentemente el presidente del organismo Miguel Ángel Martín anda en gira para “presentar los aspectos institucionales” de esa sentencia inexistente, cobrando fuerza la tesis de su aspiración presidencial.

La reacción mediáticamente exagerada obliga a preguntarse: ¿cuál es el interés en buscar deslegitimar al @TSJ_Legitimo? ¿A quién le conviene desprestigiarlos? Sería “obra del G2 cubano”, “guerra sucia”, “falsa matriz”,un “quítate tú pa ponerme yo”, esto último según Pablo Aure. Sobran las conjeturas. Entre las causas alegan “los largos tentáculos de la antipolítica”, el“fanatismo populista” o simplemente que “se le hace el juego al régimen”. Estaríamos en un contexto de“marketing político”. Para Perkins Rocha se trata de trivialidades que no deben detener el avance en la recuperación de la democracia.

Todo sería el resultado de una “Jugada de Ramos Allup con Barboza”, escuchar que “@El_Cooperante hace campaña contra el @TSJ_Legitimo!!!”, así lo hace suponer, por si no lo sabían, ese portal informativo sería propiedad del Secretario de Ramos Allup, adquiriendo sentido sus recientes publicaciones“¿Error material? Magistrado del TSJ en el exilio reclama cotejar videos de caso Odebrecht” y “Estamos haciendo el ridículo”: La confesión de un magistrado del TSJ en el exilio”. Leonardo Martínez tendría razón al decir, “Detrás estaría Ramos Allup”.

Alimentando la desconfianza se dejó atrás la condena a Maduro y se coló la reconversión, resultado del“enfrentamiento entre la coherencia y sindéresis contra la insensatez” en torno a un asunto que no admite confusión alguna en opinión del profesor de filosofía Erik Del Búfalo, sosteniendo,“No hay nada confuso, no te dejes confundir tú. Mientras más venezolanos claros existan más clara estará también la salida”. Y esa claridad pasa por asumir todas las implicaciones del hambre y sed de Justicia encaminadas en el TSJ en el exilio, estando obligado ese órgano judicial a satisfacer las altas expectativas generadas tras su instalación en la sede de la OEA.

[email protected]  –  Twitter @jolcesal

No deje de leer: Allanamientos a propiedades de magistrados encienden Twitter

Opinión

Las Ocurrencias y los bandidos

Publicado

on

El porcino bandolero
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El porcino bandolero. Aparece la memoria para recordarnos que es un insoslayable deber de los órganos competentes establecer las categóricas sanciones y penas a todos aquellos que conformaron una sofisticada estructura delictiva que, sin rubor alguno, saqueó el erario público municipal durante el periodo 2013 al 2017. Eran los tiempos de los tres funestos Cocchinitos, en ese entonces el alcalde de turno, el otrora pudiente empresario lucia extraviado y se arrodillaba indefenso ante la desproporcionada codicia de los bandoleros Cocchinitos. Las elecciones municipales de aquel 2017 representaron la cruenta culminación del indecente festín o impúdica orgía de toda suerte de irregularidades, corruptelas y desmanes administrativos. Después del desastroso resultado electoral, cargando como un pesado fardo la descomunal derrota, algunos de los elevados malandrines huyeron despavoridamente hacia el exterior  con la intención de eludir el desgarrador escenario de un oscuro calabozo, donde solo serían acompañados por una atormentante soledad y cercados por unos grises barrotes. Pero lo ocurrente es que “El Porcino Mayor”, el aventajado perito del saqueo municipal permaneció en territorio patrio, tal vez imaginando que la impunidad borraría su delictivo paso y hasta llegaba a adquirir, con una minúscula parte del botín, un portal informativo como mediático escudo. Pero “El Porcino Mayor” olvida que ejerció la titularidad del ayuntamiento valenciano por 308 días en el pasado periodo municipal en su condición de alcalde encargado ante las frecuentes ausencias, producto de un válido temor, de Miguel Cocchiola. De allí es que adquiera medular importancia la resolución CMV-DDR-PDR-001-2019 de fecha 26 de julio del 2019 emanado de la Contraloría Municipal de Valencia y donde declara la Responsabilidad Administrativa del ciudadano SANTIAGO ANDRÉS RODRÍGUEZ CASTILLO, titular de la cédula de identidad N° V-7.127.405, en su carácter de ex alcalde encargado del Municipio Valencia. En la demoledora resolución del ente contralor se desprende “Expuesto lo anterior, se evidencia la vinculación entre el ciudadano SANTIAGO ANDRÉS RODRÍGUEZ CASTILLO  y los actos, hechos u omisiones que dieron origen al Procedimiento  para la Determinación de Responsabilidades Administrativas, Penales y Civiles”. “El Porcino Mayor” se tambalea, no logra hallar la conveniente salida, se siente irremediablemente atrapado y surge el arrepentimiento  “Debí escapar a tiempo”. Podríamos decir “Vestía siempre muy correctamente. Era un poco jugador y otro poco ladrón, poseedor de mil mañas de mil astucias, todas encaminadas al poco loable fin de desvalijar al prójimo”.

El bacanal del buchón. Vistiendo correctamente y con la similar e indecente vocación de desvalijar, se presentaba la pasada semana el “Candidato Buchón”, el mismo que obtuviera una importante suma de dinero en extranjera divisa como producto de la venta de un terreno de privilegiada ubicación en el centro de Valencia, que le fuese adjudicado al “Candidato Buchón” cuando ejerciera funciones de avispado edil. Con sus alforjas llenas, el “Candidato Buchón” procedió a celebrar por todo lo alto un nuevo aniversario de vida, su mismísimo cumpleaños. Para tal fin reservó un local ubicado en la zona norte de la ciudad y giró afectuosas invitaciones a su predilecto entorno. Pero tal vez la emoción del evento, la significación de la fecha hizo olvidar al “Candidato Buchón” que el país estaba transitando una semana con el carácter de radical para tratar de hacerle frente a una dramática pandemia. Horas antes este mismo candidato, el de los 3000 votos en diciembre pasado, había colgado en sus redes sociales un estremecedor mensaje donde, en estado de angustia, recomendaba a toda la ciudadanía tomar las diversas medidas de bioseguridad, el tapaboca, el alcohol, el lavado de manos, el distanciamiento social, terminando el aleccionador video con la categórica sentencia “Quédate en casa”. Y llevaba la noche, el reservado local para el convite se exhibía impecablemente decorado y se daba rienda suelta a la celebración. Apretujados y apiñados los invitados danzaban al ritmo de la estridente música, el alcohol y no precisamente el indicado como instrumento preventivo contra el virus, rodaba fluidamente en el reducido espacio. Los exquisitos aperitivos eran engullidos con satisfacción por los animados presentes. “El Candidato Buchón”, atrapado entre la válida exaltación y el efecto etílico llegaba a canturrear “Esta noche amanecemos, amanecemos parrandeando”. Pero faltaba el mejor de los presentes, el más aguardados de los obsequios, y es que el “Candidato Buchón” ordenaba a guardar solemne silencio y es que entraba una video llamada del otrora comandante blindado, del mismísimo Cliver quien le expresaba al “Candidato Buchón” su permanente afecto e invariable cariño “Feliz cumpleañeros compadre, que la providencia le conceda muchos años más, pronto nos veremos para el entrañable abrazo”. Fue sin dudas el instante de mayor e insuperable emoción del evento que fue refrendado por el “Candidato Buchón” al dejar deslizar por su rostro sentidas lágrimas.

La trampa playera de José. En nuestra pasada entrega semanal hicimos referencia a la  estadía en Madrid de aquel diligente mesonero que por desconocidos malabares financieros se ha convertido en importante empresario hotelero. Indicábamos de su súbita vocación, tal vez la única que posea, por querer censurar estas líneas. Ante la aparición de la pasada columna, algunos ávidos lectores nos hicieron llegar algunos inquietantes elementos, datos y recaudos sobre un supuesto ardid financiero promovido por el hotelero, cuyo objetivo fue atraer a incautos e ingenuos inversores a un supuesto proyecto de turismo en la costa del estado Falcón.  Las quejas se multiplican a diario porque los desconcertados financistas no logran encontrar respuestas ante la paralización del emporio turístico. “Tenemos que esperar a José, al otro socio lo agarraron” les repite insistentemente un lisonjero asociado, igualmente en trance de presidio, que se esconde en la cabina de una estación de radio ubicada en un lujoso hotel. Es decir que al hábil tabernero, hoy libando costoso vino en Madrid, ya no solo lo asecharan los fantasmas que le advierten de las ineludibles consecuencias judiciales por sus deshonestas prácticas, sino que se le avecina un verdadero acoso por parte de un tropel de inversores que confiaron ciegamente en la cuestionada capacidad y alicaída ética de José. Y esa es la verdad.

No dejes de leer: El nuevo arrebato de Pancho o la Oscuridad fulminante

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.