La comida contra el cáncer | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

La comida contra el cáncer

Publicado

on

Comidas contra el cáncer - acn
Compartir

El cáncer es una enfermedad aterradora. Básicamente, el cáncer algo hace que las células de tu cuerpo crezcan de manera anormal. Existen causas conocidas de cáncer: virus, tabaquismo, sustancias químicas (como el asbesto), quemaduras solares y consumo de alcohol.

Hay alimentos que contienen antioxidantes, minerales y vitaminas que combaten el cáncer. Comer estos diariamente puede protegerte del cáncer. Si tienes sobrepeso, tu riesgo de cáncer aumenta. Bajar de peso a través de una buena nutrición también te protegerá.

En lugar de un alimento en cada grupo, veremos los compuestos. Si no te gusta un alimento, hay otros en ese grupo. Muchos alimentos aparecen en diferentes grupos, por lo que puedes hacer que cada caloría cuente.

Food to Eat to Prevent Cancer

Ajo – Allium

El ajo es una de las mejores fuentes de allium. El allium tiene efectos antitumorales y antimicrobianos.   y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. El ajo también mata la H. pylori, una bacteria asociada con el cáncer de estómago. El ajo puede reducir el riesgo de cáncer de colon, esofágico, pancreático y de mama.

Para obtener mejores resultados, pele y corte un diente y déjelo reposar durante 15 minutos. Úselo para cocinar o tragar con agua.

El ajo es el allium más estudiado, pero otros en la familia incluyen los cebollines, las cebolletas, los puerros y las cebollas.

Broccoli – Glucosinolatos

Las verduras crucíferas como la col, la col rizada, la coliflor y el brócoli contienen glucosinolatos. Estos activan enzimas, como el sulforafano, a medida que pasan a través de los intestinos. El sulforafano combate el H. pylori y desintoxica los contaminantes ambientales.

Las verduras crucíferas, especialmente el brócoli, reducen el riesgo de cáncer próstata, pulmón, colon, mama, vejiga, cuello, cabeza, boca, esófago, y de estómago.

Para obtener los mejores resultados, cocine al vapor el brócoli y agregue su diente de ajo y aceite de oliva diarios. No solo es saludable para bajar de peso, sino que es una forma sabrosa de combatir muchos tipos de cáncer.

Tomates – Licopeno

El licopeno es un caroteno que tiene un color rojo brillante. El licopeno parece reducir el riesgo de cáncer de próstata. También detiene el crecimiento de células de cáncer de mama, pulmón y endometrio en pruebas de laboratorio.

Los tomates son una fuente fantástica de licopeno, y cocinarlos o procesarlos hace que el licopeno esté aún más disponible para su cuerpo. ¡Agrega unos tomates a tu brócoli y ajo!

Otras fuentes de licopeno incluyen las guayabas, la sandía, la papaya, la toronja, los pimientos rojos cocidos, los espárragos cocidos, la col roja, los mangos y las zanahorias cocidas.

Fresas – Ácido elágico

El ácido elágico es un polifenol con propiedades antioxidantes. Las plantas producen ácido elágico como defensa contra la infección. El ácido elágico parece ser más eficaz en la lucha contra cánceres de piel, vejiga, pulmón, esófago y de mama.

Escoge fresas, uvas, moras, frambuesas, arándanos, granadas, guayabas, cacahuates y nueces. Muchos de estos incluyen vitamina C, que solo se suma a las cualidades protectoras. Recuerda que las nueces son buenas en pequeñas cantidades. Son altas en calorías y fáciles de comer en exceso. Demasiadas nueces no te ayudarán a bajar de peso.

Zanahorias – Betacaroteno

Otro caroteno que necesitas para combatir el cáncer es el betacaroteno. Probablemente lo conozcas mejor como zanahorias, pero cualquier fruta o verdura roja, amarilla o anaranjada contiene betacaroteno. Como antioxidante, el betacaroteno protege las membranas celulares y retarda el crecimiento de las células cancerosas.

El betacaroteno puede proteger contra el cáncer de cuello uterino,  mama, boca, faringe y laringe,   esófago, y   de estómago. Come alimentos como zanahorias, albaricoques, brócoli, espárragos, pomelos, cebollines, coles, cebollas y camotes.

Coce las zanahorias al vapor para obtener una gran cantidad de betacaroteno.

Espinacas – Luteína

La luteína, otro caroteno, se encuentra en los vegetales de hojas verde oscuro, especialmente en las espinacas. La luteína es importante para la visión, pero puede proteger contra el cáncer de esófago, ovario, endometrio, pulmón y colorrectal.

Estas verduras son ricas en fibra y contienen ácido fólico, y se sabe que ambos combaten el cáncer.

Come espinacas crudas o ligeramente cocidas para obtener los mejores resultados. Otros alimentos ricos en luteína incluyen la col rizada, calabaza, maíz dulce, acelga, rúcula, los guisantes, las yemas de huevo, y las zanahorias.

Fijoles, avena  -Fibra

La fibra es lo que queda cuando tu cuerpo digiere todo lo demás de las plantas. La fibra ayuda a los desechos a moverse a través de sus intestinos y se lleva toxinas con ellos. Al comer más fibra, limpias tus intestinos más rápidamente. La fibra también te ayuda a sentirte lleno por más tiempo y es esencial para bajar de peso. La fibra está relacionada con la disminución del cáncer colorrectal.

Una excelente fuente de fibra son los granos enteros. Si comes pan, come pan integral. El pan blanco casi no tiene fibra y tu cuerpo lo trata como azúcar.

Además de las frutas y verduras, come frijoles y legumbres, quinua, avena, palomitas de maíz (¡no con mantequilla!) Y semillas de chía.

Té Verde – Tanino

Un polifenol muy importante es el tanino. Este tiene propiedades antivirales, antibacterianas, contra el cáncer, y propiedades anti-hongos. El té verde es muy alto en taninos y se ha demostrado que reduce los azúcares en la sangre y los niveles de insulina. Eso lo hace excelente para apoyar la pérdida de peso.

Trata de tomar té verde con cada comida. Es una manera fácil de mantenerte hidratado y tiene muchos beneficios. Otras fuentes incluyen café, granadas, caquis, arándanos, fresas, arándanos, uvas y chocolate con 70% de cacao.

Nueces del Brasil – Selenio

El selenio es un antioxidante que reduce algunos tipos de cáncer. Lo protege contra metales como el mercurio, el cadmio y la plata y retrasa el crecimiento de tumores. Las investigaciones demuestran que el selenio combate los cánceres de esófago, pulmón, hígado y estómago.

Debido a que el selenio puede ser tóxico, tenga cuidado al tomar suplementos. En lugar come 6 nueces de Brasil a la semana.  El pescado, la ternera, el pollo y el cerdo también contienen selenio. Asegúrate de elegir la carne más magra para fomentar la pérdida de peso.

Aceites, aguacates -Vitamina “E”

Las investigaciones demuestran que la vitamina E protege contra el cáncer si se come como un alimento, no como un suplemento. La forma más fácil de obtener vitamina E es elegir sus aceites para cocinar con cuidado.

El aceite de germen de trigo, el aceite de girasol y el aceite de cártamo son fuentes excelentes. Los aguacates, mangos y bayas también son excelentes y contienen muchas otras propiedades para combatir el cáncer. Los aceites saludables también te ayudan a bajar de peso.

Conclusión

Para una mejor protección contra el cáncer, baja de peso, deja de fumar, limita tu consumo de alcohol y tu exposición a las toxinas. Ayuda a esto comiendo frutas y verduras ricas en carotenos y polifenoles. Añade fibra saludable para mayor protección. Evita las carnes procesadas y come menos carnes rojas.

Puedes tomar estos productos químicos para combatir el cáncer como suplementos, pero tu cuerpo los absorbe mejor cuando se comen frescos y crudos o ligeramente cocidos al vapor. La mejor manera de combatir el cáncer es comer una variedad de verduras y frutas todos los días. Cuanta más variedad, más nutrientes importantes obtendrás en cada bocado.

ACN/salud

No deje de leer: Científicos chinos insertan genes humanos en monos

Hombre & Mujer

Vitamina C es combustible de células cancerígenas

Publicado

on

Compartir

Un equipo de investigadores chilenos demostró ahora;  que la Vitamina C sirve también de combustible para las células tumorales de diferentes tipos de cáncer. Un tipo de este suplemento vitamínico;  ácido deshidroascórbico o DHA, se encuentra en altas concentraciones alrededor de las formaciones tumorales

Se sabía que la ingesta de vitamina C es fundamental en la dieta;  porque, entre otras cosas, protege del daño de oxidación causado por los radicales libres;  pero un equipo de investigadores chilenos demostró ahora que sirve también de combustible para las células tumorales;  de diferentes tipos de cáncer.

Publican resultados de 20 años de investigación

Docentes de la Universidad de Concepción;  liderados por Coralia Rivas, acaban de publicar los resultados de cerca de 20 años de investigación;  en la revista Free Radical Biology and Medicine. La conclusión es que la veintena de cánceres estudiados satisfacen sus necesidades de grandes cantidades de nutrientes;  a través del reciclaje de la vitamina C.

“Si se mira desde un contexto de las células, las cancerígenas no saben que es mala;  saben que lo necesitan para sobrevivir”, dice Rivas por teléfono a la AFP. Hasta ahora se habían establecido dos formas de vitamina C en el organismo;  la oxidada (ácido deshidroascórbico o DHA), que se encuentra en altas concentraciones en ambientes pro oxidantes alrededor de tumores;  y la reducida (AA, ácido ascórbico), que posee la beneficiosa función antioxidante. El mecanismo descubierto consiste en que las células tumorales adquieren este DHA, que se encuentra en grandes cantidades a su alrededor;  lo transportan a su interior y lo convierten en vitamina C reducida;  la molécula que le permite continuar viviendo, dice la investigadora.

Las células tumorales de mama, próstata y leucemia “eran capaces de acumular intracelularmente mucho más vitamina C que las células normales”, revela Rivas, quien trabajó en Estados Unidos y en 1993 publicó un trabajo sobre este tema en la revista Nature. Para la investigadora, este hallazgo es de “suma importancia porque significa que la vitamina C está fortaleciendo a las células tumorales y las hace más resistentes a los tratamientos”.

Inhibidor

“La célula tumoral consume altas cantidades de antioxidante y en este caso es la vitamina C la que se provee para inhibir este medioambiente oxidativo”, dice la investigadora. Estudios ya apuntaban a que la vitamina C “inhibe en cierto modo” los tratamientos de quimio y radioterapia, dice la doctora, quien señala que el siguiente paso es “poder inhibir la captación de este transportador de vitamina C que está ubicado en la mitocondria”, orgánulo en el que se genera la energía que necesitan las células para sobrevivir, duplicarse y llevar a cabo todas las funciones.

La clave de la sobrevivencia de diferentes tipos de cáncer, según esta investigación, no solo estaría en la capacidad aumentada de los tumores de adquirir la forma oxidada de la vitamina C, sino en otro elemento clave: la presencia de un transportador de vitamina C mitocondrial denominado SVCT2 que sería el “vehículo” que le permitiría a la mitocondria del tumor trasladar la vitamina a su interior y de esa forma evitar su propia muerte.

Vitamina C es un combustible de células cancerígenas

“Nuestros estudios demostraron que los tejidos tumorales sobre expresan este transportador, mientras que está ausente en los tejidos normales”, precisa Rivas. El siguiente paso es “desarrollar la metodología para llevar a cabo las investigaciones” para un tratamiento, pero para ello se necesita financiamiento de alguna empresa farmacéutica nacional o internacional.

De todas formas, alerta de que no se debe “dejar de tomar vitamina C bajo ninguna circunstancia”, porque no solo previene el escorbuto, sino que es esencial para la energía celular, la fabricación de colágeno, la síntesis de neurotransmisores, mejora la absorción del hierro, regenera otros antioxidantes como la vitamina E, y contribuye al sistema inmunológico, y no garantiza que se vaya a eliminar el cáncer.

ACN/AFP

No deje de leer: Total cura del SIDA logran por segunda vez

 

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído