La infinitud de la venganza, cuando un gobernante justifica
Connect with us

Opinión

La infinitud de la venganza

Publicado

on

Compartir
  • 6
    Compartidos

La infinitud de la venganza: Por Luis Velázquez Alvaray.- Cuando un gobernante justifica su accionar en pasiones basadas en la venganza, la cosa está mal.

Mucho más cuando se trasladan hechos de épocas pasadas que nadie puede justificar, porque se trata de la vida de una persona cuyo asesinato se ha convertido en una cadena, que nos ha llevado a esta situación de hoy, donde miles sufren y mueren sin que los gobernantes muestren un solo acto de arrepentimiento. Eso no lo permite el odio.

La infinitud de la venganza instala un clima tenebroso como el que hoy se vive en Venezuela. La supervivencia de la mayoría es también un signo de todo esto. Ha confesado su sed de revancha la todopoderosa Vicepresidenta de la República, ante un país que ve el terror en las puertas de su casa. Donde la calle emana un tufo indeseable. Se trata de arreglar cuentas con inocentes, que mueren de hambre, en los hospitales sin medicinas ni equipos. El entrevistador conoció más aquellos momentos, que muchos- incluyendo a la propia entrevistada, que era muy niña cuando su Padre fue asesinado- en un calabozo, al ser señalado por el secuestro de un industrial Norteamericano, cuya vida también fue despedazada por este acto. Nada justifica ni una ni otra cosa. De allá vienen estos tormentos y también muchas leyendas, como la que uno de los compañeros del asesinado fue quien lo delató, pero que hoy sigue viviendo bajo el manto del régimen, cuya representante jura venganza contra todo un país que nada han tenido que ver con este bochornoso acontecimiento.

Esa polarización se manifestó en muchas partes del mundo, que fue testigo de numerosos   asesinatos, de quienes bajo la bandera de la revolución secuestraban, o los que por tales hechos pagaban con su sangre tan salvajes actos. Es un camino sin regreso, que hoy revive bajo décadas de terror, de miedo. Jóvenes verdugos en el mundo que en aquella guerra dejo cenizas que todavía vuelan bajo misteriosa cortina de pánico.

Las ”brigadas rojas” en Italia, raptaron y asesinaron al Primer Ministro Aldo Moro, a empresarios y comerciantes para exigir rescate. Allí murieron muchos secuestrados y secuestradores, pero las sociedades y todos los actores no podían continuar, por el bien general, en un programa de extremismo irreflexivo, que curiosamente reflota en Venezuela bajo un actuar convulso, de quienes deberían apartar estas actitudes y no convertirse “en los nuevos proveedores del miedo”, de aquellos tétricos años, que hoy retornan en la balsa destartalada de la histeria, que traen nuevamente a los pantanos las aguas oscuras de la pesadilla.

La infinitud de la venganza es tal, que el hecho que genera este estado de guerra en el país, sucedió hace casi 42 años. ¿Qué culpa puede tener la Venezuela de hoy, de un acontecimiento que  nos azota bajo el escudo del desquite, cuando la gran mayoría nada tiene que ver y muchos ni siquiera habían nacido, para ser sometidos por el cuchillo de un régimen, cuyos dirigentes fundamentales confiesan “ el ojo por ojo” de los antiguos Hebreos?. ¿Cómo se justifica repetir hoy de la tragedia Griega, el episodio cuando “el Orestes de Eurípides” explica su actuar contra todos, por resarcir la muerte de su padre?

El caso que nos ocupa es un tipo de venganza obsesiva. Señala Oliveira, que esta se diferencia de la reactiva,” que tiene un componente de planeación y también uno de manía. A veces más manía qué razón”

La infinitud de la venganza, arrastra a quienes gobiernan a cometer actos deleznables. Torturar, fusilar física y moralmente, convertir a todos en supervivientes.

Esta vindicta no termina, por eso cada día aumentan las calamidades. A eso conlleva el desquite.

Ha dicho Manuel Arranz: “Si todo el problema de la verdad se redujese a que unos ven en un árbol un árbol, mientras otros ven el pájaro en la rama, yo creo que podría llegarse a un acuerdo. El problema es cuando para dirimir la verdad acaba talándose el árbol o disparándole al pájaro”.

No deje de leer: Borges a Zapatero: “Usted es enemigo de Venezuela”

paginas web

Opinión

El mercenario CK, la pequeña periodista y la reaparición de “El Pelayo”

Publicado

on

mercenario ck
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

Valencia y su transformación. En días pasados el gobernador Rafael Lacava señalaba que era impostergable rescatar de manera definitiva la avenida Bolívar, medular arterial vial de nuestra ciudad capital, que durante quince largos y extensos años ha permanecido arrinconada en una suerte de innecesario maltrato por los trabajos inconclusos del Metro de Valencia, impidiendo el normal y válido desarrollo de la actividad comercial de nuestra ciudad y ha atentado contra la calidad de vida del ciudadano. Lacava señalaba a través de sus diversas redes sociales que pondría en marcha, conjuntamente con al Alcalde Alejandro Marvez un ambicioso proyecto o propuesta elaborada por su calificado equipo de profesionales para transformar y dignificar la emblemática avenida Bolívar de Valencia. Y allí precisamente, ante el importante anuncio, empezaron súbitamente a surgir los mismos personajes, ahora involucrados en una frenética campaña por ser candidatos de un destartalado sector opositor a cualquier cargo de elección popular. De esa peculiar manera observamos la reaparición de “Goto” Ecarri quien a través de unas confusas e incomprensibles declaraciones hablaba de ignorancias gubernamentales y de malsanas intenciones por mancillar nombres y presencias de emblemáticas figuras del pasado de Valencia. Lo que resulta realmente sarcástico es que “Goto” Ecarri conocido igualmente como “El Pelayo” por aquel impúdico video tomado en el recordado Hotel Don Pelayo, ubicado en el casco histórico de la ciudad y donde se reflejaba una suerte de incontrolable bacanal patrocinado por el mismo “Goto” o “El Pelayo”. Los detalles del censurable video nos los reservamos por respeto a nuestros ávidos lectores, ya que lesiona gravemente las más básicas normas de decencia y decoro. Pero la audacia del “Pelayo” Ecarri al parecer no tiene límites o al menos que estemos ante la presencia de un irremediable caso de fragilidad en su corta memoria. Es que “El Pelayo” de repente olvidó su paso como privilegiado director de la más fatídica y nefasta administración municipal que conozca Valencia que encabezaba Miguel Cocchiola. Ante ello nos surge las perturbadoras interrogantes: ¿Cuál fue el aporte de “Goto” o “El Pelayo” para contribuir con el desarrollo de la ciudad capital? ¿A dónde fueron a decantar los ingentes recursos manejados y dilapidados como uno de los principales directores de aquel funesto ayuntamiento? ¿Qué hacia “El Pelayo” cuando la ciudad estaba sumida en basura e indignación y se sometía a una categórica humillación al valenciano? No esperemos respuestas porque sencillamente no las hay. Son la más clara expresión del descaro y la desvergüenza, son, con sus mismos pasos e insolencias los que deshonran la memoria y paso de sus propios padres.

La matutina y radial periodista. Pero esta improvisada estrategia de “Goto” o “El Pelayo” Ecarri ha sido no solo diseñada, sino ampliamente difundida en un portal de noticias dirigido por una periodista que conduce, de similar forma, un programa radial. Al parecer la pequeña y ávida periodista ha llegado a suscribir numerosos y lucrativos acuerdos con diferentes candidatos de la oposición con el objetivo de promocionar su aspiración a cambio de puntuales pagos por concepto de publicidad y con el compromiso, por parte del candidato, de otorgarle todo el monopolio comunicacional en el remoto caso de salir airosos en la pugna electoral. La pequeña periodística chasquea sus dedos en señal de estéril cábala como ocurrió y en revolución en aquel elevado despacho de una de las más importantes empresas básicas del estado. Ha retomado sus añejas prácticas, su reconocida astucia para captar ingenuos.

El mercenario CK. En un programa de televisión en la ciudad de Miami aparecía el Mercenario CK quien se presentaba finamente ataviado, con un arete que hacía perfecto juego con la montura de sus costosas gafas y de esa manera empezada la manipulada entrevista, donde el Mercenario CK debía cumplir con la labor encomendada. Es el ataque recurrente a los alcaldes emblemáticos de Carabobo con el ánimo de tratar de horadar los sólidos cimientos del liderazgo de Rafael Lacava. Al Mercenario CK la ciudad de Miami le ha servido desde siempre. En el pasado cuando fungía de velado soplón y  justificaba sus frecuentes viajes a la cosmopolita ciudad con el alegato de ser un prominente empresario del calzado, pero el objetivo era proporcionar información que era enviada por un alto oficial de las FANB, hoy recluido en un centro penitenciario por sus constantes y permanentes conductas conspirativas que buscaban comprometer el devenir democrático de la nación. En esas intrigantes lides se hacía acompañar por un grupo de personas, que de manera coincidente son los mismos que se prestan a la desconsiderada campaña de descalificación y descrédito en contra nuestros alcaldes. En las próximas entregas haremos público el listado de estos “ilustres” socios soplones del Mercenario CK. En el desarrollo de la entrevista retornaba con la agotada prédica, en trance de alucinación llegaba a señalar que en la Alcaldía de Valencia se estaría produciendo una verdadera conspiración contra la ciudad y sus municipales bienes, llega nuevamente a señalar al Alcalde Alejandro Marvez, quien ha sido reiterado blanco conjuntamente con su familia en este ferial de inaceptables infamias, afrentas y agravios. Pero en este nuevo arrebato señala a la Cámara Municipal y llega a establecer directa responsabilidad a respetables empresarios carabobeños y que los mismos estarían avalados por Fedecamaras. En su desvarío acusa, de manera descontrolada, a colonias extrajeras radicadas secularmente en la ciudad y las llega a calificar de verdaderas mafias. El arete parece desprenderse de su oreja para mostrar ante las cámaras televisivas el ímpetu de sus elaboradas invenciones, su exquisita vestimenta pierde su estupendo acabado. Se apagan las luces y el Mercenario CK se retira de la estación, antes de abordar su flamante automóvil, hace una llamada telefónica y se le escuchó decir “Jefe cumplida la misión, envíame mis chivas”. Mientras tanto ratificamos nuestra bondadosa vocación de esperar su retorno a territorio patrio donde aún existen bienes y familias del Mercenario CK. Y esa es la verdad.

Hotel Don Pelayo

 

No dejes de leer: El nuevo arrebato de Pancho o la Oscuridad fulminante

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Servicio de Grúas en Caracas

marketing digital en valencia

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.