La insolente ingerencia y el humo blanco de Dominicana
Connect with us

Opinión

La insolente injerencia y el humo blanco de Dominicana

Publicado

on

Compartir
  • 5
    Compartidos

La insolente injerencia y el humo blanco de Dominicana

La insolente injerencia y el humo blanco de Dominicana: Por César Burguera.- La inaceptable injerencia. Sucede con frecuencia en las sociedades que después de portentosos esfuerzos realizados con éxito en el logro de las metas fundamentales como lo representa el rescate de nuestra independencia, la consolidación de nuestra soberanía, se asoman al panorama de la nueva República aquellos que escudados en partidos políticos de oposición buscan desesperadamente las retribuciones representadas en la conquista del poder. Conciben a la Nación como una suerte de impresionante archipiélago de subalternas apetencias. Se llega a regar la sangre y se fracturan incalculables riquezas materiales, por obra de precarios adalides deseosos de encender la fogata de sus ambiciones. Son los mismos que llegan a renegar de aquellas iniciativas de hondo contenido social que se quedaron lamentablemente tendidas, con la figura de Ezequiel Zamora en los difíciles y truncos caminos de la Federación. Quieren propagar o extender un liderazgo trashumante dentro de desarticulados grupos o partidos, que se exhiben como inagotable fuente de estancamientos conceptuales. Son los que promocionan entre compatriotas, la violencia y el pugilato, devoradores de vidas, con el agravante de no haber regado hasta hoy una gota de sangre para la defensa de nuestro patrimonio geográfico, en la hora del infamante despojo. Por el contrario, la indolencia con respecto a la integridad llega al extremo irracional de glorificar a quienes entregaron condescendientemente extensas porciones de territorio patrio, mientras se ofende en la actualidad a un gobierno que conjuntamente con sus fuerzas armadas protagonizan el gesto viril de defenderlo. Dentro del patético cuadro de crisis absoluta dentro del sector opositor, llega a perderse pronto la noción de lo permanente, a menospreciarse las orientaciones de auténticos valores de la nacionalidad y, como consecuencia buscan afanosamente el debilitamiento o sumisión del país, a disminuir en altura y extensión el lógico pedestal de nuestros héroes. Pero lo más grave consiste en la brusca reaparición de los conquistadores. No son en este caso los adelantados en procura de encomiendas y reparticiones. No son los aventureros seducidos por la existencia ilusoria de El Dorado. Se trata, simplemente, de quienes llegaron en pos de las riquezas petroleras. No visitan la región con la Cruz como esperanza de salvación ultraterrena. Se presentan con el madero preparado de antemano para la rápida iniciación de un prolongado calvario nacional. Ya no nos consideran como súbditos de España, pero si, en cierto modo, de imperios económicos cercanos. El archivo de Indias, despojado oportunamente de la arbitraria atribución de redactarnos la historia, quieren sustituirlo por los archivos de prepotentes metrópolis hemisféricas, cuyos Capitanes Generales exhiben ahora la flamante denominación de Embajadores o simplemente Secretarios de Estado.

El consumado diálogo. En República Dominicana se llevó, con sonoro éxito, en un insustituible ambiente de cordialidad y emoción, el aguardado encuentro entre la comitiva del gobierno nacional con los designados representantes de la oposición para sellar los definitivos acuerdos producto de las innumerables deliberaciones y encuentros que caracterizaron esta prolongada jornada de sincero diálogo. Todo este auspicioso recorrido contó con la celosa supervisión de ex mandatarios, de cancilleres participantes en el impostergable proceso de búsqueda de coincidencias, pero sobre todo con el protagónico papel que ejerció el presidente caribeño, Danilo Medina. En la sede de la cancillería se producía el histórico hecho. Y es que se lograba la redacción de un acta donde se plasmaba los puntos acordados  por cada una de las delegaciones, que sin reserva procedieron a colocar su rúbrica en aquel histórico oficio. Danilo Medina con válida satisfacción y complacencia, anunciaba con regocijo “Tan solo queda por definir algunos pequeños detalles, el próximo lunes seremos orgullosos testigos de la esperada alianza entre la oposición y el gobierno de Venezuela”.

Guacara y su sabatino caos. La improvisada implementación del sistema de recaudación, la falta de una debida información por parte del ejecutivo regional al usuario, decantó en un verdadero caos en el peaje ubicado en el municipio Guacara. Interminables colas de vehículos, el válido reclamo del usuario de la principal arteria vial del país, por la abusiva cuota de 5 mil bolívares, mientras que otras entidades federales se cancela 200 bolívares por unidad y se compensa con el debido impuesto a las unidades de carga pesada. Todo era anarquía, los funcionarios no tenían la debida respuesta al vendaval de reclamos, en vespertinas horas y agotados por las incesantes quejas, surgió una desesperada y nerviosa voz gubernamental regional  ordenando que se paralizara la arbitraria recaudación y se abriera canal libre al inmenso caudal de automóviles. Sugerimos la pronta revisión de esta inconsulta medida. Por otro lado la semana próxima daremos los nombres de quienes se esconden detrás de privadas empresas que se lucran de la recaudación de los peajes carabobeños y que en épocas recientes abiertamente promovían  la Guarimba y las fallidas solicitudes de plebiscitos para remover al gobierno revolucionario.

La ineludible renovación. Los principales partidos políticos de la maltrecha oposición ante el temor de un nuevo y categórico revés electoral en los comicios municipales, prefirieron la oportuna huida y su único alegato en la rauda carrera fue el anunciar que procedían, hasta de manera caprichosa e insolente, a retirar sus respectivas tarjetas. Ante la deliberada ausencia en las convocadas elecciones de carácter local, surgió desde el seno de la soberana ANC, un decreto donde de manera expresa ordena al CNE la elaboración de un cronograma para la renovación de inscritos de aquellas organizaciones partidistas que no quisieron someterse al escrutinio electoral. El máximo órgano comicial del país acataba la constituyente decisión y convocaba a los partidos AD, PJ, VP, Puente y MUD a someterse, sin mayores dilaciones, al proceso de renovación, fijando las fechas del 27 y 28 de enero para que las estructuras partidistas procedieran a la recolección de firmas a través del automatizado y biométrico procedimiento. La finada VP y Puente no acudieron al sincero llamado a relegitimarse, mientras que el TSJ a través de su sala Constitucional suscribía el acta de defunción del partido MUD, ya que su fraudulenta conformación contrariaba la prohibición de la doble militancia. Ante el desolador  escenario opositor, quedaban AD y PJ. Arribaba la cita y la tolda blanca lograba su ansiada renovación en 18 entidades federales, mientras que PJ, ante la sorpresa, desconcierto y consternación de su “sólido” liderazgo, tan solo llegada a relegitimarse en 3 estados. “Definitivamente nos han abandonado” exclamaba afligido un famélico Henrique Capriles.

El llanto justiciero. Ante el descalabro electoral de PJ en la jornada de renovación, han surgido algunos de sus improvisados dirigentes solicitando al CNE que les otorgue otra oportunidad y nuevas fechas para cumplir con la obligación de recabar un minúsculo 0.5% del REP en al menos 12 entidades federales. Manipulando cifras y esgrimiendo derogados reglamentos, acusan al órgano comicial de ser el despiadado verdugo de los postulados y proclamas de PJ. Ante semejante aseveración, surgen interminables interrogantes, ¿No se jactaban de ser la primera fuerza opositora del país?, ¿No son la principal fracción parlamentaria opositora dentro de la AN?, ¿Como entonces explicar que tan solo obtuvieron su validación en 3 estados? De manera responsable el CNE ha cumplido con su labor. La  verificación de los resultados del proceso renovador lleva consigo el fin del tránsito partidista de PJ. En las espaciosas oficinas capitalinas del extinto partido sólo se escucha el atormentante eco de la incesante queja, del resignado chillido. “Estamos acabados, fuimos nuestros propios destructores” vocifera sollozante un desconsolado dirigente, quien es el encargado de cerrar la puerta del oscuro recinto. Y esa es la verdad.

¡Puro amor!

República Dominicana le correspondió ser sede  e insustituible testigo. Arribaba el aguardado acuerdo, producto de interminables encuentros. Se producía la alianza. El diálogo había alcanzado el supremo objetivo. El gobierno nacional y la oposición hallaron la necesaria coincidencia. El mandatario caribeño  anuncia el pacto de convivencia y cohabitación entre los amplios sectores de la Nación. En la elocuente gráfica se exhibe la plena satisfacción. Las emociones se entrecruzan y surge espontáneamente el apretado abrazo y sincero saludo. En la mesa quedaban estampadas las diferentes rúbricas de las delegaciones en un histórico oficio. Quedaba sellado el definitivo entendimiento

ACN/Notitarde

No deje de leer: La Tribu clasific´a la semifinal de la Serie del Caribe

Opinión

Hagamos un mundo sin limitaciones para los discapacitados

Publicado

on

discapacitados
Compartir
Con criterio

Un video viral de una hermosa joven en silla de rueda denunciando que el personal de seguridad no la dejó entrar en una tienda por tener una discapacidad ha dejado al descubierto la incultura reinante en Venezuela para ayudar a construir un mundo sin limitaciones, se dice que una persona tiene una discapacidad si ésta encuentra alguna dificultad o imposibilidad para realizar una o más actividades de la vida cotidiana, por ello la necesidad de adecuar las infraestructuras en las ciudades de dispositivos que permitan la incorporación de los discapacitados en el ritmo normal de la urbe, un joven influencer Venezolano hizo un experimento social y alquilo una silla de ruedas y salió a las calles de la ciudad, allí se encontró que ningún camionetero se paró para que pudiera subirse a la unidad de transporte publico, no podía bajar al subterráneo para subirse al metro, pues no hay acceso para discapacitados, tuvo que esperar que la empatía de unos ciudadanos lo bajaran a pulso por las escaleras.
Tampoco podía transitar libremente por las aceras y quedo atrapado sin tener rampa para bajar de la acera.

La Ley del Discapacitado, regula los medios y mecanismos que garantizan el desarrollo integral de las personas con discapacidad de manera plena y autónoma de acuerdo con sus capacidades, para lograr su integración a la vida familiar y comunitaria mediante su participación directa como ciudadanos y ciudadanas plenos de derecho y la participación solidaria de la sociedad y la familia.

Es de obligatorio cumplimiento que los órganos y entes de la Administración Pública Nacional, Estadal y Municipal, así como las empresas públicas, privadas o mixtas, incorporen a sus planteles de trabajo no menos de un cinco por ciento (5%) de personas con discapacidad permanente de su nómina total, sean ellos ejecutivos, empleados, obreros u obreras.
Eso sí, los cargos que se asignen a personas con discapacidad no deben impedir su desempeño, ni presentar obstáculos para su acceso al puesto de trabajo, ni exceder de la capacidad para desempeñarlo. Los trabajadores o las trabajadoras con discapacidad no están obligados a ejecutar tareas que resulten riesgosas por el tipo de discapacidad que tengan.

Las comunidades deben centrar gran parte de sus esfuerzos en exigir que las ciudades donde viven estén dotadas de una infraestructura física que les permita a los discapacitados desplazarse sin problemas. Siendo ello responsabilidad tanto del sector privado como del gobierno, quienes se unan para proveerles un cúmulo de facilidades que les permitan desarrollarse como seres humanos y adaptarse, sin ningún tipo de limitaciones, al ritmo de vida ciudadana. Además de ayudarlos en su inserción social y laboral, actualmente las sociedades desarrolladas tienen todas las comodidades para su desenvolvimiento normal.

Las empresas públicas y privadas, los particulares que presenten servicios de transporte colectivo de pasajero y pasajeras debe destinar en cada una de sus unidades, por lo menos, un puesto adaptado para personas con discapacidad con seguridad de sujeción inmovilizadora, estribos, escalones y agarraderos, así como rampas o sistemas de elevación y señalizaciones auditivas y visuales, que garanticen plena accesibilidad, seguridad, información y orientación a las personas con discapacidad. Las unidades de transporte colectivo de fabricación nacional deben contar con los accesorios descritos antes de entrar en circulación.

Los cines deben tener áreas exclusivas para estos ciudadanos. Lo mismo las universidades, centros comerciales, gimnasios, estadios, velódromos, bancos y otros para que podamos juntos decir que vivimos en un mundo sin limitaciones

Juan Carlos León-Berástegui

@abocorporativo

No dejes de leer: Ilustrísimo Monseñor Jorge Urosa Savino

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.