La situación política actual por la carencia de información
Connect with us

Opinión

La situación política actual

Publicado

on

farsantes - acn
Compartir
  • 4
    Shares

La situación política actual: Por Luis Fuenmayor Toro.- Es sumamente difícil el análisis de la situación política actual, no sólo por la carencia de información fidedigna, sino por el cúmulo de fuerzas presentes actuando en función de sus intereses, el colapso casi total de la república y el ruido de estúpidos y radicales, que no contribuye en nada a garantizar un ambiente, que por lo menos permita un intercambio argumentado de opiniones. Pienso que las declaraciones recientes del Secretario de Estado Rex Tillerson, colocan la situación en un nivel cualitativo diferente al hasta ahora existente, desde que se inició la fase de sanciones internacionales al gobierno. EEUU ha dicho que Maduro debe salir y que lo hará por las buenas o por las malas. Esta decisión reactiva la Doctrina Monroe de 1823 y resumida en la frase: “América para los americanos”, entendiendo que el gentilicio “americano” se lo dieron las clases dominantes estadounidenses a sus ciudadanos, pobladores de una nación sin nombre.

No voy a discutir sobre esta doctrina, que les permitió a los “americanos” despojar a México de California y de Texas y, luego de agregado el Corolario de Teodoro Roosevelt en 1904, poder intervenir en cualquier país de América Latina y del Caribe bajo la política del “Gran Garrote”; de más está decir que la rechazo totalmente. Pero ha sido una realidad histórica, que hoy resurge no para la libertad y la democracia, como sus impulsores y sumisos seguidores lo afirman, sino para aplastar cualquier intento que pretenda reivindicar la autodeterminación y soberanía de nuestros pueblos. Y no estoy refiriéndome a la caricatura grotesca que ha hecho la revolución chaveca de estos valores, sólo para ganar voluntades patrióticas dentro y fuera del país, mientras sigue la entrega de nuestras riquezas. No. No acepto sumisiones de ningún tipo frente a ningún Estado. Exijo para mi país el mismo trato que EEUU y los países poderosos del resto del mundo exigen para sí.

Las realidades, sin embargo, se nos imponen, como se impuso la ANC a pesar de su ilegitimidad. Y se nos impondrán ilegitimidades, externas e internas, mientras no tengamos un país basado en el dominio de las ciencias y las tecnologías y su uso para el desarrollo industrial de sus recursos naturales, comenzando con el petróleo, y en elevar la educación, el entrenamiento y la cultura de nuestra población, para lo que requeriríamos de gobiernos muy distintos a los habidos desde 1959. Pero, volviendo al tema de la decisión del Pentágono, es posible avizorar tres salidas: 1) la panameña, que terminó con el secuestro de Noriega, la destrucción de la Guardia Nacional y miles de muertes civiles, luego de la invasión “americana”; 2) la nicaragüense, que permitió la derrota electoral de Ortega y el traspaso del poder a Violeta Chamorro, con garantías para los sandinistas, entre ellas el Ministerio de la Defensa, y 3) la peruana, con el Golpe de Estado del general Morales Bermúdez al gobierno del ya incapacitado físicamente general Velasco Alvarado, que inició una transición de cambio.

Estos escenarios seguramente determinaron las acciones negociadoras del gobierno y de la oposición en Santo Domingo. El gobierno está contra la pared, pero no derrotado, producto del colapso interno y de las sanciones económicas, que hábilmente ha manipulado para hacerlas aparecer como parte de la guerra económica. Se debate internamente entre quienes entienden la gravedad de la situación y de la actual posición estadounidense y quienes se retuercen de odio al verse perdidos y, en su desesperación, impulsan la inmolación de la nación toda en su defensa. Los primeros quieren acuerdos para lograr una salida política, que pueda llevarlos a salir del poder con condiciones de seguridad para ellos, pero sin renunciar a la posibilidad, inexistente en mi opinión, de poder mantenerse por otro período y más allá. Los segundos sabotean todo diálogo y acuerdo; después de ellos el diluvio, parafraseando la frase atribuida a Luis XV.

En la oposición serían tres los enfoques existentes: 1) la rebelión, con apoyo extranjero, incluido el militar, y el exterminio del chavecismo como opción política (Ledezma, María Corina y Aristiguieta Gramcko); 2) el diálogo para una salida que dé paso a elecciones equitativas, siempre y cuando las ganen con seguridad, por lo que no abandonan cualquier otra posibilidad de acceder al poder (AD, PJ y VP; UNT y AP con matices), y 3) la salida democrática y pacífica con base en elecciones limpias, diálogo incluyente, reconciliación nacional, rechazo a la intervención extranjera y a la polarización, unidad real de los venezolanos y un programa de desarrollo nacional (MAS, soluciones-Claudio Fermín, parte de COPEI, grupos chavecistas enfrentados al gobierno, Alternativa 1, Bandera Roja-Pedro Véliz, Juntos-Enrique Ochoa Antich y De Frente con Venezuela).

Con el fracaso del diálogo, en el sentido de que no hubo firma de los acuerdos por las partes, pareciera haberse cerrado la salida democrática y pacífica de la crisis actual, lo que fortalecerá sin lugar a dudas a los sectores radicales de ambos grupos y abrirá la puerta de caminos violentos, en los que se verá envuelta toda la población venezolana. Esto acentuará sus sufrimientos y la diáspora de la misma. Ante estos resultados es posible que la oposición no participe en las elecciones presidenciales, las cuales se harán de todas formas, como lo demuestra el anuncio de la fecha de las mismas. Se abre la vía del no reconocimiento internacional del Presidente electo, del bloqueo de la venta de petróleo por parte del país y de una posterior intervención extranjera. Es en este momento cuando se necesitaría de una audacia política que le permita al gobierno desarmar el tinglado intervencionista. Pero eso requeriría concesiones democráticas importantes, que ya el diálogo en Dominicana demostró no están dispuestos a efectuar.

No deje de leer: Asesinos en serie Latinoamericanos: ¡Conócelos!

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído