Los poderes de un conjuro - ACN Los poderes de un conjuro
Connect with us

Opinión

Los poderes de un conjuro

Publicado

on

Pedro Elías - acn
Compartir

Los poderes de un Conjuro: Pedro Elías Hernández.-  En 1998, un demagogo poderoso pudo llegar a la presidencia de Venezuela por la vía del sufragio universal, directo y secreto. Una democracia madura, la clase media y sus élites culturales, políticas y económicas, no resistieron el encanto de un mensaje que convocaba a una refundación republicana. Jorge Olavarría fue uno de ellos. Y a título de la amistad que entre nosotros existía y al respeto intelectual que le tenía, en una ocasión le pregunté: Jorge, ¿por qué el país creyó en Chávez? Y para mi sorpresa, que esperaba una explicación argumentalmente estructurada y con alambicadas analogías históricas, sencillamente me respondió, “es que Chávez nos dijo de forma muy elocuente lo que queríamos oír.

No es extraño que un líder político le diga a la gente lo que desea escuchar. Sucede una y otra vez, y una y otra vez muchas personas les creen. Lo que sí llama la atención es cómo una parte muy significativa de la inteligencia venezolana, de sus medios de comunicación, de sus formadores de opinión, de sus notables, se hayan decantado por la opción del trepidante comandante. Un vasto consenso se enseñoreó en la Venezuela de entonces. Cierta cobardía cívica se hizo presente. También el cálculo crematístico y el acomodo circunstancial. Pero lo más terrible fue la casi absoluta abdicación de la crítica, salvo las excepciones de siempre que confirmaban la tendencia general.

Hoy, más de 20 años después, se ha conformado una nueva hegemonía política constituida por las víctimas depauperadas del enorme y trágico fracaso del socialismo del siglo XXI. Pero está ocurriendo algo semejante a lo que aconteció en su oportunidad con el fenómeno de Chávez, esta vez salpicado con elementos más virulentos dada la extensión del efecto de las redes sociales. El odio y el resentimiento engendrado tras dos décadas de abusos imponen la agenda de una parte de esta nueva hegemonía, lo cual tiende a deformar la realidad. La tarea de exterminio de los partidos políticos y de la propia acción política adelantada por el gobierno y por poderes fácticos aliados a la oposición, lleva a la población a estar expuesta a una prédica maximalista, extraviada.

Las plataformas comunicacionales disponibles, nos mantienen más informados pero no mejor informados. Una suerte de verdad editada circula como moneda corriente. Cada quien se atrinchera en su posición y los algoritmos de esta peculiar tecnología amurallan las percepciones ya instaladas y prescriben selectivamente los contenidos de los mensajes para proteger las opiniones preexistentes de otras influencias a objeto de que las mismas no cambien. La intolerancia es el anticuerpo. La reflexión se desdibuja, se consumen las informaciones que llegan sin sentido de inventario. Se rechaza lo que tenga visos de disonancia respecto a las corrientes de opinión que se han hecho dominantes.

En ese contexto la labor de la conducción política en el seno de las fuerzas democráticas en Venezuela sucumbe ante el empuje de la inmediatez. El voluntarismo sustituye el análisis objetivo. No importa si se frustran expectativas, se crearán rápidamente otras nuevas, elevando cada vez más la apuesta. Mientras más delirante sea lo que se propone mejor suena al oído de públicos cautivos. Nuevamente se abdica del espíritu crítico por temor a perder los aplausos. Los líderes políticos, como si fueran celebridades del espectáculo, se convierten en rehenes de sus audiencias. Un fenómeno altamente peligroso.

Afortunadamente, hay densos sectores de la población que conservan la sindéresis. Existe una porción de la opinión que ha podido resistir la extorsión que ejerce lo que se considera políticamente correcto por parte de los sectores fanatizados, que aunque tienen un importante volumen, están lejos de constituir la totalidad del espectro nacional. Una reciente encuesta de la prestigiosa empresa Datincorp revela que casi el 60% de los venezolanos está a favor de una salida negociada a la actual crisis política y solo un 26% está de acuerdo con una eventual invasión militar extranjera, un golpe de Estado o una rebelión civil. Lo que se creía que era una mayoría inclinada hacia escenarios de violencia, la verdad es que no era ese el criterio que prevalecía de la opinión pública, sino simplemente el criterio de cierta opinión publicada.

Es evidente que ese 26% de la opinión que desea salidas de fuerza, que no es poca gente, pero mucho menor en comparación a la corriente que apuesta por soluciones pacíficas y electorales, sin embrago está mejor organizada, estructurada y se proyecta con gran agresividad comunicacional. Es un segmento minoritario, pero con mayor determinación y activismo político en el mundo de las redes sociales. Tiene capacidad de extorsión moral sobre las personas o grupo de personas con opiniones divergentes y con frecuencia puede hacer que una parte del resto del espectro se pliegue hacia sus posiciones por la ausencia de un liderazgo articulado que se atreva a desafiar las corrientes extremistas en el ciberespacio.

Por el lado del gobierno, su interés es desinformar, confundir y alentar a los sectores fanatizados para llevarlos al escenario del uso de la fuerza, en donde la superioridad del oficialismo es notable. Sabe, como decía Michael Corleone en la novela “El padrino”, que el que odia a su enemigo se le nubla el juicio. Pero también comete muchos errores. Se mueve con mensajes voluntaristas, como el de apresar a Guiadó cuando llegara al país, o falsamente arrogantes, cuando desafía a los EE.UU como el ultimátum de las 72 horas a su cuerpo diplomático para abandonar Venezuela. Esas cosas, dichas para no ser cumplidas, le mellan mucho la credibilidad entre su base social y política y lo exhibe con enorme debilidad.

A la ruta de “cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” se le atribuyeron los poderes de un conjuro, que solo por invocarlo, crearía instantáneamente una nueva realidad. Lógicamente no ha sido así. Los hechos ponen en evidencia el fin de la estrategia de desenlace relámpago. El transcurrir del tiempo pesa demasiado. La oposición consume fuerzas y capital político, mientras el chavismo que se creía desahuciado, resiste y acumula cada día un día más al frente del gobierno, lo que por sí solo y a la luz a los pronósticos iniciales, parece una victoria. Está claro que a Maduro, a pesar de mantener los hilos del poder en sus manos, se le hace cada vez más difícil la tarea de gobernar, sus esfuerzos se concentran en sobrevivir. Por su parte, a Guaidó, parece que se le agotó el repertorio. El devastador apagón nacional desestabilizó más a la oposición que al oficialismo. Lo patriótico y responsable es sentarse a negociar, los sectores democráticos poseen buenas cartas para ello. El país está siendo triturado y se desliza sobre un plano inclinado.

-Pedro Elías Hernández. Dirigente de Soluciones para Venezuela – Soluciones para Venezuela virtual <[email protected]>

Opinión

Afamados periodistas redactan las noticias del mundo

Publicado

on

Compartir

Por: Cora Paez de Topel

Las noticias del mundo nos impactan diariamente, conectándonos con países lejanos o cercanos, que no dejan de atraernos al entrar en contacto con los acontecimientos que trascienden sus fronteras, por lo relevante de sus informaciones.  En Venezuela, los principales  periódicos  impresos, tales como el inolvidable Carabobeño con sus 80 años de libre circulación,  El Nacional, El Impulso, dejaron de circular porque  el alto costo del papel,  impuesto por la mal llamada Revolución Bolivariana, hizo inviable la edición impresa, la cual pasó a ser digital, por los inevitables cortes eléctricos, por las fallas del Internet y el bloqueo del gobierno a portales informativos.

Precisamente leo que en estos recientes días,  voceros de la prensa independiente dedicados a monitorear la libertad de prensa y de opinión,  aseguran que el mensaje dado por Nicolás Maduro de que en Venezuela circula libremente todo lo que es y lo que no es, no se corresponde con la verdad, puesto que el bloqueo a portales informativos es una realidad.

Algunas de las noticias del pasado mes de Agosto y de comienzos de Septiembre nos invitan a releerlas, por la importancia de los hechos reportados.  La más reciente hasta el momento de redactar este escrito, fue el rechazo de los chilenos a la nueva Constitución, en el proceso llevado a cabo el 04-09-2022.  El presidente Gabriel Boric reconoció los resultados, solicitando la necesidad de  “abordar juntos y unidos la construcción del futuro”.

En cuanto a USA se refiere, las noticias de los principales diarios  impresos,  “El Wall Street Journal”,  “The New York Times”,, “The Washington Post”, así como la prensa digital redactada por afamados periodistas y escritores independientes, destacan la investigación hecha al ex presidente Donald Trump por parte de los agentes del FBI en la residencia de Mar e Lago de Palm Beach, en la Florida, de 300 documentos clasificados, recuperados de los Archivos Nacionales , desde que dejó el despacho presidencial.

El ataque perpetrado el pasado mes de Agosto  por los extremistas islámicos contra el autor de “Los Versos Satànicos”  Salman Rushdie en  una conferencia literaria en Nueva York,  fue reportado por todos los medios digitales, impresos, la televisión y las redes, como un acto de fanatismo religioso que, afortunadamente, no cumplió el objetivo de acabar con la vida del escritor, quien logró recuperarse tras su urgente hospitalización.

Las dictaduras,  como las de hoy día en Rusia bajo el mando de Wladimir Putin, en China bajo  el régimen comunista de  Ji Iinping, el fanatismo teocrático en Afghanistan e Iran.  El de Corea del Norte, Kim Jong-un.  las dictaduras centro y suramericanas de Daniel Ortega en Nicaragua, Díaz Canell en Cuba y Nicolás Maduro en Venezuela le imponen un cerco a la libertad de opinión y de acción.

El 31 de Agosto 2022 los medios publicaron la muerte del ex líder soviético reformista Mikhail S. Gorbachev, a los 91 años de edad, destacando que fue el que levantó la denominada Cortina de Hierro en 1989, transformando el mapa de Europa, poniéndole un fin a la Guerra Fría, que amenazaba al mundo con la aniquilación nuclear.  Aunque su intención no era liquidar el imperio soviético, luego de estar 5 años en el poder, él presidió la disolución de la Unión de las Repúblicas Soviéticas, debilitada por la corrupción y la moribunda economía.

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.