Los premios Oscar y su mensaje al mundo un evento super
Connect with us

Opinión

Los premios Oscar y su mensaje al mundo

Publicado

on

Venezuela en el listado de la BBC - acn
Compartir
  • 4
    Compartidos

Los premios Oscar y su mensaje al mundo: por Maria Auxiliadora Dubuc.- El  domingo 04 de Marzo 2018, ocurrió un evento súper importante para las ciencias  cinematográficas,  la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood (AMPAS, por sus siglas en inglés), realizará la Gala de Entrega de los Premios Oscar.  Tuvo lugar en el Dolby Theatre de Los Ángeles, en California (Estados Unidos), escenario que se ha convertido en indiscutible, desde que se inauguró en 2001, su edición No. 90, con una amplia y nutrida gama de categorías a la mejor película nos proporciona unos altos niveles de suspenso y un clima de tensión rodeado de polémicas y controversias, el  Oscar de este año contiene todos los pronósticos, un resultado incierto y abierto.

Venezuela ha participado anteriormente,  comenzó a presentar películas para ser consideradas como candidatas en la categoría  mejor película extranjera a partir de 1977. El premio es otorgado anualmente para largometrajes producidos fuera de este país y cuyo idioma predominante no fuese el inglés. El premio se le entrega al director del filme, aunque se considera un premio para el país. La selección de la cinta postulada se hizo a cargo del  CONAC y el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC). En 2006, la nominación quedó a cargo de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC) y la Cámara Venezolana de Productores (CAVEPROL).

En total, Venezuela ha enviado 26 largometrajes aceptados para consideración de la Academia. Sin embargo, ninguno ha sido nominado, solo el Libertador, obtuvo en 2014 una pre nominación. En el 2005, la cinta 1888: El extraordinario viaje del Santa Isabel de Alfredo Anzola, no pudo ser inscrita debido a las disputas sobre la conveniencia de su postulación en lugar de Secuestro Express de Jonathan Jakubowicz, sospechando razones políticas y el año pasado se presentó “El Inca”. Este año 2018 nada.

Los premios Oscar de este año se realizaron bajo una sombra oscura que los opaca,  ya que se encuentran envueltos en las consecuencias de un escándalo del productor Harvey Weinstein y de las acusaciones por conducta sexual inapropiada contra importantes figuras del espectáculo y de los medios de comunicación, esa es la razón por la que los movimientos relacionados al tema como  #TimesUp y #MeToo eclipsaron parte de las otras controversias en ceremonias recientes, incluyendo #OscarsSoWhite, que obligó a la Academia a implementar cambios definitivos en su composición.

Probablemente, habrá más de una controversia en la relación de Hollywood con el gobierno del Presidente Donald Trump, incluso la atención prestada al acoso sexual ha hecho que este tema quede en un segundo plano, durante los recientes eventos de premiación, al menos en comparación a las lluvias de críticas y sátiras que recibió la nueva administración el año pasado. Como de costumbre, la cantidad de diálogo político que se viva durante la ceremonia, probablemente tendrá mucho que ver con los ganadores.

Para una industria del entretenimiento que busca alcanzar el mundo, que el Presidente de Estados Unidos proclame orgullosamente “Estados Unidos primero” es una fuente que genera fricciones. Y si esto es así, es probable que haya bastantes giros inevitables. En este sentido, calmando un poco las aguas, Jennifer Todd, una de las productoras principales de la ceremonia, informó que los espectadores deberían esperar un show entretenido, reverencial y respetuoso, pero también divertido y emocionante.

Quiero destacar la importancia que reviste el evento, porque la verdad frente a un mundo tan convulsionado en la actualidad, la transcendencia del mensaje que pueden transmitir estos premios resulta providencial, ya que la Academia de las Artes y Ciencias Cinematograficas, además de ser un club de honor, es un símbolo político a los ojos del mundo, y definitivamente se  ha convertido en una plataforma de protesta.

De hecho y a pesar de los comentarios, Jimmy Kimmel quien lleva consigo un perfil político, será el  anfitrión de los Oscars 2018. El Presidente de Estados Unidos Donald Trump, estuvo en su programa durante la campaña, en una alegre aparición.  El año pasado, Kimmel entró agresivamente a la contienda política, dada por su defensa al servicio de salud,  cuando exigió que otros niños tuvieran el mismo acceso a la atención médica que su hijo enfermo. Desde entonces, Kimmel ha insistido, también se involucró tras la masacre de octubre perpetrada en su ciudad natal, Las Vegas. “El sentido común dice que nada bueno vendrá de permitirle a una persona tener armas que pueden derribar a 527 estadounidenses en un concierto”. Y más recientemente, el presentador hizo otro comentario conmovedor sobre el tiroteo mortal en una escuela de Parkland, reprochándole a Trump que “literalmente no hizo nada” para enfrentar el problema.

La realidad es que la Academia designa a Kimmel, por una simple cuestión de rating, ya que en esta época de mentalidad política en los shows, él es claramente un activo, la polémica crea admiración por el presentador en la audiencia que comparte sus puntos de vista. Desde el punto de vista eminentemente político, Gary Oldman tiene el Oscar casi en el bolsillo por su personificación de Winston Churchill en los momentos históricos decisivos para la suerte del Reino Unido y del destino de Europa en la Segunda Guerra Mundial narrados en “Las horas más oscuras” Darkest Hour — es el que tiene más números de llevarse la estatuilla dorada.

La Academia de Hollywood, cuyo voto mayoritario corresponde a los actores, tiene una larga tradición de reconocer y premiar a aquellos intérpretes capaces de ocultarse por completo dentro de un personaje y trascender desde allí hacia instancias actorales insospechadas. Para la mayoría de sus pares, Oldman entrega aquí la actuación de su vida. Y algo parecido opina la industria y buena parte de la crítica más influyente en estas cuestiones.

Luego tenemos el film The Post: Los Oscuros secretos del Pentágono es una película basada en un trabajo periodístico que buscará llevarse el premio a Mejor Película en los Oscar 2018. Este filme es dirigido por Steven Spielberg y además, cuenta con las actuaciones de los multiganadores de los Premios de la Academia: Meryl Streep y Tom Hanks.  Cuenta la historia de cómo los periódicos más importantes para los Estados Unidos en los años 70 (como el New York Times y el Washington Post, de donde proviene el diminutivo The Post) se atrevieron a revelar los verdaderos motivos e intereses, que venían de años atrás, por poner a Estados Unidos en guerra.  El valor principal de The Post es recordar que en tiempos de «oscuridad», hay que buscar la luz sobre la verdad. Los dueños y periodistas del Washington Post arriesgaron tanto sus vidas como sus libertades al exponer los Papeles del Pentágono, esa es la verdadera naturaleza del periodismo, que hoy muchas veces se subordina a los grandes grupos políticos y empresariales.

Las nominaciones a los premios Oscar este año, además son definitivamente un reconocimiento a la diversidad, resalta entonces, una representación importante de las minorías, con una alta presencia de talento latino o hispano. En primer término, aun  cuando la representación de las personas negras sigue siendo un tema, hay un número de reconocidos nominados, todo lo que indica señales de progreso. Además, el éxito explosivo de Black Panther seguramente se destacará en la próxima ceremonia de los Oscar, incluso cuando la película no será considerada sino hasta 2019. Por otro lado, la genuina originalidad del guion que Jordan Peele escribió para ¡Huye!, quedará seguramente entre las más agudas observaciones de los últimos tiempos sobre la cuestión del racismo, que revitalizó las chances de una película estrenada hace casi un año. Peele sería el primer director negro en ganar un Oscar siendo sólo el quinto afroamericano nominado en esta categoría, asunto bastante significativo.

Por otro lado, tenemos la película The Last Men in Aleppo nominada a la categoría mejor documental, su productor Kareem Abeed es un ciudadano Sirio al que se le negó la Visa para viajar a Estados Unidos y así poder asistir a los premios,  todo un tema político inserto en la gala. Como demostración de la globalización, no puedo dejar de mencionar a Guillermo del Toro de nacionalidad mejicana, nominado por primera vez como mejor director por la producción The Shape of the Water,  es significativo que  sin embargo, esta sería la cuarta vez que este galardón quedaría en manos de un latino. La forma del agua, respaldada desde sus 13 nominaciones y la sensación generalizada de que estamos ante una película que ofrece, como ninguna otra en esta temporada, un equilibrio apreciable entre sus méritos artístico-técnicos y la confianza en un relato conectado con la historia de Hollywood y con algunos de sus géneros más queridos. Guillermo del Toro, trabaja como un orfebre distintos elementos de genuina matriz cinematográfica con un equilibrio admirable, por eso cuenta con más papeletas para ganar esta estatuilla.

Pero lo más importante a destacar aquí es el protagonismo de la Mujer en el cine, el lugar de las mujeres o sitial de honor que merecen las mujeres en Hollywood, porque aunque parezca mentira, en los 90 años de historia de los Oscar tan solo cinco mujeres han sido nominadas en la categoría de mejor dirección, lo han logrado la italiana Lina Wertmuller (1977), la neozelandesa Jane Campion (1994) y las estadounidenses Sofía Coppola (2004), Kathryn Bigelow (2010) y Greta Gerwig (2018). La única que ha conseguido el galardón fue Bigelow por «Zona de miedo» o «Vivir al límite». Este año, se deja ver  la nominación No. 21 de Meryl Streep, que aunque ostenta el récord en cuanto al número de nominaciones a los premios, la actriz que más Oscars ha ganado en la historia es Katharine Hepburn.

Sin duda es importante resaltar el excelente trabajo de Greta Gerwig actriz y directora norteamericana de 35 años nominada por la película Lady Bird con 5 nominaciones, debiendo destacar que es la única película producida por una mujer. Se trata de  una de las más aclamadas del año, que de ganar  convertiría a Greta en la segunda mujer en hacerse con un Oscar a la mejor dirección tras el Oscar de Kathryn Bigelow, además que su victoria significaría un mensaje alto, claro y efectivo sobre el protagonismo de la mujer, de modo que allí se cifra la esperanza acerca de un mensaje de igualdad y el reconocimiento a lo  femenino por parte de la industria.

Los ojos del mundo están puestos en los Oscar  este año, el mensaje más allá de tener fe, de creer, de confiar en la humanidad y en uno mismo, de defender creencias y perseverar hasta alcanzar objetivos, de atreverse a soñar en un mundo mejor, aspiramos un claro y contundente mensaje a favor de la igualdad, erradicar la discriminación y la violencia de género, que se reconozcan los meritos del otro, sin egoísmos ni desigualdades, un mensaje serio de amor a la humanidad.

María Auxiliadora Dubuc P. @mauxi1

No deje de leer: Venezuela ganó Campeonato Mundial de Béisbol en Estados Unidos

Auto Europe Car Rental

Opinión

Libano y Venezuela tan lejos y tan cerca

Publicado

on

Compartir

Líbano y Venezuela: tan lejos y tan cerca: Por Luis Velázquez Alvaray.-

A pesar de la distancia geográfica 10.739 km entre Venezuela y Líbano; el terrorismo no tiene parámetros y es capaz de instalarse en cualquier parte;  y victimizar poblaciones completas, bajo el hilo ensordecedor de la violencia.

La explosión de 2750 toneladas de amonio no es casual. En los países que padecen este horror, cualquier cosa es posible.



Son culturas totalmente distintas, pero se cruzan en el quehacer analítico muchas similitudes. El Líbano fue un país modelo para las democracias del mundo. Con instituciones fortalecidas en medio de problemas, pero superables cuando se apalancaban procesos democráticos; como sucedió en ambos países, en aquellos años de respiro libertario.

Cien mil niños desaparecidos en Libano

Contaron con recursos para diseñar un gran futuro.  Hoy el Líbano y Venezuela, empujan a la muerte;  a miles de menores de edad, que son desplazados a vivir en condiciones infrahumanas. Valga un ejemplo: durante la reciente explosión;  han desaparecido mas de cien mil niños y millones han quedado sin hogar.

En Venezuela durante la explosión castrochavista la tasa de desnutrición infantil alcanza el 75%, 1.7 millones menos de niños en edad escolar, 4 millones de niños que se le niega la escuela, desnutrición infantil crónica. Allá fue el amonio y la violencia. Aquí la destrucción de los nuevos colonizadores comunistas.

Ambos países edificaron centros sanitarios para atender a sus respectivas poblaciones, hoy todas las estructuras hospitalarias están destruidas. Han preferido armar tropas de bandoleros, que entregar salud a la población; igual con los sistemas educativos en ruinas, generadas por ideologías que solo les alimenta la violencia y que no les interesan que las mayorías se eduquen como sucedió en el pasado, abriendo paso a una floreciente clase media, que calibró positivamente el desarrollo de la sociedad.

Poseían aparatos productivos autosuficientes, hoy están azotados por la violencia política y el narcotráfico, no tienen capacidad ni para importar alimentos, ni productos básicos de subsistencia. Unido al colapso económico, coinciden en el caótico proceder ante la pandemia, que cobra mayores víctimas, cuando no hay alimentos, viviendas, agua, combustible.

Una crisis dentro de otra crisis

Es como se ha señalado: “una crisis dentro de otra crisis”. Un infierno. La sociedad libanesa está exhausta tras varios meses de represión gubernamental contra la Juventud beiruti. Otra extraña coincidencia: Venezuela vive la más profunda y selectiva represión de su historia. Al mando de grupos paramilitares del eje totalitario. Se tortura, se asesina y se encarcelan políticos y militares, sin respeto alguno a los derechos humanos. Víctimas de la ferocidad cubana y militares comprados con el dinero de la droga, cometen los más horribles crímenes de lesa humanidad.

El Líbano y Venezuela se han convertido en un polvorín, y allí se destaca la coincidencia mayor. En ambos Estados fallidos actúa sin ningún límite el grupo forajido más peligroso del mundo: Hezbolá.

Son ellos los que ordenan. No es de extrañar que cargamentos de nitrato de amonio estén en Venezuela, ya que las 2.700 de la explosión pertenecen a personas vinculadas a esta banda. Se han decomisado toneladas en Alemania, Reino Unido, destinadas a operaciones violentas, ya que es un explosivo de gran volatilidad. Con sus operaciones en Venezuela está en peligro toda la región, como sucede en el Líbano contra Israel y otros países acechados por Irán, quien realmente es la columna vertebral de este paraejército mundial.

Amenaza colonial en perspectiva

En el Líbano, tienen ministros, en Venezuela también. Tienen corredores aéreos con Irán para transportar armamentos y explosivos. Poseen gran fortaleza financiera con la organización Estatal traficando drogas y realizando saqueos en todo el mundo.

¿Cómo pueden el Líbano y Venezuela librarse de estas estructuras criminales, si controlan el aparato estatal y son protegidos por la república islámica de Irán, que unifica además a los grupos guerrilleros, a los cubanos, a los rusos, a los chinos y a todos los insurrectos nostálgicos que han conseguido su campo de operación?

Sí el mundo democrático no interviene con su poderío militar, vendrán nuevas colonias. En la mira próxima: Colombia, Chile y el resto de democracias.

Ya lograron apresar al paladín de la lucha por la libertad en Colombia, Presidente Uribe Vélez; sacaron a 5 millones de venezolanos, destruyeron a Chile y en general arrinconan a los demócratas. Ojalá mañana no sea tarde.

ACN/lva

No deje de leer: Tapabocas que SI funcionan

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído